Page authors

    • Jose Lopez
      January 5, 2011

    Ataques Ingleses • British Attacks


    Primer Ataque Británico (1595)
    The First British Attack (1595)


    Sir Francis Drake fue un corsario bajo el servicio de Reina Elizabeth que ya había llegado a ser una leyenda en su propio tiempo. Drake invadió posesiones españolas en el Caribe y se distinguió en uno de los encuentros más decisivos navales en la historia de Europa Occidental: la derrota de la "Armada Invencible” de España en 1588 (la Armada Invencible). Después de la derrota de la Armada,  Drake amedrentó las costas portuguesas u españolas y en 1595, la Reina pidió que Drake emprendiera los ataques en los puertos caribes españoles de Nombre de Dios, Panamá; y San Juan, Puerto Rico.

    Sir Francis Drake
    was a privateer under the service of Queen Elizabeth who had already become a legend in his own time. Drake raided Spanish possessions in the Caribbean and distinguished himself in one of the most decisive naval encounters in the history of Western Europe: the defeat of the Spanish “Armada Invencible” in 1588 (Invincible Armada). After the defeat of the Armada, Drake raided the Spanish and Portuguese coast and in 1595, the Queen asked Drake to undertake the attacks on the Spanish Caribbean ports of Nombre de Dios, Panamá; and San Juan, Puerto Rico.



    En el 22 de noviembre de 1595, el Drake pareció de la costa de la San Isleta de Juan. Desde que Drake había atacado las Canarias, el Gobernador Pedro Suárez Coronel español ya había hecho preparativos para encontrar la armada de Drake. El gobernador español tuvo bajo su orden aproximadamente 1500 soldados. Soloe 250 defensores se encontraban en la ciudad. El resto estaba en la Batería del Escambrón.

    On November 22, 1595, Drake appeared off the coast of the San Juan Islet. Since Drake had already attacked the Canary Islands, the Spanish Governor Pedro Suárez Coronel had already made preparations to meet Drake’s armada. The Spanish governor had under his command about 1500 soldiers. Only 250 were in the city. The rest were at the Escambron Battery.


    En la noche del 23, el Drake envió 1500 de sus hombres (emparejando la fuerza española) al ataque.
    On the night of the 23rd, Drake sent 1500 of his men (matching the Spanish force) to the attack.

    Un recuento anónimo español del ataque describe la batalla decisiva de momento:
    A Spanish anonymous account of the attack describes the decisive moment battle:

    “A las diez de la noche, cuando fue bastante oscuro, el enemigo comenzó un ataque en el puerto con veinticinco lanchas, cada una con cincuenta o sesenta hombres bien armados, con la vista de las fragatas ardiendo, todos entraron cerca de la plataforma de la Piedra [la Batería de Agua],  recorriendo a sí mismo bajo el fuego de la artillería… Tan oscuro como estaba, los barcos fueron vistos, e instantáneamente los fusiles de la Piedra y el fuerte de [Santa] Helena [Elena] comenzó a jugar tan vigorosamente como posible. La mayor parte de los barcos atacaron la Capitana, la fragata de Texeda, la quemando en la popa, y tirando en ella una cantidad de bombas incendiarias y granadas, mientras los nuestros consiguieron extinguir las llamas antes que ellos hubieran hecho cualquier daño, el combate para ser continuado con cañón,  con mosquetería,  y piedras. Al mismo tiempo ellos queman la [Santa] Ysabel y fragatas de Magdalena, y a la [Santa] Clara, que fue extinguido; pero la tercera vez que la fragata de Magdalena,  de que Domingo de Ynsurraga fue capitán,  tomó el fuego, fue imposible extinguir las llamas,  el buque tenía  fuego severo y quemó frenéticamente; y todo que podría ser hecho para mantener que una situación fue hecha a bordo por el…capitán y las personas con él, hasta que el buque fuera quemado justo y doce hombres fueron matados por la mosquetería  del enemigo, además como muchos más quemaron… La batalla duró por una hora,  la mas obstinada que jamás fue visto, y el puerto entero fue iluminado por la fragata de ardor en una manera favorable para los demás, que así podría ver para señalar nuestra artillería y los fuertes,  con que, y con mosquetería y las piedras tiradas de las fragatas, ellos hicieron tal efecto,  que el enemigo,  después de una hora… se retiró con la pérdida de nueve o diez barcos y más de cuatro cien hombres, aparte de muchos más heridos; mientras en nuestro lado, la única pérdida fue eso de la fragata y cuarenta hombres muertos o quemados, aparte de unos pocos heridos por la mosquetería"


