TERESA PALAZZO CONTI

POESÍA  

 
Teresa Palazzo Conti. Nacionalidad: Argentina. Género: Poesía.
 
Temática:
 
Los avatares de la vida, desplegados desde el recuerdo y las pérdidas; el amor y los desvelos; la casa de infancia y la naturaleza, hasta  la esperanza clara de un mañana que imponga temple de ánimo y sea testimonio de un mensaje más humano que poético.
Autores influyentes: Vallejo-Neruda-Whitman-Borges-Quasimodo-Castellanos-Agustini-Pessoa.

 
Libros editados:
 
La Piel Cautiva (Ayala Palacio Ediciones-1999)
Pasos en el Agua (Cathedra-2000)
Pájaro Viento (Editorial Dunken-2001)
Memoria del Abismo (Editorial Lumen-2003)
Llamas en el Hielo, e-poemario (Publica tus libros-2005)
La Sentencia (Editorial de los Cuatro Vientos-2006)
Los Jueces Invisibles (George Zanun-Editores-2008)
Letras del CD de tango TRAVESÍA-2004
Alegato de Mujer, editado en Argentina, 2013
A woman's Plea, traducción al inglés del Poemario Alegato de Mujer, ilustrado con fotografías de artista norteamericano, editado en San Francisco, USA, 2013. 

 
Poemas publicados en antologías:
 
- “La cena”, “Los extremos”, “Utopía” (traducción al inglés y al macedonio). Poetry from five continents. Who´s Who. 2009. p 238-239-240-241
-  “Impiedad”- La mujer rota-Feria Internacional de libro-Guadalajara-2008
- “Utopía”, “El otro cristo”, “El desfile” y “El verdugo”. Poetas y Narradores de Iberoamérica 2008. Georges Zanun Editores. Buenos Aires: abril 2008. p101-104.
- “Noche blanca” (poesía social). Revista Air - Revista Internacional de Literatura. CIELE (Convención Internacional de Escritores en Lenguas Europeas). Nº 18. Imprime Publidisa. Málaga, España: 2007. p167
- “El Rescate”. Revista Alba de América, compilada por el ILCH, vol. 26, nº 49-50. Editorial Impreco Gráfica. Buenos Aires: 2007. p669
- “Al cedro del camino”. Revista Air - Revista Internacional de Literatura,  nº 16. CIELE. Imprime Publidisa. Málaga, España: 2006. p161
- “Aquel hijo perdido” y “El eslabón” (poesía social). Nueva Poesía Hispanoamericana. Lord Byron Ediciones. Lima, Perú: 2005. p 21-22
- “El rescate” y “Cara y Ceca”. Nueva Poesía Hispanoamericana. Lord Byron Ediciones. Lima, Perú: 2006. p 23-24
- “Aniversario”. Revista Alba de América, compilada por el ILCH, vol. 23, nº 43-44. Editorial Impreco Gráfica. Buenos Aires: 2004. p644
- “Revelación”. Revista Alba de América, compilada por el ILCH, vol. 22, nº 41-42. Editorial Impreco Gráfica. Buenos Aires 2003. p639
- “Maleza”. Concurso Nacional de Poesía – SADE 2000. Artes Gráficas Negri. Buenos Aires, mayo 2001.

 
Distinciones y premios:
 
-Invitación especial del Ministerio de Cultura de la República de Macedonia, para participar del festival internacional de poesía “STRUGA INTERNATIONAL POETRY EVENINGS”-agosto 2009.
- Medalla de Oro a la trayectoria y excelencia poética, World Academy of Arts and Cultura, XXVIII Congreso Mundial de Poetas, Acapulco, octubre 2008.
- Mención de Honor, Georges Zanun Editores, Feria del Libro de Bs As, 2008.
- Diploma de Honor, Instituto Literario y Cultural Hispánico de EEUU, 2007.
- 1º Premio Cátedra, Poesía Libre, Buenos Aires, 1999.
- 1º Premio Cátedra, Poesía Romántica, Buenos Aires, 1999.
- 2° Premio Centro de Promoción de las Artes y las Ciencias, Poesía Romántica, Buenos Aires, 1998.
Diploma Rubén Vela a la Trayectoria poética, Instituto Literario y Cultural Hispánico de California, USA.


Cónsul en Buenos Aires de
 
POETAS DEL MUNDO 
Fiscal Internacional de Derechos Humanos
en defensa de la infancia afectada por la guerra y la pobreza.
Medalla de Oro Acapulco 2008
Academia Mundial de Arte y Cultura
UNESCO
Invitada especial a
STRUGA INTERNATIONAL POETRY EVENINGS
Macedonia 2009

Página web
 
 
E-mail
 

Facebook

 

 
                                       
                                                                       
                                                  
 

   

APUNTES


No aprenderé a vencer las cicatrices,

los capullos,

los renglones,

la herejía.


