COLUMNA DE LA SEMANA


POLÍTICA Y MÚSICA

A ritmo de Rock

Por: Sergio Chica Vélez

Sergiochica21@yahoo.es

www.sergiochica21.tk

INICIO

En la historia de occidente la relación política y música ha tendido a ser una relación instrumental donde la política transforma en un objeto a la música y los sujetos políticos hacen uso de los acordes melodiosos, de las letras y las virtudes artísticas para consolidar sus fines, los cuales gravitan entorno al problema del poder. 

Al sonar la cabalgata de las valquirias (oír) de Richar Wagner en la película Operación  Valquiria emerge toda la carga del nacionalsocialismo que gravitó y gravita en el imaginario colectivo, la música al igual que la política es sentido y sentimiento. No se puede afirmar que Wagner haya sido un Nazi o su precursor, pero en el imaginario social emergen tales afirmaciones. Woody Allen, una vez dijo a manera de chiste: “cada vez que oigo a Wagner me entran unas ganas de invadir Polonia” [1]. Si bien los nazis emplearon la obra de Wagner para sus fines y el mismo Wagner era afín a los ideales nacionalistas de su época (1813 – 1883), su genio trasciende estas lógicas y hoy es recordado más por su carga estética expresiva que por su ideario político y por la manipulación ideológica de la que fue objeto su obra.   

La música puede ser también planteada en sentido contrario, como sujeto social que hace objeto a la política, es cuando el arte hace uso del poder para consolidar sus fines (Leer: la finalidad del arte), los cuales gravitan en la representación o escenificación de una época, de un estado de cosas y es aquí donde la música hace uso del poder para crearlo y re crearlo. En este sentido el problema de la música y en general del arte en torno al poder, no es tomárselo, es más bien re crearlo y ejercerlo. El problema de la política es el poder y el de la música la vida y su representación. Es por tanto que la música desborda a la política, pues el poder es una dimensión de la vida, pero no lo es todo y aunque se entrometa en todo, el amor, el sexo, el odio, la pasión, la alegría, los celos, la tristeza, el dolor, el humor, la espiritualidad, la trascendencia y demás manifestaciones humanas a las que le canta y le cantará la música, van más allá del mero ejercicio del poder.    

Pero si desde la música se representa una época, podemos a través de ella indagar por el mundo de la vida en un momento y espacio dado. Cuando escuchamos la canción Revolution (oír) de los Beatles (Ver video subtitulado) y hacemos un alto en su letra, escuchamos un  mensaje desde su época (1968) y de una manera crítica sobre la revolución armada como una institución que debe ser des institucionalizada a partir de una revolución mental que construya un mundo nuevo. Los Beatles decían para su época “no estamos en contra de sus fines (de la revolución) más si de sus métodos”.

La canción Imagine (oír)  de John Lennon (Ver video subtitulado), continuando con los Beatles[1], va por esta línea:   

Imagina que no hay cielo / es fácil si lo intentas / sin infierno bajo nosotros / sobre nosotros sólo el cielo / imagina toda la gente viviendo al día...

Imagina que no hay países / no es fácil hacerlo / nada por lo que matar o morir / y ninguna religión tampoco / imagina toda la gente viviendo la vida en paz...

Imagina que no hay posesiones / me maravillo si puedes / ninguna necesidad por codicia o hambre / una hermandad del hombre / imagina toda la gente compartiendo todo el mundo...

Puedes decir que soy un soñador / pero no soy el único / espero que algún día te unas a nosotros / y el mundo será uno.

Con estas palabras, Jhon Lennon, nos invita a imaginar un mundo nuevo a partir de lo existente, a partir de una gran red de relaciones que conforman el estado de cosas del mundo de su época, el cual no dista mucho al de este tiempo. Lennon en la primera estrofa de su canción, nos dice: Imagina que no hay cielo, sin infierno bajo nosotros, sobre nosotros solo el cielo... ¿Como es posible imaginar que no hay cielo y al mismo tiempo imaginar que sobre nosotros solo esta el cielo? Si ya se que en estos momentos muchos de los que leen esto, estarán diciendo algo como:

“lógico... El primer cielo, se refiere al cielo espiritual, al cielo donde la Biblia y otros libros y leyendas por el estilo, dicen que habitan Dios y todos los ángeles y al lugar o al estado del alma donde todos los chicos buenos se dirigen cuando mueren. En tanto que el segundo cielo, se refiere al cielo físico, a la atmósfera y la estratosfera, al cielo que vemos día y noche, al cielo donde navegan miles de millones de soles como el nuestros o al cielo que observan nuestros astrónomos y demás físicos.”

