Vidriados rojos de hierro para gres.

                                                                                                                                                                                                                          Por     Dante Darío Alberro.


Vidriado rojo de hierro / 1250º C (horneado en reducción)
Piezas del autor. 

Estos colores pertenecen al grupo de vidriados de hierro con una alta concentración del óxido colorante, producido por sobresaturación de óxido de hierro, el que cristaliza en acículas más o menos grandes según la concentración de Fe2O3. El color está dado por la reoxidación de los cristales en el enfriamiento y será más intenso manteniendo la atmósfera oxidante al final de la cocción.

Según W. Matthes* es muy apropiada una cocción reductora con posterior oxidación a la temperatura de la cocción final, siendo más favorables las temperaturas de cocción lo más elevadas posibles.

Se forman generalmente a temperaturas de alrededor de 1260 ºC, en vidriados ricos en  CaO y MgO. La presencia de  P2O5 procedente de cenizas de madera, de huesos o de otros fosfatos se asocia al desarrollo de la coloración roja.

Una capa ligeramente gruesa de vidriado permite obtener los mejores resultados. Estos esmaltes no presentan mayormente tendencia a escurrir.


Según Daniel de Montmollin** las composiciones medias de los esmaltes rojos de hierro para temperaturas entre conos Seger 7 a 10 son: 


0,25-0,30 KNaO                0,40-0,55 Al2O3                4,50-5,00 SiO2
0,50-0,60 CaO                  0,25-0,30 Fe2O3               0,10-0,20 P2O5
0,15-0,20 MgO


Algunas recetas de rojos de hierro que hemos probado, responden a este tipo de fórmula límite. Esta es una de ellas (gentileza de Maite Larena):

Feldespato potásico.............................41,4 % 
Dolomita.................................................. 5,3 % 
Carbonato de magnesio........................1,5 % 
Fosfato tricálcico...................................15,3 % 
Cuarzo....................................................22,2 % 
Caolín.....................................................14,3 % 
 + 11,5 de óxido de hierro rojo.

Rojo de hierro / horneado a gas a 1250º C

Horneado en horno de gas a 1250º C en 8 horas, con reducción desde los 1000º C, y con un período de reoxidación de media hora al final. 

La pieza que sigue es un bol de Ma. Angélica Cagliani, directora en ese entonces de la Quinquela. El efecto de decoloración es producido con un vidriado reactivo puesto encima,  mezcla de 50 % de cenizas + 50 % de arcilla roja.


Rojo de hierro con un vidriado reactivo de cenizas/ 1250º C.


En horno de leña tipo anagama el mismo tipo de vidriado dio este resultado a 1280 º C (con permiso de Vicky y Fer, los amigos de Espacio Cerámica).


En horno tipo anagama/ pieza de Victoria Drisaldi.


El efecto de las cenizas.

Otro ejemplo de rojo de hierro, producto de la cristalización en un esmalte de cenizas es el siguiente ejemplo, que en  un principio no nos había dado ese color:


Feldespato.............................................33 
Cenizas de madera mezcla..................33 
Arcilla blanca Tíncar..............................33 
Óxido de hierro rojo...............................10


Probamos este vidriado en un horno de gas que usábamos en la Quinquela de Casilda y su tono fue desde un verde a un color marrón oxidado según carga. Para nuestra sorpresa, al usar la misma receta en el horno de leña de la escuela Musto, apareció un rojo de hierro sumamente hermoso (pieza de Valeria Bella).


Rojo de hierro de cenizas / horno de leña a 1250º C.


Aparentemente la naturaleza de las cenizas (ver referencia de W. Matthes), sumado a que estaban contaminadas con el óxido de los clavos (madera de cajón de manzanas) puede haber sido la causa del cambio de coloración, tan favorable en este caso.

.......................................................................................................


Referencias bibliográficas:

* W. Matthes. “Vidriados Cerámicos” Ed. Omega, 1990.

 ** D. de Montmollin “ Practique des emaux de grès.” Editions La Revue de la Céramique et le Verre. 2ª edición, 1997.


..................................................................................................................................