Información por contenidos

Vacunas

La vacunación es una forma de activar el sistema inmunitario y prevenir enfermedades graves y potencialmente mortales.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Vacunas
Fecha actualización

16-03-2014

Información de interés

MedlinePlus, Información general sobre vacunas

Asociación Española de Vacunología

Fisterra, Vacunas

Comité Asesor de Vacunas, Asociación Española de Pediatría

Nemours, Vacunas antialérgicas

Viajes, vacunas y antipalúdicos. Ministerio de Sanidad


Información en Inglés - Information in English

Vaccine Information, EEUU (English)


Artículos de Revistas

Fecha publicación   
16-03-2014




Utilidad de las vacunas para prevenir la gripe en adultos sanos-> Las vacunas contra la gripe tienen un efecto muy modesto en la reducción de la gripe y síntomas similares a la gripe, precisando vacunar a 40 personas para evitar 1 caso. Tampoco la previenen en las mujeres embarazadas. No hay evidencia de asociación entre la vacunación contra la gripe y los eventos adversos graves. Esta revisión incluye 90 estudios, de los cuales 24 (26,7%) fueron financiados total o parcialmente por la industria.
Rev Cochram, 13/03/2014 "Vaccines to prevent influenza in healthy adults" 
Pregunta de revisión: Se evaluó el efecto de la inmunización con vacunas de la gripe para la prevención de las infecciones por la gripe A o B (eficacia), una enfermedad similar a la influenza (ILI) y sus consecuencias (efectividad) , y se determinó si la exposición a vacunas contra la gripe se asocia con daños serios o graves. Las poblaciones destinatarias eran adultos sanos, incluyendo las mujeres embarazadas y los recién nacidos. Antecedentes: Más de 200 virus causan la gripe y el ILI, que produce los mismos síntomas (fiebre, dolor de cabeza, dolores, tos y mucosidad nasal). Sin pruebas de laboratorio, los médicos no pueden distinguir entre ellos en los dos últimos días y rara vez llevar a la muerte o enfermedad grave. En el mejor de los casos, las vacunas sólo pueden ser eficaces contra la gripe A y B, que representan alrededor del 10 % de todos los virus circulantes. Cada año, las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud seleccionan las cepas virales deben ser incluidas en las vacunas de la próxima temporada. Vacuna inactivada se preparó mediante el tratamiento de virus de la gripe con un agente químico específico que " mata " el virus. Los preparativos finales pueden contener cualquiera de los virus completos (vacuna) o toda la parte activa de ellos (vacunas de virus fraccionados o de subunidades). Este tipo de vacunas se administran normalmente por vía intramuscular (vía parenteral). Las vacunas vivas atenuadas se prepara por el crecimiento de los virus de la gripe a través de una serie de cultivos de células o embriones animales. Con cada paso, los virus pierden su capacidad para replicarse en células humanas, pero todavía pueden estimular el sistema inmune. La vacuna viva atenuada se administra en forma de aerosol en las fosas nasales (vía intranasal). Las cepas del virus contenidos en la vacuna son generalmente los que se espera que circulen en los siguientes períodos epidémicos (dos cepas tipo A y uno B) , de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (vacuna de temporada). Vacuna pandémica sólo contiene la cepa del virus responsable de la pandemia (es decir, del tipo A H1N1 durante la pandemia de 2009 /2010). Características del estudio: La evidencia está actualizada a mayo de 2013. En esta actualización, 90 informes de 116 estudios compararon el efecto de la vacuna antigripal con placebo o ninguna intervención. Sesenta y nueve informes fueron ensayos clínicos (más de 70.000 personas), 27 fueron estudios de cohortes comparativos (unos ocho millones de personas) y 20 fueron estudios de casos y controles (cerca de 25.000 personas). De los estudios 116, se realizaron 23 (3 de casos y controles y 20 estudios de cohortes) durante el embarazo (alrededor de 1,6 millones de parejas madre-hijo). Principales resultados: El efecto preventivo de la vacuna antigripal inactivada parenteral en adultos sanos es pequeño: por lo menos se necesita vacunar a 40 personas para evitar un caso de ILI (intervalo de confianza del 95% (IC) 26 a 128) y 71 personas necesitarían la vacunación para prevenir un caso de la gripe (95% IC 64 a 80). La vacunación no muestra ningún efecto apreciable en los días de trabajo perdidos o la hospitalización. La protección contra la ILI que se da por la administración de la vacuna antigripal inactivada a las mujeres embarazadas es incierta o al menos muy limitada, el efecto sobre los recién nacidos no es estadísticamente significativo. La eficacia de las vacunas en aerosol en vivo en adultos sanos es similar a las vacunas inactivadas: se necesita inmunizar a 46 personas (IC del 95%: 29 a 115 ) para evitar un caso de ILI. La administración de la vacuna antigripal inactivada de temporada no está asociado con la aparición de la esclerosis múltiple, neuritis óptica (inflamación del nervio óptico del ojo) o púrpura trombocitopénica inmune (una enfermedad que afecta a las plaquetas de la sangre). La administración de la vacuna inactivada monovalente H1N1 pandémica no está asociado con el síndrome de Guillain -Barré (una enfermedad que afecta los nervios de las extremidades y el cuerpo). La evidencia sugiere que la administración vacunas de temporada en 2.009 contra la pandemia durante el embarazo no tiene efectos significativos sobre el aborto o la muerte neonatal. Calidad de las pruebas: El verdadero impacto de los sesgos no se pudo determinar en aproximadamente el 70% de los estudios incluidos (por ejemplo, detalles de informes insuficientes, muy diferentes resultados entre los ítems evaluados). Alrededor del 20% de los estudios incluidos (principalmente cohortes) tenían un alto riesgo de sesgo. Un poco menos del 10 % tenían buena calidad metodológica.

Fecha publicación   
11-03-2014




Efectividad de la vacuna contra el virus del papiloma humano para la prevención anormalidades cervicales-> Este estudio basado en la población australiana demuestra una asociación entre la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) y la reducción de las tasas de anormalidades cervicales.
BMJ, 04/03/2014 "Effectiveness of quadrivalent human papillomavirus vaccine for the prevention of cervical abnormalities: case-control study nested within a population based screening programme in Australia"
Objetivo: Para medir la efectividad de las vacunas tetravalente del virus del papiloma humano (VPH) contra las anomalías cervicales cuatro años después de la implementación de un programa de vacunación financiado a nivel nacional en Queensland, Australia. Diseño: Análisis de casos y controles de bases de datos de salud vinculados administrativos. Ámbito: Queensland, Australia. Métodos: Mujeres elegibles para la vacunación gratuita (con edades 12-26 años en 2007) y que asisten a su primera prueba de frotis cervical entre abril de 2007 y marzo de 2011. Los casos de alto grado fueron mujeres con anormalidades cervicales histológicamente de alto grado confirmados (n = 1.062) y "otros casos" fueron mujeres con cualquier otra anormalidad en la citología o la histología (n = 10.887). Los controles fueron mujeres con citología normal (n = 96.404). Principales medidas de resultado: La Probabilidad de exposición (razón de antecedente probabilidad de vacunación (uno, dos, o tres dosis de vacuna frente a ninguna dosis) entre los casos en comparación con los controles), la eficacia de la vacuna ( (odds ratio ajustado 1) × 100), y el número de necesario para vacunar para prevenir una anormalidad cervical en la primera ronda de cribado. Se estratificó por cuatro grupos de edad ajustado por el tiempo de seguimiento, año de nacimiento, y las medidas de la situación socioeconómica y la lejanía. El análisis primario la preocupación de las mujeres cuyo primer frotis de prueba definida su situación como un caso o un control. Resultados: El odds ratio ajustado para la exposición a tres dosis de la vacuna contra el VPH en comparación con ninguna vacuna fue de 0,54 (IC del 95% 0,43 a 0,67) para los casos de alto grado y 0,66 (0,62 a 0,70) para otros casos en comparación con los controles con citología normal, lo que equivale a efectividad de la vacuna del 46% y 34%, respectivamente. Los números ajustados necesarios para vacunar fueron 125 (95% intervalo de confianza del 97 a 174) y 22 (19 a 25), respectivamente. El odds ratio ajustado para la exposición de dos dosis de la vacuna fue de 0,79 (IC 95% 0,64-0,98) para los casos de alto grado y de 0,79 (0,74 a 0,85) para los otros casos, lo que equivale a la eficacia de la vacuna del 21%. Conclusión: La vacuna tetravalente contra el VPH confiere una protección significativa contra las lesiones cervicales en las mujeres jóvenes que no habían iniciado el cribado antes de la implementación del programa de vacunación en Queensland, Australia.

