Generales • Generals

[Versión en español abajo]
Don Ramón de Castro

Lema: "De Forti, Dulcedo"
Motto: "Out of the Strong, Sweetness"

Ramón de Castro y Gutierrez, Brigadier General of the Royal Armies
. Governor and Captain General of Puerto Rico during the British Siege of 1797.

Born in Lucena, Spain in 1751 as the son and successor of Don Lorenzo de Castro, Marquis de Lorca, Baron de San Pedro, Lord of Piedra Abundante, Ontoria and Río Franco.

He began his military career as an lieutenant in the Disciplined Militias of the Province of Burgos. He rose to the rank of captain in the militia. He entered the regular army as a lieutenant in the Regimiento Príncipe, where he rose through the ranks.

He was the Aide de Camp on the expeditionary force sent from Spain to Mobile in what was then Spanish Florida with Bernardo de Gálvez.

Don Ramón de Castro was a Gentleman of His Majesty’s Council. He was also Knight of the Order of Santiago as Pensionair to the Commendation of Pozo Rubio which yielded a stipend of 12,936 Reales as a price for a successful defense during the Battle of Mobile on January 7, 1781.

 
He was Commandant General of the inner provinces of the East in the kingdom of New Spain from 1791 to 1793.


Involvement in American Revolutionary War

When Spain entered the American Revolutionary War in 1779, Bernardo de Gálvez, the energetic governor of Spanish Louisiana, immediately began offensive operations to gain control of British West Florida. In September 1779 Gálvez gained complete control over the lower Mississippi River by capturing Fort Bute and then shortly thereafter obtaining the surrender of the remaining forces following the Battle of Baton Rouge.



Gálvez followed up these successes with the capture of Mobile on March 14, 1780, following a brief siege. After the capture the Spanish built an entrenched outpost on the east side of Mobile Bay, in Fort Village which controlled Mobile’s water supply.



Command at Mobile Outpost

When the British troops arrived on January 7, the Mobile outpost was manned by about 200 men. Don Ramon de Castro was in command with a detachment of the Spanish Prince Regiment.

The British garrison nearest to Mobile was in West Florida’s capital, Pensacola. The commander, General John Campbell, had under his command about 500 men, composed mostly of men from the 16th and 60th Regiments, but also including some German Waldecker grenadiers and some Loyalist militia. The British relations with the Creeks, Chickasaw, and Choctaw Indians were also relatively good.



Emboldened by the destruction of a Gálvez-led expedition against Pensacola by a hurricane in the fall of 1780, Campbell decided to attempt the recapture of Mobile. On January 3, he dispatched an expedition of more than 700 men under the command of the Waldecker Captain von Hanxleden.

Battle of Mobile

The Battle of Mobile was a British attempt to recapture the town of Mobile (then in the British province of West Florida) from the Spanish during the American Revolutionary War. The Spanish had previously captured Mobile in March 1780.

On January 7, 1781, Hanxleden’s force arrived near the outpost late on January 6, and made a dawn attack the next morning. Forty of the Spaniards made a dash for a boat anchored nearby, but the British cut many of them down with a musket volley. Indians from the expedition then followed the Spaniards into the water to collect scalps. The remaining Spanish coolly opened fire on the British, killing Hanxleden and nineteen others.

Don Ramon de Castro led a successful bayonet charges against 3 to 1 odds. The only British officer to survive was the loyalist brother of Francis Scott Key. The British troops then disengaged and retreated.

Aftermath

The British fled back to Pensacola, and made no further attempts against Mobile. Spanish authorities in Cuba dispatched additional forces to hold Mobile when they learned of the attack. Spanish Field Marshal Gálvez captured Pensacola later in the year, completing his conquest of West Florida.

The Spanish Army's Hibernia Regiment, which was composed of Irish soldiers, participated in the Siege of Pensacola. El Regimiento Hibernia del Ejercito Español, compuesto de soldados Irlandeses, participó en el sitio de Pensacola.

Siege of Pensacola

By early 1781, the Pensacola garrison consisted of the 16th Regiment, a battalion from the 60th, and 7 (Johnstones) Company of the 4th Battalion Royal Artillery (Present day 20 Battery Royal Artillery, 16 Regiment Royal Artillery). These were augmented by the Third Regiment of Waldeck and several companies of Loyalist militia.

