Separadores de grasas | HISPALHIDRO -

Hostelería: pequeños e industriales

Separadores de grasas y aceites

Para la hostelería y la industria alimentaria


Las grasas son compuestos orgánicos de origen vegetal y animal con densidades < 0,95 g/cm3 y que son parcial o totalmente insolubles en agua y saponificables.

El separador de grasas es un equipo diseñado para la separación y retención de las grasas que pudieran llevar y arrastrar las aguas residuales.

En el interior del separador de grasas tendremos dos clases de residuos: unos lodos decantados y unas grasas separadas por flotación (trampa de grasas); entre los lodos y las grasas habrá una fase de agua, que tendrá impurezas (sucia) pero estará ya desgrasada. Desde esta fase agua tendrá lugar la descarga al exterior.

¿Cómo funcionan?


El funcionamiento del separador de grasas es por gravedad y tiempo de retención, aprovechando que las grasas y aceites son insolubles en agua y que tienen densidades diferentes son separados por flotación.

Las aguas residuales brutas llegan al separador de grasas: los restos orgánicos e inorgánicos arrastrados (biodegradables o no) de mayor densidad que el agua se separarán por decantación formando unos lodos, y los más ligeros: aceites y grasas, se separarán por flotación.

El agua, ya desgrasada, es evacuada al exterior por una tubería sifónica (normalmente en forma de "T"), desde la zona intermedia de la cuba del separador, con lo que evitamos la descarga de las grasas y demás sobrenandantes ya separados en flotación.

¿Para qué sirven los separadores de grasas?

Hostelería e industria agroalimentaria

¿Para qué se usan?

Las aguas residuales procedentes de las cocinas (fregaderos, lavavajillas, etc) están cargadas de aceites y grasas y son el origen de muchos de los depósitos sólidos que originan atascos por obstrucción de las canalizaciones de las redes de saneamiento, generando grandes gastos en mantenimiento y averías. Estas grasas también perturban el buen funcionamiento de las estaciones de depuración (depuradoras EDAR)

Con la instalación de un separador de grasas conseguimos retener una gran parte de los residuos grasos que contienen las aguas residuales y de otros residuos (orgánicos e inorgánicos) que pudieran arrastrar, evitando así los posibles atascos por obstrucción de las redes.


Aplicaciones más comunes

La hostelería: bares y restaurantes, asadores, comedores (empresas, colegios), catering en general.

La industria alimentaria: cárnicas, mataderos, salas de despiece, embutidos, queserías y derivados lácteos, pescados y pescaderías, elaboración de precocinados, pastelerías y panaderías, etc.

La estanqueidad a olores

La estanqueidad a olores

Es una característica muy importante a considerar a la hora de elegir nuestro separador de grasas, muy a tener en cuenta cuando la instalación va a tener lugar en el interior de locales.

En la descomposición de las grasas se generan gases de olores desagradables que pudieran llegar a afectar al confort e imagen del establecimiento.


Ejemplos de cierre estanco a olores: separador de grasas para bajo fregadero y gama Sphère.