masoneria/com

Para comprender la Masonería
 Las enseñanzas masónicas son un ejemplo de doble significación, una para los masones exotéricos y otro para los masones esotéricos. Dentro de la Masonería hay muchos niveles de comprensión y muchas formas de entendimiento expuestas tanto en el catecismo masónico, como en sus liturgias. Mediante una práctica y estudio férreo de la doctrina secreta masónica que nos lleva a la radical transmutación de la consciencia, el francmasón se hace en un proceso de transformación profunda, que permite la unidad de del Ser con lo mismo Eterno. Después de subir la escalera acescente de caracol, el masón debe facilitar las prescripciones adecuadas para que los demás logren acceder triunfantes el escalafón que los conduce hacia la perfección. Las profundas enseñanzas masónicas invitan al despertar definitivo, a la salida del sueño profundo que embota la mente de millones de profanos, a permanecer constantemente en vela y a establecerse definitivamente en esa potente energía que todo lo anima. Se afirma de forma contundente que la iniciación termina o mejor dicho comienza con la exaltación al sublime grado de maestro, donde se explica que hay que morir para renacer y que la enseñanza masónica no es para las muchedumbres. En la exaltación del tercer grado, el masón muere a su nivel profano, para renacer al nivel de iniciado masón. convertido así en un realizado viviente, se le instruye en el conocimiento las leyes secretas de la naturaleza y que sabiamente puede operar a voluntad. Las enseñanzas francmasónicas pueden ser captadas en diferentes estadios o niveles según la mayor o menor comprensión del masón, la liturgia masónica se opone tajantemente a los externalimos esto quiere decir que va al fondo y no a las formas, por ello el ritualismo vendría a ser un accidente necesario para la transmisión. La Masonería sabe también que nada hay tan peligroso como los seres profundamente dormidos, por ello desde el inicio los llama maquinas, porque no se atreven a reflexionar ni a cuestionar. Está muy claro que la Masonería transmite enseñanzas verdaderamente de un orden superior, pero las cuales lamentablemente en significado han sido malinterpretadas y desfiguradas; unas veces por ignorancia y otras intencionalmente. Como resultado, el mensaje masónico se ha tergiversado y la gran mayoría de sus ritos han perdido el significado original; en lugar de valiosos instrumentos para evocar el liberalismo y convocar a la realidad, se han tornado como delirantes adormideras. Situada la Francmasonería en su original contexto histórico y social, la figura del buen francmasón destaca en su papel de reto continuo para los detentores del poder político o religioso, haciendo fuertes señalamientos hoy contra la ciencia; porque un masón liberal es el tipo de revolucionario más peligroso para los hombres dormidos, para esos ciegos que con su ciencia profana deterioran el orden armónico y el medioambiente y donde al final todos terminan por dañarse. Debemos comprender que las liturgias masónicas recurren a analogías e historias para expresar realidades que están más allá de la mente profana ordinaria. Es frecuente que quienes se instruyen en Masonería no dispongan de la madurez espiritual necesaria para captar verdades de un orden superior y las liturgias masónicas, al menos, les ayudan a percibir cierto grado de instrucción mística sin entrar a los secretos reservados
 
Comments