MINI PIZZA DE QUESO DE CABRA

Ingredientes:
Para la masa.

  • 400 gr de harina integral.
  • 100 gr de harina fina maíz.
  • 1 C.C de sal.
  • 1C.C. de fructosa.
  • 20 gr de margarina ligera.
  • 1 cuarto de agua tibia.
  • 25 gr de levadura fresca.

Para el contenido

  • Tomate sin azúcar.
  • Orégano.
  • Mozzarella.
  • Queso de cabra.
  • Olivas negras deshuesadas.

Receta apta para alérgicos al huevo.



Elaboración:

Ponemos en el mármol limpio la harina integral y la harina de maíz. Hacemos un pequeño volcán y dentro pondremos la sal, la fructosa y la margarina. La levadura fresca la pondremos por todo el contorno del volcán.


Amasaremos una pequeña bola con la margarina, mientras iremos añadiendo agua tibia, poco a poco hasta obtener una masa.


Seguiremos amasando hasta que quede bien trabajada y esponjosa.


Seguidamente haremos una bola y la pondremos en un cuenco con un poco de aceite de oliva, para que no se pegue. La taparemos con un trapo de cocina, dejándola reposar por media hora aproximadamente.


Al cabo de media hora veremos que la masa ha aumentado de tamaño. Cogeremos una bolita de masa y con ayuda de un rodillo la estiraremos, que no quede ni muy fina ni muy gruesa. Luego con ayuda de un vaso o molde redondo haremos unos pequeños círculos.


A continuación pondremos las minis pizzas en una bandeja con papel vegetal. Extenderemos el tomate frito sobre todas las minis pizzas, les pondremos la mozzarella, una rodaja de queso de cabra, olivas y orégano.


Para finalizar meteremos las minis pizzas en el horno, precalentado arriba y abajo a 250 grados, 10 o 15 minutos aproximadamente. Hasta que estén un poco doradas.


¡Y lista!



Sugerencias:

Pensad que el tiempo de cocción de las mini pizzas va en función del tipo de horno que tengáis, así como de vuestro gusto personal. 


La masa hay que trabajarla muy bien, ya que sale mucho más rica.


También podemos rallar queso light en vez del emmenthal, o poner queso vegano.


Si es mucha cantidad podéis congelar la masa, así la tendréis lista para otra ocasión. Incluso podéis congelar la pizza ya acabada, sólo tendréis que taparla con papel film para que no se seque.


Para los amantes del queso de cabra, esta receta os encantará! Deliciosas!!



Belén