He cerrado los balcones y el destiempo,

los pechos agitados de ayer,

las quejas y los puertos de luz;

he cerrado la marea.


Podrían echarse a andar los veleros de lluvia

donde encontré tu risa,

donde podríamos volver a mentirnos

y sería el fulgor que me cegara

definitivamente.


He cerrado los pórticos.


Duermo descarnada de alcobas,

a toda piel abierta.


Podría esta noche florecer un milagro.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

 Ebrios de nada,

como si la flor no fuera flor y el río amarillo,

una ráfaga de pañuelos.

 

Ebrios de cielo y luz,

como si no existiera el mal y los pecados,

y la noche sin noche

se cayera a pedazos de sol en la vereda.

 

Dementes por costumbre,

por si acaso pasara la vida por el costado imperturbable

a mojarnos los besos y las culpas.

 

Ebrios de nada;

el vino está cerrado y no hay señales de alcohol

en los rincones.

 

Como si alguien escribiera con alas,

sin los zapatos que ensucian la tierra;

ebrios de caminatas y violines,

buscaremos la única palabra indubitable.


POR QUÉ IR 

                  A MORIR TAN LEJOS


Y duerme la escultura

su noche acuartelada.


Ayer y hoy;

siempre mañana

ella será la tiesa de blancura

entre raíces de árboles

y el aspa del molino que le revuelve el pelo.


Sus hombros siguen llenos

de astros y de humo;

y los amaneceres copiosos de manzanas

abrieron sus baúles

a una mirada seca sobre las hojas de agua.


Estaba acostumbrada

a la incesante geometría 

de hombres y almanaques;

a los giros de piedra y golondrinas;

a secretos de lluvia entre sudarios.


A mi otro cuerpo intempestivo.


Hoy se ha mutado la camisa,

y sombreros de viento

encuentran sus razones para el vuelo.


Por el zaguán de todos los remiendos,

se pone a repartir faros y sílabas.


Me dice de las aves que rechaza;

de un Dios algo inestable; 

de los tantos fracasos;

de robados perdones.


Inventa para mí una sonrisa

cada vez que me acerco;

ovilla su corta identidad

y la historia callada entre el pan y la tierra.


No hay muertos 

ni verdugos.


Sólo una estatua vieja

parada en esa esquina

mordida

y ya sin dientes.


No más que un esqueleto

sin sangre y con olvidos.


La imagen sepultada

de algún incendio ajeno.


EL CÍRCULO  


Esta mañana a ciegas

tanteo la costumbre de estar viva.


Voy cerrando de a ratos

el círculo de fuego;

ahora veo cenizas 

con pocas brasas sueltas.


Y sucedo en los días

desde mi cautiverio.


Como árbol extraviado 

busco al pájaro cierto de otros años

                   para inventar reclamos

de nidos y gorjeos.


Está la jaula abierta,

pero el aire se cierne 

en horas imprecisas.


Soy la que soy;

ayer rama florida;

hoy lisonja imperfecta

del tiempo y los recuerdos.


Se va talando el monte

sobre mi cabellera;

después seré raíces opacas en la tierra,

y alguien

desde otro espejo,

seguirá la costumbre 

de indagar en los muebles

las huellas perimidas de todos mis secretos.


LA CENA


Comedor extraviado 

entre una población de cicatrices.


En candelas de luto

se anestesia la tarde

y hay silencios reclinados 

en las sillas.


Sobre la mesa huérfana,

el polvo del olvido.


Se vertieron

las aguas de todos los jarrones

y en el charco navegan

aquellos cuadros lánguidos.


Se aturden los cuchillos 

que perdieron la cena

y en un cajón bostezan

las cucharas enfermas.


Un agrio olor a sombras

destempla los rincones.


En un duelo de templo

se inflama el aire oscuro

y en cada plato gime

otra porción de ausencia.


LA CÁRCEL


Hoy dejaré por fin la puerta abierta

para que me sorprenda la palabra infinita;

ésa que quisiste soltar

y te ahogaron la culpa y los temores.


Hoy dejaré

la casa abierta

para atrapar el roce de tu mano mendiga;

acaso la simpleza del amor que me invento.


Hoy dejaré por fin 

el alma abierta,

para ver cómo drena

la luz encandilada de mi propia amargura,

         navegante de un álbum de imágenes escasas

en la tenaz postura de tu paso sin huellas.


Porque mi amor es eso;

apenas una herida desde donde te veo

y mi sangre te daña

y mi pena no cierra.


Hoy dejaré por fin la vida abierta

para ver cómo rueda por cada poro inerte

aquel beso robado

una noche de otoño.


Después será la cárcel,

y mi piel será el muro 

donde arañar tu nombre.