El terreno "Fray Bentos"

(Material redactado por Rosendo Bernal Romero. El trabajo de investigación en su totalidad se encuentra en http://sesquicentenario.wordpress.com/category/otros-investigadores/, bajo el nombre de Rocas del Departamento de Río Negro).


Limos calcáreos de Fray Bentos.

Los limos calcáreos más conocidos localmente por el nombre de “tosca” son la roca predominante en todo el Rincón de las Gallinas y prácticamente en todo el sector oeste del Departamento con algunas excepciones en zona de Bellaco, Tres Bocas, cuencas de los arroyos Román, Coladeras, Sánchez, con afloramientos escasos.

La Cuchilla del Ombú es el límite de los limos calcáreos con remanentes en las partes más altas. Petrográficamente, están constituidas por un limo areno-arcilloso de color parduzco de apariencia terrosa. Las distintas proporciones de los materiales constitutivos determinan el color y aspecto de la roca, así numerosos nódulos parduscos de formas irregulares constituidos por limo arcilloso y granos de arena redondeados, contrasta sobre fondos más claros, a veces blanquecino debido al enriquecimiento de material calcáreo del sedimento terrígeno primitivo. En ciertos puntos el calcáreo ha podido reunirse en masas más o menos puras, que se presentan como concreciones duras (muñecos) y que forman resalto en la superficie de las paredes de las canteras, desmontes y en las barrancas del Río Uruguay. En otros puntos la roca se ha vuelto una verdadera caliza compacta como en Cerro Mulero y algunos lugares de la zona de Bopicuá.

La resistencia de estos niveles a la erosión, ha podido entonces determinar formas topográficas pronunciadas excepcionales, como en el caso del mismo Cerro Mulero.

Por su poca dureza, los limos calcáreos no han podido dar, en la topografía más que paisajes débilmente ondulados.

Sin embargo, hay que destacar que tienen una cohesión suficiente para permitir que sean explotados en frentes de ataque de diez y más metros in peligro de desmoronamiento.

Se ha usado y se usa la “tosca” demasiado arcillosa en grandes cantidades para el afirmado de calles y caminos aunque en algunas oportunidades con poco acierto, ya que se han elegido materiales que no son de la mejor calidad para estos fines.

El uso de la “tosca” demasiado arcillosa y con escaso material calcáreo se traduce en caminos resbaladizos y fangosos en tiempos lluviosos y con un manto de polvo, ocultando la superficie muy irregular causada por los nódulos resistentes, en verano o tiempos secos, tal como sucede en las rutas 24 y 25 y en calles de las ciudades y pueblos donde las vías de tránsito han sido tratadas con este material.

En tiempos lluviosos el problema se agudiza cuando el camino está sobre tierra vegetal demasiado arcillosa y la capa de tosca es de poco espesor y consistencia. En caminos ya consolidados como en agregados recientes, las fuertes lluvias lavan el material arcilloso, dejando una superficie más áspera debido a que quedan más granos de arena en superficie, pero con el inconveniente de los numerosos canalitos que se forman a ambos lados del camino.

A veces ocurre que la tosca procede de bancos endurecidos o contienen nódulos calcáreos de tamaños inconvenientes que por su resistencia al desgaste emergen varios centímetros cuando el material más débil es quitado por los agentes erosivos, ocasionando perjuicios al trànsito.

A pesar de lo anotado anteriormente y que son problemas que radican en la elección del material, las toscas generalmente son un buen agregado para el afirmado de caminos y el más abundante en la zona de mayor tráfico del departamento.

En numerosos lugares afloran depósitos altamente endurecidos y muy compactos, aunque también existen hacia la base de toda la formación, pero en algunos metros de profundidad y en las zonas de aguas subterráneas.

Esta tosca dura se ha utilizado en forma de bloques para distintas obras como por ejemplo: paredes y muros del Gran Hotel Fray Bentos, Círculo Policial, gran galpón antiguo de Cabaña Uruguay, muro de contención de la rambla costanera de Fray Bentos, sometido al demoledor embate de las aguas, etc.

La vemos también en todo el Parque Roosevelt, incluso en el Teatro de Verano, en plazas y plazoletas Risso Canyasso, Italia, en pedestales y monumentos, busto a Rodó en la Escuela No.5 , busto de Roosevelt en el Parque que lleva su nombre, pedestal alegórico del Club de Leones en Ruta 2 y Avda. Rincón, en el parador y muros de contención de arenas del balneario “Las Cañas”, en recubrimientos de albardones, tajamares, Bopicuá, Frigorífico Anglo, en taludes de terraplenes, calzadas, etc.

