Nota de interés

Visitas

Coral de Cámara de Burgos

Educación Auditiva

Repentización y Transporte

Composición

Enlaces a aulas de CPM "Javier Perianes"

Entrevista a Ricardo Rodríguez Palacios

Granadino de nacimiento y de sentimiento, apasionado de la lectura, reconoce que no le importa releer la Biblia en distintas versiones. Ricardo Rodríguez Palacios siente la Semana Santa como un momento especial del año por su liturgia y su música; declarado admirador de Granada y sus rincones, especialmente del Monasterio de San Jerónimo y de la Iglesia Universitaria de los SS. Justo y Pastor. Amante de la comida tradicional española, afirma disfrutar escuchando el sonido del agua que corre por un arroyo. Siempre correcto a la vez que accesible y amable en el trato, ensalza la honradez y la lealtad como las cualidades fundamentales del hombre y disfruta en su tiempo libre construyendo Meccano, un juego mecánico de construcción. Le damos las gracias por acudir a este escenario virtual dedicado a la música coral e instrumental para dejarnos descubrirle un poco más como músico y como persona.







Ricardo Rodríguez

Nace en Granada en 1944. Es Licenciado en Teología por la Facultada de Teología de la Cartuja (Granada) y recibe formación musical completa, en la especialidad de Piano, en el Real Conservatorio Superior “Victoria Eugenia” de Granada. En la Escuela Superior de Música Sagrada de Madrid se especializa en Canto Gregoriano, Polifonía Clásica y Dirección Coral, recibiendo una eminente influencia en su formación musical de Juan Alfonso García y Orioll Martorell.

ACTIVIDAD MUSICAL EN GRANADA
Ofrece numerosos conciertos de Piano, sobre todo en la especialidad de cuatro manos. Es fundador y pianista de las agrupaciones de cámara Antonio Vivaldi, Manuel de Falla y del Trío de Granada (piano, violín y violonchelo). Direcctor de la Cátedra Manuel de Falla de la Universidad de Granada, con conciertos en toda la geografía nacional: Francia y Alemania, discos y grabaciones para R.N.E. y R.T.V.E.; fundador y director de la Schola Gregoriana Illiberis. Permios de Composición Coral por el Ministrio de Información y Turismo (1971), Universidad de Granada (1976) y Villa de Rota (1989).

ACTIVIDAD MUSICAL EN SEVILLA
En 1984 gana por oposición la primera Cátedra en España de Dirección de Coro en el Conservatorio Superio de Sevilla donde ejerce desde entonces su actividad musical y formativa. En 1985 funda y dirije el Coro Manuel de Falla del Conservatorio Superior de Sevilla, con amplia actividad nacional e internacional. Fundador y Director del Coro de Cámara Santa Cecilia, de la Schola Gregoriana Hispalensis y del Cuarteto Vocal Medinaceli de Sevilla, corporaciones musicales de intensa actividad concertística en la ciudad Hispalense.

OTRAS ACTIVIDADES
Profesos de los Cursos de Música de la Universidad de Verano de Baeza y de los Campus Internacionales de JJ. MM. de Granada. Invitado a dirigir sendos “Ateliers” en el XXV Congreso Internacional de Pueri Cantores (Salamanca, 1991) y europa Cantat-11 (Vitoria, 1991). Solicitado como miembro de Jurados de distintos Premios y Concursos Corales, Director de Cursos de Dirección de Coro en toda la geografía española. Primer Director del Coro Joven de la Confederación Coral Española (COACE), Miembro de la Comisión Técnica de la Confederación Coral Española (COACE), Consejero de la Confederación Andaluza de Coros (CO. AN. CO)y Primer Presidente de la Federación Sevillana de Coros (FE.SE.CO.)

 

Su experiencia musical

 

Laura B. ¿Con cuantos años empezó usted a interesarse por la música?

