Aún estás en el centro, aún piadoso,

nuestro, cálido corazón, cálido padre,

pan que en el cielo dona sus migas

pan pequeño alojado en el pico,

aún te veo comiendo en el centro

todas las voces pequeñas, piadas

 

Di tu oración con el pico de migas,

pequeño corazón, pequeño padre

que estás en los cielos

de migas, desveladas de hambre.

 

--------------------------------

 

La costa es un regazo

tierna aceptación del agua

advenediza, inconstante,

el agua que vuelve sin ser llamada

que horada el corazón inocente

con su aguja de plata

 

Infinito dibujado en los ojos

pequeña búsqueda de una ventana

que nos abra más allá

del otro lado de este donde:

la costa es un llegar de arena

un sosiego de infinitas luces.

 

-------------------------------------

 

El perfume de la manzanilla

abrió una puerta

lejana como la felicidad

ese olor calentito y nocturno

con que se acariciaba el sueño

cuando no había heridas cortantes,

cuando la música

entraba y salía de las cosas

y la risa nos llegaba hasta los pies

para vaciarlos de camino.