1737 días desde
Dia de la Virgen del Carmen

Inicio‎ > ‎

Reseña Historica

La hoy floreciente y pujante ciudad de Lorica fue fundada inicialmente en 1739, con el nombre de San José de Gaita, en memoria del cacique de este nombre. El lugar donde se levantaba era terreno insalubre y expuesto a las inundaciones, tanto que en una ocasión la ranchería fue semidestruida por una gran creciente. Debido a tales circunstancias, don Antonio de la Torre y Miranda convenció a sus habitantes para trasladar la población a la isleta de la arica que quedaba a orillas del caño La Loma. Así se hizo el 24 de Noviembre de 1776. A la nueva población el español le dio el nombre de Santa Cruz de Orica.

Santa cruz de Lorica tuvo hasta mediados del siglo XX una importancia económica basada en su ubicación al norte del rió Sinu, navegables por entonces, y por su proximidad al mar, lo que la hacia como puerto regional del antiguo departamento de bolívar, el paso obligatorio a esa despensa agrícola y ganadera de Cartagena que era el valle del Sinu.


        Panoramica de Lorica.


En 1904 la ciudad fue elevada a la categoría de la capital de la providencia del bajo Sinu y para 1923 fue erigida en uno de los municipios del departamento de Bolívar. Años más tarde, cuando fue creado el departamento de Córdoba entro a formar parte de sus 16 municipios que lo conformaron inicialmente.

Luego, Al construirse la troncal de occidente, que unió el interior del país con la costa, Lorica perdió su importancia relativa para serlo solamente el ámbito del bajo Sinu, pero su historia habría de plasmarse en una mezcla de familias tradicionales de la capita bolivarense e inmigrantes libaneses, venidos desde finales del siglo XIX hasta los años treinta, y de un estilo arquitectónico que funde lo republicano con lo vernáculo y lo mudéjar, mezcla de andaluz y árabe.

Santa Cruz de Lorica se destaco como una localidad con gran movimiento comercial y social con el río Sinu como primer vial importante y el puerto de Lorica como el primero en donde llegaban toda la mercancía y pasajeros de otras localidades; se dio un auge en su arquitectura por ser los terratenientes de la región, personas de buen gusto que asimilaban los avances que en este campo se sucedían en otras ciudades, al igual que ellos los inmigrantes sirio-libaneses trataban de construir sus propiedades con gran esplendor.