Carlos Alberto Roldán


REGRESAR a PAGINA PRINCIPAL 

Ser el sol de esta rosa

 

combarse en el lujo artesano de su pétalo

recorrer ávido y lujurioso su límite

de línea y regocijo

seguir su laberinto centrípeto y perderse

oh su corazón callado oculto

secreto corazón de terciopelo

íntimo y páramo

sosiego de una sed que puso el día

para que sol y rosa consistieran

ser el sol de esta rosa

-ninguna hay en el valle

suyo tal esplendor

tal la fragancia de su vivir y promesa-

sé para mí

sostén el cielo

que ponga yo tu luz en esta noche

gigante

de silencio y pesadilla

 De "No cesa de quemar el alma y otros poemas"