Bueno, eso dice la canción, eso dice el sentido común, eso dice la memoria colectiva. Son dos representaciones de la realidad distintas, con un caudal simbólico diferente y soportados por distintos ordenes institucionales. El primer cielo (heaven), entendido como una representación, es sustentado en buena parte por la religión –comprendida como un orden institucional-, en tanto que el segundo cielo (sky), es sustentado en gran medida por la ciencia –Otro orden institucional-.

¿Que seria del Imagine de Lennon si no fuera por las memorias colectivas? Lennon, desde el sentido común, teje una red de representaciones que refleja un punto del estado de la vida en su sociedad. En la canción se habla que existe una sociedad que reconoce, en su imaginario, la existencia de cielos, infiernos, religiones, países, causas por que matar y por que morir, de posesiones, necesidades por codicia y también del hambre.

Pero Imagine, es también una invitación a la construcción de nuevos imaginarios, como una expresión colectiva de poder. Imagine nos recuerda emblemas de mayo del 68 como: “La imaginación al poder” o “seamos realistas, pidamos lo imposible”. Desde Imagine se hace ver, aún sin decirlo, una forma como se reacciona ante dinámicas sociales que para algunos actores se ven como peligrosas, un ejercicio de violencia o de dominación. Se hace ver la existencia de la religión como aparato de dominación que captura a través de la estructura simbólica del cielo y del infierno. Se hace ver un mundo donde por ideales como la nación, la patria y el territorio se ejerce la institución de la guerra. Se hace ver la existencia de un sistema económico basado en la propiedad privada que desde el ejercicio de prácticas de codicia tiende a que unos pocos impidan la satisfacción de las necesidades de muchos. Se hace ver también que estas prácticas económicas de codicia ocasionan el hambre.

Imagine no solo es un diagnostico estético expresivo que refleja el estado dado de la sociedad de la década de los años 60 a partir de representaciones que hacen parte de una conciencia colectiva. Es también una estructura de los sueños y esperanzas de una sociedad distinta, es una utopía.

Desde Imagine, se hace ver y hablar un estado deseado, sin dominación religiosa, donde no existe planeación a objetivos definidos y donde simplemente se vive. Un estado deseado donde no existen las fronteras, ni ideologías que defender, ni por las cuales dar o quitar la vida. Se muestra una utopía, donde no existe la propiedad privada, donde unos pocos no acaparan para si, donde se ha vencido el hambre, donde la sociedad es una hermandad global que comparte todo el mundo.

Desde Imagine, Lennon señala que ejercer la imaginación, construir nuevos imaginarios es un trabajo colectivo, donde lo colectivo se entiende como unión de individuos que comparten una visión del mundo y persiguen unos sueños, una utopía.

En la misma época al otro lado del escenario británico también se encontraban los Rolling Stone (1962), la contraparte de los Beatles, también conocidos como los chicos malos del Rock o sus satánicas majestades[2], son una de las bandas mas antiguas (junto con The Who -1962-,Pink Floyd-1964-, Led Zeppelin -1968- yQueen-1970-)y todo un paradigma de la música rock que aun continua activa. El termino ingles rolling Stone (bala perdida o literalmente cantos rodantes o piedras rodantes), hace referencia a personas sin oficio, al vago de ciudad, al joven descarriado y desarraigado que va de aquí para allá. Los Rolling Stone, representan un tipo de espíritu joven rebelde e inconforme de la sociedad de su época y que aun persiste. En Satisfaction (1965) (oír) (I can´t get no - satisfaction), Mick Jagger, retrata en su letra y sus acordes la imagen del joven frustrado, atormentado y sin futuro de los 60´ que no puede sentir ninguna satisfacción de la sociedad de consumo. En Street Fighting Man (1968) (oír o Ver Video), canción final de la película V de Venganza (Ver Película), los Rolling Stone representan al joven luchador callejero, aquel que se levanta en las calles contra todo el sistema e intenta poner en jaque al rey y a todos sus criados (…I'll kill the king, I'll rail at all his servants.) en busca de una revolución.  

 

 

Pero los tiempos cambian, los problemas relevantes del mundo de hoy se han transformado respecto a la época en que nacieron los Beatles y los Rolling Stone pero muchos de sus imaginarios persisten. Es así como Chary García  (1951 -    ) a quien también le tocó esta época y es considerado uno de los padres del Rock en Español, en 1987 en su canción Buscando un símbolo de Paz (Oír), le dice a los jóvenes de ese tiempo que dejen de mirar y tomar como referente los movimientos de los 60´ que los símbolos de sus padres corresponden a otros tiempos y que ellos deben imaginar y crear unos nuevos.

