JORGE GÓMEZ JIMÉNEZ

POESÍA  
 

Jorge Gómez Jiménez. Escritor venezolano (Cagua, Aragua, 1971). Dirigió entre 1989 y 1990 la Peña Literaria Cahuakao, en Cagua y, entre 1990 y 1993, el semanario El Tabloide, de la misma ciudad. Desde 1996 edita en Internet la revista literaria Letralia.com, la primera publicación cultural venezolana en la red, y desde 1997 desarrolla actividades culturales en la Asociación Civil Pie de Página, de Maracay.

 

Ha obtenido el primer lugar en los concursos de narrativa Semana de la Juventud (Ateneo de La Victoria, 1996), Poeta Pedro Buznego (Casa de la Cultura de El Consejo, 1997) y en el X Concurso Anual de la Universidad Central de Venezuela (Maracay, 2002), así como el Premio Nacional del Libro de Venezuela 2007 por la revista Letralia.com (Caracas, 2009).

 

Además, obtuvo el segundo lugar en el 3r Concurso de Mini-Cuentos Los Desiertos del Ángel (Secretaría de Cultura del estado Aragua, 1998), una mención honorífica en el XXIII Concurso de Relatos Ciudad de Zaragoza (España, 2005) y ha sido finalista en dos ocasiones, con la revista Letralia.com, de los premios Stockholm Challenge (Estocolmo, Suecia, 2006, 2008). Su novela El rastro, publicada en Internet en 1996, recibió en 2007 el puesto Nº 32 en la lista “Las mejores 100 novelas de la lengua española de los últimos 25 años”, de la revista Semana, de Colombia.

 

Escribe narrativa, ensayo y poesía, aunque también ha incursionado (en menor medida) en la dramaturgia. En narrativa ha escrito novelas y cuentos; en ensayo, ha abordado investigación literaria y reflexiones sobre la influencia de las nuevas tecnologías en la literatura; en poesía se decanta por el verso libre. En cuanto a la temática, ha escrito literatura fantástica pero también mucho de realismo, y en uno y otro caso suele enfocar el texto alrededor de las relaciones humanas.

 

Los autores que decididamente han influido en su obra son Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Boris Vian, Franz Kafka y Roberto Bolaño.

 
 ________________________________
 
 BIBLIOGRAFÍA
 
 
   
                      
 

Participación en antologías

·         Narrativa de Aragua (1970-1996) (Secretaría de Cultura del estado Aragua, 1997)

·         Mini-cuentos de Aragua (Secretaría de Cultura del estado Aragua, 2001)

·         Cuentos premiados (Universidad Central de Venezuela, 2002)

·         Siete (Badosa, España, 2002)

·         Relatos (Ayuntamiento de Zaragoza, España, 2005).
 
REVISTA
 
 
Tierra de Letras
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
  
Página personal:
 
 
 Blog:
 
Notas marginales sobre literatura y temas afines
 
  
 

  

Se declara oficialmente abierta la temporada de despecho.

A partir de este momento
se establece como definitivamente perverso
el parecido que todas las mujeres tendrán contigo,
toda vez que el mismo se desvanecerá al verlas de cerca,
toda vez que todas ante ti serán no más que un intento fallido.

A partir de este momento
se admite la envidia por los amantes felices,
pero el impulso de alertarles que su plenitud es efímera
y que algún día se mutilarán a muerte los tequieros
será en toda circunstancia reprimido.

A partir de este momento
se dispone volver la sonrisa al revés
como expresión oficial de la única emoción posible,
y se instituye la más canalla de las máquinas de tortura
que no es otra por supuesto que el recuerdo de tu sonrisa.

A partir de este momento
se ofrece en remate al mejor postor (o al peor, o al que quiera)
toda la existencia de miradas en penumbras
y de ansiedades compartidas y de delirios y de aniversarios
y de escenas en las que no hacían falta las palabras.

A partir de este momento
se estipula la adopción de posturas francamente ridículas
como llorar en público o suspirar sin ambages
o contar las horas que han pasado desde tu partida
o hacer de tu nombre la oración del regreso.


 

Es como si el sol abriera la boca
y de ella salieran ramas de canela
y una brisa cálida

Es como si la lluvia me abrazara
y se abrasara de mí por accidente
y sudara

Es como si la tierra lo olvidara todo
y se impusieran el buen sueño
y el polvo

Es así, y más;
es así, es así.


 

Cierra la puerta y las ventanas
guárdate de los elementos
échate en silencio
debajo de la cama

Cierra los ojos
no digas nada ni respires
hazte la muerta
en un pantano sin olvidos

Huye cobarde de mí
de mi llanto de perro triste
bajo la luna implacable
de tu recuerdo

 
He caminado tanto
que mis pies gritan
atravesé bosques de vidrio
en los que nunca amanece
me sumergí en ríos de labios
hasta que mis pulmones
se volvieron quebradizos
mis ojos olvidaron ya la luz
y no pueden guiarme
mi garganta seca
ya no hace preguntas
cuyas respuestas
de cualquier manera
nunca llegarían a mis oídos
he caminado tanto
he caminado en círculos
y para qué
si el mundo es tan vano
tan prescindible
sin ti.

 

Tú y el mar
son síntomas de la nostalgia.
No estás conmigo
y las estrellas parpadean,
incrédulas.
Brilla el mundo
desde ti
y yo admiro,
admiro.
 
Aún mi noche tardía te localiza.
A través de la madeja de recuerdos borrosos
permanece intacta tu mirada transparente,
juega ilesa tu sonrisa de fuego.
Aún en lo profundo de mi noche tardía
silba franco el viento entre tu cabello,
hay pequeños incendios en tu piel
y gruñes,
siempre onerosa para el tiempo.