FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ

POESÍA  
 

Fernando Sabido Sánchez. Peñarroya (Córdoba), España. Escritor, pintor abstracto y poeta. Su obra poética se ha publicado en diversas antologías. Forma parte de la Antología de Poesía Universal de Arte Poética. Es colaborador de la revista Groenlandia, de Córdoba. Sus obras se encuentran en las revistas Cinosagro, de Chile y Girapoemas.

 

 

EL PASO DEL TIEMPO

Editorial Incipit, Madrid, 2007

 

 

Libro poemas  escrito en 2008, pendiente publicación: 

"DEJA QUE LA MUERTE CONCLUYA SU TRABAJO"

 

BLOG POESÍA FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ

 

E-Mail:

 

sabido49@gmail.com

 

 

 


UNA PASIÓN INSÓLITA

 

No debes ahora recordar

el pasado que compartimos

a destiempo

has conocido a otro hombre

y me dices te posee

una pasión insólita

que no te reconoces

 

escúchame

no puedes apagar el sol

 

además es mediodía

 

 

TE HE SIDO INFIEL

 

Me resisto a escribir con tiza

sobre la cal de tu fotografía

y enviar a buscarte al aeropuerto

un impostor

que repita el abrazo rutinario

de nuestros encuentros

 

tengo la impresión de poder lastimarte

porque te he sido infiel

soñando con la Venus del Louvre

de la que presumías parecerte

imitando su posado

 

lo cierto es que esta tarde

giran con furia los orgasmos

y considero obsceno tu desnudo

al trasluz del vestido

 

 

EN LA SOLEDAD DEL SEXO

 

A Marian Raméntol

gran poeta y amiga

 

En la oscuridad, sobre un lecho de abenuz

el deseo dormita a trasmano entre caricias

imaginadas, erótico trasiego y lascivia,

mientras, el alacrán del sexo despierta

evocando nocheviejas frenéticas

 

Entreacto, un rumor de sábanas de seda,

una antología de manuscritos rompe el maldito

silencio y cede el aliento cuando explotan

los sentidos, esquirlas, retazos de lluvia

que apaga el fuego entre psicofonías

y el grito final, preludio de una vacilante

duermevela

 

Son las cinco y la madrugada se ha perdido

en la clausura de la habitación, sin conversar

con nadie, sólo la ilicitud del solitario placer

apacigua mi soledad,

soledad que no alcancé siquiera a compartir

 

 

PAISAJES

 

Al oscurecer se pierde estérilmente

la belleza de todos los paisajes

porque nadie sabe retenerla

entre sus manos

 

sólo la sensibilidad de ciertos ojos

fotografia con sales de cinc en la memoria

los rescoldos.
 
 

TRAVESTIDO

 

En el ceremonial íntimo del solitario

las lágrimas se confunden con la cobardía

es un proscrito por su realidad de lo distinto

maquillaje que juzga la sociedad

de irreverente

 

ya en la calle cruza la frontera

misántropo en sus sentimientos de mujer

y la noche le sorprende

saldando su deuda con la naturaleza

 

allí donde nadie conoce su secreto

le han visto del brazo del mendigo

sufriendo por amor en la prisa de las horas

mordiéndose el deseo en la esquina del coraje

aprendiendo a convivir en los sueños

con las brasas

 

hoy se siente el protagonista de su vida

encerrada en el baúl de la infancia tantos años

y en la acera del placer prohibido

comparte con las putas

la desgarrada melodía de un blues

que estalla en el silencio de un destino encadenado

a la ambigüedad maldita de su sexo

 

 

LA ETERNIDAD

 

Suspendidas en la duración de Zeus, deslumbrantes

estatuas entonan panegíricos a los dioses del Olimpo

Erectas, con los ojos saturados de belleza inacabada

semejan espiras que gritan o susurran en función

de un viento despiadado

 

Rebosa el tiempo y las excita un ansia de inmortalidad