2.2 MORFOLOGÍA

 

http://www.blogdeespanol.com/?cat=7
      TIEMPOS VERBALES





 
 
 

La palabra

Para que un conjunto de sonidos pueda ser considerado una palabra debe reunir dos condiciones: poder ser usada en otro contexto con el mismo significado y tener la capacidad de funcionar como forma libre, es decir, no ligada a otra palabra. En el texto escrito las palabras aparecen generalmente separadas por espacios en blanco. En el texto oral resulta más difícil identificarlas, ya que aparecen insertas en el continuo de la cadena hablada ([Juánbajódelamóto]).

Estructura y constituyentes

La palabra es una unidad lingüística. Hay palabras que no se pueden dividir en unidades más pequeñas dotadas de significado, como ayer. Otras palabras, sin embargo, sí pueden ser divididas en segmentos más pequeños con significado léxico o gramatical, como niños = niñ-o-s.

Tipos de constituyentes

Los segmentos con significado léxico o gramatical que se pueden reconocer en muchas palabras se llaman morfemas, y pueden ser de tres tipos:

  • La raíz es la parte que soporta el significado léxico de la palabra, es decir, su significado básico.
  • Las desinencias flexivas se añaden a las raíces para obtener distintas formas de una palabra, y aportan significaciones de género, número, persona, etcétera. Estas informaciones vinculadas a terminaciones de las palabras reciben el nombre de accidentes gramaticales.
  • Los afijos son partículas que se añaden a una raíz para formar nuevas palabras. Según su posición en la palabra se denominan:
    • Prefijos, si se anteponen a la raíz (prever).
    • Sufijos, si se posponen a la raíz (amigable).
    • Interfijos o infijos, afijos que se sitúan entre la raíz y un sufijo (panadero).

Clases de palabras según su estructura

  • Palabras variables o flexivas y palabras invariables:
    • Son palabras variables las que admiten desinencias flexivas (amarill-o).
    • Son palabras invariables aquellas que no admiten desinencias flexivas (allí).
  • Palabras simples y palabras compuestas:
    • Son palabras simples aquellas que tienen una sola raíz (cog-erán).
    • Son palabras compuestas las que están formadas por dos o más raíces (mata-suegras).
  • Palabras primitivas y palabras derivadas:
    • Son palabras primitivas aquellas que no contienen ningún afijo (alta).
    • Son palabras derivadas las que contienen algún afijo (alt-itud).

Formación de nuevas palabras

Debido sobre todo a los avances de la ciencia y de la tecnología, el castellano debe crear nuevas palabras para designar las nuevas realidades.





Métodos Definición Ejemplos
Palabras totalmente nuevas

Acronimia Consiste en formar palabras con letras de otras palabras. sida= síndrome de inmunodeficiencia adquirida
Préstamo Consiste en tomar un término de otra lengua. club (del inglés club) chalé (del francés chalet)
Formación de palabras a partir de otras

Derivación Consiste en añadir un sufijo a la raíz de una palabra para formar otra nueva. máquina=maquin-ista
Composición Consiste en unir dos o más raíces en una sola palabra o en añadir un prefijo a una raíz. alta-voz, pre-historia
Parasíntesis Se produce cuando los mecanismos de composición y derivación intervienen simultáneamente en la formación de palabras. siete-mes-ino, en-ter-necer, des-car-ad-o

Partes de la oración

Las palabras de una lengua son muy diferentes por su significado, por su constitución y por las funciones que pueden desempeñar. Atendiendo a estos tres criterios podemos agrupar las palabras en clases o conjuntos, que tradicionalmente se llaman partes de la oración.

  • Las principales categorías gramaticales son: los sustantivos (ver t5), los artículos (ver t6), los adjetivos calificativos (ver t7), los pronombres personales (ver t8), los verbos (ver t9 y t10), los adverbios, las preposiciones y las conjunciones (ver t11).
  • A estos grupos se les suman otros que se diferencian fundamentalmente por su significado, por lo que constituyen categorías semánticas: los demostrativos, los posesivos, los indefinidos, los numerales (ver t6), los interrogativos, los exclamativos y los relativos.
  • Finalmente, hay que añadir las interjecciones, unas palabras con las que expresamos sentimientos y emociones, por lo que se suelen pronunciar con entonación exclamativa: ¡Ay!, ¡Oh!, ¡Caramba!, ¡Ojalá!