R.R. Desde pequeño: mis padres eran aficionados, vivíamos en Granada y me llevaban a escuchar la Banda Municipal que todos los domingos daba un concierto al aire libre en el Paseo del Salón. Un tío mío, hermano de mi padre, tocaba el piano por afición, y con frecuencia lo escuchábamos.

 

Carmen P. ¿A qué edad empezó a tocar el piano?

R.R. Empecé a estudiar Piano con diez años.

 

Mario L. ¿Cuál fue el primer instrumento que vio?

R.R. Probablemente el piano; también los distintos instrumentos de la banda.

 

Reyes R.  Antes de dedicarse al piano ¿le habría gustado tocar otro instrumento? En caso afirmativo ¿cual?

R.R. Siempre me ha gustado el piano, como el instrumento más completo. También he tocado mucho el órgano.

 

Pablo A. ¿Cuáles eran tus directores favoritos al principio de su carrera?

R.R. D. Valentín Ruiz Aznar, que me dirigía en el Coro del Seminario. Rafael Frübeck de Burgos, que entonces dirigía la Orquesta Nacional.

 

María D. ¿Por qué le atrajo a usted la música?

R.R. Creo que ya lo he dicho antes.

 

Beatriz B. ¿Qué siente formando parte de la música?

R.R. Tengo la impresión de ser una persona de enorme suerte: poder conocer las interioridades de un arte muy de minorías y poder hacer que la música cobre vida (que suene por mi medio).

 

Aarón H. ¿Por qué empezó a  estudiar música, por obligación  o por gusto e iniciativa propia?

R.R. Mis padres le propusieron a mi tío (que tocaba el piano por afición) que me enseñara solfeo. Con él empecé. Después tuve la suerte de vivir el ambiente cultural del Seminario Menor de Granada, donde estudié el Bachiller. Allí todos los alumnos estudiaban solfeo en un nivel suficiente. Además llamaron un profesor de música que daba clases particulares a los alumnos que lo solicitaban: Yo, por supuesto, lo solicité y con él estudié el Solfeo y los primeros cursos de Piano. Además entré en seguida como tiple (soprano) en el Coro del Seminario.

 

Myriam M. ¿A que pensaba dedicar su vida antes de decidirse por la música?

R.R. Cuando empecé a estudiar música aún no pensaba qué iba a hacer en la vida.

 

Pablo A. ¿Porqué te llamó la atención ser director y compositor?

R.R. Lo de ser director me atrajo muy pronto, cuando veía dirigir a D. Valentín Ruiz Aznar el Coro del Seminario, y la hermosura sonora que aquello constituía. La faceta de compositor es menos importante en mi vida.

 

Laura B. Hace tiempo me regalaron un piano, yo toco la guitarra. ¿Toca usted algún instrumento con el que no haya asistido a clases?

R.R. Un instrumento popular, que llama la armónica.

 

Jesús B. ¿Cuál ha sido el pianista que más inspiración le ha aportado?

R.R. Uno es local (de Granada): Francisco García Carrillo (discípulo de Falla?).

Otro es nacional: Gonzalo Soriano, al que oía frecuentemente con la Orquesta Nacional de España en los Festivales de Música y Danza de Granada.

El tercero es internacional: Daniel Baremboim, con el que me siento muy identificado estilísticamente.

 

José A. O. ¿Por qué se especializó en Canto Gregoriano y no en otro tipo de canto?

R.R. En el Seminario se cuidaba mucho la liturgia y la música litúrgica, y mis formadores me enviaron a los Cursos de Verano de la Escuela Superior de Música Sagrada, que se celebraban en Salamanca: allí se estudiaba Canto Gregoriana, Polifonía Sagrada, Dirección Coral, Armonía y Órgano, materias que completaban la formación pianística que entonces yo tenía.

 

 

El mundo de la composición


R.R. Antes de contestar a las preguntas de esta sección, quiero repetir lo que he dicho antes: que en principio no soy compositor, lo considero algo tangencial en mí. Es posible, por eso, que no pueda contestar algunas preguntas de las que me hacéis, o que desmitifique la figura del compositor, tal como está considerada en los ambientes de los aficionados, como demuestran algunas de las preguntas.

