Nuestro Monte‎ > ‎

4.1 Selvicultura de la especie

 
 
Pinus halepensis
 
La silvicultura puede orientarse a la obtención de madera, a funciones protectoras o incluso para obtener resina. Los marcos de plantación aplicados pueden variar según los casos entre los 2x2 o 3x3 m2 aplicados en plantaciones de finalidad protectora o para obtener madera a un marco de 4x4 o superior en el caso de disponer de planta mejorada genéticamente que ofrezca garantías.

Como en cualquier plantación, son convenientes reposiciones de marras y otros trabajos de mantenimiento durante los primeros años. Dado que es una especie empleada principalmente en bosques protectores, con plantaciones en torrentes, barrancos, terrenos áridos, con yeso, dunas..., no podremos permitir coberturas bajas. Sin embargo podemos encontrarnos con la limitación de la disponibilidad hídrica de forma que pueden darse bosques claros por motivo de que la capacidad de reserva hídrica del terreno y las condiciones climáticas no permiten formaciones mas densas.

Por las condiciones del medio donde vive los trabajos de desbroce en esta especie buscan generalmente tanto facilitar el desarrollo de la especie como la defensa contra incendios.

La poda en los primeros años nos permite lograr ejemplares de mejor calidad y es bien recibida por el árbol. En cuanto a las claras hay que hacerlas bajo el criterio de dejar los mejores pies para la corta final. Podría admitir cortas por fajas avanzando en dirección contraria al viento dominante.

Para su cubicación el Inventario Forestal Nacional utiliza fórmulas del tipo:

v = a + b x d2 x h

donde d es el diámetro con corteza expresado en centímetros, h la altura total en metros y vel volumen en metros cúbicos.
 
Comments