Información por contenidos

Seguridad del Paciente

La seguridad del paciente ha adquirido gran relevancia en los últimos años, tanto para los pacientes y sus familias, como para las gestores y profesionales que desean ofrecer una asistencia sanitaria segura, efectiva y eficiente.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Seguridad del Paciente
Fecha actualización

12-01-2014

Información de interés

Seguridad del paciente, Plan de Calidad del SNS

Seguridad del paciente, OMS

Seguridad con las medicinas, CDC US

Consejos a los pacientes para seguridad en la consulta, semFYC

Red Ciudadana de Formación en Seguridad del Paciente, Plan de Calidad del SNS


Artículos de Revistas

Fecha publicación   
12-01-2014




Calidad de los informes de efectos adversos en las revisiones sistemáticas de estudios publicados-> Las revisiones sistemáticas ofrecen una deficiente información de los datos sobre daños en los estudios primarios, al eludir su informe o hacerlo de forma inadecuada. La mejora de la notificación de eventos adversos en las revisiones sistemáticas es un paso importante para la evaluación equilibrada de las intervenciones.
BMJ, 08/01/2014 "Quality of reporting in systematic reviews of adverse events: systematic review"
Objetivos: Examinar la calidad del informe de los daños en las revisiones sistemáticas, y determinar la necesidad de una directriz específica de información para las revisiones de los daños. Diseño: Revisión sistemática. Fuentes de datos: Revisiones Sistemáticas Cochrane (CDSR) y Base de Datos de Resúmenes de Revisiones de Efectos (DARE). Métodos de revisión de las bases de datos: Se realizaron búsquedas de revisiones sistemáticas que tuvieran un efecto adverso como resultado principal, publicada entre enero de 2008 y abril de 2011. Los eventos adversos incluyeron reacciones adversas, daños o complicaciones asociados con cualquier intervención de asistencia sanitaria. También se incluyeron los artículos con un objetivo primordial de investigar el perfil de seguridad completa de una intervención. Elaboramos una lista de 37 elementos para medir la calidad de los informes sobre los daños en cada revisión, los datos fueron recolectados como resultados dicotómicos ("sí" o "no" para cada elemento). Resultados: De 4.644 artículos identificados, 309 fueron revisiones sistemáticas o meta- análisis de la evaluación de los daños, principalmente (13 de CDSR; 296 de DARE). A pesar de un corto intervalo de tiempo, la comparación entre los años 2008 y 2010-11 no mostró ninguna diferencia en la calidad de la información en el tiempo (P = 0,079). Los títulos en menos de la mitad de las revisiones (proporción de artículos 0,46 (intervalo de confianza del 95%: 0,40 a 0,52)) no mencionaron ningún término de daños relacionados. En casi un tercio de las opiniones DARE (0,26 (0,22-0,31)) no se definieron claramente los eventos adversos examinados, ni tampoco se especificaron en los diseños de los estudios seleccionados para su inclusión en su sección de métodos. Casi la mitad de los exámenes (n = 170) no tuvieron en cuenta los factores de riesgo del paciente o la duración del seguimiento en la revisión de los daños de una intervención. De 67 comentarios de complicaciones relacionadas con la cirugía u otros procedimientos, sólo cuatro (0.05 (0.01 a 0.14)) informaron de la cualificación profesional de los individuos involucrados. El general, sin ponderar, la proporción de opiniones con buenos informes fue de 0,56 (0,55 a 0,57); las proporciones correspondientes fueron 0,55 (0,53-0,57) en el 2008, 0,55 (0,54 a 0,57) en 2009, y 0,57 (0,55 a 0,58) en el año 2010 - 11. Conclusión: Las revisiones sistemáticas ofrecen un deficiente informe de datos de daños en los estudios primarios, al no informar sobre los daños o hacerlo de forma inadecuada. La mejora de la notificación de eventos adversos en las revisiones sistemáticas es un paso importante para una evaluación equilibrada de una intervención.

