El hecho religioso en general, y el cristianismo en particular, está presente en nuestra cultura, en nuestras calles, en nuestro hablar y en múltiples aspectos de nuestro mundo. 

Queremos invitaros a descubrir que estas huellas del cristianismo también se pueden encontrar en un medio de transporte que muchos de nosotros utilizamos todos los días: el Metro.
Si nos fijamos en el nombre de algunas de sus estaciones podemos descubrir algunos elementos de la vida de la Iglesia, de su historia o de algunos de los santos más significativos de nuestra historia.

¿Te subes a nuestro viaje?