Fecha publicación   
02-03-2014




Relación de la vacuna contra el sarampión, paperas y rubéola con el riesgo de ingreso hospitalario posterior por otras infecciones-> En los países desarrollados, los niños que reciben la vacuna las vacunas de sarampión, paperas y rubéola según el calendario tienen un menor riesgo de ingreso hospitalario posterior para otras infecciones. Estos resultados son consistentes con estudios realizados en países den desarrollo que han demostrado un menor riesgo de mortalidad y morbilidad asociada con las vacunas vivas.
JAMA, 26/02/2014 "Live Vaccine Against Measles, Mumps, and Rubella and the Risk of Hospital Admissions for Nontargeted Infections"
Importancia: En los países de bajos ingresos , la vacuna contra el sarampión con virus vivos reduce la mortalidad por causas distintas a la infección del sarampión. Tales efectos no específicos de las vacunas también podrían ser importantes para la salud de los niños en entornos de altos ingresos. Objetivo: Examinar si la vacuna viva contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) se asocia con menores tasas de ingresos hospitalarios por infecciones entre los niños en Dinamarca. Diseño, lugar y participantes del estudio de cohorte de base poblacional de niños daneses nacidos 1997-2006 y seguidos desde los 11 meses a 2 años (el último seguimiento, 31 de agosto de 2008). Registros daneses Nationwide proporcionaron datos sobre las vacunas y los ingresos hospitalarios. La pauta de vacunación recomendada inactivada la vacuna contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la poliomielitis y Haemophilus influenzae tipo b (DTaP- IPV- Hib) administradas a los 3, 5, y 12 meses y la MMR a los 15 meses. Principales resultados y Medidas: La tasa de incidencia (TIR) de los ingresos hospitalarios por cualquier infección, comparando la recepción de MMR vs DTaP- IPV- Hib como la vacuna más reciente. Los riesgos, la diferencia de riesgo y el número necesario a vacunar para recibir MMR a tiempo. Resultados: El estudio incluyó a 495.987 niños que contribuyen con 56.889 ingresos hospitalarios por cualquier tipo de infección durante 509.427 años-persona (tasa de 11,2 por 100 personas- año). De los 456.043 niños que siguieron el programa recomendado y recibieron MMR después de la tercera dosis de la vacuna DTaP -IPV -Hib, MMR (tasa, 8,9 por 100 personas- año ) frente a la tercera dosis de la vacuna DTaP -IPV -Hib (tasa, 12,4 por 100 años-persona ) como la vacuna más reciente, se asoció con una TIR ajustada de 0,86 (IC del 95%, ,84-,88 ) para cualquier ingreso por infección. Hubo 19.219 niños vacunados fuera de secuencia. La TIR ajustada fue de 0,87 (IC del 95%, desde 0,80 hasta 0,95) para los que recibieron MMR (tasa de 9,9 por 100 personas- año ) después de la segunda dosis de la vacuna DTaP -IPV -Hib (tasa de 15,1 por 100 personas- año). Sin embargo, en los 1.981 niños que posteriormente recibieron la tercera dosis de la vacuna DTaP -IPV -Hib (tasa de 12,8 por 100 personas- año), después de la MMR, la TIR de los ingresos hospitalarios por infección fue significativamente mayor (IRR ajustado, CI 1,62 [95%, 1.28 a 2.5]). El riesgo de ingreso por una infección entre las edades de 16 meses y 24 meses fue del 4,6% (IC 95%, 4,5% -4,7%) al recibir la MMR a tiempo y el 5,1% (IC 95%, 5,0% -5,2%) al no recibir MMR a tiempo. La diferencia de riesgo fue de 0,5 puntos porcentuales (IC 95%, 0,4-0,6) y el número necesario para vacunar con triple viral antes de la edad de 16 meses para prevenir 1 entrada para cualquier infección fue 201 (IC del 95%, 159-272). Conclusiones y relevancia: En una cohorte de niños daneses, la administración de la MMR viva vs inactivada DTaP- IPV- Hib como la vacuna más reciente se asoció con una menor tasa de hospitalizaciones por cualquier infección. Estos hallazgos requieren replicación en otras poblaciones de altos ingresos.

Fecha publicación   
16-02-2014




Asociación entre el número de dosis de la vacuna tetravalente contra el papilomavirus y con la incidencia del condiloma-> Aunque máxima reducción en el riesgo condiloma se observa después de la recepción de 3 dosis de la vacuna tetravalente contra el VPH, la recepción de 2 dosis de la vacuna también se asocia con una reducción considerable en el riesgo de condiloma. Hay que tener en cuenta que la incidencia de condilomas, no puede ser un sustituto perfecto del riesgo de cáncer.
JAMA, 12/02/2014 "Association of Varying Number of Doses of Quadrivalent Human Papillomavirus Vaccine With Incidence of Condyloma"
Importancia: Determinar protección a nivel de dosis de la vacuna es esencial para minimizar los costos del programa y aumentar la masa viabilidad programa de vacunación. Actualmente, se recomienda un programa de vacunación de 3 dosis tanto para el (VPH) vacunas tetravalente como para el  virus del papiloma humano bivalentes. Aunque el objetivo principal de los programas de vacunación contra el VPH es para prevenir el cáncer de cuello de útero, el condiloma relacionados con los tipos 6 y 11 también se previene con la vacuna cuadrivalente y representa el resultado de la enfermedad más temprano medible prevenible para la vacuna contra el VPH. Objetivo: Examinar la asociación entre la vacunación contra el VPH tetravalente y la primera aparición de condilomas en relación con la dosis de la vacuna en un entorno basado en la población. Diseño, lugar y participantes: Una cohorte abierta de todas las mujeres de entre 10 y 24 años que viven en Suecia (n = 1.045.165) fue seguida entre 2006 y 2010 para la vacunación contra el VPH y la primera aparición de condilomas, usando un registro de salud basado en la población nacional sueca. Principales resultados y Medidas: Se estimaron las tasas de incidencia (IRR) y las diferencias de la tasa de incidencia (IRD) de condiloma mediante regresión de Poisson con dosis de vacuna como la exposición en función del tiempo, con ajustes por la edad alcanzada y la educación de los padres, y estratificado en edad de la primera vacunación. Para dar cuenta de las infecciones prevalentes, los modelos incluyeron un periodo de amortiguamiento de retraso en el conteo caso. Resultados: Se identificaron un total de 20 casos de 383 incidentes de condiloma durante el seguimiento, incluidos 322 casos después de la recepción de al menos 1 dosis de la vacuna. Para las personas de 10 a 16 años al principio de la vacunación, la recepción de 3 dosis se asoció con una IRR de 0,18 (IC 95%, 0,15-0,22) para el condiloma, mientras que la recepción de 2 dosis se asoció con una IRR de 0,29 (IC del 95%, 0,21-0,40). Una dosis se asoció con una IRR de 0,31 (IC 95%, 0,20-0,49), lo que corresponde a un IRD de 384 casos (IC del 95%, 305-464) por cada 100 000 personas por año, en comparación con la no vacunación. Los IRDs correspondientes para 2 dosis fueron 400 casos (IC 95%, 346-454) y de 3 dosis, 459 casos (IC 95% , 437-482). El número de casos prevenidos entre 3 y 2 dosis fue de 59 (IC del 95%, 2-117) por cada 100 000 personas-año. Conclusiones y relevancia: Aunque máxima reducción en el riesgo condiloma fue visto después de la recepción de 3 dosis de la vacuna tetravalente contra el VPH, la recepción de 2 dosis de la vacuna también se asoció con una reducción considerable en el riesgo de condiloma. Las implicaciones de estos hallazgos para la relación entre el número de dosis de vacuna y el riesgo de cáncer cervical requieren investigación adicional.

Fecha publicación   
08-01-2014 (B)




¿Hay una distinta respuesta inmune a la vacuna antigripal entre sexos?-> Las mujeres tienen una respuesta mayor de anticuerpos a la vacuna contra la influenza estacional y expresión de citoquinas inflamatorias en comparación con los hombres. Los hombres con niveles de testosterona sérica elevada tienen inferiores respuestas de anticuerpos a la vacuna.
Procd Natl Acad Sci USA, 12/2013 "Systems analysis of sex differences reveals an immunosuppressive role for testosterone in the response to influenza vaccination"
Las mujeres tienen la respuesta inmune generalmente más robusta que los hombres por razones que no son bien entendidas. Aquí se utilizó un análisis de sistemas para investigar estas diferencias mediante el análisis de la respuesta de anticuerpos neutralizantes a una vacuna trivalente inactivada de la gripe estacional (TIV) y un gran número de componentes del sistema inmune, incluyendo citoquinas séricas y quimiocinas, las frecuencias del subconjunto de células de la sangre, la expresión de los genes en todo el genoma, y las respuestas celulares a diversos estímulos en vitro, en 53 mujeres y 34 hombres de diferentes edades. Encontramos una elevada respuesta de anticuerpos a la TIV y la expresión de citoquinas inflamatorias en el suero de las mujeres en comparación con los varones, independientemente de la edad. Este perfil inflamatorio se correlacionó con los niveles de proteínas STAT3 fosforiladas en monocitos, pero no con la respuesta serológica a la vacuna. Por el contrario, utilizando un enfoque de aprendizaje de máquina, hemos identificado un grupo de genes implicados en la biosíntesis de lípidos y previamente demostrado estar reguladas por la testosterona que se correlacionaron con una pobre actividad neutralizadora del virus en los hombres. Por otra parte, los hombres con niveles de testosterona sérica elevada y asociados a genes exhibieron las respuestas de anticuerpos más bajos a la TIV. Estos resultados demuestran una fuerte asociación entre los andrógenos y los genes implicados en el metabolismo de los lípidos, lo que sugiere que estos podrían ser los conductores importantes de las diferencias en las respuestas inmunes entre hombres y mujeres.

Fecha publicación   
08-01-2014 (A)




Efectividad de la vacuna tetravalente del virus del papiloma humano para la displasia cervical-> Las mujeres vacunadas contra el VPH a los 18 o más años o con citología cervical anormal, tienen tasas de displasia cervical similares a los de las mujeres no vacunadas. Estos resultados confirman la importancia de la vacunación antes de cualquier exposición significativa al VPH y subrayan la necesidad de que los programas de detección cubran a todas las mujeres sexualmente activas, aunque hayan sido vacunadas.
J Clin Oncol, 06/01/2014 "Effectiveness of the Quadrivalent Human Papillomavirus Vaccine Against Cervical Dysplasia in Manitoba, Canada"
Propósito: La eficacia de la vacuna tetravalente del virus del papiloma humano (QHPV) contra la displasia cervical no se ha estimado usando datos a nivel individual basados en la población. Se evaluó la efectividad de la vacuna (EV) del QHPV contra la displasia cervical a partir de datos recogidos de forma rutinaria en Manitoba. Métodos: Fueron emparejadas las mujeres ≥ 15 años de edad que recibieron la vacuna QHPV en Manitoba entre septiembre de 2006 y abril de 2010 (n = 3.541) por edad con hasta mujeres no vacunadas (n = 9.594). Utilizamos modelos de regresión de Cox para estimar los cocientes de riesgo para tres resultados: Células escamosas atípicas de significado indeterminado (ASCUS), lesiones intraepiteliales con células escamosas de bajo grado (LSIL), y SIL de alto grado (HSIL). Resultados: Entre los 15 - a 17 años de edad, las estimaciones ajustadas de EV fueron del 35% (IC del 95%, -19% a 65%), 21% (10% a 43 %), y -1% (-44% a 29%) en contra de la detección de HSIL, LSIL, y ASCUS, respectivamente. Las estimaciones correspondientes fueron más altas (46% [0% a 71%], el 35% [10% a 54%] y 23% [-8% a 45%]) entre las que tenían ≥ una citología vaginal después de la inscripción. La vacuna QHPV se asoció con un 23% (-17% a 48%) de reducción en el riesgo de HSIL entre aquellas ≥ 18 sin antecedentes de citología anormal, pero no había ninguna evidencia de protección entre las que tenían una historia con citología anormal (-8% [- 59% a 27%]). Conclusión: Un porcentaje importante de las mujeres vacunadas pueden no estar protegidas contra HSIL y especialmente menos displasia si fueron vacunadas a edad avanzada (≥ 18) o tenían citología anormal antes de la vacunación. Estos resultados confirman la importancia de la vacunación antes de que ocurra cualquier exposición significativa al VPH y subrayan la necesidad de que los programas de detección que cubran a todas las mujeres sexualmente activas, aunque hayan sido vacunadas. 