Fecha publicación   
09-12-2013




Utilidad de un programa de transferencia de información para reducir los errores médicos en un hospital infantil-> Los errores médicos detectados en un gran hospital infantil disminuyeron 45% tras poner en marcha un programa para mejorar los procedimientos de traspaso de pacientes. La duración del traspaso de la información se mantuvo sin cambios, y transferencias verbales produjeron más a menudo en lugares privados / tranquilos.
JAMA, 04/12/2013 "Rates of Medical Errors and Preventable Adverse Events Among Hospitalized Children Following Implementation of a Resident Handoff Bundle"
Importancia: La falta de la transferencia de la información es la principal causa de los errores médicos. Se carece de información des estudios que evalúan los programas de mejora integral de la transferencia. Objetivo: Determinar si la introducción de un programa de transferencia de múltiples facetas se asocia con tasas reducidas de los errores médicos y eventos adversos prevenibles, un menor número de omisiones de datos clave en transferencias escritas, mejora de las transferencias verbales, y cambios en el flujo de trabajo del residente médico. Diseño , lugar y participantes: Estudio de intervención prospectivo con 1.255 ingresos de pacientes (642 antes y 613 después de la intervención) que implicó a 84 médicos residentes (42 antes y 42 después de la intervención) entre julio y septiembre de 2009, y noviembre de 2009 y enero de 2010 en 2 unidades de hospitalización en el Hospital de Niños de Boston. Intervenciones: El residente hizo el traspaso de información, que consistía en una comunicación estandarizada y un entrenamiento en la transferencia, una regla mnemotécnica verbal, y una nueva estructura del equipo de transferencia. En una unidad, se introdujo una herramienta de transferencia informatizada vinculada a la historia clínica electrónica. Principales resultados y Medidas: Las medidas de resultado primarias fueron las tasas de errores médicos y eventos adversos prevenibles medidos por la vigilancia sistemática diaria. Los resultados secundarios fueron las omisiones en el documento de traspaso impreso y la actividad de movimiento-tiempo del residente. Resultados: Los errores médicos se redujeron de 33,8 por cada 100 admisiones (IC 95%, 27,3-40,3) a 18,3 por cada 100 admisiones (IC 95%, 14,7-21,9 , p < 0,001) y los eventos adversos prevenibles disminuyeron de 3,3 por cada 100 admisiones (95% IC, IC 1.7 a 4.8) a 1,5 (95%, 0,51 a 2,4) por cada 100 ingresos (P = 0,04) después de la intervención. Hubo menos omisiones en los elementos clave del a traspaso de documentos impresos, especialmente en la unidad que recibe la herramienta de transferencia computarizada (reducciones significativas de las omisiones en 11 de 14 categorías con herramienta informática; reducciones significativas en 2 de 14 categorías sin herramienta informática). Los médicos pasaron un mayor porcentaje de su tiempo de un período de 24 horas en la cama del paciente después de la intervención (8,3%, IC del 95%: 7,1% -9,8%) frente al 10,6% (IC 95%, 9,2% -12,2%, p = 0. 03). No varió la duración media de los traspasos verbales por paciente. Fue más frecuente que las transferencias verbales tuvieran lugar en una zona tranquila (33,3%, IC 95%, 14,5% -52,2% vs 67.9%, IC 95%, 50,6% -85,2%, p = 0,03) y en ubicación privada (50,0%; IC del 95%, 30% -70% vs 85.7%, IC 95%, 72,8% -98,7%, p = 0.007) después de la intervención. Conclusiones y relevancia: La implementación de un programa de transferencia se asoció con una reducción significativa de los errores médicos y eventos adversos prevenibles entre los niños hospitalizados. Se produjeron mejoras en los procesos de traspaso de información verbal y escrita, y no varió de forma adversa el flujo de trabajo del residente.

