LA MÍSTICA

APARICIÓN

La mística es un fenómeno tardío. Aparece en la 2ª mitad del siglo XVI en medio del clima de profunda espiritualidad que se respira en la España de Felipe II a raíz de la Contrarreforma.

LA EXPERIENCIA MÍSTICA

La poesía describe la experiencia, difícilmente expresable, de la unión del alma con Dios. Esa experiencia mística:

- Exige un proceso previo de purificación (Ascética), a través del cual el alma, con la renuncia y la penitencia, se desentiende del mundo y busca la perfección moral.

- No depende de la voluntad humana: es una gracia divina; sólo unos cuantos elegidos están llamados a vivir la unión mística con Dios.

- El extasis: el alma al fundirse con la divinidad, se sumerge en un estado de de embelesamiento, de supremo goce en el que cesa la actividad de los sentidos y se desconecta del mundo circundante.

- Es inefable, no se puede expresar con el lenguaje; el poeta es incapaz de encerrar en la pura materialidad de las palabras el cúmulo de sensaciones vividas en ese estado de enajenación mística. Para describirlo recurre a procedimientos como el símbolo, la alegoría, la paradoja y la antítesis.

Dos figuras destacan sobre todas la demás: Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.