Página de Inicio

La Comarca Andina del Paralelo 42 en la Patagonia Argentina ofrece este sitio web para difundir las ideas, visiones y acciones del Movimiento de Transición en todo el mundo de habla hispana

Probablemente hasta ahora nunca habías escuchado hablar sobre las implicancias del pico del petróleo, el colapso económico global o el cambio climático. Casi siempre se tratan a estas cuestiones como temas separados, pero de hecho son problemas que vienen juntos. También es posible que ya estés al tanto de lo que implican, pero la enormidad de estos desafíos convergentes se nos presenta como algo que nos supera. Sabemos que en todos los órdenes de la vida ocurrirán profundos cambios, y este inédito proceso de grandes transformaciones ya ha comenzado. La pregunta surge entonces de manera automática: 

¿Qué hacer?



1. Informarnos
En primer lugar es fundamental conocer bien lo que está pasando. Es un cambio de paradigma tan profundo que resulta muy difícil poder verlo, comprenderlo y asumirlo sin atravesar una etapa informativa bien fundamentada. Esto lamentablemente no circula a través de los medios masivos, tenemos que buscarlo por nuestra propia cuenta. No se trata de una nueva teoría conspirativa ni catastrofista, son funciones matemáticas básicas. Son las consecuencias de una economía global que se ha desarrollado alocadamente violando las leyes de la física y la biología, que son las leyes de la naturaleza. A través de los habituales canales informativos se difunde todo acerca de estrellas de Hollywood o deportistas famosos y se oculta deliberadamente los datos cruciales sobre estas grandes transformaciones ya están cambiando dramáticamente nuestras vidas. Es vital comenzar a informarnos o ampliar lo que ya sabemos para comprender las inevitables consecuencias del Pico del Petróleo en los próximos tiempos. Si no sabías nada sobre esto, puedes empezar por aquí.


2. Difundir
Cuantas más personas conozcan la situación, más posibilidades tenemos de adoptar a tiempo las acciones necesarias para poder prepararnos ante estos grandes cambios. Una opción es comentarle a tus relaciones sobre el contenido de este sitio o de otros similares. Si ya somos conscientes del momento histórico que enfrentamos tenemos entonces la responsabilidad de divulgar lo que sabemos actuando como multiplicadores. Hemos publicado una selección de textos recomendados para dar a conocer estos nuevos escenarios. También contamos con material fílmico disparador y audiovisuales al respecto, muy útiles para organizar proyecciones y debates en el barrio, las escuelas o cualquier ámbito hacia el que podamos extender esta crucial toma de conciencia. La escala individual será insuficiente, debemos apuntar a una escala de comunidad local.


3. Prepararnos
Si antes comenzamos a prepararnos, en mejores condiciones estaremos para adaptarnos a los cambios que se avecinan. Al conocer y asumir nuestro grado de dependencia de una economía basada en recursos energéticos cuya disponibilidad será cada vez más inestable, tenemos entonces alguna chance de planificar los reacomodamientos necesarios, ayudar a los demás, y atenuar los efectos de la gran emergencia, para nosotros mismos, para las personas de nuestro entorno y para la comunidad en la que vivimos. Cada paso que podamos dar en este proceso de transición es un paso que avanzamos hacia una nueva realidad que surgirá de todas maneras, por nuestra voluntad o no. Asumirla y planificarla nos conecta con la posibilidad de que la vida después de esta gran transición puede ser mejor que la actual, algo que hubiéramos elegido.


4. Actuar
Podemos empezar ya mismo con pequeñas acciones para cambiar nuestras vidas. Debemos hacernos gradualmente más autosuficientes, más compatibles con un bajísimo nivel de consumo en general y de energía en particular. Esto es inevitable, no es algo ante lo cual exista opción. El paso natural luego de una primera etapa informativa es encarar una serie de acciones concretas formando grupos temáticos en cada pueblo o barrio. Hay mucho por hacer en el campo de la Educación, en la Alimentación, en los Transportes, en la Salud, en la Economía, en la Energía, en la Política, y cada quien tiene seguramente algo importante para aportar de acuerdo a sus saberes y experiencias. No es necesario poseer un máster en sostenibilidad o ecología, simplemente sentirnos involucrados en querer dejarles un mundo viable a nuestros hijos. Entender el Proceso de Transición y comprometernos con su esencia nos coloca de por sí en el camino de la acción para aportar nuestra pieza a este modelo para armar y construir una salida ante el desafío sin precedentes que toda la civilización enfrenta por primera vez en su historia.


"No hay vientos favorables para quien desconoce hacia dónde se dirige"
[Seneca]