 

Carmen R. ¿Cuándo empezó a componer? ¿Cuál fue su primera pieza?

R.R. La primera obra, más o menos a los trece años, fue un Tantum ergo para un concurso de composición en el Seminario.

 

Alicia R. ¿Cómo se sintió la primera vez que compuso una melodía?

R.R. No tengo recuerdos de esa experiencia.

 

Marta C. ¿le cuesta mucho  componer obras, es decir, tarda mucho en componer obras?

R.R. La composición no es súbita: eso de la inspiración que llega y te pones a escribir la música, no es cierto. Tienes que hacerte un esquema melódico-armónico, que vas perfilando, puliendo, descartando elementos, añadiendo otros… Además en una obra con texto literario hay que cuidar que la idea literaria concreta, a veces una palabra, esté de acuerdo con el sentido de la música, a veces como punto culminante, otras como mero episodio secundario… Las frases literarias deben coincidir con las musicales, los acentos tónicos de las palabras con partes fuertes o valores rítmicos más dilatados, etc. Como veis, es mucho lo que se combina en una composición musical, y más todavía si es coral: las voces no son instrumentos que pueden dar cualquier sonido (por la pulsación de una tecla, una llave, un pistón o una posición de los dedos en el mástil); las voces afinan por una buena conducción melódica, o por sensibilidades de la armonía, etc. Lo que hace muy trabajosa la composición de una obra coral, y son pocos los compositores que saben hacerlo bien.

 

Carmen M. ¿Dónde encuentra la inspiración a la hora de componer?

R.R. Normalmente en el sentido expresivo del texto, si la obra es coral. Si es instrumental, es cosa absolutamente de la imaginación.

 

Maximino G. ¿Cuántas obras ha compuesto?

R.R. La inmensa mayoría de mis obras son corales y, por tanto, de no larga duración. Algunas tienen varias partes o secciones. Tengo alrededor de 150 obras.

 

Jaime D. ¿Que ambientes necesitas al componer: necesitas un lugar tranquilo, estar solo...etc?

R.R. Se necesita independencia, silencio, un piano para probar sonoridades…

 

Cayetano A. ¿Influye su estado de ánimo en sus composiciones?

R.R. Sí, naturalmente.

 

Julia de la R. ¿De qué partitura se encuentra Vd. más satisfecho?

R.R. “Muerte en Granada”, una pequeña suite coral o conjunto de tres obras sobre la Elegía a Federico García Lorca de Antonio Machado.

 

Fátima P. ¿Cuándo da por terminada una obra?

Julia de la R. ¿Se ha inspirado Vd. en alguien para seguir su camino en la música?

R.R. Hay una influencia general de mi maestro Juan-Alfonso García. Aparte, alguna de mis obras tiene la influencia de algún compositor del que estoy oyendo música en esa época de la composición.

 

Fátima P. ¿Cómo le describiría la esencia de su música a alguien que no la ha oído?

R.R. Eso lo dejo para los analistas y estudiosos de mi música, que ya hay alguno.

Lo que sí quiero decir es que conozco muy bien el instrumento para el que escribo: EL CORO, y espero que eso se note.

 

Antonio G. ¿Cuál es su obra más famosa?

R.R. La canción popular granadina “Ojos traidores”. Lo cantan bastantes coros del mundo.

 

Laura V. ¿Cuál es su obra favorita?

“Muerte en Granada”.

 

Mónica J. ¿Cómo se puede escribir o componer una obra que sea... Bonita y con sentido?

R.R. Ese debe ser el arte del compositor.

 

Pablo P. ¿Recuerda especialmente a algún coro que no dirija usted y que haya interpretado sobresalientemente alguna obra suya?

