Cómo aprender‎ > ‎

Exposiciones orales

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela".
(Albert Einstein)

Al hacer una exposición oral de un tema ante el resto de la clase, te obligarás a aprenderlo bien. Una buena medida de saber si algo lo tienes bien aprendido es probar a explicárselo a los demás.

Una exposición oral consiste en hablar en público sobre un tema determinado. A la exposición oral también se le llama conferencia o ponencia. Es una importante manera de comunicar y transmitir información. En este caso se trata de que presentes a tus compañeros y compañeras un trabajo que has preparado previamente.

Cómo hacer una buena exposición oral:
  • Prepara tu intervención. No se puede hablar sobre un tema si no se sabe nada. Lo primero que debes tener en cuenta es de qué vas a hablar, y si tienes o no conocimientos.
  • Elabora un guión. Puede servirte el guión de tu trabajo, con algunas anotaciones sobre detalles que no debes olvidar. Por ejemplo, puedes suprimir datos difíciles de entender, y ampliar otras explicaciones que interesen y enganchen al público.
  • Ensaya en voz alta. Habla frente a un espejo, o pide a algún amigo o familiar que haga de público. Si no sabe nada del tema y al final ha aprendido cosas, es una muy buena señal. También puedes grabar tus ensayos y luego escucharlos.
  • Habla despacio. No te aceleres; habla lentamente, y haz pausas durante la intervención. Ayudarás al público a “digerir” la información, y a ti te servirán para centrarte y tranquilizarte. No olvides vocalizar y pronunciar con claridad. Te entenderán mucho mejor.
  • Mueve las manos para apoyar lo que dices: señala, apunta, compara,… Los gestos refuerzan lo que cuentas, no sólo estás comunicando con la voz. Es muy importante que mires al público, y no siempre al mismo sitio. Debes hablar para todas las personas de la sala. Mirarles a los ojos dará sensación de seguridad.
  • Utiliza materiales de apoyo. Se dice que una imagen vale más que mil palabras. Puedes ayudarte de fotos, diagramas, mapas, dibujos,…, etc. Puedes elaborar un mural, o aprovechar la pizarra de clase o el ordenador para mostrar tus imágenes, o una presentación de diapositivas. Pide ayuda al profesor para esto. Pero ten en cuenta que estos materiales deben servir de apoyo a tu conferencia, pero nunca sustituirla.
  • No te enrolles. Habla como sueles hacerlo normalmente. No utilices expresiones raras o complicadas, porque no te entenderán. Busca la manera más sencilla de decir las cosas. Suele ser la mejor.
  • Disfruta. Pásatelo bien. Has invertido mucho tiempo y esfuerzo en investigar y preparar la presentación. Ha llegado el momento de que los demás vean el resultado; todas las cosas que has aprendido, y lo bien que sabes contarlo. Al final de tu conferencia, responde a las preguntas de tus compañeros, y diles dónde pueden encontrar más información sobre el tema.



Evaluación:


Comments