    Las interjecciones pueden constituir frases por sí mismas (ver t12).


El sustantivo

Los sustantivos, también conocidos como nombres, son palabras que designan personas, animales, cosas, ideas, etcétera, es decir, seres materiales e inmateriales, tales como niño, gato, campo, bondad o París. En cuanto a su forma, los sustantivos se componen de una raíz o lexema, unas desinencias o morfemas flexivos de género y número y, a veces, un morfema derivativo.

Clases

Atendiendo a su significado, los sustantivos pueden ser:

Comunes o propios





Comunes Hacen referencia a las características del ser al que nombran. Perro: cuadrúpedo, mamífero, cánido, ladrador... Son genéricos: se aplican a toda una especie o clase. Para referir a un individuo concreto se le añaden determinantes o complementos. Ese perro negro.
Propios Al nombrar a un ser no hacen referencia a sus características. María, Cartagena,Teide. Son individuales: nombran a un ser u objeto distinguiéndolos de otros de su misma clase. Nerón, por ejemplo, puede ser un emperador, un perro, una cafetería...

Concretos o abstractos





Concretos Designan seres u objetos que se pueden percibir por los sentidos. Rosa, tren, pitido, aroma, Pirineos.
Abstractos Designan ideas o cualidades que no se perciben directamente por los sentidos. Concepto, decisión, hermosura, ignorancia, tiempo.

Individuales o colectivos





Individuales Estando en singular, nombran a un solo ser. A veces, los sustantivos individuales se utilizan en singular con valor colectivo. Oveja, soldado, perro, barco. El tigre [los tigres] es un animal peligroso.
Colectivos Estando en singular, nombran a un conjunto de seres. Rebaño, ejército, jauría, flota.

Contables y no contables





Contables Nombran realidades que se pueden contar. Un día/ siete días. Una hormiga/ mil hormigas.
No contables Nombran realidades que no se pueden contar. Agua, arena, aire, simpatía.

Género

El género es un elemento gramatical que en español poseen todos los sustantivos.

Atendiendo a su género, los sustantivos se clasifican en masculinos y femeninos:

  • Son sustantivos masculinos aquellos que pueden combinarse con las formas masculinas de los determinantes (ver t6) y de los adjetivos (ver t7): el libro nuevo.
  • Son sustantivos femeninos aquellos que pueden combinarse con las formas femeninas de los determinantes y de los adjetivos: la casa vacía.

La mayoría de los sustantivos tiene un solo género: o son masculinos (portal) o son femeninos (hormiga). No obstante, hay sustantivos que admiten variación de género y, en consecuencia, pueden ser masculinos o femeninos: niño/niña, actor/actriz.

Sustantivos de forma única

Algunos sustantivos invariables en cuanto al género pueden llevar el determinante y el adjetivo en forma masculina o femenina. Se clasifican por su género en:

  • Género ambiguo: son los que nombran cosas que pueden llevar indistintamente artículos y adjetivos masculinos o femeninos sin que cambie su significado: el profundo mar/ la mar agitada; el margen derecho/ la margen izquierda.
  • Género común: aquellos que se refieren a personas y cuya variación de género provoca una modificación de significado, pues designan individuos de distinto sexo: el pianista húngaro/ la pianista húngara; ese joven moreno/ esa joven morena.
  • Género epiceno: tienen forma única que lleva el artículo y el adjetivo en el mismo género, tanto para un sexo como para el otro: la persona más tierna; el bebé dormilón. Siempre se refiere a seres animados.