Gálvez had received detailed descriptions of the state of the defenses in 1779 when he sent an aide there under the guise of discussions concerning the return of escaped slaves, but Campbell made numerous changes in the intervening years. Pensacola’s defense works in early 1781 consisted of Fort George, an earthen works topped by a palisade that was rebuilt under Campbell’s directions in 1780. North of the fort he had built the Prince of Wales Redoubt, and to its northwest was the Queen’s Redoubt, also built in 1780. Campbell also erected a battery called Fort Barrancas Colorada near the mouth of the bay.



Gálvez and the Spanish fleet, under the command of Captain José Calbo de Irazabal, sailed from Havana on February 13 with about 1,300 men. Gálvez had ordered additional troops from New Orleans and Mobile to assist. Arriving outside Pensacola Bay on March 9, Gálvez landed some troops on Santa Rosa Island, the barrier island protecting the bay. When the island turned out to be undefended, he landed some artillery, which was then used to drive away the British ships in the bay.

Ramon de Castro Joins Bernardo de Galvez at Pensacola

Over the next several days, the portions of the Spanish invasion force came together on the mainland, including the reinforcements from Mobile under Don Ramon de Castro. They cautiously moved toward Pensacola and studied its fortifications. The approach was interrupted on April 19 by the unexpected arrival of unknown ships. These turned out to be a combined Spanish-French fleet under the command of José Solano y Bote and François Aymar, the Baron de Monteil, bringing Spanish Field Marshal Juan Manuel de Cagigal, 1,600 Spanish troops, and 725 French troops. These additional forces were sent from Havana in response to reports (likely inaccurate) had reached Havana that a British fleet had been sighted.

The Battle of Pensacola

On April 28, siege operations finally got underway. By May 1 they had emplaced a battery of cannons overlooking the Queen’s Redoubt, and begun digging trenches toward an even more advantageous position. On May 4 the British made a sortie, in which they temporarily occupied the second position, and spiked the cannons the Spanish had placed there before retreating back behind their defenses.

Four days later the Spanish cannons found their lucky mark, when they hit the magazine in one of the British redoubts. The explosion killed at least 85 men and left the redoubt in ruins.



Spanish Grenadiers next to Freed Black Infantry of Havana advancing on ruins of  Fort George. Granaderos Españoles avanzando sobre ruinas del Fuerte George acompañados de Infantería de Morenos Libres de la Havana.

The Spanish quickly occupied the position and began using it to shell Fort George itself. At 3 pm, the fort’s garrison raised the white flag.

Victory at Pensacola

The terms of capitulation included the entirety of British West Florida. The Spanish captured, in addition to the British garrison, large quantities of war material and supplies. Gálvez had the batteries and Fort Barancas Coloradas moved closer to the bay entrance, and also built a similar battery on Santa Rosa Island as defenses against future British attempts on Pensacola.

The British troops were first taken to Havana, and then returned to the British in New York, an action that drew protest from the United States. (Gálvez probably believed that Spain was at war with Britain, rather than being allied with the United States.)

Governorship of the Island of Puerto Rico & Captain General of the walled and fortified city of San Juan

He took posesion of his assignment in Puerto Rico on the 21st of March of 1795 as Governor and Captain General. In 1797, after two years of preparations based on his experienced in the mobile and Pensacola campaigns, his mostly island born armies repulsed a large British force led by Sir Ralph Abercromby that laid siege to the city of San Juan. The siege lasted from the 21st of April to the 1st of  March.

Due to his brilliant defense of the island and exemplary previous service, he was promoted to Field Marshal. He relinquished his post and command on the 12 of November of 1804. de Castro sailed for Spain on the 28th of April of 1809.

He was married to Doña Teresa Fabia y Fernández de Bazán. His daughter born in Mexico, Doña María de Guadalupe, died in San Juan from tropical disease at the age of 12 on the 8th of December of 1804. She was followed by his other daughter who died from the same cause shortly thereafter.

Daughters of Don Ramon de Castro painted by José Campeche.

After his defense of San Juan he was named Captain General of Valencia. He died two months after arriving in Cadiz, Spain longing for the island and his daughters.

____________________________________________________________________________

Don Ramón de Castro y Gutiérrez, Brigadier de los Reales Ejércitos, gobernador y capitán general de Puerto Rico.

