Para ver y escuchar


The Lamb, de J. Tavener, una obra delicada y deliciosa.




Una de las obras más bellas de la historia de la música coral sin duda.





El Ave María de las Vísperas de Rachmaninov con su texto en ruso. Una mis obras favoritas para dirigir y también para cantar porque el crescendo final es una de las sensaciones más especiales que he vivido musicalmente.




¿Podría un coro simular el sonido de la lluvia...?




Recordaréis a Bobby McFerrin por su canción "Don´t worry, be happy" que tenía un marcado ritmo de reggae. Lo que pocos saben es que en esa canción el único instrumento que se usó para grabarla fue su propia voz grabándola en diferentes pistas y superponiendo voces.

Improvisación de Bobby McFerrin



Delicada, deliciosa e ideal para practicar la afinación.

Ave verum, de F. Poulenc


Armonía en modo mayor, pero sonoridades maravillosas a pesar de que la versión no es la mejor de las que he escuchado, la última nota de los bajos es un Do grave; sí, sí, el que está con dos líneas adicionales por debajo de un pentagrama en clave de Fa.

Blagoslovie, de las Vísperas de Rachmaninov


Comments