Miguel de Cervantes Saavedra


Miguel de Cervantes Saavedra, es el más grande los novelistas, gracias a su obra cumbre El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. También cultivo las facetas de poeta y dramaturgo, pero quedaron empequeñecidas por su talla de novelista.
Parece ser que nació en Alcalá de Henares el  29 de septiembre de 1547 y murió el 22 de abril de 1616 en Madrid, en la calle León, donde tenia su domicilio, siendo enterrado el 23 de Abril en el Convento de las Trinitarias Descalzas.
Si existen dudas sobre su lugar de nacimiento, si esta perfectamente documentada la fecha del bautismo: el 9 de octubre de 1547, en la parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares.
En 1569, mantiene un duelo y hiere al contrario, por lo que, la justicia le persigue, emprendiendo una huida que le lleva a Italia, donde conoce la cultura italiana, que más tarde reflejaría en las Novelas Ejemplares. En Italia, se pone al servicio del Cardenal Acquaviva, acompañándolo por  Palermo, Milán, Florencia, Venecia, Parma y Ferrara
La declaración de guerra a los turcos, le sorprende en Italia, deja de prestar servicios al cardenal, para enrolarse como soldado en la escuadra que al frente de Juan de Austria, iba a derrotar a los turcos en Lepanto.
Cervantes, se hallaba enfermo y se le aconseja que permanezca en la bodega, pero se niega a ello y decide luchar, recibiendo  dos arcabuzazos, que le mantuvieron durante seis meses en un hospital en Messina. A causa de las heridas, perdió el movimiento del brazo (no el brazo) y de ahí el sobrenombre de "manco de Lepanto".
En 1572, reemprendio su actividad militar, tomando parte en las expediciones navales de Navarino (1572), Corfú, Bizerta y Túnez (1573), bajo el mando del capitán Manuel Ponce de León.
Finalizada la actividad militar, recorrio Italia y permanecio dos años en Nápoles, hasta 1575.  Decide regresar a España y se embarca en la galera Sol, donde es apresado en la Costa Brava, a la altura de Cadaqués, por una flotilla turca que lo traslada a Argel, para pedir rescate, por considerarlo un rehen valioso, debido a las cartas que le encontron, donde  Juan de Austria, le felicitaba por su comportamiento en la batalla de Lepanto. 

Comments