Castro y Gutiérrez, Ramón de. Brigadier de los Reales Ejércitos, gobernador y capitán general de Puerto Rico. Tomó posesión el 21 de marzo de 1795, y en 1797, rechazó el ejército inglés que al rnando de Sir Ralph Abercronby puso sitio a la ciudad de San Juan, desde el 17 de abril al 1ro de mayo. Fue ascendido a Mariscal de Campo y cesó en el mando de esta Isla, el 12 de noviembre de 1804, embarcando para España el 28 de abril de 1809.

Natural de España, hijo y sucesor inmediato del Marqués de Lorca; Barón de San Pedro, Señor de Piedra Abundante y de los señoríos de Ontoria y Río Franco, y gentilhombre de Cámara de S. M. Era Caballero Pensionista de la encomienda de Pozo Rubio de la Orden de Santiago, por la acción del día 7 de enero de 1781 en defensa del Fuerte de Willage, que mandaba, para proteger y conservar a Mobile, y tuvo a su cargo la comandancia general de las provincias internas de Oriente, en el Reino de Nueva España. Estaba casado con doña María Teresa Fabia y Fernández de Bazán, y su hija doña María de Guadalupe, nacida en México, falleció en San Juan a la edad de 12 años, el 8 de diciembre de 1804. (Lib. 16 de defunciones de la Catedral, fol. 167 vto.)
__________________________________
Neumann, Benefactores de Puerto Rico, t. II, nota de la pág. primera, refiere que, según tradición de familia, don Ramón de Castro y Gutiérrez nació en Lucena, provincia de Córdoba, hijo de don Lorenzo de Castro y de doña Teresa Gutiérrez, y hermano de doña Vicenta, esposa de don Pedro Navajas, Marqués de Dos Aguas, abuelos paternos de don Ángel Navajas, que fue comandante, del ejercito español en esta Isla.

Tenemos a la vista la partida de bautismo de don Rafael Navajas y de Castro padre de don Ángel), y en ella se lee que nació en Lucena el 28 de octubre (le 1694, hijo de don Pedra Navajas y Herentia y de dola Vicenta de Castro y Enríquez; abuelos paternos: don Pedro Navajas y doíla Teresa Herencia; abuelos maternos: don Lorenzo de Castro y doña Teresa Enríquez, naturales de Liicena.

La diferencia de los apellidos maternos hace dudosa, aunque posible, la tradición a que se refiere Newmann. Por otro lado, el título de ‘Marqués de Dos Aguas, creado en 1699, lo poseía en 1766, don Ginés Rabaza de Perellós; en 1772, su hijo de igual nombre: luego pasó a los Marqueses de Serdañola, que lo era por el año 1797, don José Pascual de Marimón; en 1853 fue cedido a don Vicente Dasi y Luesma y eri 1895 lo poseía doña Rosalía Dau y Moreno.

El empezó su carrera militar como un teniente en las Milicias Disciplinadas de la Provincia de Burgos. El subió al grado de capitán en la milicia. El entró al ejército regular como un teniente vivo en el Regimiento de Príncipe, donde él ascendió por los grados. El fue el Ayudante de Campamento en el cuerpo expedicionario enviado de España a Mobile en lo que entonces era Florida española occidental con Bernardo de Gálvez.

Ramón de Castro fue un Caballero del Concilio de Su Majestad. El fue también Caballero de la Orden de Santiago como Pensionario a la Alabanza de Pozo Rubio que rindió una remuneración de 12,936 Reales como recompensa por la defensa exitosa durante la Batalla de Fort Village en Mobile el 7 de enero de 1781.

El fue General de Comandante de las provincias interiores del Este en el reino de Nueva España de 1791 a 1793.

La participación en la Guerra norteamericana de Revolucionario

Cuándo España entró la Guerra de Independencia Americana en 1779, Bernardo de Gálvez, el gobernador energético de Luisiana española, empezó inmediatamente operaciones ofensivas para ganar control de Florida Occidental inglesa. En septiembre 1779 Gálvez ganó control completo sobre el sur del Río Mississippi capturando Fuerte Bute y luego obteniendo la rendición de las fuerzas restantes que siguen la Batalla de Baton Rouge.

Gálvez siguió estos éxitos con la captura de Mobile en el 14 de marzo de 1780, siguiendo un sitio breve. Después de la captura el español construyó una avanzada atrincherada en la zona del este de la Bahía de Mobile, en un área que controló el abastecimiento de agua de Mobile conocida como Fort Village.

