Rincón del deBraYe                        

  

     


INICIO                   la.mampara@gmail.com                                                                        septiembre, 2007. 

Si quieres

 debrayar juto

con nosotros.

Manda alguno de

tus poemas,

cuentos,

historias, frases,

escritos y

cualquier

fumada que

quieras

compartir con la

comunidad.

la.mampara@gmail.com

                                        El asalto chido


Su larga cabellera se enreda a causa de los caprichos del viento. Negra y ondulada marca el carácter del muchacho con la chaqueta de cuero, blanco tostado, recién horneado y con un lunar en la mejilla que lo archiva en la mente de cualquier persona que lo conozca.

 Así es Jacinto. Rebelde hasta la médula, hasta la raíz de su cabellera nocturna. Camina todas las noches con un pasito estrafalario, arrogante, hacia su hogar, saboreándose los escasos bigotes y pensando en el chile con papas que lo espera en la mesa.

 Rutina diaria, de todos los momentos de la memoria, comienza a las siete de la mañana y regresa a las once de la noche, siempre con ese perfil de estatua azteca, Popocatepetl orgulloso y digno, serenidad que pocos tienen cuando se es comprimido como carro viejo contra las puertas del metro.

 Ir a clases, estudiar, escupir en la calle y conformar al hambre con una torta, dos tres gotas de sudor en el metro Hidalgo, un forcejeo cuidadoso y metódico al bajar. Los escalones lo llevan por los andenes de la vida a esperar con dignidad y temple, con los tabiques bien puestos, el asalto que lo espera al cruce de la avenida.

Al-Dabi Olvera/ Difusión Cultural
Taller de Cuento y Redacción

 

 

 

Nadja piensa

 

                                            

 Quién iba a pensar que el amor supiera tan dulce, tan amargo.

Quién iba a decir que fuese tan fugaz, tan perenne.

Nadie me dijo que el amor doliera tanto.

 

Tenía que pensar, pero, con el amor, no se piensa,

se hace, se toca, se besa, se grita, se llora, se extraña,

se escribe, se corta, se mutila…

Se hace… pero no se piensa

 

                                           Josué Gordon/Difusión Cultural
                                            Taller de Cuento y Redacción

 

 

 

 

Hoy no contigo

Regresa a la locura insana, a la belleza seca, a las palabras vanas.

Regresa a la inmortal mesura de las caricias frías y las melodías calladas.

 Siluetas que se van y vuelven, cantares que desaparecen siempre, luego sentir no es
otra cosa que dejar el mundo yermo y la tierra negra.

 

Gris, la palabra, grises
tus caricias, gris el día que se envuelve en plata, con ideas de rosas negras,
con espinas que se entierran en la boca.

Debajo de la piel, escamas, luz, oscuridad? tu pecho.


Mi mano acariciando tu cara, tu pecho, tu vientre? te abrazo y mi mente se
aleja. No estoy contigo. Mi mente no está en tu boca que me besa apasionadamente
y mis manos no acarician tu espalda, sino una idea, una idea de lo que no
está presente.


Regresa a la locura plenilunar con solsticios nocturnos y eclipses estelares.
Entre nebulosas, jacarandas, ortigas y rosas negras? rosas que se enredan
en tus pies, espinas que se entierran en tu pecho y lloran tus heridas sangre tibia.
Tus besos apasionados, sangre yerma,
Tus caricias tiernas, corazón indiferente?
No existo hoy yo aquí, contigo?
No existo a tu lado, no existo? vacío?

                                                      -Bettina "Danru"

 

 

Desde aquí....

Te veo decir, que amas la verdad...
desde aquí observo,
cada instante,
de nuestra vida,
solitaria por momentos,
acompañada cada día por recuerdos y suspiros...
eres la locura, el cielo mismo,
sin querer te amo,
sin querer te pierdo,
contigo y sin ti...

Aquí adentro....



                                                          Silueta de Stambre

 

Aún lejos de la Obscuridad puedo sentirla cerca.

Y me llama me dice que se encuentra solitaria,
que extraña mis lamentos, que extraña mis lágrimas..
que anhela volver a sentirme cerca.

A la Obscuridad le debo mil horas de dolor,
le debo mil horas de tristeza, tempestad y desesperación...
Aún siento el frío que corroe por mi cuerpo cada vez que me acerco a ella...


No sabe que es como mi tragedia, como mi último respiro...


El refugio ideal para llorar, para sangrar, para olvidar....
un recuerdo que nunca fue correspondido, que fue engañado y que provoca que ella exista
y que ahora sea extrañada...

Pertenezco a la oscuridad , como tus palabras a mí en esa obscuridad...

                                                      Silueta de Stambre

 

Ayer le pedí a una estrella,

Encontrar al amor de mi vida.

Ayer le pedí al cielo,
me diera una sonrisa profunda.

Ayer le pedí a la vida,

Olvidar las lágrimas duras.

Ayer recordé con ansia,

Las horas de espera en la sombra.

Ayer ese cielo negro,

Me dio una esperanza cautiva.

Ayer en mis sueños rojos,

Apareció ese hombre sin rostro.

Ayer en las horas dulces,

Sentía su mirada …….

Una mirada que…….

Que sólo tiene una palabra.

Ayer en el décimo sueño,

Surgía una mirada de su rostro.

Hoy en esta hora de sueños,

Por fin aparece un rostro.

Hoy que por fin descanso de tu rostro,

Aparece de nuevo en mis manos.

Hoy que quiero olvidarte,

Recuerdo tus lindos ojos.

Hoy que quiero marcharme,

Recuerdo tus dulces labios.

Hoy que quiero ya irme,

Recuerdo tu firme entrega.

Hoy que quiero morirme,

Recuerdo tu eterna sonrisa.

Hoy que siento frío,

Recuerdo tus largos abrazos.

Y hoy que siento duda,

No dudo que quiera irme.

Hoy no dudo una cosa,

No dudo que quiera

Contigo fundirme.

Ahora ya dudo el principio,

El encontrar al amor de mi vida.

Lo dudo mucho tiempo seguido,

Pues creo que contigo ya lo he conseguido.

Me maravilla estar a tu lado,

Me regocija el haberme entregado.

Una entrega tan tierna que hubo,

Y que en los sueños de enredos se detuvo.

También se por ahí una cosa,

Se que jamás hemos dejado de amarnos.

Se que olvidarnos es más sencillo,

Se que evitarnos es menos conflictivo.

Pero el amor no es un conflicto,

Sino una cosa maravillosa.

Déjame hacer magia en tu vida.

Pues con magia se viven nuestras vidas.

Déjame entrar en tus sueños de nuevo,

Pues tengo muchos nuevos deseos.

Déjame estar en ese corazón versátil,

Pues te amo aunque seas volátil.

Déjame estar pues a tu lado,

Porque de mis sueños,

Jamás has logrado ser desterrado.

 

 

                                                          Yo