11 | La Edad Moderna

El comienzo de la Edad Moderna

Los reyes católicos

A comienzos de la Edad Moderna, la península Ibérica se dividía en cinco reinos : Portugal, Castilla, Navarra, Aragón y Granada. En 1469 la unión de Isabel y Fernando logró que los dos reinos, la Corona de Castilla y la Corona de Aragón se unieran  bajo un solo mando, aunque cada reino preservara aún sus propias leyes e instituciones.
Una vez casados, Isabel y Fernando conquistaron el reino de Granada (1492), por lo que recibieron el título de Reyes Católicos. Más tarde, incrementaron su territorio mediante la conquista del reino de Navarra y las islas Canarias.
Los reyes Católicos acometieron también reformas para reorganizar el gobierno de los territorios bajo su control:

  • Organizaron consejos, organos que adquirieron competencias de gobierno para ayudar a los reyes en sus tareas.
  • Nombraron virreyes, que los representaba en cada reino, y corregidores que eran delegados de los reyes en las ciudades.
  • Fortalecieron la justicia, creando unos tribunales llamados audiencias.
  • Reformaron la hacienda, para obtener más ingresos y poder.
En el exterior, los Reyes Católicos establecieron alianzas con Austria, Inglaterra y Portugal casando a sus hijos e hijas con herederos de estos reinos. Su meta era debilitar a Francia, con la cual estaban enfrentados por los dominios de Italia.


El siglo XVI. Carlos I

La política matrimonial de los Reyes católicos cristalizó en su nieto Carlos I que reunió bajo su corona un imperio grande y poderoso.Fue el primer monarca de la dinastía de los Austrias.
Carlos I recibió una herencia considerable : los reinos hispánicos, el imperio americano y también diversos territorios europeos, como Austria, los Países Bajos, Milán, Nápoles, Sicilia, etc.
Además fue elegido emperador de Alemania con el nombre.

Durante su reinado, la conquista de América avanzó muy rápidamente. Sin embargo, en Europa, los constantes conflictos acabaron por agotar al reino. Carlos I sostuvo cuatro guerras con Francia y, además, se enfrentó a los príncipes alemanes. estos habían decidido seguir a Lutero, fundador de una nueva iglesia cristiana, separada del Papa, conocida como iglesia protestante, evangélica o luterana.

En 1556 Carlos I cedió a su hijo Felipe II la mayor parte de sus territorios. A su hermano Fernando dejó los territorios
austriacos y el título de emperador. Se retiró al monasterio de Yuste en Extremadura. Murió en 1558


El siglo XVI. Felipe II

Felipe II. rey entre 1556 y 1598, gobernó buena parte de los territorios europeos heredados de su padre y las posesiones americanas. En 1580 fue reconocido rey de Portugal y se conquistaron las Filipinas.

En la batalla de Lepanto (1571) venció al imperio otomano, cuyo poder se había expandido por el Mediterráneo.El poder naval de los turcos quedó muy debilitado.
 Sin embargo, otros conflictos bélicos que se desarrollaron en el continente no le fueron favorables:

  • Los Países Bajos fueron escenario de enfrentamientos muy sangrientos con los protestantes que desembocaron en la independencia de Holanda.
  • El intento de Felipe II de invadir Inglaterra con una gran flota, llamada la Gran Armada o la "Armada Invencible", supuso un rotundo fracaso

El declive del Imperio español

Las constantes guerras que mantuvieron en el siglo XVI los dos primeros Austrias costaron mucho dinero que durante el siglo XVII  desembocó en una decadencia para terminar en una guerra civil.

La crisis del siglo XVII

Durante el siglo XVII reinaron en España Felipe II (1598 -1621), Felipe III (1598 -1621), Felipe IV (1621-1665) y Carlos III (1665-1700). Durante su reinado España fue perdiendo influencia y posesiones en Europa, entre ellas Portugal, que se independizó en 1640. Además, los tres monarcas dejaron el gobierno del país en manos de validos, ministros en los que delegaban gran parte de las tareas de gobierno y que, en la práctica, eran los verdaderos gobernantes.

Por otra parte, el siglo estuvo marcado por una profunda crisis, que se manifestó, fundamentalmente, en los siguientes ámbitos:

  • La disminución de la población, provocada por las continuas guerras, por las tres epidemias de peste que asolaron el país, por las malas cosechas y por las emigraciones a las colonias europeas.
  • El descenso de la actividad económica, por el abandono de la agricultura en amplias zonas de la Meseta y del Reino de Valencia, hecho agravado por la expulsión de los moriscos, musulmanes que se habían quedado en España tras la toma de Granada.
La crisis económica se acentuó por la decadencia de las ciudades industriales de Castilla ( Segovia, Toledo y Sevilla) y el drástico descenso de las cantidades de oro y plata procedentes de América. Al acabar el siglo XVII España dejo de ser la nación más poderosa del mundo.

La Guerra de Sucesión

Al morir Carlos II sin descendientes, estallo una guerra por la sucesión, al presentarse dos candidatos al trono español:

  • Carlos de Austria, hijo del emperador de Austria, apoyado por Aragón, Austria, Inglaterra, Holanda y Portugal
  • Felipe de Borbón, nieto del rey de Francia, que estaba apoyado por Castilla y por Francia.
Esta guerra de Sucesión (1700-1713) concluyó con un tratado, el tratado de Utrecht. Se reconoció a Felipe de Borbón rey de España que reinó con el nombre de Felipe V. España perdió sus posesiones europeas y la isla de Menorca y el Peñón de Gibraltar (cedió a Inglaterra)



Subpáginas (1): 11 | La Edad Moderna