 

Hoy la música continua presente representando el estado de cosas e inventando el poder. Hoy se le canta a la globalización y es así como Rammstein (1994) en su canción Amerika (2004) (oír o ver video subtitulado), esta banda alemana del genero del metal industrial o del baile del metal, plantea como se pretende que todos vivíamos conforme al “American way of life”, donde la globalización no es más que la imposición de una forma de sentir, pensar, producir y consumir, la de la cultura  y economía de los EE.UU. Rammstein dice: “We´re all living in Amerika/ Coca Cola/ Wonderbra”. Y canta que todos nosotros estamos viviendo en América, todos tomamos Coca Cola, usamos sujetadores y sostenes maravilla, Santa Claus ya ha  llegado a repartir sus regalos al África y que hoy ya no podemos ni cantar en nuestra lengua materna (Para Rammstein el Alemán).

Ska- p (1994) una banda del genero Ska española que es reconocida por su fuerte mensaje político que también le canta a la globalización, en los Hijos bastados de la globalización (2008) (oír o ver foto video) o mejor a aquellos que no saben que es la globalización pero la padecen, especialmente los niños.

 Ska – p no solo representa un estado de cosas sino también toma postura y es así como en su canción Vergüenza (oír o ver foto video) se opone duramente a la tauromaquia.

En Crimen sollicitationis[3] (oír o ver video), Ska p hace una fuerte critica a la iglesia católica y especialmente a su postura sobre los delitos de pederastia en los que están incursos sacerdotes católicos.

En El Libertador (2008) (Oír o ver video), Ska – p le canta a la revolución bolivariana y a la transición política y social que esta viviendo Latinoamérica.

Ska - p en Intifada (oír y ver video) se oponen a la política israelí respecto al pueblo palestino.

La obra de Ska – p es polémica y es un referente en el pensamiento de izquierda de la juventud española y si bien es criticado por estar en el juego de las multinacionales, pues son administrados por Sony/BMG, ellos se defienden al estilo de Michael Moore, el documentalista norteamericano, que afirma “que el capitalista esta dispuesto a vender a su verdugo la soga con la que lo ahorcarían, si con ello consigue una buena ganancia…” y "....que sus documentales son esa soga del verdugo". Ska p afirma jugar con las lógicas del capital con el fin de contribuir en su transformación.   

Otro grupo son Los prisioneros, para los cuales la música es acción y por tanto implica compromiso y es así como en su canción El muro (2004) (Oír o ver video), denuncian la frontera entre México y los Estados Unidos, el “muro de la infamia”,  como un problema que pasa inadvertido pero que es real y narra como cientos de latinoamericanos han muerto en el intento de llegar a los Estado unido, ¿para que?, simplemente para trabajar.  Desde el cine la película Paraíso travel (Ver película) es una representación acertada de esta realidad social latinoamericana.

Finalmente, la lista de temas es larga en cuanto a la relación de la política y la música y variados serian los géneros por mirar, pasando por la canción protesta o canción de autor al estilo de Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Daniel Viglietti, Carlos Puebla, León Gieco, Victor Jara, Carlos Puebla y Silvio Rodríguez; siguiendo por la balada y el pop al estilo de Ricardo Arjona y Juanes – Rock pop - y ni que decir de el Rap, el funk, el Blues, el Hip hop la trova cubana, los corridos mexicanos y los corridos prohibidos en Colombia.

Es evidente que la música es una potencia política que más que dinamizar el poder, dinamiza la vida misma.

La discusión esta abierta.  

 


[1] http://www.noticias.com/articulo/14-10-2004/francisco-dancausa-ruiz/musica-y-politica-extranas-companeras-historicas-48cf.html (Consultado en Abril de 2009)

[2]Imagine corresponde al segundo álbum en solitario de John Lennon (1971).

[3] Debido a su álbum Their Satanic Majesties Request (1967)

[4] Crimen sollicitationis es un documento de la iglesia católica (1962) escrito por el cardenal Alfredo Ottaviani en los que se establece el procedimiento eclesiástico para los sacerdotes que hacen uso del sacramento de la confesión para solicitar favores o impones penitencias de tipo sexual. Benedicto XVI modifico este documento para incluir el delito de pederastia. (Fuente Wikipedia.com)