LUISA ARELLANO

POESÍA  

 
Luisa Arellano Gómez nace en Bohonal de Ibor (Cáceres, España) y reside en Navalmoral de la Mata , también de Cáceres.
 
Autodidacta y apasionada de la poesía forma parte de la hornada de poetas que no teniendo a su alcance los medios habituales para desarrollar su potencial poético han encontrado en Internet el vehículo idóneo, tanto para aumentar conocimientos como para exponer su obra.
 
Ha participado en foros literarios y talleres de relevancia en la Red, asistido a encuentros y participado en recitales por numerosos puntos de la geografía española, así como en el Taller de la Poesía y el Relato 2008 a través de la AUPEX e impartido por la poeta extremeña Ada Salas.

 
Premios:
 
• 2º finalista del IV Certamen de Poemas y Cartas de Amor Rumayquiya 2009
• Semifinalista del IV Certamen de Poemas y Cartas de Amor Rumayquiya 2009
• Semifinalista del III Certamen de Poemas y Cartas de Amor Rumayquiya 2008
• Mención de Honor en el II Concurso Internacional de Poesía Jirones de Azul 2008
• Primer premio del II Concurso Internacional de Poesía de Aires Galegos 2006
• Finalista del I Concurso Internacional de Poesía Flor de la Jara de Navalmoral de la Mata (Cáceres)

 
Libros de Poesía:
 
Sus poemas están recogidos en las antologías poéticas:
 
“En-amor-ándote”, editada por la Asociación Artístico Literaria Itimad.
“Poética del Arrebato”, editada por Libros en Red.
“Recordándote”, editada por la Asociación Artístico Literaria Itimad.
“Con Buenas Palabras”, de Editorial Jirones de Azul.
“Versos Diversos”, de Editorial Atenas.
“Aldaba. Revista Literaria”, editada por la Asociación Artístico Literaria Itimad.
“Poetas de Corazón Japonés”, de Editorial Celya
 
 
Antologías virtuales
 
“Un mundo y Aparte”, Antología de Poetas de Hoy 2008
“Antología Poética”, Antología de Poetas de Hoy 2007

 
BLOG
 
 
 

 

DESHUESANDO LOS DÍAS

Deshuesando los días
se descorchan
certezas,

hay soles que no nacen
a pesar de los aullidos del parto,

hay miserias
servidas en platos de lentejas
que escupen las agujas
y bordan fantasías
en los rostros dolientes

y es de noche a las tres de la tarde,
y a las cinco es de noche
en las venas narcotizadas,
en las rodadas indelebles
que aguzan los indicadores y se pierden
sin pies para seguirlas
y sin ojos que lloren una lágrima.

Luego, vacíos de secretos
se desecan
agoreros.
 

SIN SALAS BLANCAS 

Bajo un árbol cualquiera,
tiñendo la hojarasca
de morado,
vacías tu vientre a la miseria
y repletas tu casa ya hacinada.

El poder es un pájaro que va de rama en rama
y no te toca,
esquivo se retuerce y te impone su ley
desde la sombra de los no vientres,
desde la terquedad de las tormentas
y de los aguaceros complicados
que sólo a ti te empapan.

Su llanto inunda
la tarde del precipicio
y tu sonrisa es la soga que teje pasarelas
al alba de la hambruna
que no tiene zapatos
ni festejos.

Tan sólo el aire, que llena sus pulmones
hambrientos de rescoldo,
será tu concesión en el milagro. 
 

HAY UNA PARTE NEGRA

Hay una parte negra
que se oculta insondable
en simas rigurosas
al abrigo de Freud y sus secuaces

ácida y estriada
reconcome las alburas
que pútridas fenecen
entre sierpes, colmillos y gargajos

y al son de sus crepúsculos Caronte
se agazapa y espera.

 

NACIMIENTO

Coreado por contracciones de rutinas
nace sin convicción
avocado
a portar el cartel de la indigencia
sin razones ni causas
o a ser la casquería de profetas.

Nace a regañadientes
entre la turba estéril
de marchitas macetas,
con el vientre abultado
y las moscas tatuadas en la piel.

Nace,
y sólo lleva bajo el brazo
castillos de cebollas.
 

MUROS Y ALAMBRADAS

Los espinos de los infelices
crecen amarrados en la locura de las horas
que pasan disfrazadas de bienaventuranzas
y esconden sus raíces en los muros del miedo.

El aire agarrota los músculos
poniendo al descubierto los muñones del desahucio
mientras los ojos se alimentan de polvo,
y se esconden las miradas violetas
supurando la sordidez de sus posesiones
y lo vano de las promesas y las esperas.

Manos negras cinchan la libertad
parapetadas en leyes-tisana que nada justifican,
salvo el recelo
a que la penuria por ellas concebida
las devore.

Más allá de los muros,
agonizan los fracasos globalizados.


NAUFRAGIOS Y ENVOLTORIOS

Desde la obsecuencia de quien tiene
casi todo de sobra
se entremezclan en los días luminosos
parabienes y gula.

Se espanta
el sonsonete leve que entona la conciencia
en algún breve lapsus, y brindamos al aire
por una razón nimia.

Felices chorrean los abrazos,
y el ego
crece y crece bochornoso
horneado con rezos y mea culpas
en esta Navidad que es la mentira
donde naufragan las religiones,

donde naufrago,
envuelta en la desidia
de los ojos que miran tan sólo el envoltorio.