KDE SC 4.6 a dieta


Muchos acusan a KDE de enfocarse más en efectos especiales que en otra cosa pero la verdad es que, salvo por un par de efectos útiles (pero no esenciales) como «Desktop Grid» este escritorio ofrece una magnífica experiencia sin ningún tipo de efecto activado (cosa que, por otra parte, no puede decirse de gnome 3...).

En esta página daré algunos consejos para poner KDE «a dieta» y aumentar su rendimiento, algo especialmente útil cuando se utiliza un portátil.

Desactivando efectos y animaciones 

(Actualizado el 03/10/2011)

Efectos 3D

Esto suena casi obvio: Lanzador de aplicaciones → Preferencias del sistema → Efectos de escritorio → DESmarcar «Habilitar los efectos de escritorio» en la pestaña General...

Pero (siempre se tiene un pero) en ciertos casos podría no ser necesario dehabilitar los efectos de escritorio, por no decir que podría incluso ser contraproducente: el sistema de composición es más eficiente en el uso de memoria que el sistema convencional por lo que bajo ciertas condiciones tenerlo activado podría resultar en un ahorro de energía. Lo que consume recursos no es el sistema de composición del escritorio en sí, sino los efectos particulares: transparencias, sombras, ni qué decir de ventanas gelatinosas, cubos y demás son los verdaderos responsables del consumo de recursos. Una opción interesante a considerar es por lo tanto el dejar los efectos habilitados en general, pero deshabilitando (casi) todos los efectos particulares en la pestaña «Todos los efectos».

Para mejorar aún más el rendimiento en este esquema de «tener 3D pero sin usar 3D», podemos seleccionar un tema de plasma que no use transparencias como puede ser Big blue.

Para más información se puede consultar este interesante artículo: Power Saving and Desktop Effects.

Otros efectos

Existen varias animaciones que consumen recursos y que no están afectadas por los efectos 3D.

Lanzador de aplicaciones → Preferencias del sistema → Apariencia de las aplicaciones → Estilo → pestaña Ajuste fino: allí bajo «Efectos gráficos» podemos seleccionar «Baja resolución y poca CPU». De esta forma muchas animaciones (como por ejemplo el movimiento suave de la notificación que se da al pasar de un ítem a otro en la barra de tareas) se desactivarán, dando no solo una respuesta más inmediata del escritorio sino también un menor consumo de recursos.

Desactivando Strigi

Strigi es el sistema para indexar archivos utilizado por KDE y que permite encontrar y acceder rápidamente a todos nuestros archivos. Pero claramente el uso de Strigi tiene un costo para el sistema, que si bien se ha reducido significativamente en las últimas versiones sigue siendo no menor, especialmente si estamos hablando de un portátil donde la duración de la batería es algo esencial.

Lanzador de aplicaciones → Preferencias del sistema → Búsqueda de escritorio → pestaña Opciones básicas: allí es conveniente dejar activo Nepomuk (así KDE no nos protesta a cada momento) y deshabilitar Strigi.

También podría probarse disminuyendo la memoria utilizada por Nepomuk en la pestaña Preferencias avanzadas, pero no he visto un cambio significativo con ello.

Ahora bien, ¿y si quiero un sistema para indexar archivos? ¿Algo que me permita abrir un documento en un instante sin tener que navegar por ocho niveles de carpetas anidadas?

Pues bien, lo que yo he hecho es habilitar fsrunner: un indexador que toma solamente los nombres de los archivos y carpetas en las localizaciones seleccionadas por el usuario y que por lo tanto casi no consume recursos ya que no tiene que analizar el contenido de ningún documento. Si quiero abrir rápidamente un archivo, simplemente abro krunner (Alt+F2), comienzo a escribir el nombre del mismo y cuando aparece al principio de la lista presiono ENTER: el archivo se abre en la aplicación predefinida.

Simple y rápido. Y por sobre todas las cosas, ligero.

Simplificando la música

Antes de comenzar con esta entrada, una aclaración: realmente creo que Amarok es una aplicación magnífica, un ejemplo de lo que el sofware libre puede lograr y siempre hablo de Amarok cuando trato de mostrar a los profanos qué puede dar el mundo de las aplicaciones libres... pero personalmente no lo uso.

¿Porqué? Bueno, esto es bastante personal (si bien estoy convencido que más de uno compartirá lo que aquí digo), pero en lo que a mí respecta Amarok es demasiado. Demasiadas funciones, demasiado espacio ocupado, demasiados recursos consumidos...

A mi no me interesa realizar mezclas de listas, o que se abra la página de wikipedia con la vida del artista, u obtener las letras de las canciones (dicho sea de paso, casi toda mi colección de música es instrumental), por lo que las magníficas funciones ofrecidas por Amarok no me sirven. ¿Entonces?

He aquí mi pequeña solución:

  1. Instalar qmmp (para openSUSE se encuentra en el repositorio packman) y configurarlo para que muestre el icono de estado y se inicie oculto en la bandeja del sistema.
  2. (Opcional) Configurar qmmp para que utilice las notificaciones de KDE y (si se tiene un teclado multimedia) para controlarlo con las teclas play/pause... etcétera.
  3. Crear (si no se tienen ya) listas de reproducción, por ejemplo en formato m3u, de la música que tengan.
  4. Colocar en algún lugar del escritorio o en algún panel el plasmoide QuickAccess y dirigirlo a la carpeta que contenga las listas de reproducción.
  5. Asociar los archivos m3u con qmmp.
  6. Disfrutar

Con esta configuración, solo dos clics (uno en QuickAccess, otro en la lista de reproducción que quiero escuchar) me separan de mi música, lo que me da un reproductor que no molesta ya que casi nunca lo veo (solo al crear nuevas listas) y que consume la mitad de los recursos de Amarok.

¡Ha! Para escuchar una radio solo es necesario crear una lista de reproducción con el enlace al «streaming»: en dos clic tendremos sonando la radio que nos interesa.

Atención a la decoración de las ventanas y al estilo para las aplicaciones

Decoraciones de ventanas y temas como Oxygen y (principalmente) Bespin, por agradables a la vista que sean tienen el problema de consumir muchos recursos.

Esto es quizás un tanto extremo (de hecho, yo no lo sigo: uso qtcurve y Crystal), pero una cuestión a considerar es la selección de temas y decoraciones más «ligeras» como Plastique.

Conclusión

Con los pequeños pasos indicados aquí se logra tener un KDE que sigue siendo tan bello y útil como antes, pero que responde con mayor agilidad y que no hace subir la temperatura del procesador.

Es verdad, sin todas esas animaciones no es quizás tan «cool», pero al decir verdad no es que se pierde demasiado. Al contrario.