    “[A]t ten o’clock at night, when it was quite dark, the enemy commenced an attack on the port with twenty-five boats, each carrying fifty or sixty men well armed, with the view of the burning frigates… and they all entered close up to the platform of the Rock [the Water Battery], ranging themselves under the fire of the artillery… Dark as it was, the boats were seen, and instantly the guns from the Rock and the fort of [Santa] Helena [Elena] began to play as briskly as possible. Most of the boats attacked the Capitana, the Texeda frigate, setting fire to her at the bow, and throwing into her a quantity of fire-pots and shells, while ours succeeded in extinguishing the flames before they had done any damage, the fight being carried on with cannon, musquetry, and stones.
    At the same time they set fire to the [Santa] Ysabel and Magdalena frigates, and to the [Santa] Clara, which was extinguished; but the third time that the Magdalena frigate, of which Domingo de Ynsurraga was captain, took fire, it was impossible to extinguish the flames, as the ship took fire at the stern and burned furiously; and all that could be done to maintain a footing on board was done by the…captain and the people with him, until the ship was just burnt down and twelve men were killed by the enemy’s musquetry, besides as many more burnt… The battle lasted for an hour, the most obstinately contested that was ever seen, and the whole port was illuminated by the burning frigate in a manner favourable [sic] for the rest, who could thus see to point our artillery and that of the forts, with which, and with musquetry and the stones thrown from the frigates, they did such effect, that the enemy, after an hour… retreated with the loss of nine or ten boats and more than four hundred men, besides many more wounded; while on our side, the only loss was that of the frigate and forty men killed or burnt, besides a few wounded by the musquetry”



    Las defensas españolas en Fuerte de San Felipe Morro, con la orden y recursos apropiados demostró capaz de resistir al ataque de Drake. Mientras el español se sentía  seguro en su capacidad de defender Puerto Rico contra ataques enemigos, Inglaterra ya planeaba otra tentativa.  Esta vez el español no fue tan afortunado.

    The Spanish defenses at Fort San Felipe del Morro, with the appropriate command and resources proved able to withstand Drake’s attack. While the Spanish felt confident on their ability to defend Puerto Rico against enemy attacks, England was already planning another attempt. This time the Spanish were not that fortunate.



    Los Bastiones de Santa Elena y San Agustín no tenian estas murallas en 1595.
    The St. Elena and San Agustín Bastions did not have these walls in 1595.





    Segundo Ataque Británico (1598)
    The Second British Attack (1598)


    Después de que el fracaso de Drake en conquistar Puerto Rico, la Reina Elizabeth preguntó Sir George Clifford, Tercer Earl de Cumberland, y de un corsario, para atacar Puerto Rico y asegurarlo para la Corona inglesa. El Earl de Cumberland fue otro veterano de la batalla con la Armada Española y un matemático notado. Tomar a Puerto Rico establecería una avanzada inglesa de que acosar comercio y líneas defensivas español de España. Cumberland también se dio cuenta de que el error de Drake en tratar de atacar las fortificaciones de la entrada de puerto y decidió en otra estrategia.

    After Drake’s failure to conquer Puerto Rico, Queen Elizabeth asked Sir George Clifford, Third Earl of Cumberland, and a privateer, to attack Puerto Rico and secure it for the English Crown. The Earl of Cumberland was another veteran of the battle with the Spanish Armada and a noted mathematician. Taking Puerto Rico would establish an English outpost from which to harass Spanish commerce and Spain’s defensive lines. Cumberland also realized Drake’s mistake in trying to attack the fortifications of the harbor entrance and decided on another strategy.




    En el 16 de junio de 1598, Clifford desembarcó a sus tropas en el área de Condado, cerca del lado Oriental de Isleta de Juan. Al día siguiente el inglés atacó el área donde el Puente de San Antonio, el único acceso desde tierra a la San isleta de Juan. Los españoles en la Batería de Boquerón tuvo a los Ingleses en la bahía hasta al día siguiente, pero el 18 de junio, los ingleses pudieron callar el fortín y marcharon a San Juan.

    On June 16, 1598, Clifford landed his troops in the Condado area, near the San Juan Islet’s Eastern side. The next day the English attacked the area where the San Antonio Bridge is, the only land access to the San Juan islet. The Spanish at the Boquerón Battery held the English at bay until the next day, but on June 18, the English were able to silence the defensive outpost and march on San Juan.


