Salmón con salsa de espinacas

Ingredientes:

(para 8-10 raciones)

  • 500 gr. Espinacas (frescas o congeladas)
  • 500 ml Nata líquida
  • 4-6 ajos (al gusto)
  • 2 Cebollas grandes o 3 medianas 
  • Pimienta molida (al gusto)
  • Sal

 

Proceso:

Cocemos las espinacas unos 15 minutos (o al gusto), y las dejamos escurrir en un colador. Es muy importante quitarle el máximo de agua posible, así que nos ayudamos de una rasera o algún utensilio con el que podamos hacer fuerza contra las paredes del colador.

 

Yo suelo dejarlas que escurran mientras hago los otros pasos de la receta, me voy acercando, aprieto, y dejo. Así varias veces

 

Pelamos la cebolla y los ajos y los picamos bien picaditos. La cantidad de ajo y cebolla es muy personal, así que no tengáis miedo en modificar cantidades, es una receta que se adapta muy bien a la variación de los ingredientes.

 

No os dejéis impresionar por la cantidad de ajos que salen en la foto, es que yo para el restaurante hago 2,5 kilos de espinacas!!! jajajajaja

 

Total, con la ayuda de la picadora dejamos muy picadito todo y lo pochamos. Con un buen chorro de aceite y a fuego lento vamos pochando la cebolla y el ajo. 

 

Mientras tanto, ponemos las espinacas en la picadora y trituramos bien hasta que se haga una pasta "suave". La incorporamos a la cebolla y el ajo ya rubitos y pochaditos.

 

Removemos que se mezcle todo bien y añadimos la nata líquida.

 

La proporción que os he puesto de espinacas y nata es para una salsa contundente, si la preferís más ligera, más líquida añadidle sin miedo la nata!!!

 

Continuamos con el fuego lento y removiendo, cuidado porque al ser espesa empieza a saltar y mucho!!! Ojo!!! Tapadla e id con cuidado de no quemaros.

 

Cuando veamos que lleva unos 10 - 15 minutos chup chup, añadimos la sal y la pimienta al gusto. Dejamos en el fuego unos 5 minutos más y ya la tenemos lista!!! Solo nos falta hacer el salmón y servir la salsa por encima, o de base en el plato, como más os guste!!! 

 

En mi caso,en el restaurante el salmón está hecho al papillote (os recuerdo como es esta técnica en recetas como Rollitos de ternera y Pechuga de pollo rellena), pero lo podéis hacer al hornos o a la plancha y tendrá un color más atractivo con el doradito que ésta nos aporta o incluso cocido.


Comments