Colorear imágenes con GIMP

En la página Pinta a Yawara (http://perso.wanadoo.es/jygoroweb/ ) encontrarás todas las explicaciones paso a paso de cómo colorear imágenes:


Paso 1: Limpiar la imagen

Ésta será la imagen que queremos colorear:

  1. Abre GIMP
  2. Abre la imagen (menú Archivo / Abrir)
  3. A continuación, convierte la imagen a RGB. Esto significa que prepararás la imagen para soportar millones de colores (Imagen / Modo / RGB)
  4. Después de esto lo que interesa es quitar ese efecto de transparencia tan molesto que hace que se vean las páginas de detrás. Para ello, modifica los niveles de negro y el blanco. Básicamente significa dejar las partes más oscuras de la imagen de color negro, y las partes más claras de color blanco (Colores / Niveles). Saldrá una ventana de diálogo en la que debes modificar los valores. Si miras arriba hay como una gráfica y debajo hay tres flechitas: una negra, una blanca y la del medio color grisácea. Pues bien, mueve la flechita negra hacia la derecha hasta más o menos donde se comienza a dibujar la gráfica. Ahora mueve la flechita blanca hacia la izquierda hasta que veas en la imagen que se va aclarando, pero sin pasarse. Los niveles de entrada ideales para esta imagen de ejemplo son los que aparecen en la parte de arriba de la ventana: 19, 0.87 y 204, pero en otras imágenes pueden salir otros resultados. Dale a Aceptar saldrá una imagen limpia, nítida y lista para colorear.
  5. Como el fondo no nos interesa, lo podemos borrar. Para esto escogemos la herramienta goma, selecciona la brocha (en la ventana de diálogo de selección de brochas) más grande para comenzar a borrar. La parte más delicada es la de los bordes del pelo de Yawara y de la francesa Marceau. Ve con cuidado y poco a poco (con una brocha más pequeña) y si todo ha ido bien te quedará una imagen así:



Paso 2: Pintando con colores planos

Si ya tienes la imagen limpia, puedes comenzar a pintar la imagen. Pinta el dibujo con colores planos y pálidos, para pintar más fácilmente las sombras y las luces más adelante. Para pintar con Gimp hay varias posibilidades:
  • Pintar directamente con el pincel
  • Seleccionar por zonas y rellenar con el bote de pintura

Pintar directamente con el pincel
Para pintar con el pincel, si por ejemplo quieres pintar la cara de Yawara, escoge la herramienta pincel y la brocha que quieras. Después, escoge un color carne pálido de la ventana de herramientas (pulsando encima del cuadrado de color, puedes elegir entre millones de colores) y elige en la ventana de opciones de herramienta el MODO SOLO OSCURECER. Este modo de pintura es ideal a la hora de pintar sobre un dibujo en blanco y negro (como es nuestro caso), ya que sólo pinta las zonas claras dejando las oscuras intactas. Pasa, como ejemplo, la brocha por encima de la nariz de Yawara y lo entenderás. Con cuidado de rodear los ojos de Yawara, (ya que éstos los dejaremos sin pintar) la imagen quedará así:



Si te pasas o te equivocas puedes corregir el error retrocediendo un paso hacia atrás (menú Editar / Deshacer. O bien Ctrl + Z).
NOTA: Si no vas a volver a utilizar el MODO SOLO OSCURECER, es recomendable volverlo a dejar en MODO NORMAL, así te evitarás problemas más adelante.

Seleccionar por zonas y rellenar con el bote de pintura
Este método es algo más avanzado y es el que más se suele utilizar. Consiste en seleccionar primero las zonas de la imagen que van a ser de un mismo color, y después pintarlas con el bote de pintura. Para seleccionar zonas, se puede hacer de muchas formas:
  • Una forma es, por ejemplo, utilizar la herramienta de la barita mágica y hacer clic en el interior de la cara de Yawara, quedará seleccionado todo el color blanco que hubiera alrededor de donde has hecho clic. Si, además, quieres seleccionar el cuello que es del mismo color, mantén pulsada la tecla Mayúsculas (SHIFT) y haz clic con la barita en el cuello. Ahora tendrás seleccionada la cara y el cuello. Pero el problema está en que también se han seleccionado los ojos, que recordemos no tienen que pintarse. Lo que haremos es utilizar la máscara rápida. Si te fijas en la ventana de la imagen abajo a la izquierda hay dos botoncitos. Si pulsas en el que sale un cuadrado rojo, la imagen se volverá roja menos las partes que estaban seleccionadas (cara y cuello de Yawara). En el modo máscara si pintas el resto de la cara de Yawara con el color blanco, estarás seleccionando esa zona, y si lo haces con el color negro, lo que estarás haciendo es deseleccionar (por eso pintaremos los ojos con el negro). Una vez tengas la cara y el cuello de Yawara pintadas con blanco y los ojos con negro, pulsa el botoncito del circulo de la ventana de imagen, con lo que quedará la selección hecha, que es lo que queríamos. Ahora ya puedes escoger la herramienta del bote de pintura, elige el MODO SOLO OSCURECER y pulsa sobre la selección. Este método aunque es mucho más complicado que el anterior, es el ideal cuando la imagen es grande o hay muchas zonas que van a ser del mismo color. Una vez ya has pintado la zona seleccionada, debemos quitar la selección con menú Seleccionar / Nada.