    Después de entrar la ciudad abandonada, Clifford, informado por informes de la situación desesperada de la guarnición en El Morro, decidió colocar un sitio en la fortificación pero no procuró tomarlo a la fuerza. Mientras tanto, los españoles, afectados por disentería y la falta de municiones y suministros, alcanzaban el límite de sus recursos. En el 1 de julio de 1598, la guarnición española en El Morro la rindió al inglés.


    After entering the abandoned city, Clifford, informed by reports of the desperate situation of the garrison at El Morro, decided to lay siege on the fortification but did not attempt to take it by force. Meanwhile, the Spaniards, affected by dysentery and the lack of munitions and supplies, were reaching the limit of their resources. On July 1, 1598, the Spanish garrison at El Morro surrendered to the English.

    La rendición española abrió un periodo de tres meses de control inglés sobre San Juan. El resto de los habitantes de la isla se quedó leal a España. El Gobernador anterior Pedro Suárez Coronel, que derrotó a Drake en 1595, organizaba la resistencia a los ingleses en el interior de Puerto Rico. Mientras tanto, el rey español Felipe III ya organizaba una expedición militar para volver a tomar la isla del control inglés.

    The Spanish surrender opened a three month English control over San Juan. The rest of the inhabitants of the island remained loyal to Spain. Former Governor Pedro Suárez Coronel, who defeated Drake in 1595, was organizing the resistance to the English in the Puerto-Rican hinterland. Meanwhile, the Spanish King Phillip III was already organizing a military expedition to retake the island from English control.

    Mientras tanto, el Earl de Cumberland estuvo frente a un problema inesperado. Debido a contaminación de alimento y agua, sus tropas fueron diezmadas (aproximadamente 400 muertos y 400 enfermos) por disentería. Encarado con el hecho que él no tuvo a suficientes hombres para la guarnición la ciudad, él decidió dejar Puerto Rico. Antes de partida, el inglés saqueó y quemó San Juan".

    In the meantime, the Earl of Cumberland was facing an unexpected problem. Due to food and water contamination, his troops were decimated (about 400 dead and 400 sick) by dysentery. Faced with the fact that he didn’t have enough men to garrison the city, he decided to leave Puerto Rico. Before leaving, the English pillaged and burned San Juan.”


    El Tercer Ataque Inglés (1797)
    The Third British Attack (1797)




    En el 17 de abril de 1797, un convoy inglés de aproximadamente 60 buques fueron vistos de la costa norte de Puerto Rico. Por el día siguiente un estimado 6000 tropas inglesas y alemán (los Fusileros de Lowenstein y Chasseurs) habían desembarcado en Punto de Cangrejos y marchaban varias millas hacia el oeste, hacia San Juan. Al mismo tiempo varios buques ingleses, inclusive el buque del Príncipe de la Línea de Gales (100), posicionó a sí mismo en la boca de la bahía de la ciudad para establecer un bloqueo. El general Ralph Abercromby y el Almirante Henry Harvey le hizo una oferta de rendición, la cual fue sin equivocación negada por Gobernador Ramón de Castro. El combate para San Juan había empezado.

    On April 17, 1797, a British convoy of approximately 60 ships was sighted off the northern coast of Puerto Rico. By the next day an estimated 6000 British and German (Lowenstein’s Fusiliers and Chasseurs) troops had disembarked at Cangrejos Point and were marching several miles westward towards San Juan. At the same time several British ships, including the ship-of-the-line Prince of Wales (100), positioned themselves at the mouth of the city’s bay to establish a blockade. General Ralph Abercromby and Admiral Henry Harvey’s offer of surrender was unequivocally refused by Governor Ramón de Castro. The fight for San Juan had just begun.


    El sitio se volvió rápidamente una campaña de dos frentes. En el lado del noroeste de San Juan la flota inglesa se encontraría en un impasse. Pudo imponer un bloqueo pero las fortificaciones impresionantes, especialmente Fuerte El Morro, demostró impenetrable. Los buques encontraron a sí mismo tener que quedarse fuera del alcance de la artillería del fuerte así no puede entrar la bahía para forzar un combate dentro del puerto protegido de la ciudad.

    The siege quickly turned into a two-front campaign. On the northwest side of San Juan the British fleet would find itself in a stalemate. It was able to enforce a blockade but the impressive fortifications, especially Fort El Morro, proved impenetrable. The ships found themselves having to remain out of reach of the fort’s artillery thus not be able to enter the bay to force a fight within the city’s protected port.