Fecha publicación   
01-11-2013




Eficacia de la vacunación contra la gripe en adultos con cáncer-> La evidencia actual encuentra beneficios para la vacunación contra la gripe en adultos con cáncer, sin observar efectos perjudiciales. La posibilidad de beneficio demostrado en esta revisión apoya la vacunación antigripal anual en adultos con cáncer que reciben quimioterapia.
Rev Cochram, 29/10/2013 "Influenza (flu) vaccination for preventing influenza in adults with cancer"
Los adultos con cáncer son propensos a las complicaciones graves de la gripe, más que los adultos sanos. La vacuna contra la influenza protege contra la influenza y sus complicaciones. Sin embargo, su eficacia entre los pacientes con cáncer no está clara, ya que la disfunción inmune que acompaña al cáncer y como un resultado de la quimioterapia podría reducir la respuesta inmune a la vacuna. Los pacientes de cáncer, por lo tanto, no tienen información clara sobre la importancia, necesidad y seguridad de la vacuna. Esta revisión se centró en la eficacia de la vacunación contra la influenza en adultos con cáncer que tienen un sistema inmunitario debilitado a causa del cáncer o la quimioterapia. Se identificaron cuatro estudios clínicos que abordaron esta cuestión, sólo uno de los cuales era un ensayo controlado aleatorio, los pacientes fueron seleccionados al azar para recibir o no recibir la vacuna. Dos estudios mostraron que los adultos con cáncer que fueron vacunados para tener tasas más bajas de muerte, pero estos estudios no fueron aleatorios. La agrupación (combinar) de los resultados de los diferentes estudios no fue posible debido a los diferentes métodos y diferentes vías de comunicación de los resultados. Hubo una tasa significativamente menor de enfermedad tipo influenza (cualquier enfermedad respiratoria febril), neumonía, influenza confirmada y hospitalización por cualquier motivo, entre los vacunados en por lo menos un estudio para cada resultado. No hay efectos secundarios a la vacuna que fueran reportados en estos estudios. La fuerza de la evidencia está limitada por el escaso número de estudios y su calidad metodológica baja (alto riesgo de sesgo). Es poco probable que vaya a haber ensayos controlados futuros para investigar este tema, pero la evidencia actual, aunque débil, sugiere un beneficio para la vacunación contra la influenza en adultos con cáncer y la vacuna no resultó ser perjudicial. Vacunas para la gripe en adultos con cáncer contienen un virus inactivado que no pueden causar la gripe u otra infección viral. La posibilidad de beneficio demostrado en esta revisión apoya la vacunación antigripal anual en adultos con cáncer que reciben quimioterapia.

Fecha publicación   
25-10-2013




Eficacia de la vacuna contra la gripe en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular-> El uso de la vacuna contra la gripe en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular se asocia con un menor riesgo de eventos cardiovasculares adversos. El mayor efecto se observa entre los pacientes de más alto riesgo con enfermedad coronaria activa.
JAMA, 23/10/2013 "Association Between Influenza Vaccination and Cardiovascular Outcomes in High-Risk PatientsA Meta-analysis"
Importancia: Entre los factores de riesgo cardiovascular tradicionales, la infección con influenza reciente se asocia con eventos aterotrombóticos fatales y no fatales. Objetivos: Determinar si la vacunación contra la gripe se asocia con la prevención de eventos cardiovasculares. Fuentes de datos y selección de los estudios: Revisión sistemática y meta-análisis de MEDLINE (1946 - agosto 2013), EMBASE (1947 a agosto de 2013) y Biblioteca Cochrane Central Register of Controlled Trials (inicio de agosto de 2013) para los ensayos clínicos aleatorizados (ECA) que compararon la vacuna contra la gripe versus placebo o control en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, reportando los resultados cardiovasculares, ya sea como eventos de eficacia o seguridad. Extracción y síntesis de los datos: Dos investigadores extrajeron datos de forma independiente del diseño, características de los ensayos iniciales, resultados y eventos de seguridad de los manuscritos publicados y datos suplementarios publicados. Se consideraron estudios de alta calidad a los que describen un método adecuado de asignación al azar, ocultamiento de la asignación, el cegamiento y completar el seguimiento. Principales resultados y medidas: Razones de riesgo de efectos aleatorios de Mantel- Haenszel (RR) y los IC del 95% se derivaron para componer los eventos compuestos cardiovasculares, la mortalidad cardiovascular, por todas las causas de mortalidad y eventos cardiovasculares individuales. Los análisis se estratificaron por subgrupos de pacientes con y sin antecedentes de síndrome coronario agudo (SCA) en un plazo de 1 año desde la asignación al azar. Resultados: Fueron incluidos 5 ensayos clínicos aleatorios publicados y 1 no publicado con 6.735 pacientes (edad media 67 años, con una media de tiempo de seguimiento de 7,9 meses 51,3 % mujeres ; 36,2 % con antecedentes cardíacos). La vacuna contra la influenza se asoció con un menor riesgo de eventos cardiovasculares compuestos (2.9 % vs 4.7%; RR, 0,64 [ IC del 95%, 0,48-0,86], P = 0,003) en los ensayos publicados. Se detectó una interacción entre el tratamiento de pacientes con (RR, 0,45 [IC del 95% 0,32 a 0,63]) y sin (RR, 0,94 [95 % CI, 0,55 a 1,61]) SCA reciente (p para la interacción = 0,02). Los resultados fueron similares con la adición de datos no publicados. Conclusiones y relevancia: En un metaanálisis de ECA, el uso de la vacuna contra la influenza se asoció con un menor riesgo de eventos cardiovasculares adversos. El mayor efecto del tratamiento se observó entre los pacientes de más alto riesgo con enfermedad coronaria más activa. Se justifica un gran ensayo multicéntrico con poder estadístico adecuado, para hacer frente a estas conclusiones y evaluar los puntos finales cardiovasculares individuales.

Fecha publicación   
15-09-2013




Asociación entre la infravacunación para la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP) y la infección por tos ferina -> La infravacunación DTaP está fuertemente asociada con la infección por tos ferina en niños de 3 a 36 meses de edad. Muchos de los niños infravacunados lo fueron por la negativa de los padres a la vacuna.
JAMA Pediatrics, 09/09/2013 "Association Between Undervaccination With Diphtheria, Tetanus Toxoids, and Acellular Pertussis (DTaP) Vaccine and Risk of Pertussis Infection in Children 3 to 36 Months of Age"
La infravacunación tiene una tendencia creciente que pone potencialmente a los niños y sus comunidades en un mayor riesgo de enfermedades infecciosas graves. Objetivo: Examinar la asociación entre la infravacunación y la tos ferina en niños de 3 a 36 meses de edad. Diseño: Estudio de casos y controles con  análisis de regresión logística condicional. Ámbito: Ocho organizaciones de atención del Vaccine Safety Datalink entre 2004 y 2010. Participantes: Cada caso confirmado por laboratorio de tos ferina (72 pacientes) se emparejó a 4 controles seleccionados al azar (con un total de 288 controles). Los casos de pacientes fueron emparejados con los controles por organización de la gestión local del cuidado, el sexo y la edad en la fecha del caso. La fecha del caso se define como la fecha de diagnóstico de pertussis para los pacientes de casos. La exposición a la infravacunación para la difteria, el tétanos y la tos ferina acelular (DTaP) fue la vacuna. La infravacunación se define como el número de dosis de la vacuna DTaP que fue faltaron o se retrasaron en la fecha del caso. Los pacientes casos y controles podrían se infravacunados por 0, 1, 2, 3, o 4 dosis de la vacuna DTaP. Los niños infravacunados por 0 dosis se consideraron la edad apropiada vacunados antes de la fecha índice. Medidas principales de resultado: Pertussis. Resultados: De los 72 casos de pacientes con tos ferina, 12 (16,67%) fueron hospitalizados y 34 (47,22%) fueron no vacunados para la vacuna DTaP antes de la fecha de diagnóstico de la tos ferina. De los 288 controles emparejados, 64 (22,22%) fueron no vacunados para la vacuna DTaP. La infravacunación está fuertemente asociada a la tos ferina. Los niños no vacunados de 3 o 4 dosis de la vacuna DTaP tuvieron 18,56 (IC del 95%: 4,92 a 69,95) y 28,38 (IC del 95%: 3,19 a 252,63) veces más probabilidades, respectivamente, de haber recibido un diagnóstico de tos ferina que los niños que fueron apropiadamente vacunados a su edad. Conclusiones y relevancia: La infravacunación con la vacuna DTaP aumenta el riesgo de tos ferina entre los niños de 3 a 36 meses de edad.