Triturado en trozos convenientes se puede emplear con buenos resultados como sustituto del pedregullo en el bituminado de caminos, siempre que se tenga una buena base y que la calidad del material no permita dudas sobre su resistencia.E,l material suele encontrarse en ladetras abruptas con un 6 al 10% de pendiente. En estos casos se hallan las zonas de Caracoles, Bopicuá, Cabaña Uruguay, Cerro Mulero, algunos lugares cortados por las rutas 2, 24 y 25, la zona del Ao. Yaguareté en las cercanías de su desembocadura (material muy bueno) y parte de la cuchilla que actúa como divisoria de las cuencas de los arroyos Yaguareté y La Esmeralda, desde el barrio Las Canteras hacia el norte, donde el espacio de más de un kilómetro marca la existencia de material de gran resistencia que le hace apropiado para su uso en forma de bloques. En este lugar la tosca se ha extraído en grandes cantidades.

Tomada una laja en cada mano y entrechocándolas emiten un sonido vibrante y expansivo debido a su dureza y compacidad.

Lamentablemente su explotación en forma de bloques (los bloques se tallan a mano) es escasa debido a la falta de tecnificación de la misma más que al desconocimiento de sus excelentes propiedades para distintas obras.


INFORMACIÓN GEOLÓGICA


Informan los autores Ofelia Rita Tófal (Departamento de Ciencias Geológicas, FCEN, Universidad de Buenos Aires) y Héctor J. M. Morrás (INTA-CIRN, Instituto de Suelos, Hurlingham, Argentina), en la Rev. Asoc. Geol. Argent. v.65 n.4 Buenos Aires dic. 2009 y en su trabajo de investigación denominado: "Evidencias paleoclimáticas en duricostras, paleosuelos y sedimentitas silicoclásticas del Cenozoico de Uruguay" que la Formación Fray Bentos (originada en el período geológico Oligoceno-Mioceno temprano), está integrada por loess depositados bajo clima semiárido, a partir de los cuales se desarrollan paleosuelos y calcretes pedogénicos, entre los que se describe una nueva variedad: calcretes tubulares. Su morfología en planta correspondería a la de un microrrelieve gilgai típico de Vertisoles, igual que la estructura prismática derivada de procesos de expansión-contracción de arcillas esmectíticas en climas estacionales. La presencia de calcretes pedogénicos sugiere condiciones de clima semiárido estacional.

De la misma publicación extraemos: "La Formación Fray Bentos (Bossi 1966) aflora en el oeste de Uruguay en la cuenca de Paraná y hacia el este en las cuencas de Santa Lucía y Merín. Apoya discordantemente sobre la Formación Asencio o sobre el basamento cristalino y se relaciona también en discordancia con las sobrepuestas Formaciones Camacho (Mioceno) y Salto (Plio-Pleistoceno). En afloramientos su potencia no es mayor de 15 m y en subsuelo los espesores máximos parecen no ser superiores a los 100 metros (Bossi y Navarro 1988). Según Romano y Tófalo (2000) el perfil tipo de 14 m de potencia, que aflora en las barrancas próximas a la ciudad de Fray Bentos, está integrado por mantos de loess ricos en vitroclastos a partir de los cuales se generan niveles de paleosuelos con rizolitos y revestimientos de arcilla, de hierro y de carbonato de calcio. Las sedimentitas sufrieron varios procesos vinculados con la diagénesis vadosa, que dieron origen a distintos tipos de calcretes. Escasos depósitos de geometría lenticular con base erosiva, se interpretaron como pequeños paleocanales."

Respecto a la presencia del mismo terreno en la región, se encuentra también en Entre Ríos. De la página web ubicada en http://www.region-litoral.com.ar/2012/07/geologia-de-entre-rios.html extraemos la siguiente información:

Formación Fray Bentos (= Calcáreo brechoso, = Serie de Fray Bentos)

Si bien los afloramientos no son frecuentes, su extensión areal es importante ya que ha sido reconocida en varios puntos del NE y E de la provincia de Entre Ríos, en la vecina provincia de Corrientes y en la República Oriental del Uruguay.

Para Entre Ríos, Herbst asigna a esta formación las areniscas muy finas con cemento arcilloso o calcáreo de color pardo rosado expuestos en lugares como Cueva del Tigre (Chajarí), El Brete (Concordia), Puerto Salduna (Sur de Concordia) y diversos sitios a lo largo de la costa del río Uruguay.

Esta formación ha sido atribuida al Oligoceno (Bertolini, J.C.; Kraglievich, L.) y al Mioceno (Herbst).

El Oligoceno (del griego oligos, 'pocos', y xainos, 'reciente'), una división de la escala temporal geológica, es la tercera época geológica del Período Paleógeno en la Era Cenozoica. Comenzó hace 33,9 ± 0,1 millones de años (ma) y finalizó hace 23,03 ma.




Un trabajo de investigación muy serio y con interpretación del ORÍGEN DE LOS LOESS Y TOSCAS, se encuentra más abajo para retirar.
Subpáginas (1): Las barrancas de Fray Bentos
Ċ
Rene Boretto,
29 abr. 2015 11:07
Comments