Fecha publicación  
17-03-2013




Aumento del riesgo de cardiopatía isquémica  tras la radioterapia como parte del tratamiento para el cáncer de mama -> La radioterapia es beneficiosa como parte del tratamiento para el cáncer de mama, aunque produce un aumento en el riesgo de cardiopatía isquémica posterior. El aumento del riesgo es mayor en los primeros 5 años de la radioterapia, pero persiste durante al menos dos décadas.
N Engl J Med, 14/03/2013 "Risk of Ischemic Heart Disease in Women after Radiotherapy for Breast Cancer".
La radioterapia para el cáncer de mama a menudo implica una cierta exposición incidental del corazón a la radiación ionizante. Es incierto el efecto de esta exposición en el posterior riesgo de enfermedad cardiaca isquémica. Métodos: Se realizó un estudio poblacional de casos y controles de eventos coronarios mayores (es decir, infarto de miocardio, revascularización coronaria o muerte por enfermedad isquémica del corazón) en 2.168 mujeres que se sometieron a radioterapia para el cáncer de mama entre 1958 y 2001 en Suecia y Dinamarca. El estudio incluyó 963 mujeres con eventos coronarios mayores y 1.205 controles. Se obtuvo la información de cada paciente individual mediante los registros hospitalarios. Se estimó las dosis de radiación promedio para cada mujer para todo el corazón y para la arteria coronaria izquierda descendente anterior a partir de la tabla de radioterapia. Resultados: El promedio general de las dosis medias de todo el corazón fue de 4,9 Gy (rango: 0,03 a 27,72). Las tasas de eventos coronarios mayores aumentaron linealmente con la dosis media para el corazón en un 7,4% al gris (95% intervalo de confianza, 2,9 a 14,5; P <0,001), sin umbral aparente. El aumento comenzó en los primeros 5 años después de la radioterapia y continuó en la tercera década después de la radioterapia. El aumento proporcional en la tasa de eventos coronarios fue similar en mujeres con y sin factores de riesgo cardíaco en el momento de la radioterapia. Los autores concluyen que  la exposición del corazón a la radiación ionizante durante la radioterapia para el cáncer de mama aumenta la tasa posterior de la enfermedad isquémica del corazón. El aumento es proporcional a la dosis media para el corazón, comienza en unos pocos años después de la exposición, y se prolonga durante al menos 20 años. Las mujeres con factores de riesgo cardíacos preexistentes tienen mayores aumentos absolutos en el riesgo de la radioterapia que otras mujeres.

Fecha publicación  
10-03-2013




La revisión de la evidencia identifica 10 intervenciones que implementadas en el hospital son capaces de mejorar la seguridad del paciente.
Annals Intern Med, 05/03/2013 "The Top Patient Safety Strategies That Can Be Encouraged for Adoption Now".
Este resumen de la evidencia actual recomienda la implementación en el hospital general de 10 medidas con beneficios comprobados para la seguridad del paciente. Además, ofrece 12 intervenciones adicionales que deben tenerse en cuenta, aunque el peso de la evidencia no es tan fuerte.

Fecha publicación  
02-03-2013




Los errores diagnósticos más frecuentes de atención primaria -> Implican a diagnósticos comunes y se relacionan con alteraciones del encuentro clínico médico-paciente. Los más comunes se observan en la recogida y síntesis de la información relacionada con la historia clínica, el examen físico, las pruebas de diagnóstico y falta de revisión de la documentación.
JAMA Intern Med, 25/02/2013 "Types and Origins of Diagnostic Errors in Primary Care Settings".
Los errores de importancia diagnóstica son un aspecto poco estudiado de la seguridad del paciente ambulatorio. El objetivo de este estudio es determinar los tipos de enfermedades perdidas y los procesos de diagnósticos involucrados en casos confirmados de errores de diagnóstico en atención primaria, y determinar si las revisiones de registros podrían arrojar luz sobre los posibles factores que contribuyen a recomendar futuras intervenciones. Diseño: Se revisaron los registros médicos de los errores diagnósticos detectados en dos lugares a través de las historias electrónicas basadas en factores desencadenantes. Los desencadenantes se basaron en los patrones de visitas de los pacientes que regresaron después de una primera visita índice de atención. Se desarrolló en un gran centro urbano de Veterans Affairs integrado y en un gran sistema privado de salud. Participantes: Nuestro estudio se centró en 190 instancias únicas de errores diagnósticos detectados en las consultas de atención primaria, entre el 1 de octubre de 2006, y el 30 de septiembre de 2007. Principales medidas de resultado: A través de revisiones de historias clínicas, se recogieron los datos en la presentación de los síntomas en la visita índice, tipos de diagnósticos fallidos, errores de proceso, posibles factores contribuyentes, y el daño potencial por errores. Resultados: De un total de 190 casos, se perdieron 68 diagnósticos únicos. La mayor parte de los diagnósticos perdidos fueron por condiciones comunes en la atención primaria, siendo los más comunes la neumonía (6,7%), insuficiencia cardíaca congestiva descompensada (5,7%), insuficiencia renal aguda (5,3%), cáncer (primario) (5,3%) e infección del tracto urinario o pielonefritis ( 4,8%). El proceso de errores más frecuentemente implicado fueron el encuentro clínico médico-paciente (78,9%), pero también se relacionaban con las derivaciones (19,5%), factores relacionados con los pacientes (16,3%), seguimiento y rastreo de información de diagnóstico (14,7%) y el desempeño y la interpretación de pruebas de diagnóstico (13,7%). En el 43,7% de los casos se implicaban más de uno de estos procesos. Los alteraciones en los encuentros medico-paciente fueron principalmente relacionadss con problemas de la historia clínica (56,3%), el examen (47,4%), y / o la petición de pruebas de estudio para el diagnóstico (57,4%). La mayoría de los errores se asociaron con potenciales lesiones moderadas a severas. Los autores concluyen que los errores diagnósticos identificados en nuestro estudio incluyeron una gran variedad de enfermedades comunes y tenían un gran potencial para el daño. La mayoría de los errores se relacionaron con las alteraciones del proceso de encuentro clínico médico-paciente. Las intervenciones preventivas deben dirigirse a factores comunes que contribuyen al diagnóstico, especialmente aquellos que involucran la recolección de datos y su síntesis en el encuentro médico-paciente.

