Información por contenidos

Padres

Información sobre aspectos de la salud de los niños que con más frecuencia preocupan a los padres.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Padres
Fecha actualización

11-03-2014
Información de interés

Familia y Salud, Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria

http://www.familiaysalud.es/

Asociación Española de Pediatría
http://enfamilia.aeped.es/

KidsHealth, Nemours
http://kidshealth.org/parent/centers/spanish_center_esp.html

American Academy of Child & Adolescent Psychiatry

Escuela de Padres, Instituto de Tecnologías Educativas
http://ntic.educacion.es/w3//recursos2/e_padres/

Solohijos

CDC, US
http://www.cdc.gov/spanish/etapas/padres.html

American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, US
http://www.aacap.org/cs/root/facts_for_families/informacion_para_la_familia

FAROS,Observatorio de Salud de la Infancia y Adolescencia, Hospital Sant Joan de Déu
http://www.faroshsjd.net/home.php?lang=1

Prematuros.info
http://www.prematuros.info/Padres.asp

FAMIPED, Revista electrónica de información para padres, AEPap


APPS - Applications

iPediatric, información para el primer año de vida del bebé

Fiebre niños plus, dosis de antitérmico recomendada según el peso del niño


Información en Inglés - Information in English

WebMD (English)
http://children.webmd.com/

CDC, Vacunas (English)
http://www.cdc.gov/vaccines/recs/schedules/child-schedule.htm


Artículos de Revistas

Fecha publicación   
11-03-2014




Utilidad de las intervenciones sobre padres y cuidadores para reducir la exposición de los niños al humo del tabaco-> A pesar de que las intervenciones educativas a los padres y programas de asesoramiento se ha utilizado ampliamente para tratar de reducir la exposición al humo de tabaco de los niños, en general su eficacia no se ha demostrado claramente. Aunque algunos estudios que informaron del asesoramiento intensivo o entrevista motivacional en el ámbito clínico fueron efectivos, no se puede determinar que tipo de intervenciones en particular son más eficaces que otras.
Rev Cochram, 01/03/2014 "Can interventions for parents and people caring for children reduce children's exposure to tobacco smoke" 
Antecedentes: Los niños expuestos al humo del cigarrillo (humo de tabaco ambiental) tienen un mayor riesgo de problemas pulmonares, infecciones y complicaciones graves, como el síndrome de muerte súbita del lactante. La prevención de la exposición al humo del cigarrillo en la infancia y la niñez podría mejorar, por tanto, de manera significativa la salud de los niños en todo el mundo. El tabaquismo de los padres es una fuente común de exposición a los cigarrillos para los niños. Los niños mayores también tienen riesgo de exposición al humo de tabaco durante su cuidado o en los centros educativos. Objetivos: Determinar la efectividad de las intervenciones dirigidas a reducir la exposición de los niños al humo de tabaco. Métodos: Se llevó a cabo una revisión de la investigación sobre el efecto de las intervenciones dirigidas a la familia y cuidadores para reducir la exposición de los niños al humo del tabaco, por investigadores de la Colaboración Cochrane. La familia y los cuidadores se definieron como los padres y otros miembros de la familia, cuidadores de niños y maestros que participan en el cuidado y educación de los bebés y niños pequeños (0 años a 12 años). Se realizaron búsquedas en varias bases de datos para la investigación pertinente. Esta fue una actualización de una revisión realizada previamente, y la fecha de la búsqueda más reciente fue septiembre de 2013. Dos autores evaluaron de forma independiente los estudios de investigación y documentar toda la información necesaria. Resultados: Cincuenta y siete estudios de calidad mixta fueron incluidos en esta revisión. Sólo 14 estudios informaron una intervención que tuvo éxito en la reducción de la exposición de los niños al humo de tabaco. Estos estudios utilizaron una variedad de intervenciones, incluyendo siete que utilizaron métodos de asesoramiento más intensivos o la entrevista motivacional. De los 42 estudios que no mostraron una reducción significativa de la exposición al humo de tabaco de niños, 14 utilizaron métodos de asesoramiento más intensivas o la entrevista motivacional. Un estudio no tenía como objetivo reducir la exposición al humo de tabaco de los niños, sino reducir los síntomas de asma y la reducción de los síntomas con éxito utilizando la entrevista motivacional. Conclusiones de los autores: A pesar de que varias intervenciones, como la educación de los padres y los programas de asesoramiento, se han utilizado para tratar de reducir la exposición al humo de tabaco de los niños, su eficacia no se ha demostrado claramente. La revisión no pudo determinar si alguna de intervenciones particulares reducen el tabaquismo y la exposición de los niños al humo de los padres con más eficacia que otros, aunque se identificaron siete estudios, que informaron del asesoramiento intensivo o entrevista motivacional siempre en el ámbito clínico, fueron efectivos.

Fecha publicación   
21-12-2013




Dosificación e intervalos de la amoxicilina par el tratamiento de la otitis media aguda en niños-> El tratamiento de la infección aguda del oído medio mediante una o dos veces al día de amoxicilina, con o sin clavulanico, respecto de las tres veces al día recomendadas actualmente, tiene los mismos resultados y eventos adversos.
Rev Cochram, 13/12/2013 "Dosage intervals of amoxicillin for the treatment of acute middle ear infection" 
Infección aguda del oído medio (otitis media aguda) es una enfermedad muy común en los niños y puede causar dolor y pérdida de la audición. La demora o el tratamiento ineficaz puede llevar a complicaciones graves como la perforación del tímpano, la pérdida auditiva neurosensorial o que la enfermedad se convierta en crónica. La amoxicilina, con o sin clavulanato, es el antibiótico más comúnmente utilizado para el tratamiento de la otitis media aguda. Actualmente, se está utilizando una ampliación en el intervalo de dosificación a una o dos dosis diarias, con preferencia a las tres o cuatro dosis diarias convencionales, para ayudar cumplimiento. Se identificaron cinco estudios clínicos aleatorizados con 1.601 niños que compararon dos regímenes de dosificación. Los participantes tenían 12 años o menos con OMA. El resultado primario fue la tasa de curación clínica en términos de resolución de la otalgia y fiebre al final de la terapia con antibióticos (día siete a 15). Los resultados secundarios fueron la tasa de curación clínica en términos de efusión del oído medio durante la terapia, la tasa de tratamiento posterior a curación clínica (uno a tres meses) en términos de resolución de la infección del oído medio, las complicaciones de la OMA y los eventos adversos a la medicación. Los resultados mostraron que el tratamiento de la infección aguda del oído medio, ya sea con una / dos veces al día o tres veces al día de amoxicilina, con o sin clavulanato, tiene los mismos resultados utilizando las medidas de resultado, incluidos los eventos adversos, como la diarrea y reacciones cutáneas

Fecha publicación   
15-12-2013




Duración media de los síntomas de las infecciones respiratorias en los niños-> La duración del resfriado común y el dolor de oído es considerablemente más larga que la orientación actual dada a los por los médicos de los países desarrollados. Para otros síntomas como el dolor de garganta, la tos aguda, la bronquiolitis y el crup, la orientación actual es coherente con nuestros hallazgos.
BMJ, 11/12/2013 "Duration of symptoms of respiratory tract infections in children: systematic review"
Objetivo: Determinar la duración prevista de los síntomas de las infecciones comunes del tracto respiratorio en los niños en la atención primaria y de emergencia. Diseño: Revisión sistemática de la literatura existente para determinar la duración de los síntomas de dolor de oído, dolor de garganta, tos (incluyendo tos aguda, bronquiolitis y laringitis), y el resfriado común en los niños. Fuentes de datos: PubMed, DARE, y CINAHL (todos hasta julio de 2012). Criterios de elegibilidad para la selección de estudios: Ensayos controlados aleatorios o estudios observacionales de niños con infecciones respiratorias agudas en la atención primaria o situaciones de emergencia en los países de altos ingresos que recibieron un tratamiento de control o un placebo o tratamiento con medicamentos de venta libre. La calidad del estudio se evaluó con el riesgo Cochrane de marco de sesgo de los ensayos controlados aleatorios, y el marco del programa de habilidades de evaluación crítica de los estudios observacionales. Principales medidas de resultado: Los datos individuales de estudio y, cuando fue posible, las proporciones medias diarias agrupadas y los intervalos de confianza del 95% para la duración de los síntomas. La duración de los síntomas (en días) en el que cada síntoma se había resuelto en el 50% y el 90 % de los niños. Resultados: De 22.182 referencias identificadas, 23 ensayos y 25 estudios observacionales reunieron los criterios de inclusión. Las poblaciones de estudio variaron en edad y la duración de los síntomas antes del inicio del estudio. En el 90 % de los niños, el dolor de oído se resolvió en siete u ocho días, el dolor de garganta entre dos a siete días, el crup en dos días, la bronquiolitis en 21 días, la tos aguda en 25 días, el resfriado en 15 días y los síntomas de las infecciones inespecíficas de vías respiratorias comunes en 16 días. Conclusiones: La duración de los resfriados y dolor de oído comunes son considerablemente más largas que la orientación actual dada a los padres en el Reino Unido y los Estados Unidos, para otros síntomas como el dolor de garganta, la tos aguda, la bronquiolitis y el crup, la orientación actual es coherente con nuestros hallazgos. La actualización de las directrices actuales con nuevas pruebas ayudará a apoyar a los padres y los médicos en la toma de decisiones basada en la evidencia para los niños con infecciones de las vías respiratorias.

Fecha publicación   
09-12-2013




Eficacia de la suplementación con probióticos durante el embarazo o infancia para la prevención del asma-> No se encuentra una asociación protectora del uso de los probióticos perinatales y diagnostico médico de asma o sibilancias en la infancia. Por lo tanto, no hay pruebas suficientes para recomendar los probióticos para la prevención primaria de estos trastornos.
BMJ, 04/12/2013 "Probiotic supplementation during pregnancy or infancy for the prevention of asthma and wheeze: systematic review and meta-analysis"
Objetivo: Evaluar la asociación de la suplementación con probióticos durante el embarazo o la infancia con el asma infantil y sibilancias. Diseño: Revisión sistemática y meta- análisis de ensayos controlados aleatorios. Fuentes de datos: Bases de datos Medline, Embase, y CENTRAL (Cochrane Library ) desde su inicio hasta agosto de 2013, además de la plataforma internacional de la Organización Mundial de la Salud de ensayos clínicos de registro y actas de congresos relevantes para los cinco años anteriores. Los ensayos incluidos y las revisiones pertinentes fueron seguidos en búsquedas en Web of Science. Métodos de revisión: Dos revisores identificaron de forma independiente los ensayos controlados aleatorios que evaluaron los probióticos administrados a las madres durante el embarazo o al bebé durante el primer año de vida. El resultado primario fue el diagnostico médico de asma; las medidas de resultado secundarias incluyeron sibilancias e infecciones del tracto respiratorio inferior. Resultados: Se identificaron 20 ensayos elegibles incluyendo a 4.866 niños. Los ensayos fueron heterogéneos en el tipo y la duración de la suplementación con probióticos y en la duración del seguimiento. Sólo cinco ensayos realizaron un seguimiento más allá de la edad de 6 años (media de 24 meses) de los participantes, y no tuvieron el poder estadístico para detectar el asma como resultado primario. La tasa global de diagnostico médico de asma fue del 10,7%, las tasas globales de incidente de sibilancias y la infección del tracto respiratorio inferior fueron del 33,3% y del 13,9%, respectivamente. Entre 3.257 recién nacidos incluidos en los nueve ensayos que contribuyeron con datos para el asma, la razón de riesgo de diagnostico médico de asma en los participantes asignados al azar a recibir probióticos fue (IC del 95% 0,81 a 1,21 ; I 2 = 0%) 0.99 . La razón de riesgo de incidente de sibilancias fue de 0,97 (0,87 a 1,09 , I 2 = 0%, 9 ensayos, 1949 neonatos). Entre 1.364 neonatos incluidos en seis ensayos, la razón de riesgo de infección del tracto respiratorio inferior después de la suplementación con probióticos fue de 1,26 (0,99 a 1,61; I 2 = 0%). Hemos adjudicado la mayoría de los ensayos como de alto (diez ensayos) o incierto (nueve ensayos) riesgo de sesgo, debido principalmente a las pérdidas. Conclusiones: No se encontraron pruebas para apoyar una asociación protectora entre el uso de los probióticos perinatales y diagnostico médico de asma o sibilancias en la infancia. Los ensayos controlados aleatorios hasta la fecha no han dado pruebas suficientes para recomendar los probióticos para la prevención primaria de estos trastornos. Son necesarias la prolongación del seguimiento de los ensayos existentes, junto con la investigación clínica y básica, para definir con precisión el papel de los probióticos en la prevención del asma infantil.