R.R. El Coro “Amadeus” de Puebla de la Calzada (Badajoz), que dirige un antiguo alumno mío, Alonso Gómez, ha ganado concursos corales cantando obras mías. Y la Capilla Musical de Granada también canta con frecuencia obras mías; varias de ellas las ha estrenado.

 

Nuria F. ¿Qué cualidades considera imprescindibles para dedicarse al mundo de la composición?

R.R. Aparte de las cualidades, yo quiero resaltar la necesidad de una gran formación en la armonía, las formas musicales y el conocimiento de muchísimas partituras de todos los tiempos.

 

 

Santa María, strela do día

 

Andrea T. ¿Cómo se le ocurrió asignar diferentes vocales a la soprano de “Santa María, strela do día”?

R.R. Para obtener un timbre sonoro mixto. Lo hago con alguna frecuencia en mis obras.

 

Nany P. ¿Cómo se le ocurrió realizar una versión coral de la melodía “Santa María, strela do día”?

R.R. “Santa Maria, strela do dia” es una cantiga de Alfonso X “El Sabio” y, como tal, una obra monódica, o sea, a una voz. Pensé en hacer esta versión coral para poder incluir una obra medieval muy sencilla en la “Antología Coral” I (obras sencillas para 2 voces iguales), ya que otras obras medievales a dos voces son demasiado difíciles.

 

Laura G. y Cristina A.  ¿Qué le inspiró a realizar esta obra?

R.R. Ya he contestado en la pregunta anterior.

 

Marco F. ¿Dónde ha encontrado una copia de la obra Santa María al ser tan antigua?

R.R. Hay algunas ediciones modernas de las Cantigas de Alfonso X. Yo tengo una excelente transcripción de Higinio Anglés (C.S.I.C.)

 

 

Dirigir, modelar el arte

 

Xu C. ¿Qué cosa le motivó para ser director de coro?

R.R. Es una vocación que se siente, si estás dentro del mundo de la interpretación de la música como cantor o como intérprete instrumental, en mi caso desde pequeño.

 

Paula B. ¿En qué momento sintió que dirigiendo estaba en el lugar correcto?

R.R. Desde joven: cuando llegué a Granada por razones de  mi trabajo, algún director de un Coro célebre me invitó a cantar en él. Entonces me planteé que yo tenía algo personal que decir en el mundo coral, y fundé el Coro de Cámara de la Iglesia Universitaria de Granada.

 

Manuel F. ¿Cuándo empezó usted a dirigir?

R.R. En realidad ya dirigí la música de los Autos Sacramentales de Calderón de la Barca tras las bambalinas de los escenarios, cuando tenía 14 años. Más seriamente, la música en la liturgia interna del Seminario, cuando estudiaba Filosofía y Teología (a partir de los 17 años). Pero entonces no sabía dirigir.

 

Mercedes G. ¿Qué sintió cuando se subió por primera vez a dirigir un coro?

R.R. No recuerdo. Pero siempre que salgo a dirigir sé que estoy haciendo algo grande y único: Haciendo que la Música se haga arte con la colaboración de los Cantores.

 

Angélica de los R. ¿Qué siente cuando el montaje de las obras en los ensayos no discurre todo lo bien que podría?

R.R. Que para eso están los ensayos: para preparar la obra.

 

Paula G. ¿Que sensación le produce subir al escenario?

R.R. Creo que ya lo he contestado. De todas formas se debe desmitificar bastante el mundo de la dirección, que no es más que una rama del de la interpretación de la música. No hay tanto romanticismo, sino mucha preocupación por los múltiples problemas técnicos que hay que resolver en el acto de la interpretación.

 

Giacomo P. ¿Cómo se vive la música dirigiendo una orquesta o un coro?

R.R. Creo que ya lo he contestado.

 

Isabel R. ¿Cómo se siente uno al ser profesor de coro?

R.R. En mi caso me siento un privilegiado, por trabajar en la faceta musical que más me gusta.

 

Álvaro P. ¿Es difícil enseñar a alguien a dirigir un coro?

