SWING

 

RockAndFútbol.com 
2 pasiones que gritan por sobrevivir 

Inicio / Quienes Somos / Enlaces / Contactos

Rock

HISTORIA / RAMAS / LEYENDAS / HOMENAJES / ROCK  VENEZOLANO DISCOS / NOTICIAS / MP3 / VIDEOS 

RAMAS DEL ROCK 

 

HISTORIA DEL SWING

Durante la segunda mitad de la década de los '20, el Dixieland y el Ragtime fueron desplazados por otros movimientos musicales. La gente no quería oír ni una sola palabra sobre temas que tuvieran que ver con la Depresión de 1929, y lo quería era bailar y olvidarse de los malos tiempos. Así fue como surgieron en la década de los '30 y primera mitad de los '40 las Big Bands, o grandes orquestas, que dominaron los rankings de música popular, y solistas como Benny Goodman, Fletcher Henderson, Glenn Miller, Artie Shaw, Count Basie o Duke Ellington, que conseguían que la gente acudiera en masa a las salas de baile y pegara los sábados por la noche sus orejas a los aparatos de radio, escuchando programas de gran popularidad.

Los comienzos del Swing no fueron fáciles. El centro del jazz se desplazó de Chicago a Kansas City, y aunque en esta ciudad su popularidad fue relativamente rápida, en las periferias no podían evitar recelar de una música interpretada en muchas ocasiones por músicos blancos. Curiosamente, a la vez que en estas zonas se producía esta discriminación, en locales como el Cotton Club, donde músicos negros como Duke Ellington eran los reyes (o los "duques") de la pista, la entrada a los negros estaba prohibida. Esto parece que no pasaba en el Savoy Ballroom de Chicago, donde testimonios gráficos atestiguan los bailes interraciales.

Uno de los aspectos más importantes en el nacimiento de la era del swing fue un cambio en el ritmo que suavizaba los compases en dos tiempos del estilo Nueva Orleans utilizando un compás más fluido, de cuatro tiempos. Los músicos también desarrollaron el uso de estructuras melódicas cortas, llamadas riffs, con pautas de pregunta y respuesta. Para facilitar dicho procedimiento las orquestas se dividieron en secciones instrumentales, cada una con sus propios riffs, dando la oportunidad a los músicos para que tocasen solos o improvisaciones extensas.

No se puede pensar el jazz en estas décadas como lo vivimos ahora, un estilo musical intelectualizado, culto y hasta elitista, fruto de géneros que lo han alejado de la calle y de los clubs, y del "empujón" que le ha dado otros estilos actuales. En las décadas de los '20, '30 y '40, el jazz era la música con mayúsculas en Norteamérica, las salas de baile se llenaba de personas deseosas de pasarlo bien, llegando a completarse aforos de 2.000 personas en una sola noche, como antes he señalado los programas de radio que programaban swing eran muy populares, y los nombres de músicos como Benny Goodman o Fletcher Henderson iban de boca en boca.

Un impuesto prohibitivo a los espectáculos, el cual hizo que cerraran muchas salas de baile, la creciente acogida del público a los cantantes populares, la eliminación de las pistas de baile en muchos clubes, que hizo al jazz una música más para escuchar que para bailar, el final de la Segunda Guerra Mundial, unido a un inevitable agotamiento del Swing como estilo predominante en la escena musical norteamericana, hizo que el público y los músicos empezaran a desplazar sus gustos hacia  nuevas corrientes. Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Max Roach, Miles Davis, tomaron el testigo de los anteriores músicos (ello no quiere decir que los artistas swing "murieran", Duke Ellington o Benny Goodman, por ejemplo, siguieron componiendo música de forma exitosa hasta décadas para nosotros muy recientes), y un nuevo estilo musical se hizo paso violentamente: El Be Bop.

          

 

Este estilo tiene muy poco que ver con el Swing. Desde el punto de vista estrictamente musical las grandes bandas, con sus continuos diálogos de pregunta y respuesta, hacían al solista improvisar. En el caso del Be Bop, el tema se introducía rápidamente por una banda que no solía pasar de cinco componentes, para dar paso al solista con su improvisación. Desde el punto de vista cultural, el Be Bop creció en un ambiente mucho más reducido y más intelectualizado que el Swing. Los grandes locales dieron paso a salas más pequeñas, y el afán por el baile dio paso a una manera de concebir la música más sedentaria, y las ganas de olvidar los malos años de la Depresión, dieron paso a las ganas de olvidar la guerra y a los dirigentes que les han conducido a ella. Además, el negro americano empieza a tomar conciencia de su valía, ya casi no se deja acobardar por los blancos, y ahora son ellos los que abren locales como el Minton's Playhouse o el Birdland a los que no dejan entrar más que a unos pocos afortunados blancos.