Fecha publicación   
30-07-2013




Eficacia de la vacunación antigripal de los profesionales de la salud para prevenir la gripe en los ancianos institucionalizados -> Escasa eficacia comprobada por laboratorio, neumonía y muerte por neumonía en los residentes de edad avanzada. Se necesitan ensayos de calidad que identifiquen las mejores combinaciones de las siguientes intervenciones: lavado de manos, mascarillas, detección temprana de gripe con hisopos nasales, administración de antivirales, cuarentena, restricción de los visitantes y petición a los profesionales de la salud con enfermedad de tipo gripal que no asistan al trabajo.
Rev Cochram, 23/07/2013 "Influenza vaccination for healthcare workers who care for people aged 60 or older living in long-term care institutions"
Vacunación contra la gripe para profesionales de la salud en contacto con pacientes de edad avanzada. No hay datos exactos sobre las tasas de gripe comprobada por laboratorio entre los profesionales de la salud.Los tres estudios en la primera publicación de esta revisión y los dos estudios nuevos que se identificaron en esta actualización tienen un alto riesgo de sesgo. Los estudios encontraron que la vacunación de los profesionales de la salud que cuidan a pacientes de edad avanzada en los establecimientos de atención a largo plazo no mostró efectos sobre medidas de resultado específicas de interés, principalmente la gripe comprobada por laboratorio, la neumonía o las muertes por neumonía. Se mostró un efecto para los resultados con una relación no específica con la gripe, principalmente las enfermedades de tipo gripal (que incluyen muchos otros virus y bacterias además de la gripe), las consultas al MG por enfermedades de tipo gripal, los ingresos en los hospitales y la mortalidad global en los pacientes de edad avanzada (la gripe de invierno es responsable de menos del 10% de las muertes de pacientes de más de 60 años, por lo que la mortalidad global refleja muchas otras causas). Los profesionales de la salud tienen tasas inferiores de vacunación contra la gripe que los pacientes de edad avanzada y las encuestas muestran que los profesionales de la salud que no se vacunan no perciben que estén en riesgo, dudan de la eficacia de la vacuna contra la gripe, tienen inquietudes por los efectos secundarios y algunos no perciben que sus pacientes estén en riesgo. Esta revisión no encontró información sobre otras intervenciones que se puedan utilizar conjuntamente con la vacunación de los profesionales de la salud, por ejemplo lavarse las manos, utilizar máscaras faciales, detectar de forma temprana la gripe comprobada por laboratorio en pacientes con enfermedades de tipo gripal mediante hisopados nasales, establecer la cuarentena de pisos y de establecimientos enteros de atención a largo plazo durante los brotes, evitar nuevos ingresos, utilizar antivirales de inmediato y pedir a los profesionales de la salud con enfermedades de tipo gripal que no se presenten a trabajar. Se concluye que no existen pruebas de que sólo la vacunación de los profesionales de la salud prevenga la gripe comprobada por laboratorio, la neumonía y la muerte por neumonía en los residentes de edad avanzada en los establecimientos de atención a largo plazo. Otras intervenciones como el lavado de las manos, las máscaras, la detección temprana de la gripe con hisopados nasales, la administración de antivirales, la cuarentena, la restricción de los visitantes y la petición a los profesionales de la salud con una enfermedad de tipo gripal de que no asistan al trabajo pudieran proteger a los pacientes de más de 60 años de edad en los establecimientos de atención a largo plazo y se necesitan ensayos controlados aleatorios de alta calidad que prueben combinaciones de estas intervenciones. 

Fecha publicación   
16-07-2013




Hospitalizaciones por neumonía tras una década de vacunación neumocócica a los niños-> En EE.UU. la vacunación de los niños contra la neumonía neumocócica en la última década ha reducido las hospitalizaciones en casi todos los grupos de edad.
N Engl J Med, 11/07/2013 "U.S. Hospitalizations for Pneumonia after a Decade of Pneumococcal Vaccination"
Fondo: La introducción de la vacuna neumocócica conjugada 7-valente (PCV7) en el calendario de vacunación infantil de EE.UU. en el año 2000 redujo sustancialmente la incidencia de la vacuna del serotipo invasivo de la enfermedad neumocócica en niños pequeños, y en niños mayores y adultos no vacunados. Para el año 2004, las hospitalizaciones asociadas con la neumonía de cualquier causa también habían disminuido notablemente entre los niños pequeños. Debido a la preocupación por el aumento de las enfermedades causadas por los serotipos no vacunales, quisimos determinar si la reducción de hospitalizaciones relacionadas con la neumonía en los niños pequeños se habían mantenido hasta el 2009, y si esas hospitalizaciones en los grupos de edad más avanzada también habían disminuido. Métodos: Se valoraron las tasas anuales de hospitalización por neumonía de cualquier causa mediante la base de datos de ingresos Nationwide Inpatient Sample. La razón de la hospitalización fue clasificada como la neumonía, si la neumonía fue el primer diagnóstico del alta o si estaba en la lista después de un primer diagnóstico de sepsis, meningitis o empiema. Para estimar la disminución anual de las hospitalizaciones por neumonía se utilizaron las tasas medias anuales de hospitalizaciones relacionadas con neumonía entre 1997 y 1999 (antes de la introducción de la vacuna PCV7) y desde 2007 hasta 2009 (mucho después de su introducción). Resultados: La tasa anual de hospitalización por neumonía en niños menores de 2 años de edad se redujo en 551,1 por cada 100.000 niños (intervalo de confianza del 95% [IC]: 445,1 a 657,1), lo que se traduce en 47.000 hospitalizaciones al año menos de lo esperado sobre la base de las tasas de antes la introducción de la vacuna PCV7. La tasa para los adultos de 85 años de edad o más se redujo en 1.300,8 por 100.000 (IC del 95%, 984,0 a 1617,6), lo que se traduce en 73.000 menos hospitalizaciones al año. Para los tres grupos de edad de 18 a 39 años, 65 a 74 años, y de 75 a 84 años, la tasa anual de hospitalización por neumonía disminuyó en 8,4 por 100.000 (IC del 95%: 0,6 a 16,2), 85,3 por 100.000 (95% IC, 7,0 a 163,6), y 359,8 por 100.000 (IC del 95%, 199,6-520,0), respectivamente. En general, se estima una reducción anual ajustada por edad de 54,8 por 100.000 (IC 95%, 41,0-68,5), o 168.000 menos hospitalizaciones por neumonía cada año. Conclusiones: La disminución de las hospitalizaciones por neumonía infantil se mantuvieron durante la década posterior a la introducción de la vacuna PCV7. También se observaron reducciones sustanciales en las hospitalizaciones por neumonía en los adultos.

Fecha publicación   
25-06-2013 (B)




Escasa utilidad de la vacuna de la gripe en personas adultas sanas -> En condiciones ideales (vacuna con configuración viral similar al circulante) deben ser vacunados 33 adultos sanos para evitar un caso de síntomas gripales. En condiciones normales (vacuna con coincidencia parcial), deben vacunarse 100 personas para evitar un caso. El uso de la vacuna no afecta al número de personas hospitalizadas o días de trabajo perdidos.
Rev Cochram, 04/06/2013 "Vaccines to prevent influenza in healthy adults".
Más de 200 virus causan la gripe y enfermedades que producen los mismos síntomas que la gripe (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, tos y secreción nasal). Sin pruebas de laboratorio, los médicos no pueden distinguir entre la gripe u otras enfermedades parecidas. Ambas duran días y rara vez llevar a la muerte o enfermedad grave. En el mejor de los casos, las vacunas solo pueden ser eficaces contra la gripe A y B, que representan alrededor del 10% de todos los virus circulantes. Cada año, la Organización Mundial de la Salud recomienda que las cepas de virus deben ser incluidas en las vacunas para la próxima temporada. Los autores de la revisión evaluaron todos los ensayos que compararon las personas vacunadas con personas no vacunadas. Los resultados combinados de estos ensayos demostraron que en condiciones ideales (vacuna con configuración viral similar al circulante) 33 adultos sanos necesitan ser vacunados para evitar una serie de síntomas de gripe. En condiciones normales (vacuna coincidencia parcial), necesitan vacunarse 100 personas para evitar una serie de síntomas de gripe. El uso de la vacuna no afectó al número de personas hospitalizadas o días de trabajo perdidos, pero pudo causar un síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad neurológica importante que conduce a la parálisis) por cada millón de vacunaciones. Quince de los 36 ensayos fueron financiados por compañías de vacunas y cuatro no tenían ninguna declaración financiación. Nuestros resultados pueden ser una estimación optimista porque los estudios patrocinados por compañías de vacunas contra la Influenza tienden a producir resultados favorables a sus productos y parte de la evidencia proviene de estudios realizados en la circulación viral ideal con las condiciones coincidentes y porque son limitados los efectos adversos.

Fecha publicación   
25-06-2013 (A)




Vacunas comunes y riesgo de síndrome de Guillain-Barré (SGB) -> Este análisis retrospectivo de historias clínicas de un importante sistema de salud no encuentra un mayor riesgo de SGB después de las vacunas comunes.
Clin Infect Dis, 06/2013 "Lack of Association of Guillain-Barré Syndrome With Vaccinations".
Antecedentes: El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es una  polirradiculoneuropatía aguda, y se cree que es un proceso autoinmune. Aunque se han informado casos de SGB después de una amplia gama de vacunas, sólo se ha establecido una asociación  con la vacuna antigripal inactivada H1N1 de 1976. Métodos: Se identificaron los casos de SGB hospitalizados de Kaiser Permanente Northern California (KPNC) desde 1995 hasta 2006. La historia clínica de cada caso sospechoso fue revisado por un neurólogo de acuerdo con la definición de caso de Brighton Collaboration SGB, se incluyeron en el análisis sólo los casos confirmados, y se excluyeron los casos de síndrome de Miller Fisher. El uso de un diseño centrado en casos, se compararon las probabilidades de vacunación en las 6 y 10 semanas antes de la aparición de este síndrome con las probabilidades de que la vacunación durante los mismos intervalos de tiempo en los individuos vacunados en toda la población KPNC. Resultados: Confirmamos 415 casos incidentes de SGB (incluyendo niveles Brighton 1, 2 y 3) durante el período de estudio (> 30 millones de personas-año). La incidencia alcanzó su punto máximo durante los meses de invierno. El odds ratio de la vacunación antigripal en un intervalo de 6 semanas antes del SGB, en comparación con las anteriores 9 meses, fue de 1,1 (intervalo de confianza del 95% [IC]: 0,4 a 3,1). El riesgo en el intervalo de 6 semanas en comparación con los 12 meses anteriores para la vacuna combinada contra difteria, tétanos, antineumocócica polisacárida 23-valente y para todas las vacunas combinadas fue de 1,4 (IC 95%: 0,3-4,5), 0,7 (IC del 95%,. 1 a 2,9), y 1,3 (IC, 0,8 a 2,3 95%), respectivamente. Conclusiones: En este gran estudio retrospectivo, no encontramos evidencia de un mayor riesgo de SGB después de la vacunación de cualquier tipo, incluyendo la vacunación antigripal.

