BAJO LA MESA UNA CITA

 

entrecruzando idea con pierna

intención descubierta en el zapato

de gamuza el mío

contra un sobrio mocasín

su punta en mi tobillo

de abajo hacia arriba razones

esparcidas sobre tazas y mantel

lúdico el bisbiseo

musitaba señales entre dos

mientras tanto

alargábamos aquel té.

 

 

Tal un Jonás en el vientre de la ballena

desde un sitial de venas fibrila

en hondo fiero mar.

Tensión y drama diarios le traen

ese fluir inestable del hombre

con ajetreo y pena se achaca

y su latir deviene fiebre de candombe,

ulular de hiena esteparia, siseo de serpiente.

Pobre corazón

atemporal muy lento te desaguas

cuando un ronquido de muerte dice basta

en sequedad inerme quedas.

Soberano reclamas ser cascabel

de mi poema, entre palabras

lates al costado izquierdo.