                                               

Músicos como Charlie Parker o Dizzy Gillespie se dan cuenta de su categoría y exigen una nueva mirada del músico de jazz, que ya no es sólo un entretenimiento, sino una artista. 

 

Antecedentes del Swing

 Deberíamos primero fijar unos parámetros históricos que nos ayudarán a entender un poco mejor cómo se gestó no sólo este estilo musical sino el Jazz en su totalidad.

Desde los primeros asentamientos de colonos ingleses a las tierras orientales de Norteamérica, la llegada de esclavos negros procedentes de África se hizo constante a partir del siglo XVII. Con el paso de los años los Estados del Sur no concebían la explotación de sus grandes extensiones de terreno sin la ayuda de los esclavos, y la llegada al poder de Abraham Lincoln, político abiertamente abolicionista, unido a otras causas económicas (el desfase entre el Norte industrializado y el Sur agrícola era cada vez mayor) y culturales (las máximas francesas de Libertad, Igualdad y Fraternidad llegaron antes al Norte que al Sur), hizo que la Guerra Civil entre los estados del Norte y del Sur entre 1861 y 1865 se hiciera inevitable.

Paradójicamente, fue el sufrimiento y la humillación de los esclavos negros lo que posibilitó uno de los géneros musicales más vibrantes, alegres y emocionantes de la historia de la música. En el principio fueron "worksongs", canciones de los esclavos negros que trabajaban en las plantaciones de algodón de Alabama o Louisiana, así como las canciones de iglesia e incluso canciones de rituales "voodoo". Posteriormente surgió el Blues, y en los albores del siglo XX, cuando los negros empezaron a comprar los instrumentos que los derrotados soldados del Sur les vendían por un ínfimo precio, en Nueva Orleans surgió el primer estilo propiamente jazzístico: el Ragtime. No debemos pensar que en aquella época el jazz tuviera, por así decirlo, conciencia de sí mismo. Los músicos eran personas sin educación musical que tocaban en bandas que se contrataban para desfiles, funerales, fiestas y bailes, y fue necesario que pasaran dos décadas para que músicos como Jelly Roll Morton, Joe King Oliver o Louis Armstrong, empezaran a popularizar el jazz.

La movilización de los negros del sur de los Estados Unidos, buscando mejores condiciones económicas, contribuyó a que a los músicos de jazz salieran de Nueva Orleans hacia otras ciudades del norte y oeste y, a principios de los años '20, Chicago se convirtió en el centro del jazz. Uno de los músicos que salió de Nueva Orleans fue Louis Armstrong, quien con sus solos dramáticos y explosivos en la banda de Fletcher Henderson, tuvo una crucial influencia en la manera de frasear los solos, abriendo nuevos caminos a la improvisación, y pasando ésta de ser colectiva a individual, hecho que ayudó a la creación del swing.

 

Los músicos que a continuación señalo forman una minúscula, aunque importantísima, parte del espectro musical de las décadas de los '20, '30 y '40. Quizá sea injusto no incluir una biografía de Artie Shaw, Glenn Miller, Gene Krupa, Don Redman, Johnny Hodges o Lester Young, por nombrar algunos de los más famosos artistas de aquella época, pero al querer hacer una selección, no me ha quedado más remedio que elegir estos cuatro enormes músicos.

Todas las biografías que siguen han sido extraídas del sitio: www.apoloybaco.com/biografiasprincipal.htm

 

FLETCHER HENDERSON

                                                                                                 

Fletcher Henderson (1897-1952) pianista y líder de orquesta fue un músico clave para el desarrollo de la gran orquesta o lo que es lo mimo, las "Big Bands". Nacido en Cuthberg (Georgia), el 18 de diciembre de 1897, Henderson procedía de una familia acomodada. Su madre, profesora de piano, le inició pronto en el instrumento y en 1920 se traslada a New York para terminar sus estudios como químico. Hasta entonces su único interés musical era la música clásica.