Fecha publicación   
30-11-2013




Beneficios de la educación postnatal de los padres para la salud del niño o su relación con los padres-> Las intervenciones educativas dirigidas a la mejora del sueño aumentan la cantidad de sueño de los niños en un promedio de 29 minutos en 24 horas, pero no tienen efecto sobre el tiempo medio del llanto infantil. La educación sobre el comportamiento infantil aumenta el conocimiento de las madres sobre la conducta infantil.
Rev Cochram, 28/11/2013 "Postnatal parental education for optimizing infant general health and parent-infant relationships"
Los beneficios de la educación de los padres después del nacimiento para la salud infantil o la atención y las relaciones entre padres e hijo siguen sin estar claros. Ser padres es importante en el desarrollo de niños sanos. Los nuevos padres tienen mucho que aprender poco después del nacimiento de un bebé y los padres no siempre tienen apoyo social o roles de modelos a seguir. Esto hace que sea esencial examinar la eficacia de las intervenciones utilizadas por el personal de salud para educar a los nuevos padres sobre el cuidado de sus hijos recién nacidos de la mejor manera posible. Esta revisión procuró evaluar los programas educativos entregados a uno o ambos padres en forma individual o en grupo en los dos primeros meses después del nacimiento. Aunque la revisión identificó 27 ensayos que incluían a 3.949 madres y 579 padres, sólo 15 (2.922 madres y 388 padres) proporcionaron datos utilizables sobre los resultados de interés. El sueño infantil, el llanto, y el conocimiento de la madre sobre los comportamientos infantiles fueron los únicos resultados que pudieron ser analizados de manera efectiva. Los resultados mostraron que las intervenciones educativas dirigidas a la mejora del sueño aumentaron la cantidad de sueño de los niños en un promedio de 29 minutos en 24 horas, pero no tuvieron ningún efecto significativo sobre el tiempo medio de llanto infantil en 24 horas a las seis semanas y doce semanas de edad. La educación sobre el comportamiento infantil aumentó el conocimiento de las madres sobre la conducta infantil cuatro semanas después de nacer en un promedio de 2,85 puntos. Se requiere investigación adicional.

Fecha publicación   
13-10-2013




Introducción temprana del gluten en la dieta del niño y riesgo de enfermedad celíaca-> El riesgo de enfermedad celíaca es mayor en los niños a los que se les introduce el gluten después de 6 meses de edad y en aquellos amamantados durante más de 12 meses. Otros estudios han encontrado una asociación protectora de la lactancia sobre la enfermedad celíaca.
Pediatrics, 07/10/2013 "Early Feeding and Risk of Celiac Disease in a Prospective Birth Cohort"
Objetivos: El momento de la introducción del gluten se ha asociado con el riesgo de enfermedad celíaca (EC) en niños, pero es desconocida la ventana de tiempo óptimo. El objetivo fue estudiar el efecto de la edad de introducción del gluten en el riesgo de EC, con ajuste de la lactancia materna. Métodos: En el he Norwegian Mother and Child Cohort Study, con 107.000 niños incluidos, la EC fue identificada a través de cuestionarios y la vinculación con el Registro del Paciente noruego. La introducción del gluten se informó mensualmente de 0 a 6 meses de edad y la lactancia de 0 a 18 meses. Resultados: Después de la exclusión de los casos con información insuficiente, fueron utilizados para el análisis 324 niños con EC en una cohorte de 82.167. El gluten se introdujo antes o a los 4 meses en el 8,0 %, de 5 a 6 meses en el 45,3 %, y después de 6 meses en el 46,6 %, mientras que la lactancia materna se mantuvo estable en ~ 78 % a los 6 meses de edad. La EC fue diagnosticada en 3.68/1000 de los niños con la introducción del gluten de los 5 a 6 meses en comparación con 4.15/1000 con introducción tardía y 4.24/1000 con gluten antes de tiempo. Después del ajuste para la edad del niño y el género, la lactancia materna, y el la EC materna, la introducción del gluten tardía se asoció con un mayor riesgo de EC (razón de probabilidad ajustada, 1,27 [ intervalo de confianza del 95 %, 1,01-1,65 ] , P = 0,045). La lactancia materna >12 meses también se asoció con un mayor riesgo (razón de probabilidad ajustada, 1,49 [ intervalo de confianza del 95 %, 1.1 a 2.21 ] , P = 0,046 ). Conclusiones: Se encontró un mayor riesgo de EC en los niños a los que se les introdujo el gluten después de 6 meses y un mayor riesgo en los niños alimentados con leche materna después de 12 meses de edad.

Fecha publicación   
05-10-2013




Factores presentes en la infancia que están asociados con la enfermedad cardiovascular en la edad adulta-> De entre los distintos estilos de vida e los indicadores clínicos estudiados, un mayor estatus socioeconómico de la familia y que no fumen los padres pueden predecir de forma independiente la salud cardiovascular en la edad adulta.
Int J Cardiol, 27/09/2013 "Childhood lifestyle and clinical determinants of adult ideal cardiovascular health"
La American Heart Association ha definido recientemente la salud cardiovascular ideal por la presencia simultánea de siete factores y conductas de salud. El concepto se asocia con la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por enfermedad cardiovascular y por cualquier causa. Para promover eficazmente la salud cardiovascular ideal de forma temprana en la vida, deben ser investigados los factores de la infancia que predicen el futuro de la salud cardiovascular ideal. Nuestro objetivo era comenzar el estudio de manera integral en la infancia con los determinantes de la salud cardiovascular en los adultos en cohortes de base poblacional a partir de tres continentes. Métodos: La muestra está compuesta por un total de 4.409 participantes de 3 a 19 años de edad al inicio del estudio del riesgo cardiovascular en jóvenes finlandeses del Cardiovascular Risk in Young Finns Study (YFS, N = 1.883), el Childhood Determinants of Adult Health Study (CDAH, N = 1.803), de Australia y Princeton Sigue Estudio-up (PFS, N = 723) de los Estados Unidos. Los participantes fueron reexaminados 19-31 años después, cuando tuvieron de 30 a 48 años de edad. Resultados: En el análisis multivariable, los predictores independientes de la niñez en la salud cardiovascular ideal de los adultos son el estatus socioeconómico de la familia (P <0,01; asociación directa) y el IMC (P <0,001; asociación inversa) en todos los grupos. Además, la presión arterial (P = 0,007), el LDL-colesterol (P <0,001) y los padres fumadores (P = 0,006) en los YFS y fumar solo en el en CDAH (P = 0,001) se asoció inversamente con el futuro de la salud cardiovascular ideal. Conclusiones: De entre los distintos estilos de vida y los indicadores clínicos estudiados, un mayor estatus socioeconómico de la familia y no fumar (padres / propio) en la niñez predicen de forma independiente la salud cardiovascular ideal, en la edad adulta. Como las enfermedades cardiovasculares ateroscleróticas tienen su origen en la infancia, nuestros resultados sugieren que la atención especial en los niños que provienen de familias de bajo nivel socioeconómico, y  cuyos padres fuman, pueden prevenir la morbilidad y mortalidad de las enfermedades cardiovasculares.

Fecha publicación   
15-09-2013




Riesgo de suicidio en los adolescentes adoptados respecto de los no adoptados -> Los adolescentes adoptados en la primera infancia tienen un riesgo cuatro veces mayor respecto de los hijos que viven con sus padres biológicos. Los adoptados tienen mayor probabilidad de trastornos disruptivos en la infancia, estado de ánimo negativo y falta de interés en la escuela, pero tras ajustar por estos factores, los adolescentes adoptados mantienen una mayor riesgo de intento de suicidio.
Pediatrics, 09/09/2013 "Risk of Suicide Attempt in Adopted and Nonadopted Offspring"
Objetivo: Preguntamos si el estado de adopción representa un riesgo de intento de suicidio para los hijos adoptados y no adoptados que viven en Estados Unidos. También se examinó si los factores que se sabe están asociados con la conducta suicida median en la relación entre el estado de la adopción y el intento de suicidio. Métodos: Los participantes procedían del Sibling Interaction and Behavior Study, que incluyó niños 692 adoptados y 540 no adoptados y se llevó a cabo en la Universidad de Minnesota desde 1998 hasta 2008. Los adoptados fueron sistemáticamente comprobados a partir de registros de 3 grandes agencias de adopción Minnesota; los no adoptados se seleccionaron a partir de los registros de nacimiento de Minnesota. Las medidas de resultado fueron los intentos de suicidio, informados por los padres o la descendencia, y factores conocidos por estar asociados con la conducta suicida como síntomas de trastornos psiquiátricos, rasgos de la personalidad, el entorno familiar y la desconexión académica. Resultados: La probabilidad de un intento de suicidio fue informada en los adoptados ~ 4 veces más en comparación con los no adoptados (odds ratio: 4,23). Tras ajustar por factores asociados con la conducta suicida, las probabilidades de informar un intento de suicidio se redujeron, pero se mantuvieron significativamente elevadas (odds ratio: 3,70). Conclusiones: Las probabilidades de intento de suicidio informado es más elevada en individuos que adoptados en relación con los que no son adoptados. La relación entre el estado de la adopción y el intento de suicidio está parcialmente mediada por factores que se sabe están asociados con la conducta suicida. La prolongación del estudio del riesgo de intento de suicidio en los hijos adoptados podría aportar a la investigación las tendencias suicidas en los adolescentes y adultos jóvenes.

Fecha publicación   
10-08-2013




Los niños con trastornos del espectro autista (TEA) tienen cambios químicos en el cerebro entre las edades de 3 y 10 que los distinguen de los niños con otras formas de retraso en el desarrollo -> A la edad de 3-4, los niños con TEA tienen concentraciones más bajas de N-acetil aspartato, colina y creatina en la materia blanca y gris, que ya no se observan a las edades de 9 y 10 años.
Jama Psychiatry, 31/07/2013 "Atypical Developmental Patterns of Brain Chemistry in Children With Autism Spectrum Disorder"
Importancia: El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo con síntomas emergentes durante la primera infancia. La fisiopatología de la enfermedad sigue siendo no del todo comprendida. Objetivo: Examinar los patrones de corte transversal y longitudinal de las concentraciones químicas del cerebro en los niños con TEA o retraso del desarrollo idiopático (RDI) en 3 edades diferentes, de comienzo temprano en la evolución clínica. Diseño: Se obtuvieron longitudinalmente datos de imágenes por resonancia magnética de protones espectroscópica en niños con TEA o RDI, y sobre todo en sección transversal para niños con un desarrollo típico (DT), de 3 a 4, 6 a 7 y 9 a 10 años de edad. Configuración: El reclutamiento, evaluaciones de diagnóstico y resonancia magnética se realizaron en la Universidad de Washington en Seattle. Participantes: Setenta y tres niños (45 con TEA, 14 con RDI y 14 con DT) a los 3 y 4 años de edad, 69 niños (35 con TEA, 14 con RDI y 20 con DT) a los 6 y 7 años de edad y 77 niños (29 con TEA, 15 con RDI y 33 con DT) a los 9 y 10 años de edad. Principales resultados y medidas: Las concentraciones de N-acetil aspartato (NAA), colina (Cho), creatina (Cr), mio-inositol (mI) y glutamina más glutamato (GLX) en la materia gris cerebral (GM) y la materia blanca (WM) a los 3 a 4, 6 a 7 y 9 a 10 años de edad, y cálculo de las tasas de cambio de estos productos químicos entre los 3 y 10 años de edad. Resultados: A los 3 ó 4 años de edad, el grupo TEA tuvieron menor NAA, Cho, y concentraciones de Cr que el grupo de DT, en tanto GM como WM, alteraciones que en gran medida no se observaron entre los 9 y 10 años de edad. El grupo RDI mostró reducción de las concentraciones de NAA GM y WM a los 3 a 4 años de edad, las concentraciones de GM NAA se redujeron a los 9 y 10 años de edad en comparación con el grupo de DT. No hubo diferencias entre la TEA y los grupos de RDI en las tasas de GM NAA, Cho y cambios Cr. entre 3 y 10 años de edad. Conclusiones y significado: Los cambios químicos de GM entre los 3 y 10 años de edad diferencian a los niños con TEA de aquellos con RDI. En particular, se observó un cambio dinámico de reducción de GM NAA en los niños con TEA. Por el contrario, las reducciones persistentes de GM NAA en los niños con RDI sugieren un proceso más estático de desarrollo subyacente diferente,.
 