Paso 3: Acabados y detalles menores


Si ya tienes la imagen coloreada con colores planos, entonces ya puedes añadirles las sombras y los brillos que darán profundidad y realismo a la imagen. El proceso de sombrear la cara de los personajes de Yawara es siempre el mismo:
  • Según de donde venga la luz, la cara de Yawara tendrá el brillo a la izquierda o a la derecha. Al lado contrario de la cara irá la sombra
  • Añade también sombras debajo de las cejas, al lado o debajo de la nariz, en la cavidad de ésta, en el interior de las orejas y debajo del labio inferior
  • Añade brillos a un lado de la nariz y, opcionalmente, a la mejilla del otro lado de la cara de donde procede el brillo. También en la parte inferior de los ojos para darle más realismo, y en el labio inferior para dar sensación de humedad
  • De igual modo, puedes añadir las sombras del flequillo sobre la frente de Yawara.

Brillo principal de la cara de Yawara
Con la herramienta de rutas podemos hacer curvas de Bézier, que nos será de gran ayuda en este momento. El manejo de esta herramienta es sencillo, pero hace falta practicar un poco hasta entender su funcionamiento. Selecciona la herramienta (es la que tiene dibujada una pluma de la que salen puntos) y marca la opción Difuminar en la ventana de opciones de herramienta. Haz clic en la barbilla de Yawara y despúes clic en la parte inferior del ojo. Sin soltar el botón izquierdo del ratón, haz la curva moviendo hacia los lados hasta que quede como en la figura:

Después, sin soltar el botón izquierdo del ratón, pulsa la tecla Mayúsculas (SHIFT) y mueve la recta tangente de la siguiente curva así:

Suelta el botón izquierdo del ratón y haz clic un poco a la derecha de donde has dejado el punto de la recta anterior:

Después, ve haciendo clic poco a poco para ir marcando pequeñas rectas, tratando de rodear la oreja. Sigue hasta encontrar el primer punto que hiciste, el de la barbilla:

Una vez que hayas hecho el último punto, es hora de cerrar la zona. Para ello haz clic en el medio de la zona creada y, si todo ha ido bien, ya tendrás seleccionada esa zona. Ahora es cuestión de coger el bote de pintura y rellenarla. Utiliza el MODO SOLAPAR del bote de pintura y escoge el color Blanco para los brillos y el Negro para las sombras. Puesto que la zona que tienes seleccionada es un brillo, rellénala con el blanco en MODO SOLAPAR:

Ahora ya tienes el brillo principal de la cara. Para hacer la sombra del otro lado sigue el mismo procedimiento. Para hacer los pequeños brillos y sombras en los demás lugares de la cara coge la herramienta del pincel y una brocha con los bordes difuminados. Con el MODO SOLAPAR del pincel, usa el blanco para las luces y el negro para las sombras.
Este es el resultado después de añadir todos los brillos y sombras al dibujo:


Nota: para las sombras de la ropa pinta con un color gris y el MODO OSCURECER SOLO del pincel, ya que el MODO SOLAPAR no provoca ningún efecto en el blanco.


Paso 4: Gestión de capas de imagen

Si hay algo en lo que destaque el programa Gimp, es en su eficiente manejo de capas. Una capa no es más que una imagen superpuesta encima de otra, pero para que se vea la capa inferior, es necesario que la capa superior tenga zonas transparentes. Gracias a las capas, una vez pintado un dibujo, es muy fácil cambiar el fondo si antes nos hemos preocupado de hacer transparente el fondo de la imagen superior. Por ejemplo, a partir de la anterior imagen, salen dos imágenes diferentes con sólo cambiarle el fondo:

Todo esto lo puedes gestionar desde el menú Ventanas / Diálogos empotrables / Capas. Puedes crear tantas capas como quieras o necesites. Una vez pintada cada capa, si quieres que el efecto de superposición sea más suave, puedes aplicar a cada capa un efecto de suavizado en los bordes.

NOTA: Si quieres guardar el archivo con todas las capas, deberás guardarlo con la extensión .xcf, que es la del propio Gimp. Cuando ya termines de retocar la imagen, guárdalo como .jpg (Exportar para que aplane la imagen, ya que el formato jpg no soporta capas de imagen).



Mira el siguiente vídeo-tutorial:

Comments