Fecha publicación   
23-06-2013




Eficacia de la vacunación antigripal -> En EE.UU, la vacunación previene entre 1,1 millones y 5 millones de casos de la gripe por temporada, así como entre 8.000 y 40.000 hospitalizaciones durante el período de 6 años 2005-2011. Los resultados evitados fueron mayores en los adultos de 20 a 64 años.
PLOS One, 19/06/2013 "Influenza Illness and Hospitalizations Averted by Influenza Vaccination in the United States, 2005–2011".
El objetivo de los programas de vacunación contra la influenza es reducir el desarrollo de enfermedades asociadas a la influenza. Por lo tanto, la estimación de la reducción de los casos de gripe, como resultado de la vacunación en un periodo y por grupo de edad, permitiría una comprensión clara del valor de vacunas contra la gripe en los EE.UU., y de las zonas donde las mejoras podrían conducir a mayores beneficios. Objetivo: Para estimar el efecto directo de la vacunación contra la gripe en los EE.UU. en términos de número de casos evitados, casos médicamente asistidos y hospitalizaciones en seis temporadas de influenza recientes. Diseño: Usando los datos de vigilancia existentes, presentamos un método para evaluar el impacto de la vacunación contra la influenza, definiendo el impacto como el número de gripes evitadas o como la fracción de la enfermedad evitada (el número de casos que se calcula que se han evitado en relación al número de casos que se habría producido en ausencia de vacunación). Resultados: Estimamos que durante el período de estudio de 6 años, el número de casos de influenza evitados mediante la vacunación osciló entre un mínimo de aproximadamente 1,1 millones (intervalo de confianza del 95% (IC) 0,6 a 1.700.000) durante la temporada de 2006 a 2007 a un máximo de 5 millones (CI 2,9-8.600.000) durante la temporada 2010-2011, mientras que el número de hospitalizaciones evitadas osciló entre un mínimo de 7.700 (IC 3,700-14,100) en el período 2009-2010 a un máximo de 40.400 (IC 20,800-73,000) en 2010 -2011. Las fracciones de prevención varió entre grupos de edad y en el tiempo. Se observó que la fracción más alta de prevención en el período de estudio fue el período 2010-2011, lo que refleja la expansión posterior a la pandemia de la cobertura de vacunación. Conclusiones: Los programas de vacunación contra la gripe en los EE.UU. producen un beneficio importante para la salud en términos de casos evitados, visitas ambulatorias y hospitalizaciones. Nuestros resultados ponen de relieve el potencial de la prevención de enfermedades adicionales mediante una mayor cobertura de vacunación, en particular entre los adultos de edad mediana, y una mayor efectividad de la vacuna, especialmente entre los ancianos.

Fecha publicación   
04-05-2013




¿Son suficientes 2 dosis de la vacuna tetravalente contra el virus del papiloma humano en lugar de las 3 recomendadas actualmente? -> En este ensayo aleatorio los resultados son suficientemente buenos para considerar la modificación del calendario actual. El régimen de dos dosis podría estandarizarse para las niñas adolescentes, aunque algunos expertos piensan que es prematura la recomendación.
JAMA, 01/05/2013 "Immunogenicity of 2 Doses of HPV Vaccine in Younger Adolescents vs 3 Doses in Young WomenA Randomized Clinical Trial".
El uso global de las vacunas con el virus del papiloma humano (VPH) para prevenir el cáncer cervical se ve obstaculizado por el coste. Un programa de 2 dosis para las niñas puede ser suficiente. Objetivo: Determinar si los niveles medios de anticuerpos a HPV-16 y HPV-18 entre las niñas que recibieron 2 dosis no fue inferior a las mujeres que recibieron 3 dosis. Diseño, entorno y pacientes: Ensayo de no inferioridad, aleatorizado, fase 3, postlicensure, multicéntrico, estratificado por edad, de inmunogenicidad de 830 mujeres canadienses entre agosto de 2007 hasta febrero de 2011. Las muestras de sangre para seguimiento fueron proporcionadas por 675 participantes (81%).
Intervención: Las chicas (9-13 años) fueron aleatorizadas 1:1 para recibir 3 dosis de la vacuna tetravalente contra el VPH a los 0, 2 y 6 meses (n = 261) o 2 dosis a los 0 y 6 meses (n = 259). Las mujeres jóvenes (16-26 años) recibieron 3 dosis a los 0, 2 y 6 meses (n = 310). Se midieron los niveles de anticuerpos a 0, 7, 18, 24, y 36 meses. Principales resultados y Medidas de resultado: El primario  la no inferioridad (IC del 95%, límite inferior> 0,5) de títulos (GMT) del cociente de las medias geométricas de HPV-16 y HPV-18 para las niñas (2 dosis) en comparación con las mujeres jóvenes (3 dosis) 1 mes después de la última dosis. Los resultados secundarios fueron la no inferioridad de las relaciones GMT de niñas que recibieron 2 vs 3 dosis de la vacuna, y la durabilidad de no inferioridad a 36 meses. Resultados: Las relaciones GMT no fueron inferiores para las niñas (2 dosis) que para las mujeres (3 dosis): 2,07 (IC del 95% 1,62 a 2,65) para el VPH-16 y 1,76 (IC del 95% 1,41 a 2,19) ni para el VPH-18. Las chicas (3 dosis) tuvieron respuestas GMT 1 mes después de la última vacunación contra el VPH-16 de 7.736 mili-unidades Merck por ml (MMU / mL) (IC del 95% desde 6651 hasta 8999) y el VPH-18 de 1730 mUM / mL (95 IC%, 1912-80). Las relaciones GMT no fueron inferiores para las niñas (2 dosis) que para las niñas (3 dosis): 0,95 (IC del 95% 0,73 a 1,23) para el VPH-16 y 0,68 (IC del 95% 0,54 a 0,85) para el VPH-18. Las relaciones GMT para las chicas (2 dosis) y las mujeres (3 dosis) permanecieron no inferiores para todos los genotipos a 36 meses. Las respuestas de anticuerpos en las niñas no fueron inferiores a las 2 dosis vs 3 dosis para los 4 genotipos de vacunas en 7 meses, pero no para el VPH-18 el mes 24 o VPH-6 para 36 meses. Conclusiones y relevancia: Entre las niñas que recibieron 2 dosis de la vacuna contra el VPH con 6 meses de diferencia, las respuestas al HPV-16 y HPV-18, un mes después de la última dosis no fueron inferiores a las de las mujeres jóvenes que recibieron 3 dosis de la vacuna en 6 meses. Debido a la pérdida de la inferioridad de algunos genotipos de los 24 a 36 meses en las niñas con 2 dosis vs 3 dosis, se necesitan más estudios sobre la duración de la protección antes de recomendar la reducción de dosis.

Fecha publicación  
21-04-2013




Eficacia de la vacunación contra el virus del papiloma humano (vVPH) -> La incidencia de las verrugas genitales se redujo en más del 90% en las adolescentes y jóvenes en los primeros 5 años tras la introducción de la vVPH en Australia. Esta reducción se acompañó de un descenso entre el 50% al 80% en la incidencia de verrugas genitales en varones heterosexuales.
BMJ, 18/04/2013 "Genital warts in young Australians five years into national human papillomavirus vaccination programme: national surveillance data".
Objetivo: Medir el efecto sobre las verrugas genitales del programa nacional de vacunación contra el virus del papiloma humano en Australia, que comenzó a mediados de 2007. Diseño: Análisis de tendencias de los datos de vigilancia nacionales. Ajuste de los datos recopilados a partir de ocho servicios de salud sexual desde 2004 hasta 2011, las dos clínicas más grandes también recogieron información del estado de vacunación del virus del papiloma humano a partir de 2009. Participantes: Entre 2004 y 2011, 85.770 pacientes nacidos en Australia fueron vistos por primera vez, a 7.686 (9,0%) les fueron encontradas verrugas genitales. Principales resultados: Las tasas, comparando tendencias en la proporción de nuevos pacientes con diagnóstico de verrugas genitales en el período previo a la vacunación (2004 hasta mediados de 2007) y en el período de vacunación (mediados de 2007 hasta finales de 2011). Resultados: Se produjeron grandes descensos en la proporción en mujeres menores de 21 años de edad (92,6%) y 21 a 30 años de edad (72,6%) diagnosticadas de verrugas genitales en el período de vacunación del 11,5% en 2007 al 0,85% en 2011 (p <0,001) y del 11,3% en 2007 al 3,1% en 2011 (p <0,001), respectivamente. No se observaron descensos significativos en los diagnósticos de verrugas en las mujeres mayores de 30 años de edad. Se produjeron descensos significativos en las proporciones de hombres heterosexuales menores de 21 años de edad (81,8%) y de 21-30 años de edad (51,1%) diagnosticados con verrugas genitales en el período de vacunación del 12,1% en 2007 al 2,2% en 2011 (p <0,001 ) y del 18,2% en 2007 al 8,9% en 2011 (p <0,001), respectivamente. No se observo un descenso significativo en los diagnósticos de verrugas genitales en los hombres heterosexuales con más de 30 años de edad. En 2011 se realizaron diagnósticos de verrugas no genitales en 235 mujeres menores de 21 años de edad que reportaron la vacunación del virus del papiloma humano antes. Conclusiones: Las disminuciones significativas en la proporción de mujeres jóvenes que se encontraron verrugas genitales y la ausencia de verrugas genitales en mujeres vacunadas en 2011, sugiere que la vacuna contra el virus del papiloma humano tiene una alta eficacia fuera del contexto del ensayo. Las grandes caídas en los diagnósticos de verrugas genitales en los hombres heterosexuales son probablemente debido a la inmunidad de grupo.