Comandante en Fort Village

Cuándo las tropas inglesas llegaron el 7 de enero, Fort Village estuvo guarnecido por aproximadamente 200 hombres. Ramon de Castro estuvo al mando con un destacamento del Regimiento Príncipe español.

La guarnición inglesa más cercana a Mobile estuvo en la capital de Florida Occidental, Pensacola. El comandante, John Campbell General, tuvo bajo su orden aproximadamente 500 hombres, compuestos en su mayor parte de hombres del Regimientos 16 y Regimiento 60 de infantería, pero también inclusive algunos granaderos de alemanes Waldecker y alguna milicia americana leal a la corona británica. Las relaciones inglesas con los Creeks, Chickasaw, y Choctaw indios fueron también relativamente buenos.

Animado por la destrucción de una expedición de Gálvez-Dirigió contra Pensacola por un huracán en el otoño de 1780, Campbell decidió procurar la recuperación de Mobile. El 3 de enero, él expidió una expedición de más de 700 hombres bajo la orden de Von Hanxleden, Capitán del Regimiento Waldecker.

La batalla de Mobile

La Batalla de Mobile fue una tentativa inglesa de recuperar el pueblo de Mobile (entonces en la provincia inglesa de Florida Occidental) del español durante la Guerra norteamericana de Revolucionario. El español había captado anteriormente Mobile en el 1780 de marzo.

En el 7 de enero de 1781, la fuerza de Hanxleden llegó cerca de Fort Village tarde el 6 de enero, e hizo un ataque la mañana siguiente al amanecer. Cuarenta de los españoles se retiraron para un barco anclado cerca, pero los ingleses cortan muchos de ellos con una lluvia de mosquete. Indios de la expedición entonces siguieron a los españoles en el agua para cortar cabelleras. Los españoles restante abrieron fuego con serenidad sobre los ingleses, matando Hanxleden y diecinueve otros.

Ese día, Ramon de Castro dirigió una cargas a la bayoneta exitosas contra tres veces el número de sus hombres. El único oficial inglés que sobrevive fue el hermano de Francis Scott Key, que era leal a rey inglés. Las tropas inglesas entonces se retiraron del combate.

Repercusiones

Los ingleses huyeron a Pensacola, e no hicieron tentativas adicionales contra Mobile. Las autoridades españolas en Cuba expidieron fuerzas adicionales para tener Mobile cuando ellos supieron del ataque. El Mariscal de campo español Gálvez capturó Pensacola luego en el año, completando su conquista de Florida Occidental.

El sitio de Pensacola

A principios de 1781, la guarnición de Pensacola consistió en el Regimiento 16, un batallón del 60, y 7 (Johnstones) la Compañía del Batallón cuarto Artillería Real (día Presente 20 Batería Artillería Real, 16 Artillería de Real de Regimiento). Estos fueron aumentados por el Tercer Regimiento de Waldeck y varias compañías de la milicia americana leal a los británicos.

Gálvez había recibido descripciones detalladas del estado de las defensas en 1779 cuando él envió a un ayudante allí con el pretexto de discusiones con respecto al regreso de esclavos escapados, pero Campbell hizo numerosos cambios en los años que intervienen. La defensa de Pensacola a principios de 1781 consistía en Fuerte George, unas defensas de barro sobrepasados con una empalizada que fue reedificada bajo las direcciones de Campbell en 1780. Al norte del fuerte él había construido el Fortín Príncipe de Gales, y a su noroeste el Fortín de la Reina, también construido en 1780. Campbell también erigió una batería llamado Fuerte Barrancas Colorada cerca de la boca de la bahía.

Gálvez y la flota española, bajo la orden de Capitán José Calbo de Irazabal, navegó de La Habana el 13 de febrero con aproximadamente 1,300 hombres. Gálvez había ordenado tropas que adicionales de Nueva Orleans y el Mobile para ayudar. Llegando fuera de Bahía de Pensacola el 9 de marzo, Gálvez desembarcó a algunas tropas en la Isla de Santa Rosa, la isla estuario en el medio de la bahía. Cuándo esa isla resultó ser indefensa, él desembarcó alguna artillería, que entonces fue utilizada para ahuyentar los buques ingleses en la bahía.



