Ver las OBRAS EN CASTELLANO


¿Dónde estás, Nicole?
Los peligros de esta vida
Besos de fuego
Tres

Bienvenidos a la página web de SALVADOR CASAS, página  destinada a 
 la promoción de su obra literaria en el género de Novela Negra y policíaca.

Podéis  descargaros los dos primeros capítulos de cada novela en el enlace al pie de cada página.





          Foto: Simon Howden / FreeDigitalPhotos.net 
foto: Simon Howden / FreeDigitalPhotos.net

 
 

   


 Desde el año 1994 (mucho antes de que a los escritores famosos les diera por hacer novela negra) invierto mi tiempo libre inventando historias truculentas, destructivas, delictivas y de carácter criminal, en las que el triunfo del bien no siempre es el principal fin de la historia.    

    Más que contar los hechos desde el punto de vista de una investigación policial o detectivesca, propios de la clásica novela enigma, prefiero narrar la historia desde la óptica del delincuente, que a veces solo es cómplice de alguien más malvado que él.

     De modo alguno mi pretensión es dar lecciones ni impartir ejemplaridad moral (evito aquello de: ¡Veis cómo a los malos siempre los pillan!), más bien al contrario, que cada uno cargue con el peso de sus culpas, frustraciones y desencantos, en cualquier caso querría dar notoriedad a ese lado oscuro que todos tenemos escondido en algún rincón de nuestro cerebro, de nuestra fantasía, imaginando cómo se activan los más negros instintos del ser humano.  

    Mi obra está marcada, como no podía ser de otra forma, por la reina de la novela negra y la ambigüedad moral: Patricia Highsmith. Influenciado por ella, me he sumergido en el mundo de la suplantación y la impostura y, con notoria frecuencia, mis personajes, en contra de su voluntad, interpretan papeles que no les son propios y adoptan roles inapropiados que, a pesar de ello, les permiten llevar la farsa y el engaño con absoluta verosimilitud, convirtiéndose el propio personaje en un ferviente actor que acaba por creerse su propia falsedad.

    Como Nietzsche dijo, la esencia del ser humano es débil. Fernando Pessoa, de la pluma de su heterónimo Álvaro de Campos, así lo escribió en Tabacaria:




   No soy nada

Nunca seré nada

No puedo querer ser nada

A parte de esto, tengo dentro de mí 

todos los sueños del mundo.

 
 


E-mail de contacto:   casas.b.s@gmail.com

Twitter:@scasasb

    Fotos: Ferran Casas