Fecha publicación  
05-04-2013




La vacuna contra la varicela tiene una eficacia del 90% para prevenir la enfermedad, que se mantiene durante un período de 14 años. Una única dosis proporciona una excelente protección contra la varicela moderada a severa, y la mayoría de los casos se producen poco después de la inmunización. La vacunación contra la varicela puede reducir el riesgo de herpes zoster en los niños vacunados.
Pediatrics, 01/04/2013 "Long-term Effectiveness of Varicella Vaccine: A 14-Year, Prospective Cohort Study".
La vacuna contra la varicela fue autorizada en los Estados Unidos en 1995 para individuos ≥ 12 meses de edad. Se recomendó una segunda dosis en los Estados Unidos en junio de 2006. Se evaluaron la incidencia y efectividad de la vacuna contra la varicela en un estudio prospectivo de 14 años realizado en el Kaiser Permanente del Norte de California. Métodos: Un total de 7.585 niños vacunados con la vacuna contra la varicela en su segundo año de vida en el año 1995 fueron seguidos prospectivamente para la varicela y el herpes zoster (HZ) hasta 2009. Un total de 2.826 de estos niños recibieron una segunda dosis en 2006-2009. Se comparó la incidencia de la varicela y HZ con las tasas del periodo anterior a la vacuna. Resultados: En esta cohorte de niños vacunados, la incidencia media de la varicela fue de 15,9 por 1000 personas-año, de nueve a diez veces menor que en el periodo anterior a la vacuna. La eficacia de la vacuna al final del período de estudio fue del 90%, sin ninguna indicación de la disminución en el tiempo. La mayoría de los casos de varicela fueron leves y se produjeron poco después de la vacunación. Ningún niño desarrolló la varicela después de una segunda dosis. Los casos de HZ fueron leves, y las tasas fueron inferiores en el grupo de niños vacunados que en los niños no vacunados durante el periodo anterior a la vacuna (riesgo relativo: 0,61 [IC 95%: 0.43-0.89]). Los autores concluyen que este estudio confirma que la vacuna contra la varicela es eficaz para prevenir la varicela, sin disminución observada durante un período de 14 años. Una dosis proporcionó una excelente protección contra la enfermedad moderada a severa, y la mayoría de los casos se produjeron poco después de que la cohorte fue vacunada. Los datos del estudio también sugieren que la vacunación contra la varicela podría reducir el riesgo de HZ en niños vacunados.

Fecha publicación  
17-03-2013




No hay evidencia de efectos adversos a corto plazo de la vacuna inactivada del virus de la gripe en adultos y niños asmáticos -> No se ha encontrado un aumento significativo de las exacerbaciones del asma inmediatamente después de la vacunación ( hasta 2 semanas) en adultos o niños de más de tres años de edad.
Rev Cochram, 28/02/2013 "Vaccines for preventing flu in people with asthma".
El asma es una enfermedad que afecta las vías respiratorias - los pequeños tubos que llevan el aire dentro y fuera de los pulmones - y los síntomas generalmente son tos, sibilancias, dificultad para respirar y opresión en el pecho. Los síntomas pueden ser ocasionales o persistentes. Cuando una persona con asma respira en un desencadenante de asma (algo que irrita las vías respiratorias), los músculos que rodena las paredes de las vías aéreas se contraen, las vías respiratorias se estrechan y su revestimiento se inflama y comienza a hincharse. Para muchas personas con asma, los virus del resfriado y la gripe desencadenan los síntomas. Por lo tanto, contagiarse por un virus de la gripe hace que su asma empeore y, por lo tanto, la vacuna de la gripe (vacuna antigripal) puede proteger a las personas contra algunos de los virus de la gripe que van a entrar en contacto con en el invierno. Sin embargo, los efectos de una vacuna de la gripe (vacunación) no son sencillos ya que también existe la posibilidad de que la vacuna de la gripe en sí pueda causar un empeoramiento de asma. Las directrices actuales en el Reino Unido recomiendan que grupos de alto riesgo, como las personas con asma grave deben tener una vacuna de la gripe cada invierno (Opciones NHS), sin embargo, hay pocas pruebas para este enfoque. En esta revisión, se evaluaron los ensayos aleatorios (ECA) en relación con los beneficios y los daños potenciales de todo tipo de vacunación contra la gripe en adultos y niños (mayores de dos años) con asma.
Un ensayo en 696 niños evaluó los beneficios de la inyección de la vacuna antigripal inactivada (vacunas inactivadas del virus son del tipo que se utiliza en los EE.UU. y el Reino Unido y no puede causar la gripe). No hubo diferencias significativas en el número de personas que sufrieron un ataque de asma (empeoramiento de los síntomas), sin embargo, había mejores puntuaciones de los síntomas (personas que informaron de menos síntomas de asma) en las últimas semanas en las que los niños tenían una prueba positiva para influenza, en los que tenían recibido la vacuna en comparación con aquellos que no lo hicieron.
Dos ensayos incluyeron 1.526 adultos y 712 niños que recibieron la vacuna antigripal inactivada, examinaron los efectos perjudiciales causados inmediatamente después de la inyección sin encontrar diferencias en los ataques de asma durante las primeras dos semanas tras recibir su vacuna de la gripe. No hubo suficiente información para comparar los diferentes tipos de vacunación. Los autores concluyen que la evidencia más reciente sobre la vacunación contra la influenza inactivada indica que no hay un aumento significativo de las exacerbaciones del asma inmediatamente después de la vacunación en adultos o niños de más de tres años de edad. No hemos podido responder a las preocupaciones sobre posibles aumentos de las sibilancias y los ingresos hospitalarios en los niños que recibieron la vacuna intranasal viva.

Fecha publicación  
27-01-2013




Efectos y riesgos de la vacunación contra la gripe pandémica A (H1N1) de 2009 a las mujeres embarazadas -> La vacunación durante el 2º o 3º trimestre de embarazo redujo el riesgo gripe y no se asoció con aumento de la mortalidad fetal. Pudo reducir el riesgo de muerte fetal relacionada con la gripe ya que la propia gripe se asoció significativamente con la pérdida fetal.
N Engl J Med, 16/01/2013 "Risk of Fetal Death after Pandemic Influenza Virus Infection or Vaccination".
Durante la influenza pandémica A (H1N1) de 2009 las mujeres embarazadas estuvieron en riesgo de enfermedad gripal grave. Esta preocupación se vio complicada por las preguntas acerca de la seguridad de la vacuna en mujeres embarazadas que fueron planteadas por los informes anecdóticos de muertes fetales después de la vacunación. Este estudio exploró la seguridad de la vacunación antigripal de las mujeres embarazadas mediante la vinculación de los registros nacionales de Noruega y los datos médicos de consulta para identificar el diagnóstico de influenza, estado de vacunación, resultados de nacimiento e información de antecedentes para las mujeres embarazadas, antes, durante y después de la pandemia. Se utilizaron modelos de regresión de Cox para estimar los cocientes de riesgo para la muerte fetal, con el día gestacional como medida de tiempo, y la vacunación y exposición a pandemia como variables dependientes del tiempo de exposición. Resultados: Hubo 117.347 embarazos elegibles en Noruega entre 2009 y 2010. La mortalidad fetal fue de 4,9 muertes por cada 1000 nacimientos. Durante la pandemia, el 54% de las mujeres embarazadas en su segundo o tercer trimestre fueron vacunadas. La vacunación durante el embarazo reduce sustancialmente el riesgo de un diagnóstico de la influenza (razón de riesgo ajustada, 0,30, 95% intervalo de confianza [IC], 0,25 a 0,34). Entre las mujeres embarazadas con un diagnóstico clínico de influenza, el riesgo de muerte fetal fue mayor (razón de riesgo ajustada, 1,91, 95% CI, 1,07 a 3,41). El riesgo de muerte fetal se redujo con la vacunación durante el embarazo, aunque esta reducción no fue significativa (razón de riesgo ajustada, 0,88, 95% CI, 0,66 a 1,17). Los autores concluyen que la infección por el virus influenza en el embarazo se asocia con un mayor riesgo de muerte fetal. La vacunación durante el embarazo reduce el riesgo de un diagnóstico de la influenza. La vacunación en sí no se asoció con aumento de la mortalidad fetal y puede haber reducido el riesgo de muerte relacionada con la influenza fetal durante la pandemia.

Fecha publicación  
24-01-2013




Mejor lugar para la inyección de la vacuna contra la difteria-tétanos-tos ferina acelular (DTaP) -> Los niños que reciben la vacuna DTaP en el brazo tienen un mayor riesgo de presentar una reacción local que si es administrada en el muslo. Las reacciones locales a otras vacunas son menos frecuentes y no se observan diferencias según el lugar.
Pediatrics, 14/01/2013 "Vaccination Site and Risk of Local Reactions in Children 1 Through 6 Years of Age".
El objetivo del estudio fue evaluar si la aparición de reacciones locales a las vacunas administradas por vía intramuscular varía según el lugar de la inyección (brazo frente a muslo) en niños de 1 a 6 años de edad. Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo de los niños de la base de datos Vaccine Safety Datalink population desde 2002 hasta 2009. El lugar de la inyección y el resultado de reacciones locales fueron identificados a partir de datos administrativos. Resultados: En el estudio de cohorte de 1,4 millones de niños que recibieron 6,0 millones de vacunas intramusculares (IM) durante el período de estudio. Los análisis primarios evaluaron las vacunas más comúnmente administradas solas, que incluyeron la gripe inactivada, hepatitis y difteria-tétanos-tos ferina acelular (DTaP). Para las vacunas contra la gripe inactivada y la hepatitis, las reacciones locales fueron relativamente poco comunes, y no hubo diferencia en el riesgo de estos eventos entre las inyecciones en el brazo frente a muslo. La tasa de reacciones locales después de las vacunas DTaP fue mayor, y la vacunación en el brazo se asoció con un riesgo significativamente mayor de este resultado en comparación con la vacuna en el muslo, tanto para los niños de 12 a 35 meses (riesgo relativo: 1,88 [IC del 95% intervalo de confianza : 1.34-2.65]), como de 3 a 6 años de edad (riesgo relativo: 1,41 [IC 95%: 0.84-2.34]), aunque esta diferencia no fue estadísticamente significativa en el grupo de mayor edad. Los autores concluyen que la inyección en el muslo se asocia con un riesgo significativamente menor de reacciones locales a la vacuna DTaP entre los niños de 12 a 35 meses de edad, apoyando las recomendaciones actuales de administrar las vacunas IM en el muslo a los niños menores de 3 años de edad.

