Laura  Haimovichi

 


REGRESAR a PAGINA PRINCIPAL       

LA NOCHE NO SABE

 

No se sabe nunca, Nadina.

Pero el día da,

dispensa,

dispone,

domina.
 

Sólo nada
 

si descansa.
 

En la duermevela
 

soy barco que se pierde.