Fecha publicación  
30-08-2012




Un programa de seguridad basada en las propuestas de los miembros del equipo quirúrgico multidisciplinar se asocia con una reducción de las infecciones quirúrgicas en los pacientes sometidos a cirugía colorrectal. Las intervenciones incluyeron el lavado con clorhexidina la noche antes de la cirugía, la eliminación selectiva de la preparación mecánica del intestino, el calentamiento preoperatorio del paciente y la especial observación de los tiempos en la profilaxis antibiótica.
(Fecha publicación: 30-08-2012)
J Am Coll Surg, 08/2012, "Implementation of a Surgical Comprehensive Unit-Based Safety Program to Reduce Surgical Site Infections".
Las infecciones quirúrgicas (IQ) son un problema frecuente y costoso, que prolongan las hospitalizaciones y aumentan los reingresos. La adhesión a las bien conocidas medidas de control de la infección no se ha asociado con reducciones sustanciales en IQ. Hasta la fecha, la carga mundial de IQ prevenible sigue siendo causa de daño al paciente y el aumento de los costes de atención de salud a gran escala. Se ha diseñado un estudio para evaluar la asociación entre la aplicación de un amplio programa de seguridad quirúrgica en base a Unidad Quirúrgica con Programa de Seguridad Integral (UQPSI) y las tasas de IQ postoperatoria. Un año antes y después de la intervención de la UQPSI fueron recogidas las tasas de IQ a través del módulo piloto de alto riesgo de la American College of Surgeons National Surgical Quality Improvement Program (julio 2009 a julio 2011).  El grupo multidisciplinario de la UQPSI que estuvieron directamente involucrados en el cuidado de los pacientes de cirugía colorrectal se reunió mensualmente (cirujanos, enfermeras, técnicos de quirófano y anestesiólogos). En los 12 meses previos a la implantación de la UQPSI, la tasa media de IQ de las intervenciones fue del 27,3% (76 de 278 pacientes). Tras su inicio, la tasa fue del 18,2% (59 de 324 pacientes) durante los 12 meses siguientes, con una reducción del 33,3% (IC del 95%, 9-58%, p <0,05). Las intervenciones incluyeron la estandarización de la preparación de la piel, la administración duchas preoperatorias de clorhexidina, la eliminación selectiva de la preparación mecánica del intestino, el calentamiento de los pacientes en el área de preanestesia, la adopción de mejores técnicas de esterilización para la piel y cierre de la fascia, y la especial observación de los tiempos en la profilaxis antibiótica. No se observaron diferencias en el cumplimento de la programación quirúrgica durante el tiempo de estudio. Los autores concluyen que la formación de pequeños grupos de proveedores asistenciales de primera línea para mejorar la aplicación de sus conocimientos y la evidencia existente puede mejorar la seguridad del paciente. Se demuestra una intervención mediante UQPSI puede disminuir notablemente las IQ en una población de alto riesgo.