Fecha publicación   
31-07-2013




Utilidad de los métodos simples como recompensa a las noches secas de los niños -> Escasa utilidad de este tipo de intervenciones del tipo de gráficos de estrellas u otros sistemas de recompensa, como restricción de líquidos, levantar y despertar a un niño... Frecuentemente, se utilizan como un primer intento para controlar el problema antes de usar fármacos o alarmas.
Rev Cochram, 23/07/2013 "Simple treatments for bedwetting in children"
Los tratamientos simples como recompensar las noches secas y levantar a un niño mientras duerme, pueden reducir la enuresis nocturna en los niños y no presentan efectos adversos, pero las pruebas son poco sólidas. La enuresis nocturna es una enfermedad estresante que, en particular, afecta a niños pequeños. Es la pérdida involuntaria de la orina durante la noche sin una enfermedad subyacente como causal de la misma. Puede dar lugar a problemas sociales, bromas de los hermanos y disminución de la autoestima. Los métodos simples para ayudar a los niños a obtener control incluyen: gráficos de estrellas y otros sistemas de recompensa, restricción de líquidos, levantar y despertar a un niño. Frecuentemente, se utilizan como un primer intento para controlar el problema antes de usar fármacos o alarmas. La revisión de los ensayos encontró muy pocas pruebas para demostrar que estos métodos simples funcionan, pero a la vez no halló ningún efecto adverso acerca de la seguridad. Se necesita investigación adicional.

Fecha publicación   
16-07-2013




Castigo físico severo en los niños y consecuencias en la edad adulta -> Los niños que fueron castigados físicamente, aunque sin abuso físico o emocional, tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, artritis y obesidad en la edad adulta.
Pediatrics, 15/07/2013 "Harsh Physical Punishment in Childhood and Adult Physical Health"
Antecedentes: El uso del castigo físico es controvertido. Ningún estudio ha examinado exhaustivamente la relación entre el castigo físico y varias condiciones de salud física de una muestra representativa a nivel nacional. El presente estudio investigó las posibles asociaciones entre el castigo físico severo (es decir, empujar, agarrar, empujar, abofetear y golpear) a falta de más maltrato infantil grave (es decir, el abuso físico, abuso sexual, abuso emocional, abandono físico, abandono emocional, la exposición a la violencia de pareja) y varias condiciones de salud física. Métodos: Los datos proceden de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas recogidas en 2004 y 2005 (n = 34.226). La encuesta se realizó con una muestra representativa de población adulta de EE.UU. (20 años o más). Se evaluaron las categorías de condiciones físicas de salud en los últimos 8 años. Los modelos se ajustaron por variables sociodemográficas, antecedentes familiares de disfunción y trastornos mentales del Eje I y II. Resultados: El castigo físico severo se asoció con mayores probabilidades de enfermedad cardiovascular (significación marginal), artritis y obesidad después de ajustar por variables sociodemográficas, antecedentes familiares de disfunción y trastornos mentales del Eje I y II (odds ratio ajustado varió 1,20 a 1,30). Conclusiones: El castigo físico severo en la ausencia de maltrato infantil está asociado con ciertas condiciones de salud física en una muestra de población general. Estos resultados informan el debate actual en torno al uso del castigo físico y proporcionan evidencia de que el castigo físico severo, independiente del maltrato infantil, se asocia con una mayor probabilidad de problemas de salud física.

Fecha publicación   
12-07-2013 (B)




Hora a la que los niños van a la cama y habilidades cognitivas -> Los niños con horarios irregulares para ir a dormir a los 3 años se asocian, en las niñas y los niños, con inferiores habilidades cognitivas a los 7 años. No tener un horario regular para dormir a los 7 años se relaciona con peores resultados en las pruebas cognitivas en las niñas. Los efectos de la hora de acostarse sobre el rendimiento cognitivo parecen ser acumulativos", en la sección "Padres", del apartado "Niñas/os y padres".
J Epidemiol Community Health, 08/07/2013 "Time for bed: associations with cognitive performance in 7-year-old children: a longitudinal population-based study"
Antecedentes: Poco se sabe sobre la relación entre la hora en que los niños vayan a la cama y su desarrollo cognitivo. En este artículo tratamos de analizar si la hora de dormir en la primera infancia están relacionados con resultados de las pruebas cognitivas a los 7 años de edad. Métodos: Se examinaron los datos de la hora de acostarse y la prueba cognitiva (puntuaciones z) para la lectura, matemáticas y habilidades espaciales en 11.178 niños de 7 años de edad, del UK Millennium Cohort Study. Resultados: A los 7 años de edad, se relacionó a los que no tienen un horario regular para dormir con menores puntuaciones en las pruebas cognitivas en las niñas: lectura (β: -0,22), matemáticas (β: -0,26) y espacial (β: -0,15), pero no para los niños. Ir a la cama sin horario regular a los 3 años se asoció de forma independiente, en las niñas y los niños, con puntuaciones de lectura más bajas (β: -0,10 a -0,20), matemáticas (β: -0,16 a -0,11) y espacial (β: -0,13 a -0,16). Las relaciones acumuladas fueron evidentes. Las niñas que no tenían horarios regulares para ir a los 3, 5 y 7 tenían puntuaciones de lectura significativamente más bajas (β: -0,36), matemáticas (β: -0,51) y espacial (β: -0,40), mientras que para los chicos este es el caso de los con la hora de dormir no habituales en las dos edades (3, 5 o 7 años): lectura (β: -0,28), matemáticas (β: -0,22) y espacial (β: -0,26) puntuaciones. En los niños con horarios de dormir irregulares en las tres edades (3, 5 y 7 años) las puntuaciones no fueron significativamente relacionadas con las puntuaciones más bajas de lectura, matemáticas y espaciales. Conclusiones: El horario constante de ir a la cama en la primera infancia está relacionado con el rendimiento cognitivo. Dada la importancia del desarrollo infantil temprano, se pueden considerar sus los efectos para la salud durante toda la vida.

Fecha publicación   
12-07-2013 (A)




Incidencia de la plagiocefalia posicional (también conocida como síndrome de la cabeza plana) en niños de entre 7 y 12 semanas de edad -> La incidencia estimada de la plagiocefalia posicional supera el 40%. Puede ser una recomendación adecuada el cambio de posición de los niños para dormir.
Pediatrics, 08/07/2013 "The Incidence of Positional Plagiocephaly: A Cohort Study"
Objetivo: El objetivo de este estudio fue estimar la incidencia de la plagiocefalia posicional en niños de 7 a 12 semanas de edad que asisten a la clínica para niños sanos de 2 meses en Calgary, Alberta, Canadá. Métodos: Se utilizó un diseño de cohorte prospectivo para reclutar 440 recién nacidos a término sanos (nacido en ≥ 37 semanas de gestación) que acudieron a las clínicas para niños sanos de 2 meses para los servicios de enfermería de salud pública (por ejemplo, vacunación) en la ciudad de Calgary , Alberta. El estudio se completó en 4 centros de salud comunitarios (CHC) de julio a septiembre de 2010. Los CHCs fueron seleccionados en base a su ubicación, cada CHC representa 1 cuadrante de la ciudad. Se utilizó la herramienta Argenta's (2004) plagiocephaly assessment tool para identificar la presencia o ausencia de la plagiocefalia. Resultados: De los 440 niños evaluados, 205 fueron observados  teniendo algún tipo de plagiocefalia. La incidencia de la plagiocefalia en los bebés entre las 7 a 12 semanas de edad se estimó en el 46,6%. De todos los bebés con plagiocefalia, el 63,2% fueron afectados en el lado derecho y el 78,3% tenía una forma leve. Conclusiones: Por lo que conocemos, este es el primer estudio basado en la población para investigar la incidencia de la plagiocefalia posicional con 4 lugares de recolección de datos basados en la comunidad. Se requieren más estudios para corroborar los hallazgos de nuestro estudio. Es necesaria más investigación para evaluar la incidencia de la plagiocefalia usando la herramienta de evaluación de la plagiocefalia de Argenta a través de más CHC y para evaluar la prevalencia de los diferentes grupos de edad infantil. Tiene que ser establecida la utilidad de usar herramienta de evaluación de la plagiocefalia de Argenta por enfermeras de salud pública y / o médicos de familia.

Fecha publicación   
19-06-2013




Acoso entre hermanos respecto del acoso de compañeros en la infancia o adolescencia -> Los niños perciben el acoso entre hermanos como emocionalmente angustiante, semejante a ser acosados por un compañero, y los adultos no deben considerarla normal o de menor importancia. En esta muestra representativa de EEUU, el 32% de los niños informó de algún tipo de victimización entre hermanos en el último año.
Pediatrics, 17/06/2013 "Association of Sibling Aggression With Child and Adolescent Mental Health".
Objetivo: Las agresiones entre hermanos son comunes, pero a menudo desestimada por benignas. Examinamos si ser víctima de diversas formas de agresión entre hermanos se asocia con la aflicción de la salud mental de los niños y adolescentes. También contrastamos las consecuencias de agresión entre hermanos respecto de la agresión entre pares para la salud mental de los niños y adolescentes. Métodos: Se analizó una muestra de probabilidad nacional (n = 3.599), que incluyó entrevistas telefónicas sobre victimizaciones en años anteriores llevadas a cabo a jóvenes de 10 a 17 años o un cuidador adulto sobre los niños de 0 a 9 años de edad. Resultados: Los niños de 0 a 9 años y jóvenes de 10 a 17 años que sufrieron la agresión entre hermanos en el año anterior (es decir, psicológico, sobre bienes, agresión física leve o grave), informaron una mayor angustia en su salud mental. Los niños de 0 a 9 muestran una mayor angustia en su salud mental que los jóvenes de 10 a 17 años en el caso de asalto físico leve, pero no fue diferente a los otros tipos de agresión entre hermanos. La comparación de los hermanos frente a la agresión entre pares en general mostró que los hermanos y la agresión entre pares de forma independiente y exclusiva pronosticó un empeoramiento en la salud mental. Conclusiones: La importancia de la agresión entre hermanos, niños o adolescentes y la salud mental no debe ser desestimada. La movilización para prevenir y detener la victimización entre pares y la intimidación se debe ampliar para abarcar también la agresión entre hermanos.

Fecha publicación   
31-05-2013 (B)




Influencia de las visitas de control del niño sano sobre las atenciones hospitalarias ambulatorias -> Los niños de 2 meses a 3,5 años con menor adherencia a las visitas de control del niño sano tienen una mayor probabilidad de tener que solicitar atención hospitalaria ambulatoria.
Am J Manag Care, 10/05/2013 "Well-Child Care Visits and Risk of Ambulatory Care–Sensitive Hospitalizations".
Objetivos: Determinar si la adherencia a las visitas de control del niño sano (VCNS) se asocian con un mayor riesgo Atenciones Ambulatorias Hospitalarias (AAHs) entre los niños pequeños en un sistema de salud integrado. Diseño del estudio: Se realizó un estudio observacional retrospectivo. Métodos: Se utilizaron las atenciones y los datos administrativos en los niños de 2 meses hasta los 3,5 años incluidos en Group Health Cooperative 1999-2006. La variable independiente principal fueron las VCNS oportunas basadas en el calendario recomendado de Group Health 2000. Se utilizaron modelos de regresión de riesgos proporcionales de Cox para determinar la asociación entre la adhesión a las visitas y el riesgo del VCNS para la primera AAH de un niño. Resultados: De los 20.065 niños, 797 (4%) tuvieron una AAH. Los niños con baja adherencia a VCNS aumentaron los cocientes de riesgo (CR) de 1,4 a 2,0 para la adhesión (CCSS 0-25%: HR 2,0, intervalo de confianza del 95% [IC]: 1.6 a 2.6, P <0,001; adherencia 26-50 %: HR 1,4, IC 95%: 1.1 a 1.8, P <0,05). De los 2.196 niños con> 1 enfermedad crónica, 189 (9%) tuvieron una AAH. Los niños con> 1 enfermedad crónica y con menor adherencia a VCNS también aumentaron las AAH (adherencia 0-25%: HR 3,2, IC 95%: 1.8 a 5.6, P <0,001; adherencia 26-50%: HR 1.9, IC del 95%: 01.02 a 03.02, P <0,05). Conclusiones: Para los niños pequeños, la mala adherencia a VCNS se asoció con un mayor riesgo para la AAH en este sistema de salud integrado.

Fecha publicación   
31-05-2013 (A)




Influencia de los genes y el medio ambiente en el sueño de los niños pequeños -> Los genes juegan el papel más importante en  el sueño nocturno de los niños pequeños, mientras que los factores ambientales son más importantes para las siestas durante el día. El estudio sugiere que las intervenciones en los niños que duermen mal por la noche pueden ser especialmente útiles a la edad de 18 meses.
Pediatrics, 27/05/2013, "Genetic and Environmental Influences on Daytime and Nighttime Sleep Duration in Early Childhood".
Objetivos: Determinar la contribución relativa de los factores genéticos y ambientales en la duración del sueño continuo durante el día y la noche a los 6, 18, 30, y 48 meses de edad, e identificar los diferentes subgrupos de niños que siguieron diferentes trayectorias en la duración del sueño durante el día y la noche e investigar su etiología. Métodos: El estudio incluyó a 995 gemelos (405 monocigóticos y 586 dicigóticos) del Quebec Newborn Twin Study reclutados de los registros de nacimiento del Instituto de Estadística de Quebec. El sueño durante el día y la noche se evaluó a través de informes maternos a los 6, 18, 30, y 48 meses de edad. Se utilizó una estrategia de modelado semiparamétrico para calcular las trayectorias de la duración del sueño durante el día y la noche. Se utilizaron modelos genéticos cuantitativos para examinar en qué medida los factores genéticos y ambientales influyeron en duración del sueño continuo durante el día y la noche. Resultados: El análisis de modelos genéticos reveló influencias ambientales para todas las trayectorias de la duración del sueño durante el día. En contraste, se encontraron fuertes influencias genéticas para la duración del sueño nocturno consolidado (excepto a los 18 meses y para la trayectoria del corto incremento de la duración del sueño). Conclusiones: Esta es la primera indicación de que la duración del sueño durante el día la infancia temprana puede ser condicionado por las influencias del medio ambiente, mientras que la variación en la duración del sueño nocturno se influye en gran medida por factores genéticos con una ventana de tiempo de influencia del medio ambiente crítica a los ~ 18 meses.

