La Presa del Gasco

La presa era la cabecera de un magno proyecto muy característico de la Ilustración española. Fue iniciada en 1786, con el  proyecto del ingeniero francés Carlos Lemaur. Al morir éste, antes del inicio de la obras, se hicieron cargo sus hijos, que finalmente fueron los responsables técnicos de lo ocurrido. El proyecto, financiado por el Banco Nacional de San Carlos (que quebró finalmente dando al traste con el mismo), contó con el apoyo del Valido del Rey el Marques de Floridablanca.

Teóricamente iba a ser la cabecera de un ambicioso proyecto de unir, vía fluvial, Madrid con el mar a través de Sevilla. El primer tramo, uniendo el Guadarrama y el Manzanares, se proyectó con 12 leguas castellanas de canal, buscando siempre la menor pendiente. Llegaron a construirse cuatro leguas hasta Las Rozas sin llegar a tener agua en ningún momento.

 En las obras llegaron a trabajar 5.000 hombres, incluidos presos comunes, condenados a trabajos forzados por deudas. Las pésimas condiciones de vida provocaron una epidemia de paludismo que diezmó a los presos. El único apoyo sanitario fueron las visitas quincenales del médico de Torrelodones.

 Finalmente dijeron que una tormenta tuvo la culpa de todo. Un Informe afirma que un rayo cayó en medio de la presa provocando su desmoronamiento parcial y quebrando los pilares internos de sujeción. La crisis del banco San Carlos y los daños causados por el rayo obligaron a abandonar la obra dejándola inacabada.

 Lo cierto es que en el informe oficial presentado por los hijos de Lemaur  se habla del derrumbe de una parte importante del paramento de aguas abajo, debido a la presión hidrostática de las filtraciones del agua de una gran tormenta.

 Así pues Carlos Lemaur, no tuvo ninguna  responsabilidad en lo ocurrido en la presa. El había fallecido sin terminar el proyecto y fue su hijo mayor, también llamado Carlos, el que lo finalizó. La coincidencia de su nombre con el de su hijo y lo poco conocida que ha sido su biografía, hizo que injustamente se le atribuyera algo en lo que no intervino. También pudo haber sido un gran desastre si se hubiera llenado, pues al parecer su geometría no hubiera podido soportar el empuje del agua.

 A pesar de los dos siglos transcurridos, sigue siendo una obra majestuosa. Hubiera sido récord mundial en su tiempo. El paisaje es magnifico. El silencio impone. El río nos muestra un tramo desconocido por muchos. Parece mentira que estemos tan cerca de esas urbanizaciones masivas que están sitiando la sierra. Aquí y allá se detectan restos del trabajo humano, Montones de cal de la utilizada para la mampostería, sillares sueltos, restos de edificaciones engullidos por la vegetación, sendas que suben el monte en zigzag, con suaves pendientes para poder transportar el pesado granito.

 Arriba de la presa, a más de 80 metros sobre el río, espera la cabecera del canal del Guadarrama. Ahí se ha quedado, soñando para siempre con el acabado de la presa y el agua que nunca le llegará.

 Enlaces de Interés sobre las Presa del Gasco

 Fotos en Panoramio

 La presa del Gasco en Ocinat

 Torrelodones.info

 El Mundo

 Wikipedia

Subpáginas (1): Carlos Lemaur