    El frente oriental del sitio sería donde la mayor parte de los combates sucederían. San Juan, una pequeña isla, era conectada a la principal isla por el San puente de Antonio. Las tropas que invaden tendrían que cruzar el puente o cruzar por la porción llana de la laguna para llegar a la isla de San Juan. Como impedimento de tal movilización fueron dos obstáculos mayores: el pequeño fuerte que protege el puente en el lado de San Juan llamado Fuerte San Antonio, y una batería de artillería que proporcionó la capacidad complementaria de fuego cruzado, el Fuerte San Gerónimo. Como resultado estas dos posiciones defensivas recibirían el mayoría del fuego inglés de artillería para más de dos semanas.

    The eastern front of the siege would be where most of the combats would take place. San Juan, a small island itself, was connected to the main island by the San Antonio bridge. The invading troops would have to cross the bridge or wade through the shallow portion of the lagoon to land on San Juan proper. In the way of such a mobilization were two major obstacles: the small fort protecting the bridge on the San Juan side called Fort San Antonio, and an artillery battery that provided complementary crossfire capability, Fort San Gerónimo. As a result these two defensive positions would receive the bulk of the British artillery fire for over two weeks.

    Después varios días de guerra de artillería los ingleses maniobraron al oeste del Puente de Antonio en un esfuerzo de establecer una batería que podría golpear en el corazón de San Juan, desde que las baterías orientales estuvieron demasiado lejos. Para contrarestar esta amenaza, un partido compuesto de aproximadamente 70 Milicianos Disciplinados, Milicia Urbana y el Batallón de Morenos Libres fueron transportados en pequeños barcos y bajo la cobertura de la oscuridad a través de la bahía. Como una táctica de distracción, la artillería de San Juan fue despedida sin bolas de cañón para enmascarar el sonido de los remos.

    After several days of artillery warfare the British maneuvered west of the San Antonio bridge in an effort to establish a battery that could strike at the heart of San Juan, since the eastern batteries were too far away. To counter that threat a party composed of approximately 70 Disciplined, Urban, and Free Black militia were transported on small boats and under the cover of darkness across the bay. As a diversionary tactic the artillery from San Juan was fired without cannon balls to mask the sound of the oars.

    Una vez que ellos alcanzaron la costa atacaron el flanco izquierdo del nuevo, a no compleda, Batería en Miraflores. Una batala de cuerpo a cuerpo feroz resultó en las zanjas como ellos se enfrentaron a 300 tropas inglesas Pioneer. El sargento Francisco Diaz, con sable en la mano, dirigió el ataque que alcanza la posición y capturar a varios presos inclusive un oficial. Ya que refuerzos ingleses estuvieron a punto de un contraataque, ellos volvieron a sus barcos y escaparon hacia la ciudad, esta vez bajo la cobertura del fuego "verdadero" de artillería de la ciudad. El gobernador Ramón de Castro escribiría luego que "él observó la acción de su posición con envidia".

    Once they reached the shore they attacked the left flank of the new, and not yet completed, battery at Miraflores.  Ferocious hand-to-hand fighting ensued in the trenches as they drove into 300 British Pioneer troops. Sargeant Francisco Diaz, with “sable” (saber) in hand, led the attack  overtaking the position and capturing several prisoners including an officer. As British reinforcements were about to counterattack they returned to their boats and escaped back to the city, this time under the cover of “real” artillery fire from the city. Governor Ramón de Castro would later write that “he observed the action from his position with envy”.

    El flujo continuo de refuerzos de varios pueblos de Puerto Rico en San Juan, la incapacidad para abrirse camino a través del Fuerte San Antonio y Fuerte de San Geronimo, y la presión del contra ataque de la milicia y la caballería en el puente de Martín Peña fue por último demasiado para los invasores. El cepillo fijo inglés despide para cubrir su retirada y por 2 de mayo la flota navegó de la partida todo atrás inclusive cánones.

    The continuous flow of reinforcements from various towns of Puerto Rico into San Juan, the inability to break through the Fort San Antonio and San Geronimo line, and the counterattacking pressure of militia and cavalry at the Martín Peña bridge were finally too much  for the invaders.  The British set brush fires to cover their retreat and by May 2nd the fleet sailed off leaving everything behind including canons.
    Comments