Fecha publicación   
21-05-2013




Se podría lograr una reducción sustancial del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) si los padres evitaran compartir la cama con el bebe -> Compartir la cama con los padres se asocia con un aumento de cinco veces el riesgo de (SMSL) entre los niños menores. El riesgo aumenta con el tabaquismo de los padres, el consumo materno de alcohol y/o drogas.
BMJ Open, 20/05/2013 "Bed sharing when parents do not smoke: is there a risk of SIDS? An individual level analysis of five major case–control studies".
Objetivo: Resolver la incertidumbre sobre el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), si se asocia con dormir en la cama con su bebé, si los padres fuman y si el bebé está siendo amamantado. Diseño: Se definió compartir la cama como dormir un bebé con los padres la cama, compartiendo habitación con el bebé durmiendo en la habitación con sus padres. Se comparó la frecuencia de compartir la cama durante el último sueño entre los bebés que murieron de SMSL y niños controles. Se combinaron cinco grandes conjuntos de datos de casos control de SMSL. Se imputaron casos perdidos. Se utilizaron los efectos aleatorios de regresión logística para controlar los factores de confusión. Configuración: Modalidades de dormir en casa de los bebés en 19 estudios de todo el Reino Unido, Europa y Australasia. Participantes: 1.472 casos de SMSL y 4.679 controles. Cada estudio incluyó efectivamente todos los casos, por los criterios estándar. Los controles fueron seleccionados al azar entre los niños normales de la misma edad, hora y lugar. Resultados: En el conjunto de datos combinados, el 22,2% de los casos y el 9,6% de los controles compartieron la cama, el OR ajustado (AOR) para todas las edades 2,7, IC 95% (1.4 a 5.3). Riesgo de compartir la cama disminuye al aumentar la edad infantil. Cuando ninguno de los padres fumaba y el bebé tenía menos de 3 meses, amamantando, sin otros factores de riesgo el AOR de compartir la cama frente compartir habitación fue de 5.1 (2.3 a 11.4), y el riesgo absoluto estimado para los niños que comparten la habitación era muy baja (0,08 (0,05 a 0,14) / 1.000 nacidos vivos). Esto aumentó a 0,23 (0,11 a 0,43) / 1000 al compartir la cama. El tabaco y alcohol producen un gran aumento del riesgo al compartir la cama. Conclusiones: Compartir la cama para dormir cuando los padres no fuman o toman alcohol o drogas aumenta el riesgo de SMSL. Los riesgos asociados con compartir la cama son mucho mayores cuando se combina con el tabaquismo de los padres, el consumo materno de alcohol y / o drogas. Se podría lograr una reducción sustancial de las tasas de SMSL si los padres evitaran compartir la cama con el bebe.

Fecha publicación   
07-05-2013




Los padres que chupan el chupete de su hijo para limpiarlo pueden  reducir el riesgo, de forma inadvertida, de desarrollar alergias en el niño -> La transferencia de microbios orales de los padres al bebé puede cambiar la composición de las bacterias en la saliva de los bebés y, secundariamente, reducir el riesgo de alergia (asma y eczema).
Pediatrics, 06/05/2013 "Pacifier Cleaning Practices and Risk of Allergy Development".
Objetivo: La estimulación inmune a través de la exposición a microbios comensales puede proteger contra el desarrollo de alergias. Los microbios orales pueden ser transferidos de los padres a los niños a través de chupetes. Hemos investigado si las prácticas de limpieza del chupete afectaron el riesgo de desarrollo de alergias. Métodos: Se examinó una cohorte de 184 recién nacidos para la alergia clínica y la sensibilización a alérgenos del aire y los alimentos a los 18 y 36 meses de edad y, además, puntualmente sobre la aparición de los síntomas. Se registro el uso del chupete y las prácticas de limpieza del chupete durante las entrevistas con los padres cuando los niños tuvieron 6 meses de edad. La microbiota oral de los niños se caracterizó por el análisis de las muestras de saliva recogidas a los 4 meses de edad. Resultados: Los niños cuyos padres "limpiaban" el chupete chupando (n = 65) eran menos propensos a tener asma (odds ratio [OR] 0,12, intervalo de confianza del 95% [IC]: 0,01 a 0,99), eczema (OR 0,37; 95 % CI 0,15-0,91) y sensibilización (OR 0.37, IC del 95%: 0,10 a 1,27) a los 18 meses de edad, respecto de los niños cuyos padres no utilizaban esta técnica de limpieza (n = 58). La protección contra el eczema se mantuvo a la edad de 36 meses (razón de riesgo 0,51, p = 0,04). El parto vaginal y chupar el chupete por los padres produjeron efectos protectores independientes y aditivos contra el desarrollo de eczema. La microbiota salival difirió entre los niños cuyos padres limpiaban su chupete por succión y los niños cuyos padres no utilizaban esta práctica. Conclusiones: Chupar el chupete de su bebé por los padres puede reducir el riesgo de desarrollo de alergias, posiblemente a través de la estimulación inmune por microbios transferidos al bebé a través de la saliva de los padres.

Fecha publicación  
15-04-2013




Utilidad de los programas a padres para la prevención de lesiones accidentales a los niños - > Los programas de crianza para son eficaces en la reducción de lesiones no intencionales en los niños y pueden mejorar la seguridad en el hogar, especialmente en las familias que pueden ser consideradas "de riesgo", como algunas madres adolescentes o solteras.
Rev Cochram, 28/03/2013 "Parenting programmes for the prevention of unintentional injuries in childhood".
Esta revisión analizó si la educación de los padres y los programas de entrenamiento (llamados programas de crianza de los hijos), ayudan a los padres a proporcionar un ambiente de hogar seguro para reducir las lesiones en los niños. Llevamos a cabo la revisión, ya que hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de lesiones accidentales a los niños, por los que los padres pueden ser ayudados asistiendo a los programas de crianza de los hijos, como la salud mental de las madres y los problemas conductuales del niño. Además, es más probable que ocurran las lesiones cuando los padres no son capaces de predecir la capacidad de un niño para realizar tareas como subir a los muebles y apertura de cerraduras. Los programas para los padres pueden ayudarles a desarrollar expectativas realistas sobre el comportamiento de su niño para su edad y etapa de desarrollo. Por lo tanto, hemos querido evaluar si los programas de crianza de los hijos reducen el riesgo de lesiones accidentales en los niños, y si los padres proporcionan un ambiente de hogar seguro mediante el uso de más medidas de seguridad, como puertas de para escaleras, y adoptan prácticas de seguridad tales como mantener los medicamentos fuera del alcance. A partir de búsquedas en bases de datos y sitios web encontramos 22 estudios aleatorios y no aleatorios que evaluaron el efecto de los programas para los padres sobre las lesiones de la infancia o de seguridad en el hogar. Quince de ellos fueron programas de visitas domiciliarias que proporcionaron una serie de servicios de apoyo, así como la educación o formación de los padres. Estos fueron proporcionados generalmente a las familias que se encontraban en desventaja, cuyos hijos fueron considerados en riesgo de mala salud o aquellos que podían beneficiarse de ayuda adicional. Se combinaron los resultados de 10 ensayos controlados aleatorios que incluyeron un total de 5.074 niños y se encontró que los niños de familias que habían recibido los programas para los padres tenían menos lesiones que los de las familias que no habían realizado los programas. Se agruparon los resultados de los tres ensayos controlados aleatorios que medían la seguridad en el hogar mediante la observación de Home Observation for Measurement of the Environment (HOME). Con un total de 368 niños de estos tres estudios no se encontraron diferencias en las puntuaciones HOME entre las familias que participaron en los programas para los padres y los que no participaron el programa. En general, la calidad de los estudios fue razonable. Llegamos a la conclusión de que los programas de crianza son eficaces en la reducción de lesiones no intencionales en los niños y puede mejorar la seguridad en el hogar, especialmente en las familias que pueden ser considerados "de riesgo", como algunas madres adolescentes o solteras. Valdría la pena para los proveedores de salud y asistencia social para proporcionar programas para los padres de familia.

Fecha publicación  
02-04-2013




Relación entre ver mucho la televisión y los problemas de conducta en los niños -> Los niños británicos de 5 años de edad que ven 3 o más horas de televisión al día son ligeramente más propensos a desarrollar problemas de conducta a la edad de 7 años, respecto de los que ven menos televisión. El estudio no encuentra ninguna relación entre el tiempo dedicado a jugar con videojuegos y los problemas de conducta.
Arch Dis Cild, 25/03/2013 "Do television and electronic games predict children's psychosocial adjustment? Longitudinal research using the UK Millennium Cohort Study".
Mirar pantallas de ordenador o videojuegos en niños pequeños se ha asociado con varios aspectos del ajuste psicosocial. La mayor parte de la investigación es de América del Norte y se centra en la televisión. Pocos estudios longitudinales han comparado los efectos de ver la televisión y los juegos electrónicos, o han investigado sobre las diferencias de género. Objetivo: Explorar cómo afecta tiempo de visualización de la televisión y los juegos electrónicos durante 5 años en los cambios del ajuste psicosocial en una muestra representativa de 7 años de edad del Reino Unido. Métodos: Fueron informadas por las madres de 11.014 niños las horas diarias que visualizaron la televisión y jugaron con juegos electrónicos durante 5 años,  en el UK Millennium Cohort Study del Reino Unido. También fueron informados por las madres los problemas de conducta, síntomas emocionales, problemas de relación entre iguales, hiperactividad / falta de atención y conducta prosocial, utilizando el Strengths and Difficulties Questionnaire. Fueron controlados los cambios en la exposición a las pantallas entre la edad de 5 a 7 años, ajustando por características y funcionamiento familiar y las características del niño. Resultados: Ver la televisión durante 3 horas o más a los 5 años predijo un incremento 0,13 puntos (95%: 0,03 a 0,24) en los problemas de conducta a los 7 años, en comparación con la observación durante menos de una hora, pero los juegos electrónicos no se asociaron con problemas de conducta. No se encontraron asociaciones entre los dos tipos de exposición a las pantallas y los síntomas emocionales, hiperactividad / falta de atención, problemas de relación entre iguales o el comportamiento prosocial. No hubo pruebas de diferencias de género en el efecto del tiempo de pantalla. Los autores concluyen que ver la TV pero no juegos electrónicos predijo un pequeño aumento en los problemas de conducta. El tiempo de exposición a las pantallas no predijo otros aspectos de adaptación psicosocial. Es necesario seguir trabajando para establecer mecanismos causales.

