Historia de mi Pueblo

San Casimiro de Güiripa

A esta zona, toda, se le llamaba tierra de los Güiripas, pertenecientes a esta tribu; Güiripa. Se cuenta que una vez le fue aparecida la imagen del santo, - San Casimiro, Rey de Polonia, a uno de aquellos habitantes, y bajo advocación se le dio forma o estructura católico – político - social e inició su desenvolvimiento.

El día 19 de mayo de 1873 y con ocasión de su Visita Pastoral a la Vicaría de San Sebastián, visito esta comarca el ilustrisimo Prelado Dr. Mariano Marti, y ante la grata y favorable impresión que le produjo, el concepto que se formo por sus moradores y de su propio vaticinio sobre el lugar, todo ello lo inspiró para decretar que fuera erigida en Parroquia, es decir, decretó su fundación en auto de 6 de octubre de 1783; y así se incorporó a los demás pueblos bajo el nombre de San Casimiro de Güiripa. En aquela misma ocasión fué levantada el Acta constitutiva de la fundación táctica de esta Parroquia.

Subsiguientemente y tramitadas todas las diligencias relativas, y por Auto de fecha 23 de Agosto de 1784 es legaliza o se confirma legalmente. Su primer Párroco fué el Br. Rafael de Zárate quien entró a ejercer en diciembre del citado año.

Su población para esta época, según el censo tomado en la misma ocasión de la Visita Pastoral, era de unos ochocientos (800) habitantes. Con la influencia, la categotía a la cual fué elevado, parece que se estimulaba, se rebustecía más y más, cambiaba en aspecto y hasta la psiquis misma del pueblo; y era punto de atracción de nuevos pobladores.

Al decreatarse su fundación, -año 1783-, ya era pues, otra población que surgía al concierto de los pueblos aragüeños, dentro de la jurisdicción política de este para entonces grande Estado Miranda, que tenía por Capital la fraterna y legendaria ciudad de la Victoria.

Don Manuel González Torres de Navarra, para entonces Gobernador y Capitán General de la Provincia de Caracas y demás Parroquias anexas, dió la aprobación para la ercción de esta Parroquia, como así lo pidiera el Ilustrisimo y gran Benefactor de nuestra Patria, de la Patria de Bolívar el Grande, Monseñor Mariano Marti. Quedando así instalada la Parroquia y oficiandose la primera misa en un CANEY, que fué, nuestra primera Capilla; donde se difundió por vez primera, entre mescla de incienso y de oraciones, la palabra de Dios