Fecha publicación  
09-01-2013




Dosis de la vacuna antigripal para pacientes con VIH->  Los pacientes con VIH que reciben una dosis de vacuna antigripal cuatro veces mayor a la dosis normal, tienen una mayor seroprotección en comparación con la dosis estándar. Ambas dosis, la alta y estándar, fueron bien toleradas y presentaron efectos adversos similares.
Ann Intern Med, 1/1/2013, "Improved Immunogenicity With High-Dose Seasonal Influenza Vaccine in HIV-Infected Persons: A Single-Center, Parallel, Randomized Trial".
Las personas con VIH tienen una menor respuestas de anticuerpos a las vacunas antigripales. El objetivo de este ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado, es comparar la inmunogenicidad de la vacuna antigripal con una dosis mayor que la dosis estándar en pacientes con VIH. Se realizó en la clínica MacGregor del Hospital de la Universidad de Pennsylvania, Philadelphia, del 27 oct 2010 al 27 marz 2011. Participaron personas infectadas con VIH mayores de 18 años, que fueron asignados al azar para recibir una dosis estándar (15 mcg de antígeno por cepa) o una dosis alta (60 mcg / cepa) de la vacuna antigripal trivalente. El objetivo final primario fue la tasa de seroprotección, definido como los títulos de anticuerpos de 1:40 o más en la prueba de inhibición de la hemoaglutinación 21 a 28 días después de la vacunación, así como la frecuencia e intensidad de los eventos adversos. Los objetivos finales secundarios fueron la tasa de seroconversión (definida como un aumento de más de 4 veces en los títulos de anticuerpos) y la media geométrica del título de anticuerpos. Resultados: De los 195 participantes inscritos, 190 completaron el estudio (93 en el grupo de dosis estándar y 97 en el grupo de dosis alta). Las tasas de seroprotección después de la vacunación fue mayor en el grupo de dosis alta para el H1N1 (96% vs 87%; diferencia de tratamiento, 9 puntos porcentuales [IC del 95%, de 1 a 17 puntos porcentuales], p = 0,029), H3N2 (96 % frente a 92%; diferencia de tratamiento, 3 puntos porcentuales [IC, -3 a 10 puntos porcentuales], p = 0,32) y las cepas de influenza B (91% vs 80%; diferencia de tratamiento, 11 puntos porcentuales [CI, 1 a 21 puntos porcentuales], p = 0,030). Ambas vacunas fueron bien toleradas, siendo los efectos adversos más frecuentes las mialgias (19%), malestar (14%) y dolor local (10%). Limitaciones: No fue evaluada la eficacia de la vacuna para prevenir la gripe clínica. El número de participantes con recuentos de CD4 inferiores a 0,200 × 109 células / L fue limitado. Los autores concluyen que las personas con VIH alcanzan mayores niveles de seroprotección contra la gripe si están vacunados con la dosis de la vacuna trivalente, siendo mayor con una dosis alta que con la dosis estándar.

Fecha publicación  
20-12-2012




La Academia Americana de Pediatría ha apoyado la posición de la Organización Mundial de la Salud de que el timerosal, un conservante a base de mercurio, se debe mantener en las vacunas.
Pediatrics, 17/12/2012, "Ban on Thimerosal in Draft Treaty on Mercury: Why the AAP's Position in 2012 Is So Important".
La Academia Americana de Pediatría ha apoyado la postura de la Organización Mundial de la Salud de que el timerosal, un conservante a base de mercurio, se debe dejar en las vacunas y no debe estar sujeto a la prohibición del proyecto de Tratado del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. El timerosal permite el uso de viales de uso múltiple, y una prohibición timerosal podría poner en peligro el acceso a ciertas vacunas, como el tétanos toxoide difteria-tétanos-tos ferina de célula entera y contra la hepatitis B en todo el mundo.

Fecha publicación  
24-11-2012




Thimerosal en vacunas y daño neuropsicológico -> Las pocas asociaciones encontradas entre la exposición al thimerosal y el desarrollo neuropsicológico podrían atribuirse al azar. Las asociaciones encontradas, aunque estadísticamente significativas, se basaron en pequeñas diferencias en las puntuaciones promedio, y su relevancia clínica está por determinar.
Pediatrics, 2/02/2009, "Neuropsychological Performance 10 Years After Immunization in Infancy With Thimerosal-Containing Vaccines".
El thimerosal, un compuesto de mercurio que se utiliza como conservante en vacunas administradas durante la infancia, se ha sospechado que afecta el desarrollo neuropsicológico. Se comparó el rendimiento neuropsicológico, 10 años después de la vacunación, de 2 grupos de niños expuestos al azar a diferentes cantidades de thimerosal a través de la inmunización. Métodos: Los niños que se inscribieron en un ensayo de eficacia de las vacunas contra la tos ferina en 1992-1993 fueron contactados en 2003. Dos grupos de niños fueron identificados, de acuerdo con contenido de thimerosal en vacunas asignadas al azar en el primer año de vida (consumo de etilmercurio acumulativo de 62,5 o 137,5 microgramos), y fueron comparados con respecto a los resultados neuropsicológicos. Se les administró a los niños 11 pruebas neuropsicológicas estandarizadas para un total de 24 resultados, durante el horario escolar. La media de las puntuaciones de las pruebas neuropsicológicas en los dominios de la memoria y el aprendizaje, la atención, las funciones ejecutivas, las funciones visioespaciales, el lenguaje y las habilidades motoras fueron comparadas de acuerdo a la exposición al thimerosal y el género. Como medida del efecto se utilizaron los coeficientes de regresión estándar obtenidos a través de análisis de regresión lineal multivariante. Resultados: Casi el 70% de los sujetos invitados participaron en la evaluación neuropsicológica (N = 1403). Entre los 24 resultados neuropsicológicos que fueron evaluados, sólo 2 fueron significativamente asociados con la exposición al timerosal. Las niñas con una mayor ingesta de thimerosal tuvieron menores puntajes promedio en la prueba dedo-tapping con la mano dominante y en el Boston Naming Test. Los autores concluyen que  dado el gran número de comparaciones estadísticas realizadas, las pocas asociaciones encontradas entre la exposición al thimerosal y el desarrollo neuropsicológico podrían atribuirse al azar. Las asociaciones encontradas, aunque estadísticamente significativos, se basaron en las pequeñas diferencias en los puntajes promedio, y su relevancia clínica aún está por determinar.

Fecha publicación  
21-11-2012




Vacuna antineumocócica y protección de enfermedad invasiva -> Una vacuna neumocócica conjugada que protege contra 10 serotipos de Streptococcus pneumoniae reduce significativamente la enfermedad invasora en niños pequeños. La vacuna estudiada, Phid-CV10, que protege contra los serotipos 1, 4, 5, 6B, 7F, 9V, 14, 18C, 19F y 23F, fue aprobada en Europa en 2009.
The Lancet, 16/11/2012, "Effectiveness of the ten-valent pneumococcal Haemophilus influenzae protein D conjugate vaccine (PHiD-CV10) against invasive pneumococcal disease: a cluster randomised trial".
El ensayo de la vacuna Finnish Invasive Pneumococcal disease fue diseñado para evaluar la eficacia de una vacuna neumocócica que contiene diez serotipos de polisacáridos conjugados específicos de Haemophilus influenzae protein D, toxoide tetánico y toxoide de difteria como proteínas portadoras (Phid-CV10) contra la enfermedad invasiva neumocócica. En este grupo aleatorizado, doble ciego, los niños menores de 19 meses recibieron la Phid-CV10 en 52 grupos o las vacunas contra la hepatitis como controles en 26 grupos. Los niños menores de 7 meses de edad recibieron la primera vacunación cada uno 3 +1 o 2 +1 del programa de vacunación, los niños de entre 7 y 11 meses recibieron un 2 +1 del programa, y los de 12a 18 meses de edad recibieron dos dosis del programa. Los objetivos primarios y secundarios fueron evaluar la eficacia de la vacuna contra la enfermedad neumocócica invasiva debida a cualquiera de los diez serotipos de la vacuna para los 3 +1 y 2 +1 programas, respectivamente, en los niños que recibieron al menos una dosis Phid-CV10 antes 7 meses de edad. El seguimiento enmascarado de la enfermedad neumocócica se prolongó desde la primera vacunación (desde febrero de 2009 hasta octubre de 2010) al 31 de enero de 2012. Datos de la enfermedad invasiva fueron recuperados de los datos acumulados en el registro nacional de enfermedades infecciosas. Resultados: Fueron reclutados 47.369 niños desde febrero de 2009 a octubre de 2010. Fueron evaluados 30.528 participantes para el objetivo principal. Se detectaron 13 casos de enfermedad neumocócica invasiva confirmados por cultivo, ninguno del grupo Phid-CV10 3 +1, uno en el grupo Phid-CV10 2 +1, y 12 en el grupo control. Las estimaciones para la efectividad de la vacuna fue del 100% (95% IC 83-100) para Phid-CV10 3 +1 y del 92% (58-100) para Phid-CV10 2 +1 grupos. Se confirmaron por cultivo 2 casos de cualquier enfermedad invasiva confirmada por cultivo, independientemente del serotipo, en las cohortes combinadas infantil Phid-CV10 en comparación con 14 en la cohorte de control correspondiente (efectividad de la vacuna del 93%, 75-99). En las cohortes recientes se informaron de siete casos de enfermedad invasiva, todos en el grupo control: dos casos en el grupo de niños de 7-11 meses de edad y cinco casos en niños de 12-18 meses de edad (eficacia de la vacuna 100%, 79-100).  Se informó de la sospecha de eventos adversos graves no mortales relacionados con la vacuna a través de la vigilancia de seguridad de rutina después de la inmunización en 18 niños. Los autores concluyen que este estudio nacional mostró alta eficacia de la vacuna Phid-CV10 frente a la enfermedad neumocócica invasiva cuando se administra en diferentes programas. Por primera vez se confirma en un estudio clínico la eficacia de un programa 2 +1 en lactantes.