Número

El número es también un elemento gramatical que poseen todos los sustantivos. En función del número, los sustantivos pueden estar en singular o en plural:

  • En singular nombran a un solo ser u objeto individual o colectivo (pared), y se indica no marcando la palabra, es decir, con el morfema de grado cero (Ø).
  • En plural nombran a varios seres u objetos de una misma clase (paredes).

Formación del plural

Las normas generales para la formación del plural son las siguientes:

  • Se añade -s a los sustantivos que en singular terminan en vocal no tónica (ver t3) (excepto y): libros, mesas, taxis, peines.
  • Se añade -es a los sustantivos que terminan en consonante y a los que acaban en y cuando este sonido se convierte en consonante al pasar a plural: flanes, leyes, álbumes, relojes.
  • Se agrega -s a los sustantivos que terminan en las vocales -a o -e tónicas: papás, sofás, cafés, pies.
  • Se agrega el morfema -es a los sustantivos que terminan en las vocales i, o, u tónicas, aunque tiende a imponerse el plural en -s: alhelíes/ alhelís/; jabalíes/ jabalís; rubíes/ rubís; rondóes/ rondós.
  • Algunos monosílabos acabados en vocal presentan el morfema -es en plural: aes, íes, oes, síes.

Casos particulares

  • Los sustantivos no agudos que en singular terminan en -s o en -x permanecen invariables: los miércoles, los tórax.
  • Los extranjerismos terminados en consonante a menudo fluctúan entre el plural que tienen en su idioma original y la adaptación al español (club ® clubs, clubes).
  • Los nombres compuestos (ver t4) agregan el morfema de número a uno de los dos lexemas, generalmente al último (pasodoble ® pasodobles).
  • Algunos sustantivos tienen únicamente una forma: el singular (sed) o el plural (cosquillas).

Determinantes

Las palabras que se anteponen a los sustantivos y los concretan o limitan su extensión (es decir, los determinan) se llaman determinantes y forman con el núcleo sustantivo el sintagma nominal.

El adjetivo

Los adjetivos son una clase de palabras que expresan cualidades (bueno, alto, azul, fuerte...), estados (vacío, enfermo, líquido...) u otras circunstancias tales como origen (español, africano...), clase (cristiano, laboral, vertebrado...), situación (próximo, anterior...) o acción (alborotador, gritón...) que se refieren a un sustantivo. El adjetivo concuerda con el sustantivo al que hace referencia, por lo que al igual que éste, presenta variación de género y número: gatas blancas, niño travieso.

Funciones

  • Principalmente actúa como complemento del sustantivo en el sintagma nominal (ver t15).
  • En el predicado, el adjetivo puede realizar dos funciones:
    • La de predicativo (ver t18): Pedro llegó cansado.
    • La de atributo (ver t19): Tu padre estaba contento.

Clases

Según su forma:

  • Adjetivos de una terminación: no presentan variación de forma al cambiar el género: Manzana verde/ plátano verde; hombre ágil/ mujer ágil.
  • Adjetivos de dos terminaciones: presentan formas distintas para el masculino y para el femenino: hombre rico/ mujer rica; día claro/ agua clara.

Según su significado:

  • Adjetivos explicativos o epítetos: designan una cualidad propia del sustantivo al que se refieren; es decir, ponen de relieve una idea que ya está contenida en el sustantivo: nieve blanca; hierba verde; mansos corderos.
  • Adjetivos especificativos: concretan al sustantivo limitando su extensión o seleccionándolo por la posesión de una nueva cualidad: Un perro hambriento caminaba solitario.

Grados

Los adjetivos calificativos significan cualidades que poseen los seres. Pero estas cualidades pueden expresarse en mayor o menor grado, es decir, con mayor o menor intensidad. Así, una montaña puede ser alta, altísima, más alta que otra, la más alta de todas...

La gradación de intensidad se indica en los adjetivos por medio de dos procedimientos diferentes:

  • Mediante la adición de un prefijo o un sufijo (ver t4): extrafino, superfuerte, finísimo.
  • Mediante adverbios de cantidad (ver t11): muy fino, más fino (que), bastante fino.