R.R. El dirigir no se enseña, tiene por naturaleza y carácter; se aprende por inmersión en el mundo coral o instrumental y por observación, como el habla. El profesor después lo perfecciona. Es semejante al niño que va al colegio: En él no le ensañan a hablar; ya sabe hablar desde su familia; en el colegio recibe la perfección en el habla con el conocimiento de la gramática, la ortografía, etc. De hecho si un alumno de Dirección no tiene gesto, no le nace la dirección desde dentro, el profesor no tiene nada que hacer con él. El profesor modela el gesto, le da claridad y precisión, lo perfecciona, etc. Lo que sí enseña el profesor es lo que no se ve en la dirección: cómo se estudia una obra, cómo se oye internamente, conocimiento de repertorio, mecánica y pedagogía del ensayo, etc.

 

Blanca E. ¿Qué requisitos necesitaría un aspirante a director?

RR. Lo primero, larga experiencia coral o instrumental; después vocación, carácter, mucha preparación en la lectura de la música, la armonía, tocar mucho su instrumento musical, preferentemente el piano, estudiar la carrera de Dirección y poder estar cerca de un buen director al que observar, preguntar, compartir de alguna manera su vida…

 

María G. Cuando está ensayando una obra importante ¿Qué momento del día elige para hacerlo?

R.R. El momento del ensayo está predeterminado por el horario del Coro o la Orquesta. No es como el pianista u otro instrumentista que puede ensayar según conveniencias, porque tiene el instrumento en su casa.

 

Ana C. ¿Cuál es su instrumento favorito?

R.R. Sin dudar, el CORO. También el piano.

 

Agustín M. ¿Qué le gusta más la música coral o la instrumental?

R.R. El director es el músico con más responsabilidad, y debe conocer con profundidad toda música. Supuesto esto, prefiero la música coral por varias razones: 1) Es más personal, directa y expresiva, ya que el instrumento es la misma persona del intérprete. 2) Los cantores son músicos vocacionales (hacen la música porque les gusta) y tienen siempre una actitud positiva ante la música; no la hacen por interés económico, ni ahorran esfuerzos para que el resultado sea bueno; no les gusta hacerla de cualquier manera, como los “profesionales” que “como el público no entiende…” 3) La música coral abarca toda la historia de la Música, desde su nacimiento en la Edad Media con el Canto Gregoriano (ss. IX-X), la monodía, la polifonía (desde el s. XII)… hasta nuestro días. ¿Qué instrumento puede decir lo mismo? 4) Y muchas razones más…

 

M. Carmen G. ¿En qué se fija para elegir el repertorio para su coro?

R.R. Los coros que dirijo tienen cantores con buena formación musical, lo que me da amplia libertad de elección de obras, según las circunstancias del concierto. Me gustan los programas monográficos (sobre un tema, época, autor, etc.), no los de tipo potpurrí, con mezcla de obras antiguas con modernas, religiosas con profanas, cultas con populares, etc., tan frecuentes en los conciertos corales y en los conciertos líricos.

 

José Luis R. Como director, ¿Qué estilo de música le gusta más dirigir: renacentista, barroco...?

R.R. Dirijo todo tipo de música; pero de alguna manera me he especializado en la policoralidad barroca, quizá por aquello de que casi nadie la interpreta.

 

Jorge J. ¿De dónde viene su pasión por la música antigua?

R.R. Probablemente porque desde niño he cantado Canto Gregoriano y polifonía del Renacimiento. Y hay que decir que esta llamada música antigua (que en su tiempo no lo era; la de nuestro tiempo, algún día futuro se llamara también antigua), decía que la música antigua es la época de oro de la música coral, pueslos mejores compositores de la época componían la música para el mejor instrumento que entonces conocían: el Coro. Más adelante, los compositores mejores (Beethoven, Stravinsky, Falla…) componen más para instrumentos u orquesta y sólo ocasionalmente para el coro.

 

Pilar G. ¿Qué cualidades cree que debe reunir un buen coro?

