Dios llama a Abraham

Dios llama a Abraham

Dios que es fiel, no olvida la promesa que había hecho en los primeros tiempos, y para cumplirla, se decidió a mezclarse con los hombres, a caminar con ellos para salvarlos.

Para obrar esta salvación, escogió a ABRAHAM, un hombre justo y temeroso de Dios, para formar con sus descendientes un pueblo.

Un día en que Abram estaba en Ur ciudad de Caldea, Dios le dijo: “Sal de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, y vete al país que yo te indicaré. Yo haré de ti un gran pueblo, te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Y Abram partió conforme lo había dicho Dios”. (Génesis 12, 1-3)

Abram era ya bastante anciano cuando llegó a la tierra de Canaán y no tenía ningún hijo. Una noche el Señor le dijo estas palabras: “Mira bien el cielo, y cuenta las estrellas, si es que puedes contarlas. Pues bien, así será el número de tus descendientes. Este es mi pacto contigo, serás padre de numerosos pueblos.   Ya no te llamarás Abram, sino que te llamarás Abraham, porque te hago padre de una multitud de pueblos. Seré tu Dios y el de tus descendientes.

Abraham le creyó al Señor, y por eso Él lo aceptó como hombre justo”. (Génesis 15, 5; 17, 5-7)

Pasado cierto tiempo se cumplió la promesa que Dios le había hecho a Abraham.

Sara su esposa, le dio un hijo a quien llamó Isaac.

Un día quiso Dios probar la fidelidad y obediencia de Abraham y le dijo:

Observa cuidadosamente el siguiente video para que sepas que le pidió Dios a Abraham.
 

Vídeo de YouTube

 

Para la Biblia, la historia de Abraham es una “Historia religiosa”. En ella aparece Abraham no como un nómada semita en busca de pastos, sino como un peregrino en busca de la Tierra Prometida. Dios lo llama y Abraham responde con fe. Y su fe inaugura una nueva manera de entender la vida del hombre y de la historia. Este es el gran aporte de Abraham a la humanidad.

Millones de hombres pertenecientes a las tres principales religiones de occidente: Islamismo, Judaísmo y Cristianismo, le invocan como “El Padre de los creyentes”

actividad

Después de haber leído la historia de Abraham pega en el cuaderno el crucigrama y resuélvelo.

 
 
 
Comments