Federico Barreto

El cantor del cautiverio                                                                                       Pagina Principal

Jose Maria Barreto y Federico Barreto (sentado) Nacio en Tacna el 8 de febrero de 1868. En 1879 publica sus primeros versos en el diario "Los Andes". En 1886 crea la revista "El progresista". En 1888 funda el Círculo Vigil. En 1890 en Arica despide a los caidos en el Alto de la Alianza y el Morro de Arica con el poema "La Legion Guerrera". En 1893 funda "La Voz del Sur". En 1896 participa en la revista "Letras". En 1921 publica "La procesión de la bandera". En 1925 integra la comisión plebiscitaria de Tacna y Arica. En 1925 publica "Frente al morro" a bordo del "Ucayali".

La Legion Guerrera
(fragmento)

Ayer con voz potente pero triste,
quiero héroes nos dijiste
que aventajen aquellos de Ayacucho;
y, allí, en la cumbre de ese Morro fiero,
luchó este pueblo entero
¡hasta quemar el último cartucho!

Hoy, volviendo otra vez aquí los ojos,
nos pides los despojos
de estos patricios de inmortal memoria;
y nosotros que bien te comprendemos
aquí te los traemos
cubiertos con los lauros de la gloria.

Aquí está ¡Oh, Patria! la legión guerrera
que al pie de tu bandera
desafió el destino, pecho a pecho;
aquí están ¡ay! los que con brazo fuerte,
supieron defenderte
esgrimiendo la espada del Derecho.

Aquí está Inclán, Mendoza y Nacarino;
aquí yace ¡oh, Destino!
Arias, el mártir, de brillante historia,
y aquí, por fin, el valeroso Ugarte,
que, envuelto en tu estandarte,
escaló aquí la cumbre de la gloria...

Desde el destierro

De mi suelo natal soy proscrito
y al verme aquí tan lejos de mis lares
la indignación ahoga mis pesares
y en lugar de una queja lanzo un grito.

¿Cuál fue decidme crimen inaudito
adora a mi patria en sus altares
consagrarle mi brazo y mis cantares?
pues hónrame la pena y el delito.

Madre Tacna, despierta tu tormento
con el valor del mártir en la hoguera
¡Muéstrate grande hasta el postrer
momento!

Fija está en ti la humanidad entera,
sufre, pero no lances ni un lamento;
muere pero no cambies de bandera.

A la patria libre

Por ver la Patria libre aquí he venido
desde la tierra de mi nacimiento,
y al ver sus playas y su firmamento,
feliz, con toda el alma me he sentido.

Y que en mi propio hogar esclavo he sido,
libre como la luz aquí me siento...
¡Aquí flamea mi bandera al viento!
¡Esta es la Patria que jamás olvido!

Para ella quiero yo paz y ventura
que brille el sol tras de la noche oscura
y que ese sol no nos sorprenda inertes.
Hagamos la obra que el deber indica;
es preciso ser grande y ser fuerte:
¡es preciso salvar Tacna y Arica!

Pajaros sin nido
(A los niños expulsados de Tacna, Arica y Tarapacá)

Agredidos a mansalva
y arrojando de sus lares
por el odio y la maldad
han llegado aquí cruzando
las llanuras de los mares
muchos niños que han perdido
su ventura y sus hogares,
muchos niños que han quedado
de improviso en la orfandad.

Como ovejas si aprisco
como pájaros sin nido,
como aristas arrastradas
por un trágico huracán.

Del terruño en que nacieron
a la Patria se han venido
y la Patria debe darles
un pedazo de su pan.
¿Qué delito cometieron?
¿Por qué se van de esta manera
con la angustia y la zozobra
en el alma y en la faz?
Yo sé bien cual es su crimen
amar mucho a su bandera
la más grande la primera
la primera en todo tiempo
en la guerra y en la paz.

Esos niños que aquí viven
agobiados por sus penas
y que un día vencedores
a su tierra han de volver,
esos niños tienen sangre
de patriotas en las venas.

Han venido desde Iquique
desde Tacna, desde Arica
de sus tierras que honra y gloria
de la Patria siempre son
y acogerlos como hermanos
la conciencia nos indica.

Al que en aras de la Patria
con amor se sacrifica
hay que darles en recompensa
Alma, vida y corazón.
Eduquemos con empeño
a los hombres del mañana
señalándoles la ruta
que algún día han de seguir
y esperemos la revancha
que nos debe el porvenir

El clamor de la justicia
por el mundo ya resuena.
Un sol libre y rutilante
para todos va lucir.

El país que nos ultraja
y al oprobio nos condena
será dueño del presente
pero no del porvenir.
Confiemos en ver pronto
otra vez la Patria entera

Defendemos nuestra causa
con espíritu tenaz
y luchemos por la Patria
y adoremos su bandera,
su bandera blanca y roja
la más grande, la primera.