Seleccionamos los poemas que más nos gustan para recitar y con Audioboo, un grabador de audio en internet, los subimos a la página.


Veintiuno de enero

Las olas de tus labios
mecen la nave de mi pensamiento
cuando el alba suspira
la risa blanca del amanecer.
El cielo tose, inopinadamente, una luz de gaviotas,
que tejen en el ágora fluvial de nuestros ojos un
[silencio de lágrimas.
Alma

Mi alma es una mano,
que pide una limosna en el portal
cerrado de mi cuerpo.
Es un jarrón dormido donde el leve perfume de una rosa
se desnuda en fragancias ante los ojos ciegos de la noche.
Mi alma es el pensamiento de la lluvia,
tiene forma de sed cuando en sus labios beben
las vegetales bocas de los árboles,
la lengua sinuosa de los ríos,
las preguntas que no tienen respuestas.



                
El beso

- Ante una escultura de Ángel Ferrant-
Marzo de dos mil once.
El sol de aquella tarde nos ungía de luz,
mientras el río lloraba desconsoladamente.
En nuestros labios ígneos
fundimos las pavesas de los besos.
Escultura callada, nunca dejes de hablarnos
con la belleza misma de este instante.
Sin título

De puntillas, la luz
cruza el paisaje gris de tu mirada.
El color de una rosa
canta en la jaula dulce de sus pétalos.
Sobre la piel del agua
vive la transparencia del silencio








Ć
sin-titulo-nicolas.mp3
(188k)
Juana Portugal PPE y pcpipabloneruda,
10 feb. 2019 4:42