A principios de 1923 ya tenía una bien ganada fama de músico y se atrevió a dar el paso de formar una banda estable y así surgió la "Fletcher Henderson Orchestra" cuyos primeros solistas fueron  Joe Smith a la corneta, Don Redman al saxo alto, y un joven llamado Coleman Hawkins al saxo tenor. Un pequeño contrato con el club Alabam facilitó el arranque de la orquesta. En 1924, Henderson consiguió un contrato importante en el célebre "Roseland Ballroom". Sus propietarios "olieron" el creciente interés del publico por la nueva música negra que empezaba a germinar y Fletcher Henderson, hizo venir de Chicago a un joven cornetista que había oído tocar en alguna ocasión con la banda del maestro King Oliver. Louis Armstrong sólo permanecería con Henderson hasta finales de 1925, pero sería tiempo suficiente para revolucionar el concepto musical de Henderson y de sus músicos.

Al año siguiente un contrato en el club "Connie's" de New York permitió a Fletcher, reagrupar a algunos de su músicos y reconstruir la orquesta. Así permaneció, entre aciertos y errores hasta 1933, año en que se produce una revitalización de la misma con la incorporación del trompetista, Henry "Red" Allen y el trombonista  Dickie Wells, y en aquellos momentos la orquesta ofrece un claro anticipo de su música de lo que años después triunfará con el nombre de "Swing". Llegado el invierno de 1934, la banda vuelve a disolverse, esta vez por problemas económicos y la marcha del saxofonista, Coleman Hawkins a Europa. Henderson se empleó como arreglista en la orquesta de Benny Goodman.

     En 1936, Henderson volvió a la carga y organizó un potentísimo grupo con figuras como Chu Berry al saxo tenor, Roy Eldridge a la trompeta y Sid Catlett a la batería que le proporcionó momentos mágicos y mayores logros comerciales con el tema "Christopher Columbus", pero una vez mas no supo rentabilizar el éxito y la ocasión de consolidarse pasó una vez mas por delante de sus narices sin que pudiera pasar de lo efímero del momento.

     Fletcher Henderson, murió el 28 de diciembre de 1952 en medio del desinterés general por su música. Paradójicamente la mas celebre recopilación discográfica hecha sobre la obra de Fletcher Henderson se titula "Un estudio sobre la Frustración" (Columbia 1962) y en efecto esta palabra describe adecuadamente la trayectoria musical y vital de un músico que fue catalizador de hallazgos fundamentales en la evolución de la gran orquesta de jazz, pero fue permanentemente incapaz de rentabilizarlos a lo largo de toda su carrera. Resulta irónico y paradójico que sus composiciones, su música y sus arreglos contribuyeran decisivamente al éxito de Benny Goodman, coronado entonces por el publico y la critica como "El rey del swing" mientras el se veía impotente para mantener su propia orquesta y rentabilizar su propia música.

BENNY GOODMAN

          

Benny Goodman - su nombre completo era Benjamín David Goodman - nació en Chicago el 30 de mayo de 1909 en el seno de una numerosa y humilde familia judía de origen polaco. Benny era el noveno de doce hermanos. Empieza a estudiar música en la sinagoga "Kehelah Jacob" formando parte de su orquesta juvenil. En aquella época visita Chicago algunos músicos provenientes de New Orleáns, y cuando les escucha, Benny Goodman adopta el jazz como su música para siempre. Con catorce años obtiene el carné del sindicato de músicos y es contratado en la orquestad de baile de Bill Grimm. Allí conoce al legendario cornetista, Bix Beiderbecke, que actúa en la sala de fiestas: "Midway Gardens".

En 1925, logra entrar por fin en una gran orquesta: la del batería, Ben Pollack. Allí estaría durante cuatro años que le sirvieron para coger experiencia sobre el funcionamiento de una bigband. Hasta 1934 no logra formar su primera propia orquesta. Lo contrata el empresario Billy Rose, y a continuación la emisora de radio NBC, lo llama para dar un programa semanal emitido a todo el país titulado: "Let's Dance". Pronto se convertirá en el director de orquesta preferido por la clase media americana, loca por bailar en los años treinta. Está comenzando la "Era del swing" y Goodman, esta muy bien colocado.

     Conoce al productor y brillante cazatalentos, John Hammond y comparte con él la actitud antirracista de este personaje miembro de una de las familias mas ricas de los Estados Unidos. Comienza a integrar en su banda  a famosos solistas negros, como el maravillosos pianista, Teddy Wilson, o el vibrafonista, Lionel Hampton, con quienes compartirá su celebre cuarteto completado con el explosivo, Gene Krupa a la batería. Goodman, fue un valiente pionero en la idea de imponer a los empresarios de los clubes y locales que sus músicos tocaban con el, con independencia del color de su piel.

