Guía para incluir Casos de éxito


 
 
El simple uso de los medios sociales no constituye un caso de éxito, por lo que se hace necesario establecer una serie de pautas que nos guíen a la hora de incluir ejemplos en este apartado. Ejemplos que verdaderamente se configuren como paradigmas a seguir o como verdaderas referencias en el empleo de los Social Media. Por lo tanto, se considerará un caso de éxito cuando:
 
 
  • Se haya sido parte y no sólo anfitrión de los Social Media, las marcas no son el centro de adoración, sino un player más.
  • Su uso haya significado un éxito notable por su repercusión, viralidad o distribución del contenido por parte de los usuarios (si no se ha hablado ni comentado más allá del propio blog de la empresa o de la nota de prensa, no estamos ante un caso de éxito)
  • La empresa haya escuchado a través de los Social Media lo que se dice de ella, las necesidades de sus clientes... y utiliza las aplicaciones y herramientas sociales para establecer una conversación real con sus clientes y potenciales clientes (por ejemplo serán casos de éxito el uso de cuenta en Twitter para establecer conversaciones con los clientes, no el uso de las mismas para publicar ofertas de productos y servicios, exclusivamente)
  • Se haya creado un contenido realmente útil para los usuarios y de calidad, susceptible de ser consumido, distribuido, archivado, empleado como fuente de información en medios sociales...
  • Las audiencias hayan generado nuevo contenido y lo hayan distribuido, partiendo de la información o el contenido o la red social creada por la compañía.
  • Se hayan utilizado las aplicaciones sociales para mejorar la relación con los clientes y públicos a través de un verdadero feedback; no considerando éxito en el uso de los Social Media la simple presencia en los mismos a través de una campaña gráfica.
  • Se hayan empleado las redes sociales desde una perspectiva humana y no corporativa: conversación frente a mensajes; bidireccional frente a unidireccional...; el objeto social, la razón de ser de su presencia va más allá de la marca o empresa y se centra en las relaciones y las conversaciones.
  • Se haya escuchado y, por lo tanto, aprendido, y se hayan aplicado mejoras a productos, procesos corporativos... que provengan de comentarios, peticiones, etc., de los públicos a través de los Social Media: cada consumidor satisfecho se convierte en un verdadero evangelista.

No existe una forma de cuantificar del 1 al 10 el uso de los Social Media por parte de las empresas, al menos no de una manera fácil, pero esta guía debería servir para valorar, de una forma global y cualitativa, un uso adecuado o no de los Social Media.

Comments