Marga Mangione


REGRESAR a PAGINA PRINCIPAL 

Lluvia

 

Suave murmullo lánguido y triste,
calor de fuego junto al hogar;

intimas tardes, noches amigas,
que nos invitan siempre a soñar.

 

Ecos de voces, dulces recuerdos,
tiene la abuela en su corazón;
horas felices va reviviendo,
mientras se mece el viejo sillón.


Días de lluvia llantos eternos,
noches de lluvia con santa paz;
laten serenos los corazones,
y de las gotas sigue el compás.


Pálidas manos sobre un teclado,
se oyen las notas de un viejo vals;
mientras las gotas, como diamantes,

cantan su himno de soledad.

 

---------------

 

 

Renacer

 

Con una mueca sutil
la luna me hacía un guiño
mas en mi mente febril,
hacía gala el desaliño.


Las estrellas cual diamantes
se descolgaban del cielo
y mis lágrimas brillantes,
rodaban lentas al suelo.


Ya la noche se pasaba
ella lucía su belleza
yo más sola me quedaba,
toda empapada en tristeza.


De pronto la claridad
comenzó a aparecer
y noté la realidad,
del nuevo día nacer.


Salió el sol todo de fuego
y me inundó con su luz
pedí perdón en un ruego,
y me olvidé de mi cruz.