En 1939, Goodman se va de RCA y ficha por Columbia. Es el año en que se le marchan varios instrumentistas destacados, entre ellos, el espectacular, Gene Krupa, pero también es el año en que incorpora a su banda a un joven guitarrista de Oklahoma, llamado Charlie Christian. Un músico que no solo va a revolucionar el arte de la guitarra en el jazz, sino que es un músico fundamental para la música que venía en la década posterior. Benny Goodman, es nombrado a finales de 1939 mejor solista y su banda y el sexteto que forman ocupan los números unos, en las votaciones de la prestigiosa revista, Down Beat. Charlie Christian, es elegido mejor guitarrista.

     Ya en 1942, logra a duras penas sobrevivir al empuje del bebop, y finalizada la "era del swing" resiste como puede. Llega la II Guerra Mundial y con ella el final de las bigbands. En 1955, Hollywood, realiza la película de su vida, "The Benny Goodman Story", dirigida por Valentine Davis, con Steve Allen, en el papel de Benny. Como casi siempre, la película es bastante mediocre, pero el montaje musical es sobresaliente. Aupado por esta nueva bocanada de aire fresco, sale de gira por Europa, por Oriente Medio a cuenta del Departamento de Estado, quien le proporciona la frivolidad de dar un concierto de jazz en la misma Unión Soviética y en pleno auge de la guerra fría. Fue en Moscú en 1962.

     Benny Goodman, murió el 13 de junio de 1986, a los setenta y siete años. Su vida hasta el último momento estuvo dedicada honestamente a la música de jazz 

DUKE ELLINGTON

                                                                                   

Edward Kennedy "Duke" Ellington, nació en el seno de una familia que nunca pasó necesidades económicas ya que su padre era mayordomo de una casa de gente adinerada y su madre procedía de una familia negra acomodada. Recibió además de una excelente educación burguesa un porte de elegancia aristocrática que llevaría durante toda su vida, de ahí el apodo de "Duke" (Duque) que le pusieron sus amigos. Su educación musical empezó con el piano de su madre y aunque recibe clases de dos profesores, todavía tardaría bastante tiempo en aprender a leer música. En 1919 abandona los estudios de diseño y decoración, decide casarse con con una amiga de la infancia y busca en la música su profesión.

     Es en 1921 cuando Duke Ellington, forma su primer y propio grupo con músicos locales al que llamaría "The Duke's Serenaders" primero y luego los famosos "The Washingtonians" con Elmer Snowden, como responsable de la banda. En 1923, deciden dar el salto a New York y la experiencia no es muy positiva pero logran tocar durante algunas semanas en la banda de Wilbur Sweatman, que actuaba en el "Lafayette Theatre". Tras algunas idas y venidas de Washington a la Gran Manzana, consiguen un contrato en el club "Hollywood" donde una noche los escucha tocar Bix Beiderbecke quien observa con gran atención el sonido de la sordina "wa-wa" que producen el trompetista, Bubber Miley y el trombonista, Charlie Irvis. Ese particular sonido sería decisivo en la elaboración del discurso musical de Duke Ellington.

     En 1924, con los conocimientos musicales muy perfeccionados, la WHN, una emisora de radio local transmite el show desde el Hollywood club que ahora ha cambiado de nombre y se llama "Kentucky Club". la banda comienza a ser conocida y empiezan a salirle contratos en otras ciudades cercanas a New York. Entre 1924 y 1926 se incorporan a la banda músicos decisivos en la orquesta de Ellington, entre ellos, temporalmente el clarinetista, Sidney Bechet y el saxo barítono, Harry Carney, el primer gran especialista de ese instrumento en la historia del jazz y que permanecerá con Ellington toda su vida. Esta es la orquesta que en 1927, con una sólida formación, bien rodada y con sonido propio, daría el gran salto a la fama cuando fueron contratados para tocar en el "Cotton Club" de Harlem, un local regentado por el gangster, Owney Madden, desde 1923 y que se había puesto de moda en New York hasta el punto que era frecuentado por publico exclusivamente blanco, gente de dinero y de la alta sociedad neoyorquina. Allí estuvo cuatro años y cuando salió en 1931, estaba recubierto de gloria.