Fecha publicación  
11-02-2013




Asociación entre la violencia infligida por la pareja y los síntomas depresivos en los padres durante los primeros 3 años de vida de su hijo, y el desarrollo de posteriores trastornos psicológicos en el niño -> Los niños de padres que informaron tanto la violencia infligida por la pareja como síntomas depresivos, tienen más probabilidades de ser diagnosticados de trastorno por déficit de atención, y los niños cuyos padres tienen síntomas de depresión son más propensos a recibir medicación psicotrópica.
JAMA Pediatr, 04/02/2013 "Associations of Early Exposure to Intimate Partner Violence and Parental Depression With Subsequent Mental Health Outcomes".
La exposición conocida del niño a la violencia del compañero íntimo (VCI) o la depresión materna, le pone en riesgo de resultados negativos en la salud mental desde la edad preescolar. La vigilancia activa permanente de estos factores de riesgo puede conducir a una precoz intervención de salud mental para los niños. El objetivo de este estudio es examinar la asociación entre los informes de los padres de VCI y los síntomas depresivos en los primeros 3 años de vida de un niño, con los consiguientes problemas de salud mental y tratamiento de drogas psicotrópicas. Diseño: Estudio de cohortes prospectivo vinculando la VCI parental y la depresión con la posterior facturación y los datos de farmacia entre el 1 de noviembre de 2004 y el 7 de junio de 2012, en cuatro clínicas pediátricas. Participaron un total de 2.422 niños que recibieron atención en las clínicas que pusieron en práctica el sistema Child Health Improvement Through Computer Automation (CHICA). Principales medidas de resultado: Cualquier informe de VCI y / o síntomas depresivos de los padres desde el nacimiento hasta los 3 años, los diagnósticos de salud mental realizados con los criterios de la Clasificación Internacional de Enfermedades, novena revisión, y cualquier tratamiento de drogas psicotrópicas entre las edades de 3 y 6 años. Resultados: 58 cuidadores (2,4%) informaron de VCI y síntomas depresivos antes de que sus niños tuvieran 3 años, 69 (2,8%) informaron sólo de VCI, 704 (29.1%) informaron de síntomas depresivos solamente, y 1.591 (65.7%) informaron de ninguna exposición. Los hijos de padres que declararon VCI y síntomas depresivos fueron más propensos a tener un diagnóstico de trastorno por déficit de atención (OR ajustada = 4,0, IC 95%, 1.5 a 10.9), incluso después de ajustar por el sexo del niño, la raza / etnia y el tipo de seguro. Los niños cuyos padres reportaron síntomas de depresión fueron más propensos a haber recibido recetas de medicamentos psicotrópicos (odds ratio ajustada = 1,9, IC del 95%, IC 1,0-3,4). Los autores concluyen que la exposición a VCI y depresión antes de los 3 años de edad se asocia con la aparición de trastorno por déficit de atención en edad preescolar, y la exposición temprana a la depresión de los padres se asocia con recibir recetas de medicamentos psicotrópicos. Los pediatras desempeñan un papel fundamental en la realización de la vigilancia activa y permanente de las familias con estos factores de riesgo conocidos y sociales para proporcionar intervenciones tempranas para evitar secuelas a largo plazo.

Fecha publicación  
27-01-2013




"¿Son útiles los suplementos de zinc para mejorar el desarrollo mental y motor de los niños? -> No hay evidencia convincente del efecto beneficioso de los suplementos de zinc sobre el desarrollo mental y motor en lactantes y niños.
Rev Cochram, 12/2012, "Zinc supplementation for mental and motor development in children".
La deficiencia de zinc es un importante problema de salud pública en los países con bajos y medianos ingresos. El zinc es esencial para la formación y la migración de las neuronas, junto con la formación de interconexiones neuronales llamadas sinapsis. Su deficiencia podría interferir con la formación de caminos de los nervios y la neurotransmisión, lo que afectaría el comportamiento y desarrollo. Los suplementos de zinc proporcionan para los bebés y los niños es una posible estrategia para la mejora del desarrollo mental y motor de los bebés y niños con alto riesgo de deficiencia de zinc. Los autores de la revisión realizaron búsquedas en la literatura médica de los estudios que evaluaron el desarrollo mental y motor en los lactantes y los niños asignados al azar para recibir ya sea de suplementos de zinc o un "placebo" (falso) suplemento. Encontraron 13 estudios relevantes. Ocho estudios midieron el Índice de Desarrollo Mental y el Índice de Desarrollo Psicomotor de las Escalas Bayley de Desarrollo Infantil. No se encontraron diferencias entre los resultados de los que habían tomado suplementos de zinc y los que habían tomado un placebo. Dos estudios midieron el logro de las habilidades motoras en los niños. Tampoco se encontraron diferencias entre los niños que tomaron los suplementos de zinc con los que no tomaron. Ningún estudio midió los posibles efectos secundarios de los suplementos de zinc, tales como vómitos, diarrea o anemia. En general, los resultados de los estudios no proporcionaron evidencia convincente del efecto beneficioso de los suplementos de zinc sobre el desarrollo mental y motor en lactantes y niños.

Fecha publicación  
14-01-2013




Angustia psicológica de los padres durante el embarazo y salud mental de los niños -> La angustia psicológica de los padres se asocia con un aumento de los problemas emocionales, conductuales y sociales de los futuros hijos.
Pediatrics, 06/01/2013 "Paternal Mental Health and Socioemotional and Behavioral Development in Their Children"
Estudio para analizar la asociación entre los síntomas de trastornos psicológicos en los padres que buscan embarazo y los resultados socioemocionales y de comportamiento de sus hijos a la edad de 36 meses. El estudio se basa en datos del Norwegian Mother y del Child Cohort Study con 31.663 niños. Información acerca de la salud mental de los padres se obtuvo mediante autoinforme (Hopkins Symptom Checklist) en la semana 17 o 18 de gestación. La información acerca de la salud mental de las madres pre y postnatal y el desarrollo socio-emocional y de conducta de los niños a los 36 meses de edad a se obtuvo a partir de cuestionarios a los padres. Se realizaron modelos de regresión lineal múltiple y de regresión logística, controlado por características demográficas, variables de estilo de vida y la salud mental de las madres. Resultados: El 3% de los padres tenían altos niveles de angustia psicológica. Mediante regresión lineal, se encontró una pequeña asociación positiva entre la angustia psicológica de los padres y las dificultades conductuales de los niños, B = 0,19 (95% intervalo de confianza [IC] = 0,15-0,23), dificultades emocionales, B = 0,22 (IC 95% = 0,18 -0,26) y el funcionamiento social, B = 0,12 (95% CI = 0.07-0.16). Las asociaciones no cambiaron al ajustar por factores de confusión relevantes. Los niños cuyos padres tenían altos niveles de angustia psicológica tenían niveles más altos de problemas emocionales y de comportamiento. Los autores concluyen que el riesgo de problemas emocionales, conductuales y sociales de futuros hijos pueden ser desencadenados durante el embarazo. Los hallazgos son de importancia para los médicos y los responsables políticos en la planificación de la atención de salud en el período perinatal, ya que esto representa una gran oportunidad para la intervención preventiva.

Fecha publicación  
09-01-2013




El recreo en la escuela ofrece a los niños beneficios cognitivos, sociales, emocionales y físicos que complementan a los académicos -> Según la Academia Americana de Pediatría, el recreo permite un espacio entre fuera del trabajo en el aula, que ayuda al procesamiento cognitivo y rendimiento académico, no debiendo ser omitido o reducido por razones punitivas o académicas.
Pediatrics, 31/12/2012, "The Crucial Role of Recess in School".
Hay un intenso debate sobre el papel del recreo en la escuela en la promoción del desarrollo óptimo del niño en su totalidad. Hay una tendencia cada vez mayor hacia la reasignación del tiempo en la escuela priorizando los temas más académicos, de manera que se ha puesto en riesgo esta importante faceta de la jornada escolar de los niños. El recreo sirve como un descanso necesario del esfuerzo de retos académicos que tiene lugar en el aula. Pero igualmente importante es el hecho de que el recreo seguro y bien supervisado ofrece beneficios cognitivos, sociales, emocionales y físicos que pueden no ser totalmente apreciados cuando se toma la decisión de reducirlo. El recreo es único, y un complemento de la educación física, pero no es un sustituto de ella. La Academia Americana de Pediatría considera que el recreo es un componente esencial y necesario para el desarrollo de un niño y, como tal, no debe ser suprimido por razones punitivas o académicas.

Fecha publicación  
23-12-2012




Cantidad de leche óptima para los niños entre 2 a 5 años -> El elevado consumo de leche de vaca se asocia con la disminución de la ferritina y el aumento de 25-hidroxivitamina D séricas. En niños de 2 a 5 años, dos tazas (500 ml) de leche de vaca al día parecen suficientes para mantener buenos nieves de vitamina D y reservas de hierro.
Pediatrics, 17/12/2012, "The Relationship Between Cow’s Milk and Stores of Vitamin D and Iron in Early Childhood".
Estudio para analizar la asociación entre el consumo de leche de vaca sobre los niveles de vitamina D y las reservas de hierro en preescolares sanos urbanos. Fueron reclutados niños sanos de 2 a 5 años de edad entre diciembre de 2008 y diciembre de 2010 a través de TARGet Kids! practice-based research network. La ingesta de leche de vaca se midió por el informe de los padres. La vitamina D y las reservas de hierro se midieron mediante las concentraciones de 25-hidroxivitamina D y ferritina en suero. Se utilizó la regresión lineal multivariable bivariante para examinar el efecto de la ingesta de leche de vaca al mismo tiempo en la 25-hidroxivitamina D y ferritina sérica. Los análisis se estratificaron por importantes variables clínicas, incluida la pigmentación de la piel, la alimentación con biberón, la suplementación con vitamina D, y la época del año. Resultados: Entre 1.311 niños, el consumo de leche de vaca creciente se asoció con la disminución de la ferritina sérica (P <.0001) y el aumento de la 25-hidroxivitamina D (p ≤ .0001). Dos tazas (500 ml) de leche de vaca por día mantiene la 25-hidroxivitamina D >75 nmol / L con un mínimo efecto negativo sobre ferritina en suero para la mayoría de los niños. Los niños con una pigmentación más oscura piel que no reciben suplementos de vitamina D durante el invierno requieren 3 a 4 tazas de leche de vaca por día para mantener la 25-hidroxivitamina D >75 nmol / L. La ingesta de leche de vaca en niños utilizando botella no aumentó la 25-hidroxivitamina D y resultó en más disminuciones notables en la ferritina sérica. Los autores concluyen que existe una relación inversa entre el aumento de 25-hidroxivitamina D y la disminución de la ferritina sérica con el aumento de la ingesta de leche. Dos tazas de leche de vaca por día parece suficiente para mantener bien la vitamina D y las reservas de hierro para la mayoría de los niños. En invierno la suplementación de vitamina D es especialmente importante en los niños con piel más oscura.

Fecha publicación  
09-12-2012




Predicción de la obesidad futura en recién nacidos -> Un algoritmo basado en seis factores de riesgo tradicionales puede ayudar a predecir que recién nacidos se convertirán en niños obesos. El añadir al algoritmo los actuales factores de riesgo genético no mejora la precisión del modelo.
Plos One, 28/11/1012, "Estimation of Newborn Risk for Child or Adolescent Obesity: Lessons from Longitudinal Birth Cohorts".
La prevención de la obesidad debe comenzar tan pronto como sea posible después del nacimiento. El objetivo de este estudio fue crear ecuaciones clínicamente útiles que estimen el riesgo de obesidad en los recién nacidos, como un primer paso hacia la prevención temprana enfocada contra la epidemia mundial de obesidad. Se analizó la edad del Northern Finland Birth Cohort 1986 (NFBC1986) (N = 4.032) para diseñar ecuaciones de predicción para la obesidad infantil y del adolescente con los factores de riesgo tradicionales (IMC de los padres, el peso al nacer, la ganancia de peso gestacional materna, el comportamiento y los indicadores sociales), y una escala genética construida a partir de 39 IMC / polimorfismos asociados con la obesidad. Se realizaron análisis de validación en una cohorte retrospectiva de 1.503 niños italianos y en una cohorte prospectiva de 1.032 niños estadounidenses. Resultados: En el NFBC1986, la precisión acumulada de los factores de riesgo tradicionales de predicción de la obesidad infantil, obesidad adolescente, y la obesidad infantil persistente en la adolescencia fue buena: AUROC = 0,78 [0,74 -0,82], 0.75 [0.71 -0 • 79] y 0.85 [0.80 -0 • 90], respectivamente (todos p <0,001). Al agregar el resultado genético produjo mejoras en la discriminación de ≤ 1%. La ecuación NFBC1986 para la obesidad infantil se mantuvo aceptablemente precisa cuando se aplicó a la cohorte italiana y a la de EE.UU. (AUROC = 0,70 [0,63 -0 • 77] y 0,73 [0,67 -0 • 80], respectivamente) y dos ecuaciones adicionales para la obesidad infantil obtenidas de la italiana y las bases de datos estadounidenses mostraron una buena precisión en las cohortes respectivas (AUROC = 0,74 [0.69 -0 • 79] y 0,79 [0,73 -0 • 84]) (todos p <0,001). Las tres ecuaciones para la obesidad infantil se convirtieron en simples calculadoras de riesgo de Excel para el uso clínico potencial. Los autores concluyen que este estudio proporciona el primer ejemplo de herramientas útiles para predecir la obesidad infantil en los recién nacidos por medio de la información fácil de registrar, al tiempo que muestra que en la actualidad se conocen variantes genéticas tienen una escasa utilidad para tal predicción.