Según la intensidad con que se posea la cualidad a la que alude el adjetivo, éste puede estar en grado positivo, comparativo o superlativo.





Grado Definición Tipos Ejemplos
Positivo Expresa una cualidad que se atribuyea un ser o a un objeto.
El gamo es un animal rápido.
Comparativo Expresa una cualidad comparándolacon la misma cualidad de otro ser obien con otra cualidad del mismo ser. De superioridad: Más ... que
De inferioridad: Menos ... que
De igualdad: Tan ... como; Igual ... que
El gamo es más rápido que la cebra.
El gamo es menos rápido que el guepardo.
El gamo es tan rápido como el ciervo.
Superlativo Expresa una cualidad que se poseeen alto grado o en su grado máximo. Absoluto: Muy... ísimo, a érrimo, a
Relativo: El más...El menos...
El gamo es muy rápido.El gamo es rapidísimo.El guepardo es el mamífero más veloz.

Los adjetivos bueno, malo, grande y pequeño tienen comparativos de superioridad y superlativos especiales, distintos de los que se forman con los procedimientos mencionados.





Positivo Comparativo Superlativo
Bueno mejor óptimo
Malo peor pésimo
Grande mayor máximo
Pequeño menor mínimo

En ocasiones se usa una forma u otra indistintamente (tu casa es más grande/ tu casa es mayor), pero muchas veces no son intercambiables, sino que entre ellas hay diferencias de significado:

  • Luis es mayor que tú (indica edad).
  • Luis es más grande que tú (indica tamaño).

Superlativos del habla común

Junto a los superlativos óptimo, pésimo, máximo y mínimo, que expresan el grado máximo de la cualidad, se utilizan también las formas buenísimo, malísimo, grandísimo y pequeñísimo, más habituales en el habla corriente.

Existen además otros superlativos absolutos que tienen dos formas, una perteneciente al habla corriente y otra culta.






Forma culta Forma corriente
bueno bonísimo buenísimo
sabio sapientísimo muy sabio
fuerte fortísimo fuertísimo
cruel crudelísimo cruelísimo
libre libérrimo muy libre
íntegro integérrimo integrísimo
pobre paupérrimo pobrísimo
pulcro pulquérrimo pulcrísimo
tierno ternísimo tiernísimo
negro nigérrimo negrísimo
frío frigidísimo friísimo
áspero aspérrimo asperísimo


Pronombres personales

Los pronombres personales son las palabras que sirven para referirse a seres u objetos sin recurrir a un sustantivo, designándolos además por medio de las personas gramaticales. En general, presentan variación de género y número, así como de persona gramatical y de función sintáctica. Dado que los sustituyen, los pronombres personales desempeñan en la oración funciones propias de los sustantivos.

La persona gramatical

El hablante organiza la realidad según tres perspectivas:

  • El área del hablante, que corresponde a la primera persona gramatical: yo.
  • El área del oyente, que corresponde a la segunda persona gramatical: .
  • El área de lo ajeno al hablante y al oyente, que corresponde a la tercera persona gramatical: él, ella.

Clases de pronombres

Dependiendo de las funciones que desempeñan y del modo en que aparecen en el enunciado, existen dos grupos de pronombres personales:

  • Tónicos: tienen acento de intensidad y equivalen a un sintagma nominal, por lo que van precedidos por una preposición cuando realizan la función de complemento (salvo conmigo, contigo, consigo). Además, estos pronombres pueden aparecer aislados.
  • Átonos: carecen de acento fónico, por lo que, para realizar sus funciones de objeto directo (OD) y objeto indirecto (OI) siempre aparecen adyacentes al verbo:
    • Delante del verbo, cuando éste es una forma personal del indicativo o del subjuntivo: Lo vio en el parque.
    • Detrás de los infinitivos, gerundios e imperativos, con los que forman una sola palabra: No quiero verte más por aquí.