     Entre 1927 y 1945, después de crear para el jazz el "jungle style" Duke Ellington y su orquesta alcanzan en este periodo la cumbre de su madurez artística y creativa. La orquesta de Duke Ellington en los años cuarenta  era sin duda la que poseía los mejores solistas y los instrumentistas mas virtuosos de la época y la revista Down Beat le situó en varias ocasiones por refrendo popular por encima incluso de la de Benny Goodman. Tras el declive de las bigbands, Ellington, fue el único líder de orquesta que nunca disolvió la suya. A falta de contratos pagaba a sus músicos con los dineros ingresados por sus derechos de autor y utilizaba su orquesta para componer con ella y oír su música. Pero algunos de sus solistas se marcharon entre finales de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta para iniciar sus carreras en solitario. A la marcha de Ben Webster, Barney Bigard, Tizol y otros, se unió una definitiva en 1951, la de su amigo, Johnny Hodges. La prensa que antes no le escatimaba elogios, anunciaba casi a diario la desaparición de la orquesta

 

COUNT BASIE

 

                                                                                   

El hombre que iba a ser líder de una de las mas extraordinarias orquestas de jazz de toda la historia y haría de ella el paradigma absoluto de "swing band" a imitar, empieza a recibir sus primeras clases de piano de su madre, una lavandera enamorada de la música. En 1923 se marcha a New York y escucha  a  los grandes pianistas del estilo "stride" imperante en la época: Fats Waller, James P. Johnson y Willie "The Lión" Smith, principalmente. Su primer trabajo profesional importante llega en 1925 cuando le contratan en el grupo que acompaña a la cantante y bailarina, Katie Krippen. Poco después participa en el "vaudeville", un género de música con letras picantes, que realiza el famoso "circuito TOBA" siglas del "Theatre Owners Booking Association", sindicato de empresarios especializados en espectáculos para negros en los EE.UU.

     En 1929, en Kansas City, entra a formar parte de una de las mejores bandas de la ciudad, la del pianista, Bennie Moten, de la que al poco tiempo es su pianista titular y desde donde graba sus primeros solos en discos. Cuando la banda se disuelve tras el fallecimiento de Bennie, le contratan en el Reno Club de la ciudad desde donde empieza a exportar el sonido que le haría famoso en el mundo entero y en esa orquesta ya estaba en la cuerda de saxos, un músico que revolucionaría la forma de tocar el instrumento: el gran Lester Young. El club Reno, tenía un acuerdo con una radio local que varios días a la semana conectaba en directo con el club y dado que esa emisora estaba conectada a una cadena de programas que se oían por todo el país, el promotor neoyorquino, John Hammond, escucha una noche de 1935 en el radio de su coche aquélla orquesta y se queda impresionado por el swing que generaba la banda de Count Basie.

     Apenas unas semanas después, Count Basie firma un contrato discográfico con la compañía DECCA, y comienza así una fulgurante carrera musical que le hizo famoso y popular. La II Guerra mundial apareció en el escenario y aquélla banda con solistas espléndidos como el ya citado saxofonista, Lester Young o Hershel Evans, los trompetistas, Buck Clayton o Harry Edison, tuvo una época de transición que una vez terminado el conflicto bélico explotó de nuevo. Norman Granz, el famoso productor lo contrata para su sello Verve en 1952 y Basie resurge como el Ave Fénix de sus cenizas con un concepto de música ya muy maduro y en la que introduce cambios importantes en su orquesta. Amplía la banda con cuatro trompetas, tres trombones, cinco saxos y cuatro de rítmica. El volumen sonoro aumenta y el sonido está mas trabajado. Incorpora grandes solistas, entre ellos el magnifico, Freddie Green y también al cantante, Joe Williams.

     Así, a partir de aquellos años, y durante toda la década de los sesenta y durante los últimos veinte años de su vida, Count Basie se va a transformar junto con su orquesta en toda una institución y ya no pasará un año en que no realice giras por todo el mundo e incluso participe en algunas películas. Count Basie fallece mientras dormía el 26 de abril de 1984, y con el se fue el más grande, junto con Duke Ellington, líder de bigband de toda la historia del jazz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RAMAS DEL ROCK

 

ROCKABILLY

MUSICA SURF

Swing

JAZZ

Blues

PSYCHOBILLY

PUNK

SKA

METAL