Ramón de Castro se une Bernardo de Gálvez en Pensacola

Sobre los próximos varios días, las porciones de la fuerza española de invasión se reunieron en el continente, inclusive los refuerzos de Mobile bajo Don Ramón de Castro. Ellos se movieron cuidadosamente hacia Pensacola y estudiaron sus fortificaciones. El enfoque fue interrumpido el 19 de abril por la llegada inesperada de buques desconocidos. Estos resultaron ser una flota combinada de español-francés bajo la orden de José Solano y Bote y François Aymar, el Barón de Monteil, trayendo al Mariscal de campo español Juan Manuel de Cagigal, 1,600 tropas españolas, y 725 tropas francesas. Estas fuerzas adicionales fueron enviadas de La Habana en respuesta a informes (probable inexactos) había alcanzado La Habana que una flota inglesa había sido vista.

La Batalla de Pensacola

El 28 de abril, operaciones de sitio por fin comenzaron. Para el 1 de mayo ellos habían emplazado una batería de cañones hacia el Fortín de la Reina, y empezaron cavando zanjas hacia una posición aún más ventajosa. El 4 de mayo los ingleses hicieron una salida, en que ellos ocuparon temporalmente la segunda posición española, y destruyeron los cañones que los españoles habían colocado allí antes de retirar detrás de sus defensas.

Cuatro días después los cañones españoles encontraron su marca afortunada, cuando la artillería logró hacer estallar el polvorín en uno de los fortines ingleses. La explosión mató por lo menos 85 hombres y dejó el fortín en ruinas.

Un destacamento español ocupó rápidamente la posición y lo empezó a utilizar para bombardear el Fuerte George mismo. A las 3 de la tarde, la guarnición del fuerte levantó la bandera blanca.

La victoria en Pensacola

Los términos de capitulación incluyeron la totalidad de Florida Occidental inglesa. El español capturó, además de la guarnición inglesa, cantidades grandes de materia de guerra y suministros. Gálvez movió las baterías y el Fuerte Barrancas Coloradas más cerca a la entrada de la bahía, y también construyó una batería semejante en la Isla de Santa Rosa como defensas contra futuras tentativas inglesas en Pensacola.

Las tropas inglesas fueron llevadas primero a La Habana, y entonces vueltos a los ingleses en Nueva York, una acción que dibujó protesta de Estados Unidos. (Gálvez probablemente creyó que España primero estaba en la guerra con Gran Bretaña, antes que ser aliada con Estados Unidos).

El cargo de gobernador de la Isla de Puerto Rico & General de Capitán de la ciudad amurallada y fortificada de San Juan

El tomó posesión en Puerto Rico en el 21 de marzo de 1795 como Gobernador y General de Capitán. En 1797, después de dos años de preparativos basados en su experiencia el Mobile y campañas de Pensacola, en su mayor parte soldados nacidos en Puerto Rico rechazaron una fuerza inglesa grande dirigida por Sir Ralph Abercromby que sitió a la ciudad de San Juan. El sitio duró del 21 de abril al primer de marzo.

Debido a su defensa brillante de la isla y el servicio anterior ejemplar, él fue promovido al Mariscal de Campo. El terminó su encomienda como gobernador en noviembre 12 de 1804. Don Ramón de Castro navegó para España en el 28 de abril de 1809.

El estuvo casado a Doña Teresa Fabia Y Fernández de Bazán. Su hija nacida en México, Doña María de Guadalupe, se murió en San Juan de la enfermedad tropical a los 12 años en el 8 de diciembre de 1804. Ella fue seguida por el suyo otra hija que se murió de la misma causa próximamente después.

Por su defensa de San Juan, fue nombrado Capitán General de Valencia. Murió dos meses después de llegar a Cádiz añorando la isla y sus hijas.
Sir Ralph Abercromby



Sir Sir Ralph Abercromby, Lt. General of British Forces during the 1797 British Siege of San Juan, Puerto Rico.

He was the eldest son of George Abercromby of Tullibody, Clackmannanshire. He was born at Menstrie, Clackmannanshire. Educated at Rugby and the University of Edinburgh, in 1754 he was sent to Leipzig to study civil law, with a view to his proceeding to the Scottish bar.