Los pronombres personales

Uso de los pronombres personales átonos

  • Los pronombres personales de primera y segunda persona tienen variación de número, pero no de género:

    me/ nos te/ os

    Además, tampoco varían de forma según la función que desempeñen:

    Ayer os vi en el cine. Os voy a dar vuestro merecido. OD OI
  • En cambio, los pronombres átonos de tercera persona, a excepción de se, tienen distintas formas para cada función:
    • Objeto directo: lo, la, los, las, con variación de género y número.
    • Objeto indirecto: le, les, con variación sólo de número.
  • En amplias zonas del Estado español, sin embargo, se tiende a utilizar el pronombre de tercera persona teniendo más en cuenta su género que su función, lo que ha originado tres fenómenos diferentes:

  • El leísmo: es el uso de le, les como objeto directo en vez de lo, los: *Cómetele ya.

    El leísmo está bastante generalizado en el Estado español y se admite cuando se refiere a personas (Invítale), pero no cuando se refiere a cosas (*Dásele [el libro]).

  • El laísmo: consiste en utilizar la, las como objeto indirecto en lugar de le, les: *La dije que viniera mañana.

    El laísmo está muy extendido en el centro peninsular e incluso fue utilizado por algunos escritores clásicos, pero no está admitido.

  • El loísmo: es la utilización de lo, los como objeto indirecto en lugar de le, les: *Lo dio un recado.

    El loísmo es poco frecuente y se considera de uso vulgar.

El pronombre se

El pronombre se admite usos y funciones muy diversos:

  • Ante los pronombres lo, la, le es una mera variedad de le, les.

    Le dije que fuera = Se [= le] lo [que fuera] dije.

  • Con un verbo en tercera persona tiene los siguientes valores :
    • Reflexivo: indica que la acción recae sobre el mismo sujeto que la ejecuta (Se lava).
    • Realza la participación o el interés del sujeto en la acción (Se construyó una bici).
    • Acompaña a los verbos pronominales (reírse).
    • Recíproco: engloba a dos o más sujetos e indica que la acción de cada uno recae sobre los demás (Pedro y Luis se ayudan).
    • Forma parte de la construcción impersonal (Se busca comprador).
    • En la pasiva refleja, indica que el sujeto no realiza la acción del verbo, sino que la padece (Se rompió la puerta).

El verbo. Los accidentes gramaticales

El verbo es el núcleo del sintagma verbal y, por tanto, del predicado. Es verbo toda palabra capaz de constituir una oración por sí misma (ya que lleva implícito el sujeto) o con ayuda de un sustantivo. Muchos verbos indican acciones, como bailar, hablar, volar... Pero otros muchos expresan estados o procesos que experimentan los seres, como ser, estar, vivir, crecer, envejecer, quedar, etcétera.

Estructura

El verbo admite muchas formas distintas, que son resultado de combinar dos partes:

  • La raíz o lexema del verbo soporta el significado semántico: cant-ar, com-er, part-ir.

    La raíz se obtiene quitando al infinitivo la terminación -ar, -er o -ir: cant-ar, beb-er, sal-ir.

  • Las desinencias son las terminaciones que se añaden a una misma raíz para obtener las distintas formas de un verbo, y que aportan significados gramaticales: cant-o, cant-abais, cant-arán.

    Estos significados son: persona, número, tiempo, modo y aspecto.

Conjugaciones verbales

Los verbos se agrupan en tres conjugaciones según la vocal temática que presenten al comienzo de sus desinencias. La vocal temática se aprecia claramente en la terminación de los infinitivos:





Infinitivo Vocal temática Conjugación
cant-ar a primera
tem-er e segunda
part-ir i tercera

Número y persona

La persona gramatical

  • La primera persona se identifica con el hablante, o hablantes. Puede llevar como sujeto los pronombres personales yo, nosotros, nosotras (ver t7).
  • La segunda persona es la persona a la que se habla. Lleva como sujeto los pronombres personales tú, vosotros, vosotras.
  • La tercera persona se refiere a todo ser u objeto que no es ni la primera ni la segunda persona. Puede llevar como sujeto los pronombres personales él, ella, ellos, ellas, usted, ustedes, y además todos los sustantivos.