Fecha publicación  
10-11-2012




Brotes de paperas y dosis extra de vacuna -> En un brote de parotiditis en una población correctamente vacunada, una tercera dosis de la vacuna puede ayudar a controlar el brote. Los efectos adversos son similares a los observados durante la vacunación contra el sarampión-paperas-rubéola rutinaria.
Pediatrics, 5/11/2012, "Impact of a Third Dose of Measles-Mumps-Rubella Vaccine on a Mumps Outbreak".
Durante 2009-2010, una comunidad religiosa del noreste de EE.UU. experimentó un importante brote de paperas a pesar de haber recibido 2 dosis de l vacuna contra el sarampión-paperas-rubéola (MMR). En un esfuerzo por controlar el brote se ofreció una tercera dosis de la vacuna MMR a los estudiantes de la comunidad. Se seleccionaron los estudiantes de 6º al 12 º grado de 3 escuelas a los que se les ofreció una tercera dosis de la vacuna MMR. Para controlar las tasa de ataque de paperas se utilizaron encuestas iniciales y de seguimiento, así como informes médicos de los casos. Se calcularon las tasas de ataque para el periodo de 3 semanas antes y después de la intervención. RESULTADOS: De los 2.265 estudiantes elegibles, 2.178 (96,2%) informaron haber recibido 2 dosis de la vacuna MMR, y una alta proporción (1.755 o el 80,6%) optó por recibir una dosis adicional de la vacuna. En general, la tasa de ataque para todos los estudiantes de 6º a 12 º grado disminuyó del 4,93% en el período antes de la vacunación al 0,13% después de la vacunación (P <0,001). En general las tasa de ataque disminuyeron un 75,6% después de la intervención. La disminución se produjo en todos los grupos de edad, pero fue significativamente mayor (96,0%) entre los de 11 a 17 años de edad, el grupo de edad diana para la vacunación, que entre el resto de los grupos de edad. La proporción de eventos adversos informados fueron inferiores o dentro del margen de los informes previos de estudios de las vacunas en su primera y segunda dosis de MMR. Los autores concluyen que este es el primer estudio para evaluar el efecto de una tercera dosis de vacuna triple vírica para el control de un brote de paperas. La disminución de la incidencia poco después de la intervención sugiere que una tercera dosis de la vacuna MMR puede ayudar a controlar los brotes de parotiditis en poblaciones con una preexistente alta cobertura vacunal con dos dosis.

Fecha publicación  
07-09-2012




No hay evidencia de la efectividad de la vacuna antigripal en niños menores de 2 ni de su seguridad.
Rev Cochram, 15/08/2012, "Vaccines for preventing influenza in healthy children".
Las vacunas contra la gripe son eficaces en la prevención de casos de influenza en niños mayores de dos años de edad, pero existen pocas pruebas disponibles para los niños menores de dos años. Hay diferencia entre eficacia y la efectividad de la vacuna, en parte debido a las diferentes bases de datos, la configuración y los patrones de circulación viral. No hay comparaciones sobre la seguridad, haciendo hincapié en la necesidad de estandarizar los métodos y la presentación de los datos de seguridad de las vacunas en los estudios futuros. En determinados casos, las vacunas contra la gripe se asocian con daños graves, como convulsiones febriles y la narcolepsia. Fue sorprendente encontrar sólo un estudio de vacuna inactivada en niños menores de dos años, teniendo en cuenta las recomendaciones actuales para vacunar a niños sanos a partir de seis meses de edad en los EE.UU., Canadá, algunos países de Europa y Australia. Para recomendar los distintos tipos de inmunización en los niños como una política de salud pública, se necesitan con urgencia grandes estudios de evaluación de los resultados más importantes y comparaciones de las distintas vacunas. El grado de control necesario para identificar todos los casos mundiales de los posibles daños está más allá de los recursos de esta revisión. Esta revisión incluye ensayos financiados por la industria. Una revisión sistemática anterior a 2007 de 274 estudios de vacunas antigripales fueron financiados por la industria y publicados en revistas de prestigio y citados más que otros estudios independientes con calidad metodológica y tamaño. Los estudios financiados con fondos públicos fueron significativamente menos propensos a reportar las conclusiones favorables a las vacunas. La revisión mostró que la evidencia confiable sobre las vacunas contra la gripe es limitada pero no hay evidencia de manipulación generalizada de las conclusiones y notoriedad espuria de los estudios. El contenido y las conclusiones de esta revisión deben ser interpretados a la luz de este hallazgo.

Fecha publicación  
19-07-2012




La gripe se asocia con una mayor morbilidad y mortalidad en el embarazo por lo que se recomienda la vacuna contra la gripe estacional. No se han encontrado relaciones estadísticamente significativas entre la recepción de la vacuna y alteraciones perinatales como los principales defectos congénitos, parto prematuro o el bajo peso al nacer.
JAMA, 11/07/2012, "Risk of Adverse Fetal Outcomes Following Administration of a Pandemic Influenza A(H1N1) Vaccine During Pregnancy".
Revisión para investigar si la exposición a la vacuna de la gripe (influenza) con adyuvante A (H1N1) durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de efectos adversos en el feto. Estudio de cohorte sobre la base de todos los nacidos vivos únicos en Dinamarca entre noviembre de 2009 y septiembre de 2010, comparando los efectos adversos en los lactantes expuestos y no expuestos a la vacuna de la gripe con adyuvante (H1N1) durante el embarazo. Se midieron los principales defectos en el nacimiento, el parto prematuro y el pequeño tamaño para la edad gestacional. La cohorte incluyó a 53.432 niños (6.989 [13,1%] expuestos a la vacuna de la gripe A [H1N1] pdm09 durante el embarazo [345 en el primer trimestre y 6.644 en el segundo o tercer trimestre]), 660 (330 expuestos) fueron incluidos en el análisis de resultados adversos asociados con la exposición del feto durante el primer trimestre. También se incluyeron 13.284 (6.642) para el análisis de pequeño tamaño para la edad gestacional después de la exposición en el segundo o tercer trimestre del embarazo y 12.090 (6.543) para el análisis de parto prematuro. Fue diagnosticado un defecto de nacimiento importante en 18 de los 330 niños expuestos (5,5%) a la vacuna en el primer trimestre, en comparación con 15 de los 330 niños no expuestos (4,5%) (OR, 1,21, IC 95%, 0,60-2,45). El parto prematuro se produjo en 31 de los 330 niños expuestos (9,4%) en el primer trimestre, en comparación con 24 de los 330 niños no expuestos (7,3%) (OR, 1,32, IC 95%, 0,76-2,31), y en 302 de los 6.543 recién nacidos con la exposición de segundo o tercer trimestre (4,5%), en comparación con 295 de 6.366 niños no expuestos (4,6%) (OR, 1,00, IC 95%, 0,84-1,17). El tamaño pequeño para la edad gestacional se observó en 25 de los 330 niños con exposición en el primer trimestre (7,6%)  en comparación con 31 de los 330 niños no expuestos (9,4%) (OR, 0,79, IC 95%, 0.46-1.37), y en 641 de los 6.642 recién nacidos con la exposición de segundo o tercer trimestre del embarazo (9,7%), en comparación con 657 de los 6.642 niños no expuestos (9,9%) (OR, 0,97, IC 95%, 0,87 a 1,09). Los autores concluyen que la exposición a la vacuna de la gripe A (H1N1) pdm09 y coadyuvante durante el embarazo no se asoció con un riesgo significativamente mayor de defectos congénitos importantes, parto prematuro, o la restricción del crecimiento fetal.

Fecha publicación  
04-04-2012




La administración de la vacuna triple vírica a los niños no tiene ninguna relación con el autismo.
BMJ, 18/01/2011, “Secrets of the MMR scare. The Lancet’s two days to bury bad news”.
En febrero de 1998, Wakefield publicó en The Lancet un estudio con doce niños autistas en el que se afirmaba que la causa del autismo era la administración de la vacuna triple vírica a los niños. Este estudio generó un importante temor, consiguiendo que muchos padres decidieran no vacunar a sus hijos y, como consecuencia, aumentó la incidencia de sarampión, rubeola y parotiditis. Para intentar demostrar o refutar la tesis de Wakefield, el Consejo General Médico Británico inició una investigación en el año 2007 por la que se encontraron pruebas de fraude científico, falta de ética y conflictos de interés. En enero de 2010, el Consejo Médico sentenció que Wakefield había actuado de manera deshonesta al constatar que sus análisis habían sido realizados de forma engañosa e irresponsable. Poco después, la revista The Lancet decidió retirar el estudio de Wakefield considerándolo como “erróneo”.

Fecha publicación  
31-12-2011




Vacunación hepatitis B en diabéticos, informe MMVR del CDC. Recomendación de inmunización frente a hepatitis B a diabéticos.
MMVR CDC, 23/12/211, “Use of Hepatitis B Vaccination for Adults with Diabetes Mellitus: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP)”.
En base a la información disponible sobre el riesgo de hepatitis B, la morbilidad y la mortalidad, las vacunas disponibles, la edad al diagnóstico de la diabetes, y la rentabilidad, el ACIP recomienda lo siguiente:• Vacunación contra Hepatitis B a los adultos no vacunados con diabetes mellitus que tienen edades comprendidas entre 19 y 59 años (categoría de recomendación A, tipo de evidencia 2).• Vacunación contra Hepatitis B a los adultos no vacunados con diabetes mellitus ≥ 60 años (categoría de recomendación B, tipo de evidencia 2).

Fecha publicación  
31-12-2011




Vacunación papilomavirus en niños-hombres, informe MMVR del CDC. Recomendación de inmunización frente a papilomavirus a niños y adultos varones jóvenes.
MMVR CDC, 23/12/2011, “Recommendations on the Use of Quadrivalent Human Papillomavirus Vaccine in Males — Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP), 2011”.
Dado el riesgo de infección por el VPH tipos 6, 11, 16 y 18, y las condiciones asociadas, incluyendo verrugas genitales y cáncer anal, el ACIP recomienda la inmunización sistemática de los hombres entre 11 y 12 años mediante la vacuna tetravalente de papilomavirus (HPV4) administrada en una serie de 3 dosis (categoría de recomendación A, tipo de evidencia 2). La serie de vacunas se puede iniciar a partir de los 9 años. Se recomienda la vacunación con HPV4 a los hombres de 13 a 21 años que no hayan sido vacunados previamente o que no han completado la serie de 3 dosis. Los varones de 22 años a 26 años también pueden ser vacunados. HPV4 no es una vacuna viva y se puede administrar a las personas que están inmunocomprometidas, como resultado de la infección (incluyendo VIH), enfermedades o medicamentos, aunque su respuesta inmune y la eficacia pueden ser menores que en las personas inmunocompetentes.