Fecha publicación  
17-06-2012




Entre 1996 y 2010 ha habido un gran aumento en la tasa de estudios de diagnóstico avanzado por la imagen en los sistemas integrados de atención de la salud de EEU, así como de la exposición a la radiación asociada. Los resultados pueden ser más o menos extrapolables a nuestro medio.
JAMA, 13/06/2012, “Use of Diagnostic Imaging Studies and Associated Radiation Exposure for Patients Enrolled in Large Integrated Health Care Systems, 1996-2010".
El diagnóstico por imagen se ha incrementado significativamente en los últimos años. Estudio mediante análisis retrospectivo de los registros electrónicos de pacientes de 6 grandes sistemas integrados de salud de diferentes regiones de los Estados Unidos, para estimar las tendencias en la utilización de imágenes y exposición a la radiación asociada. Se incluyeron  entre 1 y 2 millones de pacientes cada año desde 1996 hasta 2010, que se sometieron a un total de 30,9 millones de exámenes de imágenes (25,8 millones de personas-año), lo que representa 1,18 pruebas/persona y año (IC del 95%, 01.17 a 01.19), de las cuales el 35% eran de diagnóstico avanzado por imagen (tomografía computarizada [TC], resonancia magnética [RM], medicina nuclear y ultrasonidos). El uso del diagnóstico avanzado por imagen aumentó entre 1996 y 2010; concretamente la TC aumentó de 52 por cada 1.000 afiliados en 1996 a 149‰ en 2010, el 7,8% anual (IC del 95%, 5,8% -9,8%). El uso de la RM aumentó de 17 a 65‰ afiliados, el 10% anual (95% IC, 3,3% -16,5%). El ultrasonido aumentó 134 a 230‰ afiliados, un 3,9% anual (95% IC, 3,0% -4,9%). Aunque el uso de la medicina nuclear disminuyó de 32 a 21‰ afiliados, un 3% anual (95% IC, 7,7% de disminución a 1,3% de incremento), las tasas de PET aumentaron después de 2004, desde 0,24 hasta 3,6‰ afiliados, el 57% anual. El mayor uso de la TC entre 1996 y 2010 dio lugar a exposición a la radiación mayor para los afiliados, con el doble de la media per cápita por dosis efectiva (1,2 frente a 2,3 mSv mSv), y a un aumento en la proporción de afiliados que recibieron dosis altas de radiación anual (> 20-50 mSv) ( 1,2% vs 2,5%) y muy altas (> 50 mSv) (0,6% vs 1,4%). En 2010, el 6,8% de los afiliados que se sometieron a imagen recibieron una alta radiación (> 20-50 mSv) y el 3,9% recibió la exposición anual muy alta (> 50 mSv). Los autores concluyen que entre 1.996 y 2.010, dentro de los sistemas integrados de atención de la salud, hubo un gran aumento en la tasa de imágenes de diagnóstico avanzado y de la exposición a la radiación asociada.

Fecha publicación  
23-01-2012




Los antiinflamatorios se asocian a un incremento signficativo del riesgo cardiovascular. El naproxeno parece ser la mejor opción.
BMJ, 11/01/2011, “Cardiovascular safety of non-steroidal anti-inflammatory drugs: network meta-analysis”.
Meta-análisis de 31 ensayos clínicos incluyendo más de 110.000 pacientes para comparar un antiinflamatorio (AINE)con otro o placebo para comrpobar su efecto sobre distintas variables cardiovasculares como infarto de miocardio, ictus, mortalidad cardiovascular y mortalidad total. Se observó que los AINE evaluados, incluidos los coxib, se relacionan con un incremento importante y significativo del riesgo de sufrir episodios cardiovasculares mauores, mortales o no mortales. El naproxeno parece más seguro, pero no está exento de riesgo. Por tanto, es necesario tener muy presente el riesgo cardiovascular individual al tomar un AINE