El número

Las tres personas gramaticales pueden aparecer en singular o en plural.

Tiempo, modo y aspecto

El tiempo

Las formas verbales sitúan la acción en un tiempo determinado, que puede ser presente, pretérito (pasado) y futuro.

El modo

Manifesta la acción del verbo, y hay tres tiempos:
  • El indicativo es el modo de la objetividad, de la imparcialidad del hablante; éste se limita a exponer un hecho pasado, presente o futuro: Se acerca una tormenta.
  • El subjuntivo es el modo de la subjetividad, de la participación emocional del hablante frente a la acción; expresa un deseo, temor, posibilidad, duda, etc.: Que tengas suerte.

    También se usa para formular órdenes en oraciones negativas: No vengas mañana.
  • El imperativo es el modo del mandato; se utiliza para dar órdenes o instrucciones en las oraciones afirmativas: Ven pronto.

El aspecto

El verbo puede informar también sobre el desarrollo de la acción. El aspecto caracteriza la acción desde el punto de vista de su transcurso o de su término.

Hay dos aspectos:
  • Perfectivo: presenta la acción terminada, tanto si es presente, como si es pasada o futura: A las ocho habré llegado a Londres.
  • Imperfectivo: muestra la acción sin terminar, en su transcurso: Mañana volaré a Londres.

    El aspecto se expresa mediante desinencias, pero también con algunas perífrasis verbales (ver t10).

Tiempos verbales

El conjunto de formas que comparten las mismas nociones de tiempo, modo y aspecto y que solamente muestran variación de número y persona constituye un tiempo verbal.

Hay dos series de tiempos verbales, los tiempos simples y los tiempos compuestos. Salvo el imperativo, a cada tiempo simple le corresponde un tiempo compuesto que indica anterioridad con respecto a aquél.





Modos Tiempos simples Tiempos compuestos
Indicativo Presente (amo) Pretérito perfecto compuesto (he amado)
Pretérito imperfecto (amaba) Pretérito pluscuamperfecto (había amado)
Pretérito perfecto simple (amé) Pretérito anterior (hube amado)
Futuro (amaré) Futuro perfecto (habré amado)
Condicional (amaría) Condicional perfecto (habría amado)
Subjuntivo Presente (ame) Pretérito perfecto (haya amado)
Pretérito imperfecto (amara ? amase) Pretérito pluscuamperfecto (hubiera amado/ hubiese amado)
Futuro (amare) Futuro perfecto (hubiere amado)
Imperativo Presente (ama)


Las formas no personales del verbo. Perífrasis

Son formas no personales o formas nominales las que no añaden a la raíz desinencias verbales, sino una terminación especial. Se denominan no personales porque no expresan la persona gramatical, así como tampoco el tiempo ni el modo sin juntarse a otro verbo. Además, se utilizan para expresar matices aspectuales (modales/ obligación/ permiso) o cuando se unen con otros verbos en estructuras complejas de un solo significado: las perífrasis.

Formas no personales del verbo

Son el infinitivo (dibujar), el gerundio (dibujando) y el participio (dibujado).

Por un lado son verbos porque poseen una raíz verbal, pueden llevar complementos propios de los verbos y funcionan como núcleo del predicado en algunas proposiciones subordinadas (ver t27).

Por otro lado, además de carecer de desinencias verbales, las formas no personales del verbo pueden desempeñar funciones propias de otras clases de palabras: como sustantivo (el infinitivo), adverbio (el gerundio) y adjetivo (el participio).