Seven Years War

On returning from the continent he expressed a strong preference for the military profession, and a cornet’s commission was accordingly obtained for him (March 1756) in the 3rd Dragoon Guards. He served with his regiment in the Seven Years’ War, and the opportunity thus afforded him of studying the methods of Frederick the Great moulded his military character and formed his tactical ideas.

He rose through the intermediate grades to the rank of lieutenant-colonel of the regiment (1773) and brevet colonel in 1780, and in 1781 he became colonel of the King’s Irish infantry. When that regiment was disbanded in 1783 he retired upon half pay.


Up to this time, he had scarcely been engaged in active service, and this was due mainly to his disapproval of the policy of the government, and especially to his sympathies with the American colonists in their struggles for independence. His retirement is no doubt to be ascribed to similar feelings. On leaving the army he for a time took up political life as member of Parliament for Clackmannanshire and Kinross-shire. This, however, proved uncongenial, and, retiring in favour of his brother, he settled at Edinburgh and devoted himself to the education of his children.

War Service

However, when France declared war against Great Britain in 1793, he hastened to resume his professional duties. Being esteemed one of the ablest and most intrepid officers in the whole British forces, he was appointed to the command of a brigade under the Duke of York, for service in the Netherlands. He commanded the advanced guard in the action at Le Cateau, and was wounded at Nijmegen. The duty fell to him of protecting the British army in its disastrous retreat out of Holland, in the winter of 1794–1795. In 1795, he received the honour of an Knighthood of the Bath, in acknowledgment of his services.



The same year he was appointed to succeed Sir Charles Grey, as commander-in-chief of the British forces in the West Indies. In 1796, Grenada was suddenly attacked and taken by a detachment of the army under his orders. Abercromby afterwards obtained possession of the settlements of Demerara and Essequibo, in South America, and of the islands of Saint Lucia, Saint Vincent and Trinidad.


On 17 April 1797, Abercromby, with a force of 7,000-13,000 men, which included German mercenary soldiers and Royal Marines and a 60 to 64 ship armada, invaded the island of Puerto Rico. Island Governor and Captain General Don Ramón de Castro and his forces, consisting of the mostly Puerto Rican born Regimiento Fijo de Puerto Rico and the Milicias Disciplinadas, repelled the attack. On 30 April, after two weeks of fierce combat, which included prolonged artillery exchanges and even hand to hand combat, unable to overcome San Juan’s first line of defense, Abercromby withdrew. This was to be one of the largest invasions to Spanish territories in the Americas.

Abercromby returned to Europe, and, in reward for his important services, was appointed colonel of the regiment of Scots Greys, entrusted with the governments of the Isle of Wight, Fort-George and Fort-Augustus, and raised to the rank of lieutenant-general. He held, in 1797–1798, the chief command of the forces in Ireland. There he laboured to maintain the discipline of the army, to suppress the rising rebellion, and to protect the people from military oppression, with the care worthy of a great general and an enlightened and beneficent statesman. When he was appointed to the command in Ireland, an invasion of that country by the French was confidently anticipated by the British government. He used his utmost efforts to restore the discipline of an army that was utterly disorganized; and, as a first step, he anxiously endeavoured to protect the people by re-establishing the supremacy of the civil power, and not allowing the military to be called out, except when it was indispensably necessary for the enforcement of the law and the maintenance of order. Finding that he received no adequate support from the head of the Irish government, and that all his efforts were opposed and thwarted by those who presided in the councils of Ireland, he resigned the command. His departure from Ireland was deeply lamented by the reflecting portion of the people, and was speedily followed by those disastrous results which he had anticipated, and which he so ardently desired and had so wisely endeavoured to prevent.

After holding for a short period the office of commander-in-chief in Scotland, Sir Ralph, when the enterprise against the Dutch Batavian Republic was resolved upon in 1799, was again called to command under the Duke of York. The campaign of 1799 ended in disaster, but friend and foe alike confessed that the most decisive victory could not have more conspicuously proved the talents of this distinguished officer.

His country applauded the choice when, in 1801, he was sent with an army to dispossess the French of Egypt. His experience in the Netherlands and the West Indies particularly fitted him for this new command, as was proved by his carrying his army in health, in spirits and with the requisite supplies, in spite of very great difficulties, to the destined scene of action. The debarkation of the troops at Abukir, in the face of strenuous opposition, is justly ranked among the most daring and brilliant exploits of the British army.


