La postura que permite al bebé empezar a mamar por si mism@

 
 
Recientes estudios han mostrado que la postura que habitualmente se recomienda para dar de mamar
en realidad impide que el o la bebé recién nacido/a pueda reptar guiad@ por el olfato y engancharse a mamar.
 
Para poder engancharse a la teta, nada más nacer,  el o la bebé debe de quedar sobre el esternón de la madre;
el no hacerlo así quebranta el continuum de procesos fisiológicos y libidinales que garantizan el acoplamiento
de la diada madre criatura después del nacimiento.
 
Esto es lo que muestra Suzanne Colson en el archivo adjunto.  Está en original, en inglés.
Comments