Mona de Pascua

Monas de Pascua

Ingredientes (para una mona de unos 900g o 5 monas pequeñas)

500g de harina de fuerza tamizada (más lo que admite con el amasado)
2 huevos
150g de azúcar blanco
50ml de aceite de oliva
150ml de leche tibia
20g de levadura fresca (yo pusé 25g)
Una pizca de sal
Una cucharada de agua de azahar
La ralladura de un limón
Azúcar para decorar o también unos anisetes de colorines

Elaboración:
En el blog ponen todos los ingredientes a la vez, pero yo que lo he hecho con varillas eléctricas, lo he hecho poco a poco.
Primero, mezclamos en un vaso, la leche tibia con la levadura fresca para que se diluya.
A continuación, batimos los huevos con el azúcar, la ralladura de limón, el agua de azahar y el aceite de oliva. Vamos agregando la harina poco a poco, batiendo con las varillas que tienen forma de garfio. En el último golpe de harina, añadimos el vaso de leche con la levadura y volvemos a batir.
Cuando esté todo integrado, volcamos la masa y empezamos a amasar. Yo para amasar, voy plegando desde los laterales hacia el centro. Amasamos durante unos 15 minutos, incluso 20, hasta que la masa ya no se vuelva tan pegajosa y se maneje bien. Durante el proceso de amasado, nos ayudaremos de harina para que no se nos quede todo pegado en la encimera.

Dejamos la bola de masa en un bol tapado con un paño durante unas 5 horas. Yo la tuve toda la noche y están igual de buenas.

Después, amasamos un poco más y le damos la forma que queramos y las colocamos en una bandeja de horno. Las volvemos a dejar tapadas con un paño una hora y media más.
A continuación, las pintamos con huevo. Yo no las he he pintado con huevo para que no pareciesen monas que han tomado mucho el sol. Y también les añadimos azúcar espolvoreado y otro poquito mojado con agua, como el del roscón.
Horneamos con calor arriba y abajo, a 180ºC durante unos 40 minutos si es una mona grande o unos 20 si las monas son más chiquitinas. A los quince minutos de hornear, empiezan a tostarse, y para mi gusto, es mejor taparlas con un poquito de papel de aluminio para que no se tuesten más. Las dejamos enfriar en una rejilla o en la misma bandeja del horno. Cuando estén tibias, las tapamos con un paño. Y para conservarlas, una bolsa de plástico y listo.
Comments