El infinitivo

  • Significado: el infinitivo contiene el significado básico del verbo.
  • Función: actúa como verbo y como sustantivo:
    • Como verbo admite complementos verbales y a veces sujeto:
    • Como sustantivo ejerce funciones propias de esta clase de palabras y puede llevar artículo y complementos, y otros determinantes que acompañan a los sustantivos:

El participio

  • Significado: el participio tiene significado pasivo.
  • Función:
    • Como verbo admite complementos verbales e, incluso, sujeto:
      Su función principal como verbo es la formación, con el verbo haber, de los tiempos compuestos (ver t9) y con los verbos ser y estar, de la perífrasis de voz pasiva.
    • Como adjetivo desempeña las funciones propias de esta clase de palabras:

El gerundio

  • Significado: el gerundio tiene aspecto imperfectivo, ya que considera la acción en su desarrollo.
  • Función:
    • Como verbo admite los complementos propios de los verbos:
    • Como los adverbios, suele desempeñar la función de complemento circunstancial:

El núcleo verbal complejo: las perífrasis verbales

Una perífrasis verbal es un conjunto de dos formas verbales que funcionan como un solo verbo: El niño se echó a llorar.

  • Forma:
    • El primer verbo es siempre una forma personal simple o compuesta y actúa como verbo auxiliar de la segunda forma, aportando las desinencias verbales.
    • El segundo verbo es siempre una forma no personal que aporta todo su significado léxico.

      Las principales perífrasis verbales son:




Formas Significados Ejemplos
Perífrasis con infinitivo
Haber que + infinitivo Haber de + infinitivo Tener que + infinitivo Obligación.Hay que ir a trabajar. He de marcharme. Tenéis que venir.
Deber de + infinitivoSuposición o probabilidad.Deben de ser las doce.
Venir a + infinitivoAproximación.Vienen a costar lo mismo.
Ir a + infinitivoIntención.Voy a salir de viaje. Va a llover.
Ponerse a + infinitivoAcción inminente.Se puso a gritar.
Echar a + infinitivoComienzo de la acción.Echó a correr.
Volver a + infinitivoReiteración.Volvió a decirlo.
Acabar de + infinitivo Llegar a + infinitivoTérmino o fase final de la acción.Acaba de partir el tren. Llegó a ser un gran escritor.
Perífrasis con gerundi
Estar + gerundio Andar + gerundio Ir + gerundio Seguir + gerundio Venir + gerundio Acción que no ha acabado; que está desarrollándose o se repite.Está mirando por la ventana. Anda quejándose todo el día. Voy preparando la cena. Sigue intentándolo. Vengo siguiendo su trabajo.
Perífrasis con participio
Llevar + participio Dejar + participioAcción terminada.Lleva pescadas tres truchas. Dejó escritas sus memorias.
Haber + participioTiempos compuestos.El señor ha salido.
Ser + participio Estar + participioVoz pasiva.El castillo fue conquistado. La firma está dirigida por él.


Palabras invariables

Existen tres clases de palabras invariables: los adverbios, las preposiciones y las conjunciones. Los adverbios son palabras que se comportan como modificadores circunstanciales de los verbos, aunque también de los adjetivos o de otros adverbios. Las preposiciones y las conjunciones, por su parte, se utilizan para establecer relaciones entre palabras o partes de la oración.

El adverbio

  • Significado: los adverbios expresan afirmación, negación o duda, o significan circunstancias de lugar, tiempo, modo y cantidad.
  • Forma: los adverbios son palabras invariables. No obstante, muchos adverbios admiten sufijos para formar aumentativos, diminutivos o superlativos (prontito, cerquísima).
  • Función: el adverbio tiene funciones muy diversas:
    • Modificador del verbo, del adjetivo, de otro adverbio y, a veces, de un sustantivo: no vengas/ muy caliente/ bastante lejos/ muy hombre.
    • Complemento circunstancial del verbo, ya sea solo o como núcleo de un sintagma adverbial:
    • Conector o enlace entre oraciones: Carlos estuvo aquí. Después se marchó a casa.

Clases de adverbios

Atendiendo a su significado, se identifican las siguientes clases de adverbios:

De tiempo: ahora, anoche, temprano...

De lugar: aquí, detrás, afuera...

De modo: bien, adrede, fenomenal...

De cantidad: mucho, tan, nada...

De afirmación: sí, también, cierto...

De negación: no, tampoco, jamás...

De duda: acaso, probablemente, quizá...

De orden: antes, primero, sucesivamente...

