Página principal

   Nació sor Mónica de Jesús en Monteagudo (Navarra) el 17 de mayo de 1889.
   Fue la tercera de diez hermanos. A los 19 años ingresó en el Monasterio Santa María Magdalena de Agustinas de Baeza. 
   Falleció santamente el 14 de junio de 1964. 
   El 8 de diciembre de 1979 se inició el Proceso de Canonización.
    El 13 de junio de 1992 Juan Pablo II aprobó el Decreto de sus Virtudes Heroicas, por lo que hoy es canónicamente Venerable.
   
El presente blog se propone dos fines: uno, general, para dar a conocer la figura de Sor Mónica; otro particular, para entender de modo adecuado su misma vida interior. Uno y otro pueden ayudarnos a favorecer la causa de su beatificación.
*

Una santidad sencilla... pero laboriosa
Acerca del primer objetivo que se cumple en las entradas dedicadas a su Vida y a sus Cartas, cabe decir brevemente que Sor Mónica era una religiosa de velo blanco o hermana de obediencia, es decir, de las más humildes del convento; sin estudios especiales, pero con un amor a Dios tan grande que imponía respeto por su comportamiento y por el ejemplo que daba a las demás religiosas. Era sencilla, prudente, caritativa y, sobre todo, obediente. Y siempre se preocupaba de alegrar la vida de los demás.
   
En la vida de Sor Mónica se presentan los fenómenos extraordinarios de los más grandes místicos. Se le aparecía Jesús muchas veces y hasta le cambiaba su divino Corazón por el suyo. Su ángel custodio, a quien llamaba el hermano mayor, era su compañero visible de casi todos los días.

Con frecuencia se le aparecían las almas del purgatorio para pedirle ayuda o para agradecerle sus oraciones. Se firmaba: Sor Mónica toda de Jesús.   

 *
Para entender nosotros su oración y su vida interior
 
 
   Para quienes deseen profundizar en sus fenómenos místicos se ha incluido también la entrada de un Glosario. Uno de los más importantes retos de este objetivo está en configurar, por ejemplo, el sentido de su “infancia espiritual” como entregamiento confiado a Dios, que implica una reactivación sencilla del mensaje del propio Jesús, al indicarnos nuestra obligación de “hacernos como niños” y de llamarle “Padre nuestro” en la oración más hermosa que Él mismo nos enseñó. Esa infancia es, en Sor Mónica, manifestación de una muy recia y profunda espiritualidad, hecha con severa mortificación y ejemplar obediencia, lejos de todo pueril simplismo, según lo indican los Testimonios y los Informes.
   Y en fin, la Venerable Sor Mónica ha ido otorgando gracias, e incluso milagros, antes y después de subir al cielo; de ahí la conveniencia de una entrada de Favorescon la esperanza de que los fieles acudan a su intercesión y nos envíen también sus experiencias espirituales al respecto.
*
Kreuzer
 
Quienes deseen colaborar al logro de estos objetivos, pueden dirigirse a la oficina de la "Causa de Canonización de Sor Mónica de Jesús", Monasterio de Santa María Magdalena, Calle Magdalena, 10, 23440 Baeza (Jaén); e-mail: baezaoar@gmail.com
 

 

Ċ
Monasterio La Magdalena,
25 oct. 2018 8:12
Comments