Nosotros

Agentes Naturales de la Salud

Enfermedades

Baño genital

Se toma sentado en el bidet lleno de agua fría dejando que eésta se escape por el desgüe especial que tiene. Déjese el grifo de agua abierto mientras dura la aplicación, para que ésta corra y se mantenga fría.

A falta de bidet se puede sentar a caballo sobre un recipiente cualquiera (tina, cuba, vasija,etc.) lleno de 30 a 40 litros de agua, y sobre el cual se pondrá una tablita para que se siente el bañista.

Sentada de esta forma, la mujer introducirá en el agua el pañito o pañuelo que sostendrá con la mano derecha y hará una ablución a los órganos genitales externos, con suave presión al pasar el pañito sobre la piel o grandes labios. No hay que confundir esta aplicación externa con los baños genitales de aseo ni deben tocarse las partes con sensibilidad sexual, porque ahcer eso sería una masturbación. Durante la menstruación se realizará solamente un corto baño de higiene con agua templada. Pueden presentarse flujos vaginales o erupciones locales que no deben constotuit motivo de alarma, ya que ello únicamente demuestra una favorable manifestación de defensa orgánica.


El caso del hombre es diferente. Sentado en el bidet o en la tablita introducirá su miembro viril dentro del agua (cuidará que el prepucio cubra la cabeza o glande) y friccionará suavemente con un pañito los bordes extremos del prepucio, sin tocar para nada el glande que posee la sensibilidad sexual. Un hombre circuncidado no puede hacer este baño por carecer de prepucio.

La duración del baño, tanto en la mujer como en el hombre, será de 20 a 40 minutos.

Los niños varones y los jóvenes reemplazarán el baño genital por el baño de asiento o el baño de tronco.

El momento idóneo para tomar el baño genital es por la mañana en ayunas o media hora antes de las comidas. Se puede aplicar hasta 3 veces por día con intervalo de 2 horas entre uno y otro baño y siempre observando las reglas que aseguren la reacción normal de calor.

Este ba<ño, descubierto por Kuhne, actúa sobre el sistema nervioso del gran simpático, lo estimula, vitaliza y regenera. Además, tiene acción sobre los intestinos y riñones, combate la fiebre interna y normaliza los desarreglos digestivos.

Como la aplicación del agua fría se hace únicamente sobre los órganos genitales externos, el enfermo no sentirá frío sobre su cuerpo, sino una agradable sensación de tibieza que se acentuará si se mantiene abrigado todo el cuerpo durante el baño.

Los baños genitales fortifican los nervios y activan la fuerza vital, porque es en los grandes labios del órgano genital de la mujer y en el prepucio del hombre donde se encuentran las más importantes terminaciones nerviosas del organismo.


Este baño deriva el calor malsano de las entrañas, calentando la piel y extremidades con lo cual se consigue el equilibrio témico, condición indispensable para la normalidad funcional o salud.




Comments