R.R. Cantores vocacionales, que además tengan la mejor formación musical posible dentro del entorno en que se mueve el Coro. Permanencia de los cantores para que adquieran experiencia. Deseos de perfeccionar la formación vocal. Una programación coherente. Asiduidad en los ensayos…

 

María T. De las obras que ha dirigido ¿Cuáles son las que más le han emocionado?

R.R. Voy a decir tres obras de épocas distintas:

1) El Oficio de la Semana Santa (Officium Hebdomadae Sanctae) de Tomás Luis de Victoria (es una inmensa obra que he podido hacer íntegra en tres conciertos).

2) El Requiem Alemán (Ein Deutsches Requiem) de Johannes Brahms.

3) El Miserere de H. Mikolaj Górecki.

 

Silvia M. ¿Qué le gusta más de ser director?

R.R. Creo que ya he respondido de alguna manera.

 

Nieves B. ¿Qué ventajas y desventajas tiene ser director de coro?

R.R. De las ventajas ya he hablado algo. Quiero añadir a ellas, el placer de hacer la música siempre en compañía, que para mí es más bonito que hacerlo en solitario (por eso he tocado más el piano a cuatro manos que solo).

Entre las desventajas está el que siempre me quedo en el terreno no profesional, en el que hay bastantes limitaciones técnicas o vocales. Además siempre dependo de los demás (los cantores) para poder hacer la música: si tengo cantores puedo, pero hay épocas de crisis de cantores, o me faltan en alguna de las voces, o no quieren colaborar conmigo…, que de todo hay.

 

 

La voz

 

María J. C. Me gusta cantar, ¿dónde puedo estudiar canto? ¿Conoce alguna página de internet que me pueda orientar en ello?

R.R. Si lo que te gusta es cantar en un Coro, lo que tienes que hacer es incorporarte en uno y en él se te irá formando la voz con los ejercicios vocales que se hagan, escuchando cantar a los otros cantores (el cantar bien se contagia) y con la práctica de cantar.

Si lo que te gusta es cantar sola, entonces, además de estudiar música, necesitas un profesor personal de Canto.

 

Pablo J. ¿Que le gusta más la voz aguda o la grave?

R.R. No hay diferencia en las voces; todas son necesarias y bonitas en sí.

 

Jorge P. ¿Qué prefiere? ¿Cantar o dirigir?

R.R. Me gusta mucho cantar, y lo hago siempre que puedo (cuando mis alumnos dirigen, yo canto); durante muchos años he cantado como bajo en el Cuarteto Vocal “Medinaceli” de Sevilla. Pero me gusta más dirigir. Son cosas distintas del amplio campo de la interpretación musical.

 

Miriam G. ¿Tiene predilección por el timbre de alguna de las voces de un coro?

R.R. Como ya he dicho, todas son bonitas y necesarias; quizá tenga predilección por la voz de bajo, que es la mía.

 

Ismael F. ¿Qué consejo le daría a una persona que le gusta cantar pero que considera que tiene una voz fea y desagradable?

R.R. Si le gusta cantar, que intente ser admitido en un Coro; sin duda, mejorará.

 

Lidia D. ¿Cuáles son las cualidades que espera de los componentes cantores del Coro Manuel de Falla?

R.R. Les exijo de base buen nivel de lectura musical; si es posible, que tengan experiencia de haber cantado en otros coros. Espero responsabilidad para asistir a los ensayos y corresponder a la consideración que les tengo: son colaboradores míos en el hacer musical.

 

 

Presente

 

Miriam G. ¿Cuál es su compositor favorito?

R.R. Es muy difícil tener un compositor favorito, pues según las circunstancias se presentan uno u otros. En la música general me parecen insuperables J.S. Bach y J. Brahms. En la música coral concretamente, T.L. de Victoria, G.P. da Palestrina, F. Mendelssohn, J. Brahms, B. Bartok, J.A. García…

 

Rafael M. ¿Por qué le gusta más el piano a cuatro manos que a dos manos?

