Ministerio Radial Juvenil **SOMOS REDIMIDOS**


¡¡¡Por una Juventud diferente!!!

LAS BUENAS NUEVAS DEL EVANGELIO (III PARTE):

La Liberación Espiritual de los Creyentes

 

Escrito por

David A. Flores S.

 

TEXTOS AÚREOS: MARCOS 16: 15-17   /  LUCAS 10: 19

 

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

Marcos 16:15 -17  

 

He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Lucas 10:19 

 

¿En qué consiste la Liberación Espiritual?

 

Desde que el ser humano desobedeció a Dios en el huerto del Edén y vino la muerte espiritual o la separación con su Creador, quedó desde allí a merced del poder de Satanás quien tomó la autoridad y el señorío sobre la tierra. Por ser el hombre un ser espiritual, que tiene alma y que vive en un cuerpo, los demonios (agentes diabólicos) actúan como espíritus seductores, engañando a las personas, afligiendo con enfermedades físicas, tentando a los seres humanos con pensamientos impuros, diseminando errores y tratando de seducir a los creyentes. Tienen la facultad de poseer el cuerpo y la mente de una persona para atormentarlo, actuando bajo su control. Los que se hallaban así afligidos expresaban la mente y conciencia del demonio o de los demonios que moraban en ellos. Es decir, los demonios violan el libre albedrío que Dios le otorgó al hombre, controlando su voluntad y obligándole a tomar acciones inhumanas, con el fin de matar, hurtar y destruir.

Cristo los echaba fuera con su propio poder. En todo el Ministerio del Señor, además de Predicar el Evangelio y sanar a los enfermos, dedicó tiempo para proveer liberación espiritual a los atormentados y oprimidos.

 

 

1.    Los demonios son espíritus de satanás que esclavizan, atormentan y controlan la mente del ser humano:

 

El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová. Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta. Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti, que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio. Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo. Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras,  y hermoso, y Jehová está con él.

1 Samuel 16:14-18

 

2.    Cuando el Ser Humano decide aceptar a Jesucristo, todos los demonios salen de él, aunque luego vuelven tratando de entrar:

 

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos,  buscando reposo; y no hallándolo,  dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

Lucas 11:24-25

 

 

3.    Jesucristo no solo ejerció el Ministerio de la Liberación espiritual, sino que ungió a sus doce discípulos y a los setenta apóstoles para que también echaran fuera a los demonios:

 

Entonces llamando a sus doce discípulos,  les dio autoridad sobre los espíritus inmundos,  para que los echasen fuera,  y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

Mateo 10:1 

 

Habiendo reunido a sus doce discípulos,  les dio poder y autoridad sobre todos los demonios,  y para sanar enfermedades.

Lucas 9:1 

 

Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.

Lucas 10:17

 

 

4.    Jesucristo no permitió que le impidieran darle liberación a los atormentados:

 

Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí,  porque Herodes te quiere matar. Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra. Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino;  porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén.

Lucas 13:31 

 

5.    A los demonios se echan fuera con la Palabra y en el Nombre de Jesucristo.

La sangre de Cristo es para limpiarnos a nosotros de pecado, NO para usarla echando fuera demonios:

 

Y cuando llegó la noche,  trajeron a él muchos endemoniados;  y con la palabra echó fuera a los demonios,  y sanó a todos los enfermos;

Mateo 8:16

 

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

Marcos 16:15  17

 

 

6.    La forma Bíblica como Cristo echaba fuera los demonios. Note que los mismos demonios caían de rodillas ante Él y le rogaban que NO los mandase a los abismos.

 

Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad,  endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros. Este, al ver a Jesús,  lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes. (Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre, pues hacía mucho tiempo que se había apoderado de él; y le ataban con cadenas y grillos, pero rompiendo las cadenas, era impelido por el demonio a los desiertos.) Y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. Y le rogaban que no los mandase ir al abismo. Había allí un hato de muchos cerdos que pacían en el monte; y le rogaron que los dejase entrar en ellos; y les dio permiso. Y los demonios, salidos del hombre, entraron en los cerdos; y el hato se precipitó por un despeñadero al lago,  y se ahogó. Y los que apacentaban los cerdos, cuando vieron lo que había acontecido, huyeron, y yendo dieron aviso en la ciudad y por los campos.

Lucas 8:27 -34

 

7.    Mientras Jesús echaba fuera a los demonios, nunca les dejaba hablar.

 

Y la suegra de Simón estaba acostada con fiebre; y en seguida le hablaron de ella. Entonces él se acercó,  y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía. Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.

 Marcos 1:30-34

 

Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él; y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba. También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.

Luk 4:40-41

 

Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos?  Yo te conozco quién eres,  el Santo de Dios. Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él,  y no le hizo daño alguno. Y estaban todos maravillados, y hablaban unos a otros, diciendo: ¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos,  y salen?

Lucas 4:33-36

 

 

8.    Aun desde lejos Jesucristo echaba fuera a los demonios con la Palabra.

 

Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego que oyó de él, vino y se postró a sus pies. La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija. Y cuando llegó ella a su casa,  halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.

Marcos 7:25-30

 

 

9.    La Iglesia primitiva ejercía el Ministerio de la Liberación espiritual

 

Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados;

Hechos 8:5-7

 

10.          La manera en que el Apóstol Pablo echaba fuera a los demonios: “Te mano en nombre de Jesucristo…”

 

Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación,  la cual daba gran ganancia a sus amos,  adivinando. Esta,  siguiendo a Pablo y a nosotros,  daba voces,  diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo,  quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella.  Y salió en aquella misma hora.

Hechos 16:16-18

  

11.          ¿Cualquier persona puede echar fuera demonios?

 

Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, de tal manera que aun se llevaban a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían. Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco,  y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.

Hechos 19:11-16

 

 

12.          El don de discernir espíritus o demonios

 

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios,  que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro,  profecía;  a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

1 Corintios 12:4-11

 

13.          El aceite se usa para ungir a los enfermos, NO para echar fuera demonios 

 

Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban.

Marcos 6:12-13

14.          Ningún cristiano puede tener demonios. Al contrario, hemos sido llamados a que echemos fuera a los demonios.

 

Respondieron entonces los judíos, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tú eres samaritano, y que tienes demonio? Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis.

Juan 8:48-49 

 

No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí

Juan 14:30

 

Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue  engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

 1 Juan 5:18:

 

…y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres. / Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Juan 8: 32 /36 

 

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Gálatas 5:1

 

 

 

Escrito por David A. Flores S.