Abercromby's Death

A battle in the neighbourhood of Alexandria (21 March 1801) was the sequel of this successful landing, and it was Abercromby’s fate to fall in the moment of victory. He was struck by a spent ball, which could not be extracted, and died seven days after the battle, aboard HMS Foudroyant, which was moored in the harbour.


His old friend and commander the Duke of York paid a tribute to the soldier’s memory in general orders:

“His steady observance of discipline, his ever-watchful attention to the health and wants of his troops, the persevering and unconquerable spirit which marked his military career, the splendour of his actions in the field and the heroism of his death, are worthy the imitation of all who desire, like him, a life of heroism and a death of glory.”

He was buried in the Commandery of the Grand Master, the Knights of St John, Malta.

Abercromby Honored



By a vote of the House of Commons, a monument was erected in his honour in St Paul’s Cathedral, Abercromby Square in Liverpool is named in his honour. His widow was created Baroness Abercromby of Tullibody and Aboukir Bay, and a pension of £2,000 a year was settled on her and her two successors in the title.

He had seven children. Of four sons, all four entered Parliament, and two saw military service.

____________________________________________________________________________

Sir Sir Ralph Abercromby, Teniente General de Fuerzas británicas durante el Sitio Británico de San Juan, Puerto Rico en 1797. Él era el hijo mayor de George Abercromby de Tullibody, Clackmannanshire. Él nació en Menstrie, Clackmannanshire. Educado en el Rugbi y la Universidad de Edinburgh, en 1754 le enviaron a Leipzig para estudiar el derecho civil, con miras a su procedimiento a la barra escocesa.

Guerra de Siete Años

Volviendo del continente él expresó una preferencia fuerte para la profesión militar, y la comisión como Cornet fue en consecuencia obtenida para él (marzo de 1756) en las 3as Guardias de Dragones. Él sirvió con su regimiento con la Guerra de los Siete Años, y la oportunidad así se lo permitió de estudiar los métodos de Frederick el Gran moldeó su carácter militar y formó sus ideas tácticas.

Él se elevó por los grados intermedios a la fila de Teniente Coronel del Regimiento (1773) y Coronel de Certificado en 1780, y en 1781 él se hizo el Coronel de la Infantería Irlandesa del Rey. Cuando aquel regimiento fue disuelto en 1783 él se retiró sobre la media paga.

Hasta este tiempo, él había sido apenas contratado en el servicio activo, y este era debido principalmente a su desaprobación de la política del gobierno, y sobre todo a sus simpatías con los colonos americanos en sus luchas para la independencia. Su retiro sin duda debe ser asignado a sentimientos similares. Abandonando el ejército durante un tiempo y tomó la vida política como el miembro del parlamento para Clackmannanshire y Kinross-condado. La política, sin embargo, demostró antipática, y, retirándose a favor de su hermano, él fue a vivir a Edinburgh y se dedicó a la educación de sus niños.


Servicio de Guerra


Sin embargo, cuando Francia declaró la guerra contra Gran Bretaña en 1793, él se apresuró para reanudar sus deberes profesionales. Siendo estimado uno de los mas hábiles y los oficiales más intrépidos en las fuerzas británicas enteras, él fue designado a la orden de una brigada bajo el Duque de York, para el servicio en los Países Bajos. Él mandó la guardia avanzada en la acción en Le Cateau, y fue herido en Nijmegen. El deber se cayó a él de proteger el ejército británico en su marcha atrás desastrosa de Holanda, en el invierno de 1794-1795. En 1795, él recibió el honor de un Título de caballero del Baño, en el reconocimiento de sus servicios.

El mismo año él fue designado como sucesor del Sir Charles Grey, como el comandante en jefe de las fuerzas británicas en las Antillas. En 1796, Granada fue de repente atacada y tomada por una separación del ejército conforme a sus órdenes. Abercromby después obtuvo la posesión de los establecimientos de Demerara y Essequibo, en Sudamérica, y de las islas de Santa Lucía, Santo Vincent y Trinidad.