Fecha publicación  
29-11-2012




Posicionadores infantiles para dormir (PID) y muertes de bebes -> El CDC recuerda las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría en contra de que los bebes duerman de lado, el uso de PID, así como el uso de almohadas y edredones blandos. Los padres deben saber que estos dispositivos no son necesarios para mantener a los bebés boca arriba para dormir.
MMWR 2012, 23/11/2012, "Suffocation Deaths Associated with Use of Infant Sleep Positioners — United States, 1997–2011".
Las asfixias accidentales son la causa principal de muerte por lesiones entre los niños <1 año en los Estados Unidos, lo que representa cerca de 1.000 muertes infantiles al año. Desde el año 1984, se ha observado un aumento en la asfixia y estrangulamiento accidental en la cama de cuatro veces, con muchas de estas muertes ligadas a ambientes inseguros del sueño. Los posicionadores infantiles para dormir (PID) son dispositivos destinados a mantener al niño en una determinada posición durante el sueño, sin embargo, se ha informado que los PID han estado presentes en el entorno de sueño en algunos casos de asfixia infantil no intencional. Algunos PID específicos han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el tratamiento del reflujo gastroesofágico o plagiocefalia (asimetría del cráneo). Sin embargo, muchos proveedores de Internet no autorizados han comercializado al público en general con la pretensión de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), para mejorar la salud y la comodidad del sueño. Para la caracterización de las muertes infantiles asociadas con PIDs, la FDA, el U.S. Consumer Product Safety Commission (CPSC), y la CDC informaron de 13 muertes infantiles en los últimos 13 años relacionados con el uso de los PID. En esta serie de casos, todos los niños excepto uno tenían una edad ≤ 3 meses, y la mayoría habían sido colocados de lado para dormir. Muchos fueron encontrados boca abajo (es decir, tendido en el abdomen). Los problemas médicos asociados incluían la prematuridad y las enfermedades intercurrentes respiratorias. Al proporcionar orientación a los padres sobre los recién nacidos, los proveedores de salud deben hacer hincapié en la importancia de colocar a los bebés boca arriba para dormir y en un ambiente de sueño seguro. Este incluye las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP) en contra de dormir de lado, el uso de PIDs, almohadas y edredones blandos.

Fecha publicación  
03-11-2012




Factores de riesgo de sobrepeso infantil que pueden ser identificados durante el primer año de vida -> El elevado peso al nacer, el sobrepeso de la madre antes del embarazo y el tabaquismo materno durante el embarazo aumentan la probabilidad de la obesidad y el sobrepeso en el niño o niña. También la lactancia materna y la introducción tardía de alimentos sólidos fueron moderadamente protectores contra el sobrepeso infantil.
Arch Dis Child, 29/10/2012, "Systematic review and meta-analyses of risk factors for childhood overweight identifiable during infancy".
Revisión sistemática y meta-análisis con el objetivo de determinar los factores de riesgo de sobrepeso infantil que pueden ser identificados durante el primer año de vida para facilitar intervenciones tempranas y específicas. Se efectuó búsqueda en las bases de datos electrónicas MEDLINE, EMBASE, PubMed y CAB Abstracts. Se seleccionaron los estudios prospectivos observacionales de niños desde el nacimiento hasta por lo menos 2 años de edad. Resultados: Se seleccionaron treinta estudios prospectivos. Se encontraron asociaciones independientes y significativas con el sobrepeso infantil como el sobrepeso de la madre antes del embarazo, el elevado peso al nacer y el aumento rápido de peso durante el primer año de vida del niño a niña. Comparando los lactantes amamantados con los no amamantados se encontró una menor probabilidad del 15% (95%: 0,74 a 0,99; I2 = 73,3%, n = 10) en los primeros de sobrepeso infantil. Para los niños de madres fumadoras durante el embarazo también se encontró un aumento del 47% (95%: 1,26 a 1,73; I2 = 47,5%, n = 7) en las probabilidades de sobrepeso infantil. Hubo algunas pruebas de la asociación de la introducción temprana de alimentos sólidos y el sobrepeso infantil. Hubo pruebas contradictorias sobre la duración de la lactancia materna, la situación socioeconómica en el nacimiento, estado civil y paridad materna al nacer. No se encontró asociación con el sobrepeso infantil con la edad materna o la educación, la depresión materna o la etnia infantil. No hubo pruebas concluyentes para el tipo de parto, aumento de peso durante la gestación ni para la pérdida de peso después del parto, debido al número limitado de estudios. Los autores concluyen que existen varios factores de riesgo de sobrepeso y obesidad en los niños que son identificables durante la infancia. La investigación futura debe centrarse en si es clínicamente factible para los profesionales de la salud dentificar a los bebés en mayor riesgo.

Fecha publicación  
22-10-2012




Sueño y rendimiento escolar en los niños -> Una prolongación del sueño en los niños sanos de 7 a 11 años, en un promedio de sólo 27 minutos más del habitual entre semana, mejora su estabilidad emocional y reduce el comportamiento inquieto e impulsivo en la escuela. Por el contrario, quitarle una hora de sueño semanal a un grupo similar de niños se asocia con una reducción de su estado de alerta y de su estabilidad emocional.
Pediatrics, 15/10/2012, "Impact of Sleep Extension and Restriction on Children’s Emotional Lability and Impulsivity".
Ensayo aleatorizado, de grupos paralelos para determinar el impacto de una extensión del sueño experimental (adición de 1 hora de sueño en relación con la duración del sueño inicial habitual de lunes a viernes), y de restricción del sueño experimental (eliminación de 1 hora de sueño en relación con el sueño de referencia habitual duración de lunes a viernes) en la conducta del niño en la escuela. Las medidas de resultado primarias fueron las puntuaciones en la Escala de Conners 'Global Index, según lo determinado por los maestros cegados al estado de sueño de los participantes. Participó en el estudio una muestra de 34 niños y niñas con desarrollo normal de 7 a 11 años, sin problemas de sueño informados y sin problemas de comportamiento, médicos o académicos. Resultados: (1) una prolongación de la duración del sueño acumulado de 27,36 minutos se asoció con una mejoría perceptible en Global Conners 'Índice derivado de las puntuaciones de conducta de los niños en la escuela en labilidad emocional e inquietud e impulsividad, y una reducción significativa de la somnolencia diurna informada; y (2) una restricción acumulada de sueño de 54,04 minutos se asoció con el deterioro detectable en dichas medidas. Los autores concluyen que una prolongación modesta en la duración del sueño se asoció con una mejoría significativa en el estado de alerta y la regulación emocional, mientras que una restricción del sueño modesta tuvo efectos opuestos.

Fecha publicación  
07-10-2012




Obesidad en los niños y riesgo cardiovascular -> Ser obeso o con sobrepeso puede aumentar el riesgo de un niño para la enfermedad cardiovascular más severamente de lo que se pensaba. Los niños obesos son más propensos a tener elevadas la presión sanguínea, el colesterol total, los triglicéridos, la resistencia a la insulina y la masa ventricular izquierda en comparación con niños de peso normal.
BMJ, 25/09/2012, "Cardiovascular disease risk in healthy children and its association with body mass index: systematic review and meta-analysis".
Revisión sistemática y meta-análisis para describir la asociación y su magnitud entre el índice de masa corporal, el sexo y los parámetros de riesgo de enfermedades cardiovasculares en los niños en edad escolar en los países altamente desarrollados. Fuentes de datos: Embase, PubMed, EBSCOHost’s cumulative index to nursing and allied health literature y las bases de datos de la  Web of Science  de  los trabajos publicados entre enero de 2000 y diciembre de 2011. Se incluyeron 63 estudios de 49.220 niños de 5 a 15 años. Los estudios informaron un empeoramiento de los parámetros de riesgo para la enfermedad cardiovascular en los participantes con sobrepeso y obesos. En comparación con niños de peso normal, la presión arterial sistólica fue mayor de 4,54 mm Hg (99% intervalo de confianza 2,44 a 6,64; n = 12 169, ocho estudios) en los niños con sobrepeso, y 7,49 mm Hg (3,36 a 11,62, n = 8074, 15 estudios) en niños obesos. Se encontraron asociaciones similares entre los grupos en la presión arterial diastólica y sistólica en registro ambulatorio de 24 h. La obesidad afectó negativamente las concentraciones de todos los lípidos de la sangre, el colesterol total y los triglicéridos fueron mayores respectivamente en 0,15 mmol / L (0,04 a 0,25, n = 5072) y 0,26 mmol / L (0,13 a 0,39, n = 5138) en los niños obesos. La insulina en ayunas y resistencia a la insulina fueron significativamente mayores en los participantes obesos, pero no en los participantes con sobrepeso. Los niños obesos tenían un aumento significativo de la masa ventricular izquierda de 19,12 g (12,66 a 25,59, n = 223), en comparación con niños de peso normal. Los autores concluyen que  tener un índice de masa corporal fuera del rango normal empeora significativamente los parámetros de riesgo para la enfermedad cardiovascular en los niños en edad escolar. Este efecto podría ser mayor de lo que se pensaba. Existe la necesidad de establecer si los parámetros aceptables en los niveles límites sin considerar el peso son una medida válida del riesgo en los niños de hoy, y si los métodos utilizados para su estudio y presentación de informes debería ser estandarizado.

Fecha publicación  
07-10-2012




Información a los niños adoptados -> Los padres deben informar a los niños si son adoptados. Aunque no hay un tiempo establecido, los niños generalmente no entienden la diferencia entre su familia y las familias de otros niños biológicos hasta los 3 años, según un informe de la Academia Americana de Pediatría.
Pediatrics, 24/09/2012, "The Pediatrician’s Role in Supporting Adoptive Families".
Cada año más niños se unen a las familias por medio de la adopción. Los pediatras tienen un papel importante en la ayuda a las familias adoptivas para los diversos desafíos que pueden presentarse con respecto a la adopción. La aceptación de las diferencias entre las familias formadas por nacimiento y aquellas formadas a través de la adopción es esencial para promover el crecimiento emocional positivo dentro de la familia. Es importante que los pediatras sean conscientes de que los padres adoptivos deben ser apoyados en su comunicación con sus hijos adoptivos.

Fecha publicación  
30-09-2012




Las técnicas conductuales para ayudar a los bebés a dormir por sí mismos pueden ser eficaces, y no se han encontrado efectos adversos a largo plazo para los padres o para lo niños.
Pediatrics, 10/09/2012, "Five-Year Follow-up of Harms and Benefits of Behavioral Infant Sleep Intervention: Randomized Trial".
Estudios clínicos aleatorizados han demostrado a corto y medio plazo la eficacia de las intervenciones conductuales para el sueño infantil. Sin embargo, persiste preocupación de que puedan dañar el desarrollo emocional de los niños y la salud mental posterior. Este tiene como objetivo determinar los daños y/o beneficios a largo plazo de un programa de tratamiento conductual infantil del sueño a la edad de 6 años en (1) los niños, (2) padres e hijos y (3) resultados maternos. Fueron seleccionados 326 niños (173 intervenciones) con problemas con el sueño informados por los padres, de 7 meses de edad procedentes de una muestra de población de 692 lactantes reclutados en centros de bienestar infantil. Ensayo aleatorio grupal de base poblacional con un seguimiento de 5 años. Se ocultó la asignación a los investigadores (pero no a los padres) que estaban cegados a la asignación a los grupos. Las técnicas conductuales se informaron en 1 a 3 consultas de enfermería individuales a los padres cuando el lactante tenía una edad de 8 a 10 meses, comparándose con la atención habitual. Los principales resultados medidos fueron (1) salud mental del niño, el sueño, el funcionamiento psicosocial, la regulación del estrés, (2) la relación entre padres e hijos, y (3) la salud mental materna y los estilos de crianza de los hijos. Finalmente participaron 225 familias (69%). No hubo diferencias en las familias entre las intervenciones y los controles para cualquier resultado, incluyendo (1)alteraciones emocionales de los niños (p = 0.8), puntuaciones en las escalas de comportamiento (P = 0,6), problemas para dormir (9% vs 7%, p =. 2), puntuación de hábitos del sueño (P = 0,4), informados por padres-(P = 0,7) o hijos (p = 0,8) funcionamiento psicosocial, estrés crónico (29% vs 22%, P = 0,4), ( 2) cercanía entre padres e hijos (P = 0,1) y conflictos (P = 0,4), relación global (P = 0,9), el apego desinhibido (P = 0,3), y (3) puntuaciones en los padres en las escalas de depresión, ansiedad y estrés (p = 0,9) o de crianza autoritaria (63% vs 59%, P = 0,5). Los autores concluyen que las técnicas conductuales par el tratamiento de problemas del sueño no tienen marcados efectos a largo plazo (positivos o negativos). Los padres y los profesionales de la salud pueden utilizar estas técnicas con confianza para reducir a corto y medio plazo la carga de los problemas del sueño infantil y la depresión materna.