R.R. Ya lo deje antes: porque me gusta más hacer la música acompañado que solo. También por aquello de mostrar lo que es menos conocido: un inmenso y excelente repertorio musical que apenas se interpreta.

 

Antonio J. M.: En cuanto a la música en sí tanto como intérprete, compositor o mero estudiante de sus múltiples disciplinas, ¿qué considera más relevante para la mejor experiencia y resultados posibles, la mente o el corazón?

R.R. La pregunta es muy buena, porque une dos elementos inseparables: la mente (formación, ciencia, estudio…) y el corazón (vocación, intuición, expresividad…). La mente sola produce academicismo y algún día la música podrá programarse para ser “ejecutada” por un robot. El corazón solo produce arbitrariedad, capricho, incoherencia, intrusismo…

 

Marina D. C. ¿Ha tenido ocasión de tocar alguna vez con la OJA, cuándo era más joven?

R.R. Con la OJA no (es una orquesta); pero dirigí el Coro Joven de la COACE (Confederación Coral Española).

 

María C. ¿Influyó esa admiración en que se dedicara a componer?

R.R. Perdonad, Pedro, Javier, Aarón, Antonio, Isabel, Marina, María y otros, pero a estas alturas de la larga entrevista ya creo haber contestado a casi todas vuestras inquietudes y curiosidades.

 

Ismael F. ¿Considera que las partituras deberían ser gratis?

R.R. No pueden ser gratis: tienen un coste de papel, imprenta, etc. Si te refieres a los derechos de autor, es un problema muy actual, difícil de entender y distinto, según circunstancias: en las mías, que no vivo de la composición, lo que me interesa es que mis obras se difundan y se canten.

 

Juan Francisco J. ¿Cuánto tiempo dedica usted a la música al día?

R.R. Prácticamente todo el día (leer, programar, estudiar partituras, transcribir…).

 

Beatriz G. ¿Podría darnos algún consejo como primerizos en la música coral?

R.R. Valorarla más y seguir en ella después que pasen las clases de Coro (escuchando, incorporándose a un Coro, asistiendo a conciertos…).

 

Antonio A. ¿Qué requisitos tiene que tener una persona para poder llegar lejos en la música y llegar a ser como usted?

R.R. Además de las cualidades del buen oído y sentido rítmico, mucho estudio, dedicación, mucha escucha de música, tener claro el campo musical concreto al que te quieres dedicar…

 

Antonio G. ¿Qué es lo que más le une a Granada?

R.R. Muchas cosas: soy granadino; allí están mis recuerdos de infancia, juventud y primera madurez; allí están mis hermanos y demás familia; muchísimos amigos y cantores de coros que he dirigido; y una ciudad monumental y paisajística como casi ninguna.

 

Sarai T. ¿Cree usted que hay una edad determinada para empezar a estudiar música o si una persona tiene talento da igual el momento de empezar?

En el arte no hay edades.

 

 

 

El futuro de la música

 

Antonio J. M.: ¿Cómo considera que se encuentra el nivel musical en España, además de la cultura de este ámbito a nivel nacional? ¿Piensa que un profesional de la música español tiene futuro o está plenamente cualificado para trabajar en países tales como Alemania o Francia?

R.R. Pienso que en estos últimos años se ha llegado a un nivel de preparación musical muy alto en los Conservatorios españoles, equiparable a las naciones de nuestro entorno. Pero me da la impresión de que este nivel está bajando en los Conservatorios Superiores, pues los catedráticos históricos (muchos de gran prestigio y experiencia musical y docente) se están extinguiendo. Hoy los Conservatorios Superiores se cubren con profesorado interino o en comisión de servicios de otros centros de nivel inferior, que en algunos casos resulta ser excelente, pero en general no han demostrado su capacidad y valía para impartir docencia en el grado superior de la Música; esto a la larga (y a la corta) empieza a notarse.

 

Comments