Adverbialización de los adjetivos

En español es frecuente el paso de la categoría de adjetivo a la de adverbio.

  • Muchos adjetivos y algunos indefinidos (bastante, mucho, poco, demasiado, cierto...), inmovilizados en su forma de masculino singular, se han convertido en adverbios y son, por tanto, invariables: He hablado claro.

    Estas unidades son adjetivos o determinantes cuando muestran signos de concordancia con el sustantivo (Demasiados terrenos), y adverbios cuando no muestran concordancia (Terrenos demasiado pequeños).

  • Hay otros muchos adverbios formados mediante la adición del sufijo -mente a la forma femenina de un adjetivo:clara Þ claramente/ estupenda Þ estupendamente.

    Si se usan varios de estos adverbios coordinados, sólo el último lleva el sufijo -mente, pero todos ellos son igualmente adverbios, no adjetivos:

    Lo explicó clara, firme y sinceramente.

Locuciones adverbiales

Las combinaciones de dos o más palabras que tienen un significado único para todo el conjunto y desempeñan en la oración las mismas funciones que los adverbios reciben el nombre de locuciones adverbiales. Las locuciones adverbiales se consideran como un todo: no se pueden dividir ni tampoco cambiar las palabras que las integran.

Las locuciones adverbiales significan las mismas circunstancias que los adverbios: lugar, mar adentro, en medio, calle arriba; tiempo: en seguida, de pronto, de vez en cuando.

Locuciones conjuntivas

Son conjunciones que están formadas por dos o más palabras: sin embargo, no obstante, así que, de modo que, para que.

Locuciones prepositivas

Son grupos de palabras que funcionan como una preposición.

Estas locuciones están formadas por las siguientes clases de palabras:
  • Un adverbio y una o dos preposiciones: delante de, cerca de, alrededor de, junto a, por encima de, etcétera.
  • Un sustantivo y una o dos preposiciones: rumbo a, cara a, en vez de, a favor de, etcétera.

Las preposiciones

  • Las palabras que se suelen citar como preposiciones son las siguientes: a, ante, bajo, cabe (anticuada, significa ¿junto a¿), con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so (anticuada, significa ¿debajo de¿), sobre, tras, durante y mediante.

    Sin embargo, también son preposiciones excepto y salvo, así como la palabra menos cuando equivale a estas dos últimas: Estábamos todos menos.

  • Las preposiciones pueden expresar gran variedad de relaciones, como materia (Una estatua de bronce), instrumento (Lo clavó con un martillo), medio (Viaja por mar), lugar en donde (Vive en México), procedencia (Es un canguro de Australia), dirección (Voy a la playa), compañía, tiempo, causa, agente, posesión, pertenencia, precio, etcétera.
  • Además, una misma preposición puede tener varios significados, según su contexto. La preposición a, por ejemplo, puede significar dirección (Fue a la playa), modo (Se despidió a la francesa), tiempo (Iré a las tres), lugar, precio o causa.

    A veces se usan dos preposiciones agrupadas para poder matizar mejor lo que se desea expresar (de entre, por entre, hasta por, de a, etc.): Salió de entre los matorrales.

Las conjunciones

Las conjunciones se agrupan en dos clases:

  • Las conjunciones coordinantes unen palabras, sintagmas o proposiciones del mismo nivel sintáctico (coordinadas). Desde el punto de vista semántico, indican relaciones de adición, exclusión y oposición, por lo que estas conjunciones coordinantes se clasifican, respectivamente, en:
    • Copulativas (y, e, ni).
    • Disyuntivas (o, u).
    • Adversativas (mas, pero) (ver t22).
    • Explicativas (o sea, es decir, esto es, a saber) (ver t22).
  • Las conjunciones subordinantes unen proposiciones de distinto nivel sintáctico, (subordinadas).

    Las conjunciones subordinantes se clasifican en completivas (que, si), comparativas, consecutivas, finales, concesivas, causales, condicionales, etcétera. (ver t22).






WebRep
Calificación general
 
Comments