Fecha publicación  
02-09-2012




Un estudio islandés ha encontrado que las mutaciones de novo en la descendencia se correlacionan con la edad avanzada del padre. El efecto es un aumento de aproximadamente dos mutaciones por año, arrojando luz sobre la importancia de la edad del padre en el riesgo de enfermedades como la esquizofrenia y el autismo.
Nature, 23/08/2012, "Rate of de novo mutations and the importance of father’s age to disease risk".
Las mutaciones generan diversidad de secuencias y proporcionan un sustrato para la selección. Por tanto, la tasa de mutaciones de novo es de gran importancia para la evolución. Este estudio investiga las tasas de mutación a escala del genoma mediante la secuenciación de los genomas completos de 78 islandeses. Se demuestra que en las muestras, con una edad promedio del padre de 29,7, el promedio de la tasa de mutación de novo es de 1,20 × 10-8 nucleótidos por generación. En particular, ladiversidad en la tasa de mutación de polimorfismos de un solo nucleótido está dominada por la edad del padre en la concepción del niño. El efecto es un aumentode aproximadamente dos mutaciones por año. Un modelo exponencial estima quemutaciones paternas se duplican cada 16,5 años. Tras considerar la variaciónaleatoria de Poisson, se estima que la edad del padre explica casi la totalidad de la variación restante en los recuentos de mutación de novo. Estas observaciones arrojan luz sobre la importancia de la edad del padre en el riesgo de enfermedades como laesquizofrenia y el autismo.

Fecha publicación  
31-08-2012




Los niños cuya exposición a medios de comunicación visual es sana y apropiada para su edad son menos propensos a tener problemas con el sueño que si se les permite ver material violento. La limitación de la exposición de los niños pequeños a los medios de comunicación visual de acuerdo a sus contenidos, puede ser una estrategia útil para evitar problemas de sueño.
Pediatrics, 06/08/2012, "The Impact of a Healthy Media Use Intervention on Sleep in Preschool Children".
A pesar de que los estudios observacionales han encontrado una asociación entre el uso de los medios de comunicación y los problemas del sueño en los niños, no está claro si la relación es causal o si, siendo así, una intervención saludable sobre la exposición puede mejorar el sueño en niños en edad preescolar. Se realizó un ensayo controlado aleatorizado mediante una intervención sobre las familias de los niños de 3 a 5 años para una utilización saludable de los medios de comunicación. La intervención alentó a las familias a sustituir los medios de comunicación con contenido violento o inapropiado a la edad, por contenidos de calidad educativa y prosocial, a través de una visita inicial al hogar y seguimiento mediante llamadas telefónicas cada 6 meses. La medida del sueño se realizó mediante Child Sleep Habits Questionnaire y se recogió a los 6, 12 y 18 meses. De los 565 niños analizados, el problema del sueño más común fue el retrasó el inicio del sueño (38%). Los niños en el grupo de intervención tuvieron una probabilidad significativamente inferior de "cualquier problema del sueño" en el análisis de medidas de seguimiento repetidas (odds ratio = 0,36, IC del 95% intervalo de confianza: 0,16 a 0,83), con una tendencia hacia una disminución en el efecto de la intervención en el tiempo (p = 0,07). Aunque no hubo una modificación significativa del efecto de la intervención sobre los problemas de conducta, el sexo o el nivel de ingresos de la familia, se observó una tendencia hacia un mayor efecto entre aquellos con altos niveles de exposición a la violencia al inicio del estudio (P = 0,096). Los autores concluyen que los efectos de una intervención saludable sobre la exposición a los medios de comunicación para mejorar los problemas del sueño infantil son significativos en el contexto de un ensayo, y que la relación es casual.

Fecha publicación  
30-08-2012




Internet contiene mucha información sobre la seguridad en el sueño infantil que es incompatible con las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría. Los proveedores de salud deben considerar hasta qué punto los padres pueden recurrir a Internet para obtener información sobre la seguridad en el sueño infantil.
J Pediatr, 03/08/2012, "Safe Infant Sleep Recommendations on the Internet: Let's Google It".
Estudio para determinar la exactitud de la información en Internet utilizando Google sobre la seguridad de sueño infantil. Se realizaron búsquedas sobre el consejo con 13 frases clave y se analizaron los 100 primeros sitios Web de cada frase. Los sitios Web se clasificaron por tipo se evaluó la exactitud de la información proporcionada, basada en recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP). La exactitud de la información fue clasificada como "exacta", "inexacta" o "no relevante. En general, el 43,5% de los 1.300 sitios Web proporcionan información precisa, el 28,1% inexacta y el 28,4% no pertinente. Los términos de búsqueda "infant cigarette smoking", "infant sleep position", y "infant sleep surface" obtuvieron el mayor porcentaje de sitios Web con información precisa. "Pacifier infant", "infant home monitors" y "infant co-slleping", el menor porcentaje de sitios Web con información precisa. Los sitios Web del Gobierno tuvieron la tasa más alta de precisión; los blogs, la más baja. Los autores concluyen  que Internet contiene mucha información sobre la seguridad en el sueño infantil que es incompatible con las recomendaciones de la AAP. Los proveedores de salud deben darse cuenta de hasta qué punto los padres pueden recurrir a Internet para obtener información sobre la seguridad en el sueño infantil.

Fecha publicación  
28-08-2012




En general hay poca evidencia de que la suplementación con ácidos grasos poliinsaturados - omega-3 sean beneficiosos para el tratamiento del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA).
Rev. Cochram, 11/07/2012, "Polyunsaturated fatty acids (PUFA) supplements for attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) in children and adolescents". 
El déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un problema importante en los niños y adolescentes, y puede dar lugar a problemas sociales de salud a largo plazo, académicos y mentales. Los medicamentos estimulantes, como el metilfenidato y la anfetamina, son los tratamientos más utilizados para tratar el TDAH, pero no siempre son efectivos y pueden estar asociados con efectos secundarios. Existen evidencias de que el TDAH podría estar relacionado con deficiencias de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI )y, en particular, ácidos grasos omega-3, por lo tanto, la suplementación con AGPI podría mejorar los síntomas del TDAH y los problemas asociados. El objetivo de esta revisión fue evaluar si los suplementos de ácidos grasos poliinsaturados son un tratamiento efectivo para los niños y adolescentes con TDAH. Aunque hubo algunos pocos datos que indicaron que puede haber alguna mejora, en general había poca evidencia de que la suplementación con ácidos grasos poliinsaturados son beneficiosos. Además de alta calidad de la investigación que hay que hacer.

Fecha publicación  
28-08-2012




El uso de chupetes antes o después de que se haya establecido la lactancia materna no afecta significativamente la prevalencia ni la duración de la lactancia materna exclusiva y parcial hasta los cuatro meses de vida.
Rev. Cochram, 11/07/2012, " Effect of pacifier use on duration of breastfeeding in full-term infants".
La leche materna es superior a otros alimentos para los lactantes porque les proporciona nutrición balanceada y protección contra la alergia y la infección. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva en los seis primeros meses y luego como un suplemento dietético. La producción y el suministro de la leche materna se mantienen por la succión frecuente de la mama y la estimulación del pezón. Un chupete es un dispositivo de succión no nutritivo utilizado para calmar a un lactante, el cual se ha convertido en una norma social en muchas partes del mundo. Sin embargo, existe la creencia generalizada de que los chupetes pueden dificultar la producción de leche materna y dar lugar a la interrupción de la lactancia materna. Esta revisión concluyó que para las madres que están motivadas a lactar a sus lactantes, el uso de chupetes antes o después de que se haya establecido la lactancia materna no afectó significativamente la prevalencia ni la duración de la lactancia materna exclusiva y parcial hasta los cuatro meses de vida. La revisión proporcionó pruebas moderadas de tres ensayos controlados con asignación aleatoria (que incluyeron 1 915 lactantes) que compararon el uso de chupetes y ningún uso de chupetes en lactantes saludables a término que son amamantados; dos de los ensayos (1 302 lactantes) se incluyeron en el análisis. Sin embargo, existe la creencia generalizada de que los chupetes pueden dificultar la producción de leche materna y dar lugar a la interrupción de la lactancia materna.

Fecha publicación  
26-07-2012




Los niños con discapacidad tienen más probabilidades de ser víctimas de la violencia que sus pares que no son discapacitados, aunque la información actual no es suficiente para determinar si la violencia precede al desarrollo de la discapacidad.
Lancet, 12/07/2012, "Prevalence and risk of violence against children with disabilities: a systematic review and meta-analysis of observational studies".
A nivel mundial, al menos 93 millones de niños tienen discapacidad moderada o grave. Se cree que los niños con discapacidad tienen un riesgo sustancialmente mayor de ser víctimas de la violencia que sus compañeros no discapacitados. El establecimiento de estimaciones fiables sobre la magnitud del problema es un paso esencial para el desarrollo de programas de prevención eficaces. Esta revisión sistemática y meta-análisis trata de sintetizar la evidencia de la prevalencia y el riesgo de violencia contra los niños con discapacidades. Se incluyeron 17 estudios (16 utilizados para la prevalencia y 11 para el riesgo) realizados entre 1990 y 2010. Las estimaciones agrupadas de prevalencia para las medidas de violencia combinadas fueron el 26,7% (IC 95%: 13.8 -42.1), para la violencia física el 20,4% (13.4 -28.5) y para la violencia sexual el 13,7% (9.2 -18.9). La odds ratio para la estimación de los riesgos de violencia combinada fue de 3.68 (2.56 -5.29), para la violencia física 3.56 (2.80 -4.52) y 2.88 (2.24 -3.69) para la violencia sexual. Fue identificada una gran heterogeneidad en la mayoría de las estimaciones (I 2> 75%). Las variaciones no fueron explicadas en consonancia con el análisis de meta-regresión de las características de los estudios. Los autores concluyen que esta revisión sistemática confirma que los niños con discapacidad tienen más probabilidades de ser víctimas de la violencia que sus pares que no son discapacitados. Sin embargo, la persistente escasez de pruebas sólidas, debido a la falta de estudios de investigación bien diseñados, las deficientes normas de medición de la discapacidad y la violencia, y una evaluación insuficiente de si la violencia precede al desarrollo de la discapacidad, dejan lagunas en los conocimientos que necesitan ser abordados en el futuro.
http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(12)60692-8/abstract

Fecha publicación  
10-07-2012




El castigo físico severo, sin alcanzar el maltrato infantil, se asocia (de adulto) con trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, abuso / dependencia de sustancias y trastornos de la personalidad en una muestra de población general de adultos de EE.UU. 
Pediastrics, 02/07/2012, “Physical Punishment and Mental Disorders: Results From a Nationally Representative US Sample”.
El uso del castigo físico es motivo de controversia en EE.UU. Pocos estudios han examinado la relación entre el castigo físico y una amplia gama de trastornos mentales en una muestra representativa a nivel nacional. Este estudio investiga la posible relación entre el castigo físico severo (empujar, agarrar, abofetear, golpear), sin alcanzar el maltrato infantil grave (abuso físico, abuso sexual, abuso emocional, abandono físico, abandono emocional, exposición a la violencia en la pareja) y los trastornos mentales. Los datos proceden de la National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions recogidos entre 2004 y 2005 (N = 34.653), con una muestra representativa de la población adulta (edad ≥ 20 años) de EE.UU. El castigo físico severo se asocia con mayores probabilidades de trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, abuso / dependencia del alcohol y las drogas, y trastornos de la personalidad, después de ajustar por las variables sociodemográficas y los antecedentes familiares (razón ajustada de probabilidades: 1,36 a 2,46). Aproximadamente del 2% al 5% de los trastornos del Eje I y el 4% a 7% de los trastornos del Eje II son atribuibles a castigo físico severo. Los autores concluyen que el castigo físico severo en la ausencia de maltrato infantil, se asocia con trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, abuso / dependencia de sustancias y trastornos de la personalidad en una muestra de población general.
http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2012/06/27/peds.2011-2947

Fecha publicación  
06-07-2012




Un programa de intervención mediante visitas de enfermeras a domicilio ayuda a reducir el índice de masa corporal (IMC) de los niños australianos desde el nacimiento hasta los 2 años.
BMJ, 26/06/2012, “Effectiveness of home based early intervention on children’s BMI at age 2: randomised controlled trial”.
Ensayo clínico controlado y aleatorizado para evaluar la eficacia de intervención temprana en el hogar sobre el índice de masa corporal (IMC) de los niños hasta los 2 años. Se realizó en zonas social y económicamente desfavorecidas de Sydney, Australia, durante 2007-10, participando 667 madres primerizas y sus bebés. La intervención consistió en 8 visitas domiciliarias de enfermeras de la comunidad especialmente entrenadas, la primera en el período prenatal y a los 1, 3, 5, 9, 12, 18 y 24 meses después del nacimiento. El tiempo de las visitas ha sido diseñado para coincidir con los hitos del desarrollo infantil temprano. Como resultado primario se midió el IMC de los niños (los rangos normales de IMC para niños de 2 años son 14,12 a 18,41 para los varones y 13,90 a 18,02 para las niñas). 497 madres y sus hijos (75%) completaron el ensayo. Un análisis por intención de tratar sobre el total de las 667 madres, mostró que el IMC fue significativamente menor en el grupo de intervención (16,53) que en el grupo control (16,82 ), con una diferencia de 0,29 (intervalo de confianza 95% -0,55 a -0,02, p = 0,04). Los autores concluyen que una intervención temprana en el hogar por enfermeras capacitadas de la comunidad fue efectiva para reducir el IMC de los niños en la edad de 2 años.
http://www.bmj.com/content/344/bmj.e3732


Últimas evidencias sobre Apnea Obstructiva del Sueño . . . . . . . . . . . . . . . . .

