Declaración iberoamericana de Justicia Juvenil Restaurativa

Mucho se ha debatido sobre qué es Justicia Restaurativa, sin lugar a dudas, al igual que el "abuelo de la Justicia Restaurativa", Howard Zehr, desde la Sociedad Científica de Justicia Restaurativa, no somos amigos de definiciones sino más bien de elaborar unos criterios o pautas, que nos indiquen si estamos siendo restaurativos. Estamos convencidos que lo más lógico es tener en cuenta unos principios y valores, para saber si nuestra labor está siendo restaurativa.  A partir de ahí, podremos ser totalmente restaurativos o parcialmente.  En ocasiones, es común pensar que solo estamos haciendo Justicia Restaurativa, si realizamos una reunión conjunta víctima, infractor y/o comunidad, sin embargo, no vivimos en un mundo ideal, y se pueden dar situaciones anómalas, en las que no podremos ser totalmente restaurativos y llegar a estar reunión pero si podremos ser parcialmente restaurativos y lograr algunas metas de esta Justicia Restaurativa de forma individual, trabajando con la persona adolescente o con la víctima. Por eso, esta declaración tiene tanta importancia, porque nos permite tener una visión amplia de lo que consideramos Justicia Restaurativa, como respuesta evolucionada al crimen que respeta la dignidad y equidad de cada persona, construye comprensión y promueve armonía social a través de sanación de víctimas, infractores y comunidad. (Naciones Unidas). Esta definición, la más acertada, nos da una idea de cómo la Justicia Restaurativa es una forma de gestionar el delito más humana, que tiene en cuenta los verdaderamente afectados por el delito, y a partir de ahí, ayuda a la Justicia tradicional penal, en este caso juvenil, a ser más humana, dándola este enfoque restaurativo, en el que primará siempre que sea posible las salidas alternas al proceso.
La Justicia Juvenil con enfoque restaurativo supone una forma de hacer justicia que es más satisfactoria a los ojos de todos los afectados, ya que parte de la reparación del daño a la víctima, la ayuda a la persona adolescente para que se responsabilice de su acción y vea que causó impacto en otro ser humano y el compromiso de todos los directa o indirectamente afectados por el delito, para intentar que ambos vuelvan a la comunidad como personas nuevas. Esto no significa que la Justicia Juvenil Restaurativa sea incompatible con medidas de sanción de internamiento, cuando sea necesario, esto implica que siempre y en todo caso, se primara el enfoque humanizador,  en el que partiendo de que detrás del victimario y víctima, hay dos seres humanos, se tratará de buscar las opciones más satisfactorias para ambos, en las que puedan quitarse el "estigma" de delincuente, sin posibilidad de reinserción y de víctima de por vida.  Todo esto, además es congruente con los principios básicos de la Justicia Juvenil, ya que en todos los lugares del mundo, se parte de la idea de que esta Justicia debe tender a la reeducación, y nadie puede dudar, que la mejor forma de reeducar a la persona adolescente, es a través de una justicia con enfoque restaurativo, que le ayude a asumir sus actos, a aprender que el que hace algo mal, tiene la obligación de reparar y a no querer volver a delinquir porque no quiere dañar a otro ser humano.  Por otro lado, para las víctimas va ser una forma más humana de enfocar la gestión del daño sufrido, y la va a permitir decidir cómo y qué necesita para sentirse satisfecha. En este enfoque restaurativo, los procesos de reunión conjunta serán el escalón ideal, pero para llegar a esto, es importante construir y seguir en el camino de lograr una Justicia Juvenil con enfoque restaurativo. Os invitamos a leer este texto tan interesante, en el que ha colaborado nuestro miembro del Comité Científico don Víctor Herrero Escrich, estamos convencidos que no  os va a defraudar. Un saludo a todos
Virginia Domingo de la Fuente
Presidenta de la Sociedad Científica de Justicia Restaurativa
Comments