El 17 de abril de 1797, Abercromby, con una fuerza de 7,000-13,000 hombres, que incluyeron a soldados mercenarios alemanes e Infantes de Marina Reales y una aramda de 60 a 64 barcos, invadió la isla de Puerto Rico. Gobernador de Isla y General de Capitán Don Ramón de Castro y sus fuerzas, el Regimiento Fijo de Puerto Rico y las Milicias Disciplinadas, que mayormente estaban compuestas de hombres nacidos en la isla, repelieron el ataque. El 30 de abril, después de que dos semanas del combate feroz, que incluyó cambios de artillería prolongados y hasta combate de mano, incapaz de vencer la primera línea de San Juan de la defensa, Abercromby se retira su ejercito. Este fue una de las invasiones más grandes a territorios españoles en las Américas.

Abercromby volvió a Europa, y, en la recompensa por sus servicios importantes, fue designado al Coronel del Regimiento de Scots Greys, confió con los gobiernos de la Isla de Wight, Fortaleza-George y Fort-Augustus, y levantó a la fila de Teniente-General. Él sostuvo, en 1797–1798, la orden principal de las fuerzas en Irlanda. Allí él trabajó para mantener la disciplina del ejército, suprimir la rebelión creciente, y proteger a la gente de la opresión militar, con el cuidado digno de un gran general y un hombe de estado culto y caritativo. Cuando él fue designado al comando en Irlanda, una invasión de aquel país por el francés fue con seguridad esperada por el gobierno británico. Él usó sus esfuerzos sumos para restaurar la disciplina de un ejército que fue completamente desorganizado; y, como un primer paso, él ansiosamente se esforzó por proteger a la gente restableciendo la supremacía del poder civil, y no permitiendo a los militares ser llamado, menos cuando era indispensablemente necesario para la imposición de la ley y el mantenimiento de orden. Encontrando que él no recibió ningún apoyo adecuado de la cabeza del gobierno irlandés, y que todos sus esfuerzos estuvieron opuestos y frustrados por aquellos que presidieron en los consejos de Irlanda, él renució su puesto. Su salida de Irlanda fue profundamente lamentada por la parte reflectante de la gente, y fue rápidamente seguida de aquellos resultados desastrosos que él había esperado, y que él tan ardientemente deseó y se había tan esforzado sabiamente por impedir.

Después de sostener durante un período corto la oficina de Comandante en Jefe en Escocia, llamaron otra vez a Sir Ralph para, cuando la empresa contra el holandés Batavian la República fue resuelta sobre en 1799, mandar bajo el Duque de York. La campaña de 1799 terminado en desastre, pero amigo y enemigo igualmente admitió que la victoria más decisiva no podía haber demostrado más claramente los talentos de este oficial distinguido.

Su país aplaudió a la opción cuando, en 1801, le enviaron con un ejército para desposeer el francés de Egipto. Su experiencia en los Países Bajos y las Antillas en particular lo encajó para esta nueva orden, como fue probado por su transporte de su ejército en la salud, en espíritus y con las provisiones necesarias, a pesar de muy grandes dificultades, a la escena destinada de la acción. El desembarque de las tropas en Abukir, ante la oposición vigorosa, es justamente clasificado entre las proezas más audaces y brillantes del ejército británico.

La Muerte de Abercromby

Una batalla en la vecindad de Alejandría (el 21 de marzo de 1801) era la secuela de este aterrizaje acertado, y esto era el destino de Abercromby para caer en el momento de victoria. Él fue golpeado por una pelota gastada, que no podía ser extraída, y murió siete días después de la batalla, a bordo de HMS Foudroyant, que fue amarrado en el puerto.

Su viejo amigo y comandante el Duque de York rindieron un homenaje a la memoria del soldado en órdenes generales: 


"su observancia estable de la disciplina, su atención alguna vez vigilante a la salud y quiere de sus tropas, la perseverancia y el espíritu invencible que marcó su carrera militar, el esplendor de sus acciones en el campo y el heroísmo de su muerte, son dignos la imitación de todos quiénes desean, como él, una vida de heroísmo y una muerte de gloria."


Él fue sepultado en el Commandery del Gran Maestro, los Caballeros de San John, Malta.

Abercromby Honrado

Por un voto de la Cámara de los Comunes, un monumento fue erigido en su honor en la Catedral de San Paul, el Cuadrado de Abercromby en Liverpool es llamado en su honor. Su viuda fue creada la Baronesa Abercromby de Tullibody y Bahía Aboukir, y una pensión de 2,000 libras esterlinas por año fue colocada en ella y sus dos sucesores en el título.
Él tenía a siete niños. De cuatro hijos, cuatro Parlamento entrado, y dos vio el servicio militar.

Comments