Fecha publicación  
29-04-2012




Los síntomas de trastornos respiratorios del sueño (TRS) en los niños pequeños pueden tener efectos sobre el comportamiento posterior en la infancia.
Pediatrics, 05/03/2012, “Left VeSleep-Disordered Breathing in a Population-Based Cohort: Behavioral Outcomes at 4 and 7 Years”. 
Estudio longitudinal para examinar los efectos estadísticos de los trastornos respiratorios del sueño (TRS) y la evolución de los síntomas desde los 6 meses hasta los 7 años, y del comportamiento posterior de los niños. Dentro del Avon Longitudinal Study of Parents and Children, mediante encuestas a los padres sobre los ronquidos, respiración por la boca o síntomas de apnea de los niños a los 6, 18, 30, 42, 57 y 69 meses, además de un cuestionario sobre conducta (Strengths and Difficulties Questionnaire) a los 4 (9.140 niños) y 7 años (8.098 niños). Los autores concluyen que los niños con síntomas de TRS tenían entre un 20% y un 100% más probabilidades de desarrollar problemas de conducta a los 7 años. Los mayores incrementos se dieron en hiperactividad (1,85 [1,30-2,63]) y las dificultades en la relación con otros niños (1.37 [1.04–1.80]). Los resultados sugieren que los síntomas de TRS pueden requerir atención ya en el primer año de vida.

Fecha publicación  
29-04-2012




Todavía hay controversias sobre el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño (AOS) en niños. Aunque actualmente el tratamiento habitual de la AOS en niños es la adenoamigdalectomia, faltan prueba sólidas para su uso generalizado.
Rev. Cochram, 16/02/2011, “Adenotonsillectomy for obstructive sleep apnoea in children”
En la actualidad, el tratamiento quirúrgico de elección de la apnea obstructiva del sueño en niños es la adenoamigdalectomía (extracción de las adenoides y amígdalas), debido a su considerada eficacia, economía y al tamaño relativo del tejido de las adenoides y amígdalas en los niños. Faltan pruebas sólidas para apoyar el uso de la amigdaloadenoidectomía en niños con apnea del sueño, aunque hay algunos datos indicativos de que un procedimiento que extrae parte de las amígdalas (adenoidectomía y amigdalectomía por radiofrecuencia controlada con temperatura) lleva a un retorno más rápido que la dieta en el período posquirúrgico que la adenoidectomía y la amigdalectomía total. Existen algunas controversias sobre el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño en niños y sería necesario realizar más investigaciones para llevar a cabo pruebas de diagnóstico extensas para hacer un diagnóstico adecuado. 

Fecha publicación  
29-04-2012




Las pruebas a favor de los esteroides de inhalación nasal para la reducción de los síntomas de la apnea obstructiva del sueño (AOS) en niños son muy escasas.
Rev. Cochram, 19/01/2011, “Anti-inflammatory drugs for the treatment of obstructive sleep apnea in children”
La apnea obstructiva del sueño (AOS) consiste en la obstrucción completa o parcial de las vías respiratorias superiores durante el sueño y afecta aproximadamente entre el 1% y el 4% de los niños. La causa subyacente más común de AOS en niños es la hipertrofia amigdalina. Por tanto, actualmente la extirpación quirúrgica de las amígdalas hipertrofiadas es la modalidad de tratamiento habitual. En los casos más leves de AOS, el tratamiento con antiinflamatorios para reducir el tamaño de las amígdalas es una alternativa a la cirugía. El objetivo de esta revisión fue evaluar la efectividad de los antiinflamatorios para el tratamiento de la AOS en niños entre uno y 16 años de edad. Una búsqueda bibliográfica exhaustiva identificó tres estudios relevantes. Las pruebas a favor de los esteroides de inhalación nasal para la reducción de los síntomas de AOS en niños obtenidas a partir de estos estudios fueron muy escasas. Se necesitan estudios adicionales para evaluar los antiinflamatorios en el tratamiento de la AOS en niños.

Fecha publicación  
29-04-2012




No hay evidencia de que el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño ( AOS) sea útil para el manejo de la tos crónica en los niños.
Rev. Cochrane, 13/04/2011, “Treatment of obstructive sleep apnoea for chronic cough in children”
La revisión pretende evaluar la eficacia del tratamiento de la apnea obstructiva del sueño (AOS) para la resolución de la tos en los niños con tos crónica, como se sugiere en estudios de adultos: No se encontraron ensayos controlados aleatorios que examinaron la eficacia del tratamiento de la AOS en el manejo de niños con tos crónica. Por lo tanto, actualmente no hay evidencia de que las terapias dirigidas a la AOS sean útiles para el manejo de la tos crónica en los niños. Son necesarias más investigaciones que examinen los efectos de esta intervención.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha publicación  
18-04-2012




La lactancia materna se utiliza como medida de confort durante la vacunación de los lactantes, pero para aquellas madres que no son capaces de amamantar durante y después de la inyección, las medidas del plan 5 S pueden proporcionar confort al bebe.
Pediatrics, 16/04/2012, “Effective Analgesia Using Physical Interventions for Infant Immunizations“.
Ensayo prospectivo, aleatorizado, controlado para medir la efectividad analgésica de 4 intervenciones (2 x 2) para reducir el dolor de las vacunas infantiles. Participaron 230 niños de 2 a 4 meses que fueron asignados a cuatro grupos usando una combinación de dos variables: 2 ml de agua en comparación con 2 ml de sacarosa al 24% por vía oral, y las medidas estándar de confort de sus padres (como chupetes y distracción) frente al plan de 5 S (pañales, posición del abdomen, silencio, balanceo y succión), inmediatamente después de las vacunaciones de rutina a los 2 y 4 meses (el plan 5 S se describe en el libro y el DVD "The Happiest Baby on the Block", de Harvey Karp, MD, FAAP, http://www.happiestbaby.com/). Para medir el dolor se utilizó la escala modificada de Riley a intervalos de 15 segundos durante 2 minutos, luego cada 30 segundos hasta 5 minutos después de la vacunación. Los investigadores concluyeron que los bebés del grupo 5 S, con o sin sacarosa tuvieron significativamente menos dolor y duración del llanto en comparación con los bebés del resto de grupos.
http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2012/04/11/peds.2011-1607.abstract

Fecha publicación  
19-03-2012




Los niños con mayor nivel de dos tipos de 25-hidroxivitamina D (25 (OH) D) no obtuvieron mejores resultados en la escuela que sus compañeros de edad con niveles más bajos.
J Epidemiol Community Health, 09/04/2012, “Association of serum 25-hydroxyvitamin D3 and D2 with academic performance in childhood: findings from a prospective birth cohort”.
Se acepta que las concentraciones en suero de la 25 hidroxivitamina D (25 (OH) D) se asocian con una mejor función cognitiva principalmente en estudios transversales en los adultos. No se sabe si la asociación se da en los niños y para las diferentes formas de 25 (OH) D (25 (OH) D (3) y 25 (OH) D (2)). Con el objetivo de responder a esa pregunta, este estudio de cohorte con 3.171 niños ha relacionado las concentraciones en suero de 25 (OH ) D (3) y 25 (OH) D (2) en la edad media de 9,8 años con el rendimiento académico a la edad de 13-14 años (puntuación total en Inglés, matemáticas y ciencias) y a los 15-16 años (el rendimiento en general los certificados de los exámenes de Educación). El nivel de (OH) D (3) no se asoció con los resultados educativos. El nivel de 25 (OH) D (2) se asoció con un peor rendimiento en Inglés a la edad de 13-14 años (ajustado por el cambio SD duplicar en 25 (OH) D (2) (IC 95%) -0,05 (-0,08 a - 0,01)) y con un peor rendimiento académico a la edad de 15-16 años (OR ajustada para la obtención de ≥ 5 a *-C grados (IC del 95%) 0,91 (0,82 a 1,00)). Los autores concluyen que los resultados son aordes con dos estudios transversales previos en niños. Es posible que la asociación positiva de 25 (OH) D con la función cognitiva observada en adultos no aparezca hasta edades más avanzadas o que los resultados de los estudios transversales en adultos se deban a la causalidad inversa. La inesperada asociación inversa de 25 (OH) D (2) con el rendimiento académico requiere de estudios adicionales. El resultado no apoya las sugerencias de suplementos de vitamina D a los niños o una exposición controlada a la luz del sol, con el fin de aumentar su rendimiento académico.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22493513

Fecha publicación  
19-03-2012




Los síntomas de trastornos respiratorios del sueño (TRS) en los niños pequeños pueden tener efectos sobre el comportamiento posterior en la infancia.
Pediatrics, 15/03/2012, “Sleep-Disordered Breathing in a Population-Based Cohort: Behavioral Outcomes at 4 and 7 Years“.
Estudio longitudinal para examinar los efectos estadísticos de los trastornos respiratorios del sueño (TRS) y la evolución de los síntomas desde los 6 meses hasta los 7 años, y del comportamiento posterior de los niños. Dentro del Avon Longitudinal Study of Parents and Children, mediante encuestas a los padres sobre los ronquidos, respiración por la boca o síntomas de apnea de los niños a los 6, 18, 30, 42, 57 y 69 meses, además de un cuestionario sobre conducta (Strengths and Difficulties Questionnaire) a los 4 (9.140 niños) y 7 años (8.098 niños). Los autores concluyen que los niños con síntomas de TRS tenían entre un 20% y un 100% más probabilidades de desarrollar problemas de conducta a los 7 años. Los mayores incrementos se dieron en hiperactividad (1,85 [1,30-2,63]) y las dificultades en la relación con otros niños (1.37 [1.04–1.80]). Los resultados sugieren que los síntomas de TRS pueden requerir atención ya en el primer año de vida.
http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2012/02/29/peds.2011-1402

Fecha publicación  
19-01-2012




Antivirales para la gripe en niños, revisión Cochran. Los antivirales reducen en 1 día la duración de los síntomas gripales en niños previamente sanos.
Rev. Cochram, 08/10/2008, “Neuraminidase inhibitors for preventing and treating influenza in children”.
La gripe es una infección de las vías respiratorias causada por un virus. La infección se puede tratar con los inhibidores de la neuraminidasa (zanamivir y oseltamivir), un grupo de fármacos contra la gripe. Esta revisión encontró que ambos fármacos redujeron en alrededor de un día la duración de la enfermedad en niños anteriormente sanos. El oseltamivir también previno las complicaciones de la gripe, en particular las infecciones del oído. Se necesita más investigación para determinar si los fármacos son también útiles para: los niños "en riesgo" (con un trastorno médico preexistente); y la prevención (en lugar del tratamiento) de la gripe en niños. Ningún fármaco causó efectos secundarios graves.
http://onlinelibrary.wiley.com/

Fecha publicación  
28-11-2011




Intervenciones para prevenir la obesidad en los niños, revisión Cochrane. Todavía escasas evidencias en la prevención de la obesidad infantil.
Rev. Cochram, 07/12/2011, “Interventions for preventing obesity in children“.
El desarrollo de la obesidad está relacionada con la actividad física y la nutrición. Se han analizado 55 estudios para prevenir la obesidad mediante programas encaminados a mejorar una o ambas de estas conductas. Aunque muchos estudios han podido mejorar la nutrición o la actividad física de los niños hasta cierto punto, en muy pocos se puede apreciar un efecto sobre la reducción de la obesidad. Por lo tanto, no se encontraron pruebas sólidas para apoyar los efectos beneficiosos de los programas de prevención de la obesidad infantil en el IMC, en especial para los programas dirigidos a niños de seis a 12 años. Sin embargo, dada la heterogeneidad de los estudios y la probabilidad de sesgos, estos resultados deben interpretarse con cautela. Como opinión de los autores, creen que las siguientes políticas y estrategias pudieron ser más efectivas:· 1.- El currículo de la escuela incluye alimentación saludable, actividad física y la imagen corporal. 2.- Sesiones de aumento de la actividad física y el desarrollo de habilidades de ejercicio a lo largo de la semana escolar. 3.- Mejoras en la calidad nutricional de los alimentos en las escuelas. 4.- Ambientes y prácticas culturales de apoyo para comer alimentos saludables y realizar actividad física a lo largo de cada día. 5.- Apoyo a los maestros y otros docentes para implementar estrategias de promoción de la salud y sus actividades. 6.- Trabajo con los padres para que animen a los niños a ser más activos, comer alimentos más nutritivos y permanecer menos tiempo delante de la pantalla. Son necesarios más estudios sobre todo en niños muy pequeños y adolescentes
http://summaries.cochrane.org/CD001871/interventions-for-preventing-obesity-in-children