12 | La Edad Contemporánea

El siglo XIX

El comienzo de la Edad Contemporanea vino marcado por una serie de profundos cambios que transformaron la sociedad. La revolución francesa de  1789 acabó con el absolutismo de los reyes y puso en marcha una nueva organización política basada en la participación de la ciudadanía y la igualdad ante la ley. Por otra parte, la aplicación de la máquina de vapor trajo consigo una primera industrialización que supuso el paso de una sociedad agraria y rural a una sociedad industrial.

La guerra de la independencia

El general Napoleón Bonaparte, después de una turbulenta etapa revolucionaria, se hizo con el poder de Francia. Se proclamó emperador y se lanzó a la creación de un gran imperio. Para ello, uno de los países que invadió fue España. Tras conseguir la renuncia del rey Carlos IV y de su hijo Fernando VII.  Napoleón nombró rey de España a su hermano José.
El 2 de mayo de 1808 se produjo en Madrid un levantamiento popular contra la invasión. Al extenderse el levantamiento por toda España, se desató la Guerra de la Independencia que concluirá en 1814 con la derrota de las tropas invasoras.

La primera constitución española

Como el rey Fernando VII había abandonado el país, durante la guerra se crearon juntas en toda España para organizar el gobierno. Además, en la ciudad de Cádiz, en 1812, se reunieron unas Cortes, formadas por representantes del pueblo, que redactaron la primera Constitución española.

Aunque en esta constitución de 1812 se preservaba la monarquía como forma de gobierno, los poderes del rey dejaban de ser absolutos. Se separaron los tres poderes del estado (legislativo, ejecutivo, y judicial) y se definieron algunos derechos y libertades fundamentales.

De Fernando VII a Isabel II

Con el final de la Guerra de la Independencia en 1814, se produjo el retorno a España de Fernando VII.Su primera decisión fue abolir  la Constitución de Cádiz y restaurar el absolutismo. Esto produjo que su reinado estuviese marcado por el enfrentamiento de de los absolutistas( que el poder se mantuviera en manos del rey)  y los liberales (defendían la Constitución).

Estos dos bandos llegaron a la guerra tras las muerte del rey, en 1833. Los absolutistas querían que la corona recayera en Carlos, hermano del rey (por eso se les conocerá como carlistas), en tanto los liberales proponían a la princesa Isabel que tenía sólo tres años. La victoria fue para la reina Isabel y los liberales y se mantuvo en el trono  hasta una revolución en 1868 que la obligó abandonar España.

De Amadeo I a Alfonso XII

Tras la marcha de Isabel II, las Cortes nombraron como nuevo rey a un principe italiano Amadeo I, que subió al trono en 1871. Nunca contó Amadeo con demasiados apoyos y tuvo que renunciar después de dos años de reinado. En 1873, las Cortes proclamaron la  Primera Republica, es decir, un gobierno sin rey. Pero tampoco esta duró mucho. En once meses se sucedieron cuatro presidentes, lo que terminó con el regreso a España del hijo de Isabel II. Este será proclamado rey con el nombre de Alfonso XII en 1876.

Tras décadas de constantes enfrentamientos, el reinado de Alfonso XII se caracterizó por la alternancia pacífica en el gobierno de los dos principales partidos, el liberal y el conservador.



[Actividad1][Actividad2][Actividad3][Actividad4][Actividad5][Actividad6][Actividad7][Actividad8]


Subpáginas (1): 12 | La Edad Contemporánea